SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 issue2A SYNCHRONIC ANALYSIS OF CHILEAN AND RIVER PLATE VERBAL VOSEOPLAGIARISM AND ITS RELATION TO ACADEMIC WRITING PROCESSES author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Forma y Función

Print version ISSN 0120-338X

Forma funcion, Santaf, de Bogot, D.C. vol.27 no.2 Bogotá July/Dec. 2014

http://dx.doi.org/10.15446/fyf.v27n2.47666 

http://dx.doi.org/10.15446/fyf.v27n2.47666.

ANTROPÓNIMOS MUISCAS EN LA COLONIA (1608-1650)*

MUISCA ANTHROPNYMS DURING THE COLONIAL PERIOD (1608-1650)

ANTROPÔNIMOS MUISCAS NA COLÔNIA (1608-1650)

Diana Andrea Giraldo Gallego **
Universidad de Bergen, Bergen - Noruega

* Este artículo surge en el marco del proyecto de investigación "Antropónimos muiscas en la Colonia (1608-1650)" del Sistema Universitario de Investigación (SUI) de la Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.
** dianatraductora@gmail.com.

Cómo citar este artículo:
Giraldo Gallego, D. A. (2014). Antropónimos muiscas en la Colonia (1608-1650). Forma y Función, 27(2), 41-94.

Artículo de investigación. Recibido: 25-02-2014, aceptado: 07-05-2014.


Resumen

Este artículo de investigación se enmarca dentro de la onomástica indígena y tiene como objetivo identificar los antropónimos muiscas albergados en actas de bautismo de la época de la Colonia (1608-1650), de las parroquias de los municipios cundinamarqueses de Tibirita y Machetá, y Oicatá, en el departamento de Boyacá, Colombia. Para cumplir con este propósito se siguieron las siguientes etapas: (1) selección y distribución de las actas de bautismo, (2) transcripción de dichos documentos en una base de datos estructurada previamente, (3) identificación de los antropónimos muiscas y su agrupación según la recurrencia de ciertos morfemas léxicos, (4) análisis morfológico y etnolingüístico de los antropónimos y (5) conclusiones. Los resultados muestran una aproximación a la segmentación morfológica, la recurrencia de ciertos morfemas en diferentes posiciones ligadas al género y la motivación en la formación antroponímica muisca. Finalmente, presentamos un análisis lingüístico que surge a partir de las grafías.

Palabras clave: onomástica indígena, antroponimia muisca, actas bautismales, Tibirita, Machetá, Oicatá.


Abstract

The objective of this research article, framed within indigenous onomastics, is to identify the Muisca anthroponyms found in baptism certificates issued during the Colonial period (1608-1650) by the parishes of the municipalities of Tibirita and Machetá in Cundinamarca, and Oicatá, in the department of Boyacá, Colombia. The work was carried out in the following stages: (1) selection and distribution of the baptism certificates, (2) transcription of the documents in a previously structured database, (3) identification of the Muisca anthroponyms and grouping according to the recurrence of certain lexical morphemes, (4) morphological and ethno-linguistic analysis of the anthroponyms, and (5) conclusions. The results show an approximation to morphological segmentation, the recurrence of certain morphemes in different positions, linked to gender, and the motivation in Muisca anthroponym formation. Finally, we provide a linguistic analysis on the basis of the spelling.

Keywords: indigenous onomastics, Muisca anthroponymy, baptism certificates, Tibirita, Machetá, Oicatá.


Resumo

Este artigo de pesquisa está delimitado na onomástica indígena e tem como objetivo identificar os antropônimos muiscas albergados em atas de batismo da época da Colônia (1608-1650), das paróquias dos municípios de Cundinamarca Tibirita e Machetá, e Oicatá, no estado de Boyacá (Colômbia). Para cumprir com esse propósito, seguiram-se estas etapas: 1) seleção e distribuição das atas de batismo; 2) transcrição desses documentos a uma base de dados estruturada previamente; 3) identificação dos antropônimos muiscas e sua agrupação segundo a ocorrência de certos morfemas lexicais; 4) análise morfológica e etnolinguística dos antropônimos e 5) conclusões. Os resultados mostram uma aproximação à segmentação morfológica, a ocorrência de certos morfemas em diferentes posições ligadas ao gênero e a motivação na formação antroponímica muisca. Finalmente, apresentamos uma análise linguística que surge a partir das grafias.

