SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 issue2 author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Caldasia

Print version ISSN 0366-5232

Caldasia vol.27 no.2 Bogotá Dec. 2005

 


EL PELÍCANO BLANCO AMERICANO (PELECANUS ERYTHRORHYNCHUS) EN COLOMBIA, CON COMENTARIOS SOBRE LOS EFECTOS DE LOS HURACANES EN EL CARIBE

The American White Pelican (Pelecanus erythrorhynchus) in Colombia, with comments on the effects of Caribbean hurricanes


FELIPE A. ESTELA

JOHN DOUGLAS SILVA

LUIS FERNANDO CASTILLO

Asociación para el Estudio y Conservación de las Aves Acuáticas en Colombia - Calidris. Carrera 24 F Oeste # 3-25, Cali. Colombia. felipe@calidris.org.co

North Harris Montgomery Community College. 4545 South Panther Creek, Forest View Apartments, The Woodlands, Texas. seferinos@yahoo.com.mx.

Asociación para el Estudio y Conservación de las Aves Acuáticas en Colombia - Calidris. Carrera 24F Oeste # 3-25, Cali, Colombia. calidris@calidris.org.co

RESUMEN

Presentamos un registro fotográfico del Pelicano Blanco Americano (Pelecanus erythrorhynchus) en un manglar de la isla de San Andrés, en el Caribe colombiano, con lo cual se confirma la presencia de esta especie en Colombia. Adicionalmente discutimos el posible efecto de los huracanes del Caribe en la dispersión de esta especie y los efectos que estas catástrofes naturales pueden tener en la conservación de la avifauna del Archipiélago de San Andrés y Providencia.

Palabras clave. Pelecanus erythrorhynchus, San Andrés, Huracanes, Conservación, Amenazas naturales.

ABSTRACT

We present a photographic record of the American White Pelican Pelecanus erythrorhynchus in a mangrove of San Andrés Island, Colombian Caribbean. This is the evidence to confirm this species in Colombia. Additionally, we discuss the possible effect of Caribbean hurricanes in this species’ dispersion, and the effect that this kind of natural catastrophes could have in the conservation of San Andrés and Providencia Archipelago’s avifauna.

Key Words. Pelecanus erythrorhynchus, San Andrés, Hurricanes, Conservation, Natural Threats.

INTRODUCCIÓN

El Pelicano Blanco Americano (Pelecanus erythrorhynchos Gmelin 1789) se distribuye en la planicie central de Norte América en Canadá y los Estados Unidos. Sus poblaciones migran, con excepción de las más tropicales en Texas, a las costas del golfo de México, las islas del Caribe y ambas costas de Centro América (Evans & Knopf 1993). Es un pelícano que utiliza diferentes hábitats según la época del año; se reproduce colonialmente en islas en humedales interiores entre mayo y julio, contrario a la mayoría de las otras especies de pelícanos americanos que lo hacen en ambientes costeros, aunque en época de migración (septiembre - abril) si se encuentra en zonas costeras (Evans & Knopf 1993).

La migración de este pelicano se concentra en Centro América y el Caribe. Es común en los ambientes costeros de México y en toda la península de Yucatán incluyendo a Guatemala y Belice (Howell & Webb 1995). En los países centroamericanos más al sur es poco frecuente; se tienen registros en Nicaragua y El Salvador (Stotz et al. 1996), Costa Rica (Stiles & Skutch 1989) y Panamá (Ridgely & Gwyne 1993). Se encuentra de forma casual y migratoria en las islas del Caribe y es un residente muy raro en Cuba y Puerto Rico (Raffaele et al. 1998).

