SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.49 número2Clinical differences between children with asthma and rhinitis in rural and urban areasClinical and mutational spectrum of Colombian patients with Pelizaeus Merzbacher Disease índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Colombia Médica

versão On-line ISSN 1657-9534

Resumo

LOPEZ-JARAMILLO, Patricio et al. Reevaluando la nutrición como factor de riesgo para las enfermedades cardio-metabólicas. Colomb. Med. [online]. 2018, vol.49, n.2, pp.175-181. ISSN 1657-9534.  http://dx.doi.org/10.25100/cm.v49i2.3840.

Introducción:

El consumo de grasas saturadas es considerado como un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares.

Objetivo:

Revisar trabajos publicados sobre el papel de la ingesta de macro-nutrientes en el riesgo cardiovascular.

Resultados:

Varios meta-análisis y reportes del estudio PURE demuestran que el consumo de grasa total, saturada e insaturada, no se asoció con riesgo de infarto agudo de miocardio o mortalidad por enfermedad cardiovascular. La alta ingesta de carbohidratos fue la que se asoció con mayor riesgo de mortalidad total y cardiovascular, mientras que el consumo de grasa total o de sus diferentes tipos se asoció con menor mortalidad. Un alto consumo de frutas, vegetales y legumbres se asoció con menor riesgo de mortalidad total y mortalidad no cardiovascular. El consumo de 100 g de leguminosas, dos o tres veces por semana contribuyó a mejorar las deficiencias de nutrientes contenidos en estos alimentos y está asociado con una disminución del riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles.

Conclusión:

Una dieta saludable debe ser equilibrada y variada, estar compuesta con una proporción de carbohidratos complejos ricos en fibra entre 50-55 % de la energía diaria consumida, de grasa saturada e insaturada (25-30 %), proteína animal y vegetal (incluidas las leguminosas) entre 15-25 %, vitaminas, minerales y agua. Estos nutrientes están abundantemente presentes en frutas, vegetales, cereales, leguminosas, leche y sus derivados, huevos y carnes, por lo que las políticas públicas deben promover la disponibilidad y acceso a estos nutrientes dentro de los programas de prevención primaria para disminuir la creciente prevalencia de enfermedades cardio-metabólicas.

Palavras-chave : nutrición; enfermedades cardiovasculares; ingesta; leguminosas.

        · resumo em Inglês     · texto em Inglês | Espanhol     · Inglês ( pdf ) | Espanhol ( pdf )