Palavras-chave: onomástica indígena, antroponímia muisca, atas batismais, Tibirita, Machetá, Oicatá.


Introducción

En relación con los estudios sobre antroponimia muisca realizados hasta ahora se destacan los de María Luisa Rodríguez de Montes, quien ha publicado diversos artículos a partir de datos extraídos de la Enciclopedia histórica de Cundinamarca de Roberto Velandia. En uno de ellos, divulgado en 2003, acudió a la consulta de cronistas como Juan de Castellanos y a diccionarios hispánicos, con el propósito de descifrar y determinar que el antropónimo afijo muisca -guya o guya-es equiparable al hispánico chapa que significa 'pequeña llanura'. En otro de sus trabajos (2003-2004), la autora expuso la información que los cronistas ofrecen sobre los guerreros muiscas guechas o güechas, que los identifica como nombres propios masculinos, que aparecen tanto simples como compuestos. Asimismo, reflexiona sobre su etimología a partir de fuentes documentales sobre el muisca, tanto de los cronistas como de las transcripciones de los trabajos lingüísticos manuscritos de esta lengua. En su artículo de 2005 aborda los nombres de mujeres. Aunque la autora menciona que a pesar de que en sus datos la antroponimia masculina supere en número la femenina, observó la presencia de los siguiente morfemas léxicos: -fura-/-bura 'mujer' y -say, así como -gay (-cai)/-gaya, -gua/-guay∼-guai∼-guaya (-quaya∼-cuaya), -guey, -gue/gui, -guy/-guya, etc. Además de esto, observó la alternancia fb en fura∼bura que le permitió deducir que esta podría indicar una pronunciación bilabial de -f- en muisca (p. 263). De hecho, este fenómeno que se identifica en los vocabularios español-muisca, y en los muisquismos actuales, le permitieron a González de Pérez (2006) proponer un fonema fricativo bilabial sonoro /β/ para esta lengua. Estas investigaciones han llevado a Rodríguez de Montes a concluir que existen "nombres femeninos con afijos que indican, por ejemplo, si es mujer: fura-, -bura, o -fucha; si es madre: -guaia; si es esposa: -güi, etc. Por su parte, los nombres masculinos en muchos casos indican si es varón: -cha; guerrero: -güecha; o si tiene algún rango de autoridad como, por ejemplo, los muchas veces mentados 'capitanes': -tiba" (2003, p. 206).

Otro de los estudios se basó en las transcripciones de fuentes históricas, como el de Gómez Aldana (2011)1, quien extrae nombres muiscas del proceso contra el cacique de Ubaque (Casilimas, 2001). Tanto Gómez Aldana2 como Rodríguez de Montes (2006) han mencionado algunos apellidos muiscas actuales.

Uno de los trabajos que también aporta resultados valiosos frente a la identificación de ciertas partículas en los antropónimos muiscas es el de Correa Rubio (2004, pp. 224-226), quien a partir del análisis de censos y registros parroquiales de varios pueblos de la Sabana de Bogotá concluye que los antropónimos muiscas

distinguían la posición de los individuos al interior de la sociedad por el género [con morfemas como gui, cota, ya, para mujeres, y cha, qua, guya, paque, güera, quira, siqua, sipa, neme, para hombres], por su estatus generacional [paba, guya, guecha, chica, guaya uaca, fucha, gui, etc.] o social [uaque, tiba, tybara∼tybacha, chutqua, tequa], lo que podría estar vinculado al rango; por la membresía a discretos conjuntos sociales que, no obstante podrían ser dominantes al interior de ciertos cacicazgos, se expandían en el altiplano [comba, saxipa, say, cusque, nenvia, etc.]; y, tal vez por el origen, vale decir, por su localidad y territorio [Bojacá, Tabio, Natagaima, Cajamarca, Pasca, etc.]. (pp. 225-226)

Finalmente, Reyes Manosalva (2007, pp. 56-104, 116-163) recoge patronimia muisca a partir de los censos de población de las visitas coloniales de 1602 y 1775 de varios pueblos de Cundinamarca. También presenta patrónimos del departamento de Boyacá, aunque no especifica sus fuentes.