San Andrés es la principal isla de un archipiélago colombiano ubicado en el sur occidente del Caribe a 180 km frente a las costas de Nicaragua y a 400 km al sur de Jamaica (Parsons 1985). Adicionalmente el archipiélago lo conforman las islas de Providencia y Santa Catalina y un grupo de diez cayos y atolones coralinos dispersos en casi 1000 km2. En el archipiélago se han registrado 157 especies de aves, de las cuales 33 son residentes (McNish 2003). Por su ubicación geográfica es un paso importante de especies migratorias hacía Centro América, de ahí que se hayan registrado más de 100 especies de este tipo (ver Hilty & Brown 1986, McNish 2003). Es probablemente el territorio colombiano con mayor cantidad de aves migratorias, algunas de las cuales no se han registrado en la parte continental, como la Reinita Gusanera (Helmitheros vermivorus) y la Reinita de Swainson (Limnothlypis swainsoni).

El Pelicano Blanco Americano se encuentra reseñado en la revisión más completa sobre la avifauna del Archipiélago (McNish 2003), pero sin especificar fechas y localidad de los registros. En esta nota presentamos como evidencia un registro fotográfico de la especie en un área de manglar de la Isla y comentamos la posible explicación de su presencia discutiendo algunos aspectos de la conservación de la avifauna del archipiélago ante la eventualidad de catástrofes naturales.

Registro en San Andrés

En agosto de 2000 FAE y LFC realizamos a nombre de la Asociación Calidris un curso sobre aves acuáticas en San Andrés, dirigido a personal de la Corporación Autónoma de San Andrés y Providencia (CORALINA) y otras entidades educativas y ambientales locales. Durante el curso proyectamos una diapositiva en la que aparecen el Pelicano Pardo (Pelecanus occidentalis) y el Pelicano Blanco Americano, donde explicamos que el pardo esta ampliamente distribuido en ambas costas de Colombia, mientras que el blanco no había sido registrado en Colombia. Inmediatamente los asistentes al curso expresaron que en San Andrés esa especie se observaba eventualmente y relacionaron su presencia con el paso de huracanes, no directamente sobre la isla pero si en zonas cercanas del Caribe. Además plantearon que durante la época de tormentas relacionadas con los huracanes siempre se observaban muchas otras especies extrañas en la Isla y por lo general de aves marinas.

Al día siguiente JDS presentó a todo el grupo una fotografía que comprobaba la presencia del pelicano en la isla (Fig. 1), la cual fue tomada el 22 de febrero de 1997 en el sitio conocido como Laguna Interna al oriente de la isla; un anegamiento temporal ubicado entre bahía Hooker y bahía Honda, siendo esta una zona con amplia cobertura de manglar. La fotografía fue tomada durante una salida de campo del programa de recuperación del humedal de bahía Hooker-Honda, y en ella aparecen tres pelicanos blancos, los cuales permanecieron en el mismo lugar por lo menos una semana.

Figura 1. Grupo de tres pelícanos blancos americanos (Pelecanus erythrorhynchos) en la Laguna Interna, Bahía Hooker, San Andrés.

Otros registros

Existen observaciones de este pelicano en otros sitios del Archipiélago como Johny Cay y Providencia, pero sin precisar fechas y detalles (T. McNish com. pers). En octubre de 1997 en la ciénaga del Jobo, municipio de Calamar, Bolívar, en la zona de inundación del canal del Dique, Sergio Córdoba observó a mucha distancia un pelicano totalmente blanco y con pico amarillo, que identificó como muy posiblemente Pelecanus erythrorhynchos (S. Córdoba com. pers). Recientemente Rangel et al. (2004) incluyen a este pelicano en el listado de aves registradas en el Pacifico colombiano a partir de información extractada de Salaman et al (2001), quienes a su vez incluyeron esta especie para el Pacifico por supuestos registros visuales de P. Salaman en bahía Solano (O. Rangel com. pers).