En resumen, en esta introducción pretendimos presentar un estado del arte de las investigaciones de antropónimos muiscas, así como del origen de sus corpus. El presente trabajo tomó como fuentes primarias las actas bautismales de tres de las parroquias ubicadas en el antiguo territorio muisca, con el objetivo de extraer antropónimos de este grupo indígena. Este trabajo también ayudó a la identificación de ciertos fenómenos lingüísticos asociados a la lengua muisca, por lo que esperamos que esta investigación aporte a los estudios de esta lengua colombiana extinta.

Consideraciones conceptuales e históricas

Esta investigación se enmarca dentro de la onomástica, que es la disciplina encargada de estudiar los nombres propios. Mientras que la toponimia indaga sobre los nombres de lugares, la antroponimia "se ocupa de los nombres de persona, por lo que se centra principalmente en su filiación (desde sus formas más antiguas), en la localización geográfica, en la tipificación y en la identificación de su valor como apelativos" (Flores, 2003, p. 34). Los antropónimos también nos permiten analizar ciertos fenómenos lingüísticos en diferentes niveles. Mora Monroy (1976, p. 559), por ejemplo, menciona que "los términos antroponímicos nos sirven, además, para ilustrar diversos procedimientos morfosintácticos". En esta misma dirección está encaminada la opinión de Simón Parra (2008, pp. 8-9):

el estudio gráfico-fonético permite conocer cómo las evoluciones que han ido viviendo el resto de palabras de la lengua también se reflejan en los nombres propios [...]; desde un punto de vista sintáctico podemos estudiar cómo los nombres propios forman parte de la aposición y dentro de esta tanto de las aposiciones unimembres (Juan el carpintero) como de las bimembres (Juan Pérez, el carpintero); también se puede conocer el comportamiento de los nombres en las oraciones, la alternancia en la presencia o ausencia de artículo precediendo a los nombres propios [...]. En el nivel morfológico se estudian las marcas de género y número en los nombres propios de persona y en los apellidos.

En la cultura hispana los apellidos nos indican la filiación. El primer apellido destaca la filiación paterna y el segundo la materna, aunque se presentan ciertas excepciones, como en aquellos casos en que se emplean ambos apellidos maternos debido a la ausencia del apellido paterno por diferentes circunstancias. El empleo del apellido se impuso para evitar confusiones, pues "la repetición de los nombres de pila obligó a utilizar un segundo apelativo para distinguir a individuos con el mismo nombre de bautismo" (Quesada Vargas, 2010, p. 130). Este mismo autor enuncia que la patronimia, la toponimia, los cargos y oficios o apodos representan algunas de las formaciones antroponímicas que se daban por vía hereditaria (pp. 130-138). Hay ciertos tipos de formaciones que se presentan de igual manera en la antroponimia polaca (Ziolkowska, 2011, pp. 393-394), en donde se encuentran apellidos a partir de la ocupación, de una característica física o de la personalidad, animales o pájaros, etc.

En lo que corresponde a este estudio y a la estructura que se maneja en las actas de bautismo, el nombre cristiano que se da al bautizado no va acompañado de un apellido, por lo que no podríamos asegurar si el apellido entre los muiscas, por lo menos desde que se empezó a impartir el bautismo cristiano, se daba por filiación. Sin embargo, Correa Rubio (2004, p. 224) menciona que lo que los hispanos consideraron como apellidos evidenciaba que una familia nuclear distinguía al padre y a la madre, y que los "apellidos" de los hijos eran diferentes entre sí y al de sus padres. Lo que sí podemos afirmar es que los nombres de los muiscas estaban constituidos por dos elementos: un nombre de pila cristiano y un apellido muisca, según la estructura que observamos en los nombres del padre, la madre, el padrino y la madrina. Lo que en este estudio denominamos como apellido es de procedencia muisca y es el que asumimos como el nombre de la persona antes de ser bautizada por los curas. Otro aspecto particular es que en algunas actas no se menciona el apellido de la madre o la madrina del bautizado, pero siempre figura el del padre y el padrino.

En lo que corresponde a la existencia de los registros de los sacramentos, el Concilio de Trento dispuso que los religiosos que tuvieran a su cargo las parroquias llevaran un registro en libros sacramentales de los oficios que se daban en dichos lugares como, por ejemplo, los bautismos, matrimonios, confirmaciones y defunciones. Dichos libros se conservarían en cada una de las parroquias:

las constituciones tridentinas ordenaban que los Párrocos, vicarios, curas y rectores de iglesias debían llevar y conservar los libros y los documentos que fuesen necesarios como constancia del ejercicio ministerial, comenzando por los de sacramentos que serían uniformes y comunes en todas las Parroquias. (Stoffel, s. f., pp. 2-3)

En estos libros debían quedar asentados los nombres y apellidos de aquellos que recibían los sacramentos, una de las razones era impedir "matrimonios consanguíneos" (Quesada Vargas, 2010, p. 129). En uno de los folios del libro donde se asentaron las actas de bautismo del municipio de Oicatá se menciona una de las visitas por parte del comisario del santo oficio en donde ordena registrar la fecha del bautizo: "y ordeno q[ue] de aqui adelante el cura que se oficie del Pueblo En cada baptismo Ponga dia mes y año" 3 (Libro de Bautismos N.° I. Año de 1608 a 1649, sin foliación). De Palau y Soler (1857, p. 139) daba sugerencias a los párrocos sobre cómo debían llevar los libros parroquiales según el Concilio tridentino. Aunque estas recomendaciones son posteriores al Concilio, las mencionamos porque están basadas en este y, posiblemente, se tomaban en cuenta durante la Colonia:

    han de tener siempre corrientes, y á punto de presentar á la santa visita los libros de bautismos, de óbitos y de matrimonios como se lo previene el santo concilio de Trento: y por esto que á todos ellos se les dá entera fe, y por aquí se evitan pleitos y disputas: Barb. de off. par. cap. 7, con muchos otros, opina que el cura descuidado en el expresado arreglo, peca gravemente. Ni deben ser fáciles párrocos en soltar tales libros á persona alguna, ni corregir en ellos cosa la más pequeña, sin especial mandato del superior [...].

A continuación transcribimos tres actas de bautismo tomadas de los libros parroquiales de los municipios de Machetá, Tibirita y Oicatá. Las actas tienen elementos que son comunes: fecha, nombres del cura, del bautizado, del padre, de la madre, del padrino y de la madrina. En la mayor parte de las actas también se menciona el origen o residencia de los padres y padrinos. En estas transcripciones respetamos la ortografía de la fuente original y separamos algunas palabras según criterios del español actual:

    Machetá

    En Macheta Doze de febrero de mill y Seiszientos y quarenta Yo Christoual de hormaza Cura del d[ic]ho pu[ebl]o baptize puse olio y chrisma a vn niño de tres días q[ue] Se llamo thomas Hijo de Baruara Soltera natural de boza de la p[ar]te del Caciq[ue] residente en este d[ic]ho pu[ebl]o de macheta fueron sus padrinos thomas de león esclauo de j[uan] Rubio de monturas V[ezin]o deste pu[ebl]o y Ana soltera de la p[ar]te de don Saluador na[tur]al del d[ic]ho p u[ebl]o y fe dello lo firme

Christoual de Hormaza

    Tibirita

    En tres de diziembre de mill y seiscientos y veinte y ocho años baptize una niña llamose barbara hija de Maria soltera de la parte de Andres suamucanchaguja Padrinos sebastian cupasiche y su mujer catalina tiene olio y chrisma

Joan Garcia

    Oicatá

    En beinte y sinco de julio de seis cientos y dies y ocho años yo [bartolome] m[o] ntañez cura deste pueblo de ojcata baptize puse olio y chrisma a ana hija de Felipa vagame y ju[an]a sinquesuj fueron padrinos Alonso merchan y ana ladina y en fe deello lo firme

Bar[tolom]e Montañez

Como vemos, las disposiciones dictadas a partir del Concilio de Trento ayudaron a iniciar el registro de aquellos que recibían los sacramentos, además de otros aconteceres de las respectivas parroquias o poblaciones. Bueno Pérez (1998, p. 12) menciona que en el canon 761 se ordenó lo siguiente: "procuren los párrocos que se imponga nombre cristiano al bautizado; y si no pudieran conseguirlo, añadan al dado por los padres el nombre de algún santo, y consignen ambos en el libro de bautizados". Lo que indica que en el caso de los muiscas, como mencionamos más arriba, se conservó esa estructura: el nombre cristiano y, lo que se considera como su apellido, el nombre muisca, ya que es justo a partir del siglo XV donde el apellido se constituyó definitivamente (Bueno Pérez, 1998, p. 14).