La presencia del Pelicano Blanco Americano en el archipiélago de San Andrés y áreas costeras del norte de Sur América puede ser explicada por su dispersión natural en época de migración, pero es evidente que en San Andrés no migra una población estable. Puede tratarse más bien de grupos pequeños de individuos que ocasionalmente visitan la isla, tal como sucede en las costas de los países centroamericanos cercanos (Nicaragua, Costa Rica y Panamá). Los registros de presencia de esta especie en San Andrés y áreas costeras también es posible que se deba a fenómenos naturales y temporales como los huracanes, que ocasionan una mayor dispersión de sus poblaciones.

Los fenómenos climáticos alteran la distribución de las aves marinas. Los huracanes son eventos temporales muy fuertes, que afectan la distribución de las poblaciones y sus rutas migratorias sufren cambios a corto plazo (Wiley & Wunderle 1993). Estos efectos en poblaciones de aves han sido ampliamente documentados en el Caribe (p. ej. Wunderle 1995). El registro del Pelicano Blanco Americano hecho en febrero de 1997, fuera de la temporada regular de huracanes, que es entre los meses de junio y noviembre, pudo deberse a los huracanes del año anterior. Durante el año 1996 se presentaron trece huracanes en todo el Caribe, pero solo seis de ellos ocurrieron después de septiembre que es cuando se presenta la migración de la mayoría de especies neárticas. El huracán Marco fue el último huracán del año 1996, el cual pasó entre San Andrés y Jamaica, para luego tomar rumbo hacía las costas de Honduras y la península de Yucatán (NOAA s. f.). Es posible que Marco haya ocasionado algunas alteraciones en las poblaciones del Pelicano Blanco presentes en las costas cercanas a Yucatán, desplazando individuos y grupos hacía el sur.

Rosselli & Estela (2002) plantearon que los huracanes pueden ser una forma de amenaza para las poblaciones del Vireo de San Andrés (Vireo caribaeus), especie endémica de la isla y en estado crítico de conservación. Esto es aplicable a otras especies que se reproducen en estas islas como la Paloma Coroniblanca (Columba leucocephala), la Paloma Caribeña (Leptotila jamaicensis) o el Oriol Jamaiquino (Icterus leucopteryx). Igualmente pueden ser una amenaza muy significativa para las pequeñas colonias de reproducción de aves marinas que se encuentran en los cayos del archipiélago, como las del Gaviotín Sombrío (Sterna fuscata), la Tiñosa Común (Anous stolidus) y el Piquero Café (Sula leucogaster) en Serrana, Serranilla y Roncador (Chiriví-Gallego 1988). La avifauna terrestre de las islas San Andrés y Providencia tienen serios problemas de conservación debido a actividades humanas, como el aumento de las áreas urbanizadas y de las zonas de cultivos que han ocasionado la disminución y alteración de sus ecosistemas naturales de manglar y bosques secos. Un escenario distinto se presenta para las aves marinas, muchas de las cuales llegan a territorios colombianos durante sus migraciones o dispersiones naturales o por fenómenos climatológicos como el caso tratado en esta nota. Es posible que por cuenta de un huracán quede una nueva especie claramente registrada para la avifauna colombiana, pero es más probable que estos fenómenos naturales puedan afectar poblaciones reproductivas pequeñas muy importantes tanto de aves marinas en los cayos, como de aves terrestres en San Andrés y Providencia; hecho que no ha sido tenido en cuenta dentro de las amenazas listadas para las aves del país (ver Renjifo et al. 2002).

AGRADECIMIENTOS

La presencia de FAE y LFC en San Andrés fue posible por el apoyo económico de CORALINA y al interés de J. Lasso, E. Taylor y M. I. Gómez, de igual forma queremos agradecer la hospitalidad del personal de las entidades ambientales de la isla. Las actividades de investigación de JDS se desarrollaron en el marco del Plan de Recuperación de la Bahía Hooker y Honda realizadas por Gómez-Patiño-Gómez LTDA y financiadas por la Gobernación de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Agradecemos a S. Córdoba, T. McNish y O. Rangel por la información compartida. Mateo López, Sergio Córdoba, Diego Giraldo y dos revisores anónimos corrigieron el borrador de esta nota.