Otro aspecto digno de mencionar es que desconocemos la competencia en lengua muisca que tenían los religiosos firmantes de esas actas, pues si bien para acceder a una doctrina los religiosos necesitaban demostrar conocimiento en la lengua indígena, muchos de ellos no cumplían con este requisito. Lo que sí podemos afirmar es que estos registros se dieron en un periodo en el que la lengua muisca estaba en pleno florecimiento y gozaba de prestigio, pues, además de ser lingua franca, se dictaban cátedras en esta lengua. Ese florecimiento estaba ligado a un claro proceso de hispanización, como se puede concluir a partir de la existencia misma de dichas actas bautismales. Sin duda alguna, en dichos documentos que identificamos como culturalmente hispanos, observamos un diálogo, si es que podemos emplear ese término, entre un antropónimo muisca, que en dichas actas se registra como apellido, con uno hispano que se adhiere como nombre de pila, claro reflejo de lo que también acontecía en dicha sociedad.

Por último, la existencia de esas actas se debe justamente a las disposiciones que se impartieron en el Concilio de Trento y que, de alguna manera, ayudaron a que se registraran nombres muiscas y quedaran para la posteridad, a pesar de que el registro de esos antropónimos evidenciara un proceso de aculturación del pueblo muisca.

Consideraciones metodológicas

Las actas de bautismo que se incluyeron en este estudio están archivadas en las iglesias de los municipios de Machetá y Tibirita, ubicados en el departamento de Cundinamarca, y en Oicatá, en el departamento de Boyacá. Estas abarcan el periodo comprendido entre 1608 y 1650. Esta selección se hizo para analizar aquellos contenidos de las actas de años más tempranos con el propósito de que el proceso de hispanización hubiera influido en menor medida la antroponimia muisca. En ese sentido, los documentos sacramentales de estos tres municipios cumplían con esa característica. Como dice De Diego (2000, p. 340): "cuanto más antigua, continua y abundante sea su documentación, más importante será el archivo para la indagación del pasado". Sin embargo, este criterio no se puede generalizar si tenemos en cuenta que en un centro tan importante como lo fue Tunja en la Colonia, consultamos documentos sacramentales en una de sus iglesias de un periodo mucho más temprano que el abarcado en este estudio y solo pudimos encontrar nombres cristianos.

Primeramente, solicitamos los permisos a los sacerdotes de cada localidad. Muchas veces tuvimos que volver otro día o esperar varias horas debido a que los sacerdotes cumplían con sus labores en otros lugares del pueblo. También había que tener en cuenta los horarios de atención de los despachos parroquiales. Durante las primeras consultas en los archivos pretendimos hacer el registro de los antropónimos in situ, pero debido a la gran cantidad de material, a que la escritura del siglo XVII dificultaba la comprensión, a factores de tiempo y recursos económicos, decidimos tomar fotos a los documentos a los cuales nos permitieron el acceso. Las imágenes las tomamos con una cámara Sony dsc-w510. A medida que íbamos descargando las imágenes en el computador personal, las fuimos organizando por población, libro y tipo de documento sacramental. Fue así como la selección del material la hicimos con base en esa organización previa.

Descripción del material

Machetá

El material de este municipio corresponde al Libro 1, que pertenece a la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria. Este contiene diferentes tipos de registros ya que los sacerdotes lo dividían con este propósito: bautizos, inventarios, cofradías, visitas, notificaciones, matrimonios y defunciones. El Libro 1 contiene en total 201 folios. Para este estudio elegimos 54 folios que corresponden a actas de bautismo de los años 1609 hasta 1650. La transcripción de estos folios estuvo a cargo de Liliana Estefanía Ospina Giraldo4.

Tibirita

El material de este municipio se denomina Año 1616 Primer Libro de Bautismo. Tibirita, Cundinamarca y pertenece a la iglesia Nuestra Señora de los Dolores. Este título está escrito sobre la tapa en un pequeño papel blanco cuadrado pegado en el centro. En sus primeros folios se describen unas autorizaciones para matrimonios de años posteriores a 1700). Luego se encuentran las actas bautismales de un periodo comprendido entre 1616 y 1651. Este libro contiene 208 folios pero 62 de ellos corresponden con descripciones de visitas y confirmaciones. Es decir, los folios que elegimos para este trabajo suman 146, cuya transcripción estuvo a cargo de Laura Paulina Gómez Arrubla5.

Oicatá

El material de este municipio pertenece a la iglesia de la Inmaculada Concepción. En la tapa del libro está escrito con tinta negra "Libro de Bautismos del año de 1608 á 1649"6 y en el centro en una hoja rectangular blanca y en impresión con letra que al parecer es de computador y en mayúscula: libro de bautismos no. 1°. año de 1608 a 1649. Los números están escritos a mano con tinta negra. En la parte inferior de esa hoja en blanco, en tinta negra y en letra cursiva reza: "Matrimonios= 1.608 a 1.6427Defunciones, 1.610 a 1646". De este libro tuvimos en cuenta inicialmente 60 folios que correspondían a actas de bautismo de un periodo de 1608 a 16228, pero, entre estos, cinco pertenecían a confirmaciones y uno a la portada. Por lo tanto, de este libro, tomamos 54 folios. Para el estudio también tuvimos en cuenta un segundo libro, que tiene escrito en la tapa, con tinta negra, "Empieza desde 1649 á 57" y también en el centro en una hoja rectangular blanca y en impresión con letra que al parecer es de computador y en mayúscula: libro de bautismos no. 2. año de 1649 a 1704. Los números están escritos a mano con tinta negra. En la parte inferior de esa hoja en blanco, en tinta negra y en letra cursiva dice: "Matrimonios, 1.647 a 1700 Defunciones, 1.649 a 1.798". De este libro tomamos 9 folios de un periodo comprendido entre 1649 y 1650. En resumen, para este estudio tomamos 63 folios. La transcripción del primer libro estuvo a cargo de Liliana Estefanía Ospina Giraldo y la del segundo, de Laura Paulina Gómez Arrubla.

Después de la selección de las imágenes, se inició la capacitación y posterior repartición de los documentos a las dos transcriptoras. Luego, ellas adelantaron su trabajo y se inició una etapa de revisión, análisis de los datos y descripción de los resultados. Cada uno de los folios transcritos contiene entre 3 y 9 actas de bautismo.

Criterios de transcripción

  1. Los antropónimos muiscas los transcribimos sin ningún tipo de modificaciones. Conservamos la escritura original, los acentos, el uso de mayúsculas y minúsculas, contracciones y abreviaturas.
  2. En los casos en los que no pudimos interpretar un antropónimo muisca, debido a la poca legibilidad de la imagen, a la claridad de la tinta o a que no pudimos descifrar las grafías, no lo transcribimos y lo advertimos en una nota.
  3. Especificamos en una nota aquellos fenómenos que merecieron algún comentario.
  4. Inicialmente, conservamos los espacios de los antropónimos muiscas tal cual figuraban en la fuente, porque consideramos que hubiera podido ser clave en el momento del análisis de los datos. Posteriormente, omitimos los espacios debido a que esto nos facilitaba identificar las recurrencias de ciertas partículas en diferentes posiciones.
  5. Los distintos tipos de i (baja y corta) los transcribimos tal cual figuraban en el texto original, al igual que las grafías <u> y <v> tanto con posible valor vocálico como consonántico.
  6. Cualquier tipo de adición en la transcripción se hizo entre corchetes.

Procesamiento de los datos

Para el registro de los datos creamos una plantilla en Excel con los siguientes campos (véase Figura 1): foto (número de la imagen), bautizado, filiación (de los acompañantes al bautizo), nombre, apellido (del padre, de la madre, del padrino y de la madrina), lugar de procedencia (que se especifica en las actas como "natural de", "de la parte de" o "de la parcialidad de". En la plantilla las abreviamos como n, pt, p, respectivamente), pueblo, año, fecha y sacerdote. Posteriormente, transcribimos los datos en cada uno de los campos. Excel nos permitió crear unos filtros que fueron de mucha ayuda cuando queríamos agrupar ciertos datos como la recurrencia de ciertas partículas o el género que nosotros determinamos como masculino cuando era padre y padrino, y femenino cuando era madre y madrina.