LITERATURA CITADA

1. CHIRIVÍ-GALLEGO, H. 1988. Fauna tetrápoda y algunos aspectos ecológicos del archipiélago de San Andrés y Providencia, Colombia. Trianea (Act. Cient. Tecn. INDERENA) 2: 277-337.        [ Links ]

2. EVANS, R. M. & F. L. KNOPF. 1993. American White Pelican (Pelecanus erythrorhynchos). En: The Birds of North America, No. 57. Poole, A. & F. Gill, (Eds.). The Academy of Natural Sciences, and The American Ornithologists’ Union, Washington, D.C.        [ Links ]

3. HILTY, S. L. & W. L. BROWN. 1986. A guide to the birds of Colombia. Princeton University Press.        [ Links ]

4. HOWELL, S. N. G. & S. WEBB. 1995. A guide to the birds of México and northern Central America. Oxford Press.        [ Links ]

5. MCNISH, T. 2003. Lista de chequeo de la fauna terrestre del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. M&B Producciones y Servicios Ltda. Bogotá.        [ Links ]

6. NOAA. http://www.nhc.noaa.gov/1996.html        [ Links ]

7. PARSONS, J. J. 1985. San Andrés y Providencia, una geografía histórica de las islas colombianas del Caribe. El Ancora Editores. Bogotá.        [ Links ]

8. RAFFAELE, H., J. WILEY, O. GARRIDO, A. KEITH & J. RAFFAELE. 1998. A guide to the birds of the West Indies. Princeton University Press.        [ Links ]

9. RANGEL-CH., J.O., A. GARZÓN-C & P. CAICEDO. 2004. Catálogo de Aves en el Chocó Biogeográfico. En: J. O. Rangel-Ch (Ed.). Colombia, Diversidad Biótica IV, El Chocó biogeográfico / Costa Pacífica. Instituto de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá.        [ Links ]

10. RENJIFO, L. M., A. M. FRANCO-MAYA, J. D. AMAYA-ESPINEL, G. H. KATTAN & B. LÓPEZ-LANÚS (Eds.). 2002. Libro Rojo de Aves de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y Ministerio de Medio Ambiente. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

11. RIDGELY, R. S. & J. A. JR. GWYNE. 1989. A guide to the birds of Panamá, with Costa Rica, Nicaragua and Honduras. Princeton University Press.        [ Links ]

12. ROSSELLI, A. & F. A. ESTELA. 2002. Vireo caribaeus. Pp: 367-370. En: Renjifo, L. M., A. M. Franco-Maya, J. D. Amaya-Espinel, G. H. Kattan & B. López-Lanús (Eds.). Libro Rojo de Aves de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y Ministerio de Medio Ambiente. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

13. SALAMAN, P.G. W., T. CUADROS, J. G. JARAMILLO & W. H. WEBER. 2001. Lista de Chequeo de las Aves de Colombia. Sociedad Antioqueña de Ornitología. Medellín, Colombia.        [ Links ]

14. STILES, F. G. & A. F. SKUTCH. 1989. A guide to the birds of Costa Rica. Ithaca: Cornell University Press.        [ Links ]

15. STOTZ, D. F., J. W. FITZPATRICK, T. A. PARKER III & D. K. MOSKOVITZ. 1996. Neotropical Birds, ecology and conservation. University of Chicago Press.        [ Links ]

16. WILEY, T. R. & J. M. WUNDERLE. 1993. The effects of hurricanes on birds, with special reference to Carribbean island. Bird Conservation International 3: 319-349        [ Links ]

17. WUNDERLE, J. M., JR. 1995. Responses of birds populations in a puerto rican forest to hurricane Hugo: the first 18 months. Condor 97: 879-896.        [ Links ]

Recibido: 27/04/2005

Aceptado: 29/08/2005