Como las grafías variaban según el sacerdote que escribió el acta, y por recomendación de la profesora Luz Eugenia Pimienta Restrepo, creamos un archivo en el que incorporamos las imágenes de las grafías extraídas de los folios. Esto para tener claro qué grafías se estaban transcribiendo, ya que algunas de ellas variaban notablemente según el cura firmante del acta de bautismo y esto, por momentos, nos generaba ciertas dificultades para identificarlas (véase Tabla 1).

Este cura registró una de las actas de bautismo con el año 1600 cuando el consecutivo era 1618. 10 La última grafía no es muy clara. En otras actas aparece con una <a> encima, lo que indicaría una posible abreviatura de este apellido.

En el campo Apellidos obtuvimos un total de 2504 registros. Este listado sufrió dos filtros. El filtro 1 de apellidos repetidos tanto hispanos como de posible procedencia muisca, después del cual quedó un total de 1213 apellidos. El filtro 2 lo sufrieron los apellidos hispanos y quedó un total de 613 apellidos de posible procedencia muisca (véase Tabla 2). Para los filtros 1 y 2 utilizamos el editor de texto Editplus. Por último, en el listado final, eliminamos aquellos antropónimos que aparecían repetidos a la vez en otro municipio y unimos aquellos que presentaron variantes gráficas, luego de lo cual quedaron 562. Podríamos afirmar que los apellidos se repiten en menor medida en los tres municipios y que obtuvimos un mayor número de antropónimos de las actas de Oicatá (63 folios) que de las de Tibirita, cuyo número de folios fue mayor (146).

Con estos datos establecimos, por un lado, una aproximación a la segmentación morfológica de algunos de los antropónimos. También los agrupamos según la recurrencia de ciertas partículas ligadas al género en posición final, inicial e intermedia. Por otro lado, establecimos ciertas motivaciones en la formación antroponímica muisca gracias a la identificación de la carga semántica de algunas o, por lo menos, una de sus partículas, y agrupamos los antropónimos según dicha motivación: animales, elementos de la naturaleza y objetos, parentesco y estado civil, partes del cuerpo, entidad territorial y/o política y topónimos. Asimismo, expusimos ciertos fenómenos gráficos que podrían representar aspectos lingüísticos del muisca.

Para identificar el significado de las partículas en los antropónimos consultamos el Diccionario muisca-español de Gómez Aldana (2012), en donde cada entrada aparece contextualizada con los vocabularios manuscritos transcritos sobre el muisca11.

Igualmente, consultamos las transcripciones del Vocabulario en lengua mosca-chibcha12 (Giraldo Gallego & Gómez Aldana, 2013a) y del Vocabulario mosco 161213 (Giraldo Gallego & Gómez Aldana, 2013b y 2013c). Para la propuesta del significado antroponímico consultamos el Esbozo gramatical de la lengua muisca de Quesada Pacheco (en prensa) con el que pudimos aclarar el orden morfosintáctico en esta lengua.

Resultados

Análisis morfológico

Segmentación morfológica

La segmentación morfológica que presentamos en este apartado es una propuesta aproximada. La determinamos a partir de la identificación semántica plena o posible de una o algunas de las partículas, o por su recurrencia en varios de los antropónimos. Teniendo en cuenta esto, los clasificamos entre aquellos formados a partir de un solo radical, de dos o más radicales o de formación no determinada. Este último caso se presentó en aquellos antropónimos en donde no fue posible establecer una segmentación.

Antropónimos formados a partir de un solo radical

Agua 'grano de maíz', cipa 'uno de los caciques muiscas', cumne∼cunne 'piojo del cuerpo', guachi 'guerrero muisca', pinche 'niña hasta los 10 años', queta∼quita 'telar', sote 'nigua', suquagui 'gallina, gallo', tegua∼tigua 'águila', tequa∼taqua 'niño varón', ybca 'comadreja'. Hay otra serie de antropónimos de los que desconocemos su carga semántica. Sin embargo, consideramos que podrían estar formados a partir de un solo radical debido a que aparecen independientes y, a la vez, unidos a otras partículas: mirque, paca, pata, pira, quita, raucha, riacha, riaque, runcha∼ruincha, supa, suta, topa.

Antropónimos formados a partir de dos o más radicales

En este apartado figuran aquellos antropónimos formados a partir de dos o más radicales con segmentación aproximada. Aquellos a los que les pudimos identificar la carga semántica de cada una de sus partículas se presentan a continuación en un listado. Cuando fue posible la interpretación semántica del antropónimo, se expresó entre comillas sencillas (''). Aquellos antropónimos cuya segmentación morfológica determinamos a partir del significado de por lo menos una o algunas de sus partículas o por la recurrencia de esos elementos en varios antropónimos pero que debido a que el significado de por lo menos una de sus partículas no fue determinado, los incluimos en otro listado (véase Anexo 1). Allí empleamos el signo de interrogación (?) para aquellas partículas con significación no determinada:

    (1) agua-saq[ue] grano de maíz-saque (uno de los grandes caciques)

    (2) a-teque-suca14 3s-ventura-pres-af 'el venturado'

    (3) chia-zica luna-diente, pico de ave, filo 'cacho de luna'

    (4) chica-bura suegro (hablando el hombre), yerno (respecto del suegro)-hembra 'mujer del suegro' o 'mujer del yerno'

    (5) chica-ra15 -guya16 suegro, yerno-varón-hermano mayor 'hermano mayor del suegro' o 'hermano mayor del yerno'

    (6) chitan-guy ȧhija o hijo primogénito, primera mujer-hermano mayor 'hermano mayor de la primera mujer'

    (7) chita-nem ∼ chita-neme hija o hijo primogénito, primera mujer-gato montés 'gato montés del primogénito' o 'gato montés de la primera mujer'

    (8) chite-gaque hija o hijo primogénito, primera mujer-pariente, compañero 'pariente o compañero del hijo o hija' o 'pariente o compañero de la primera mujer'

    (9) choq-uaj ∼ choq-guaj páramo, lluvia con viento-madre, tía materna 'madre del páramo'o 'tía materna del páramo'

    (10) cia-gui ∼ sia-guy agua, río-esposa 'esposa del agua' o 'esposa del río'

    (11) comba-gata ∼ conba-gata tigre-fuego, candela 'fuego de tigre'

    (12) cunba-sica tigre-diente, pico de ave, filo 'diente de tigre'

    (13) fuera-y-chibane ∼ fura-y-chiban ∼ fura-i-chiban ∼ fur-i-chiban hembra-mi-capitanía 'capitanía de la mujer'

    (14) fura-guj hembra-esposa 'esposa' o 'mujer casada'

    (15) fura-saba-guj hembra-guerra, enemigo-esposa 'esposa del enemigo' o 'esposa de la guerra'

    (16) gaque-guaj pariente, compañero, amigo-madre, tía materna 'madre del pariente, compañero o amigo' o 'tía del pariente, compañero o amigo'

    (17) guia-cha-fura hermano o hermana mayor-varón-hembra 'mujer del hermano mayor'

    (18) guycha-guy ∼ huecha-guj tío materno-esposa 'esposa del tío materno'

    (19) hica-paba piedra, roca-padre, tío paterno, señor de criados, encomendero 'padre de la piedra' o 'señor de la piedra'

    (20) iba-sica sapo-diente, pico de ave, filo 'diente de sapo'

    (21) ibca-gabta comadreja-fuego, candela 'fuego de la comadreja'

    (22) mu-neme ∼ mue-neme hombligo, mollera de la cabeza-gato montés

    (23) nea-gata ∼ nea-geta oro-fuego, candela 'fuego de oro'

    (24) nea-suca oro-pres-AF

    (25) neja-toque oro-arroyo, quebrada 'quebrada de oro'

    (26) nema-gata gato montés-fuego, candela 'fuego del gato montés'

    (27) nemb-saba ∼ nem-saba gato montés-guerra, enemigo 'guerra del gato montés' o 'enemigo del gato montés'

    (28) pacha-gui17 primas hermanas o prima (respecto del primo)-esposa 'prima casada'

    (29) queca-cha tierra, patria, región-varón 'hombre de la tierra'

    (30) queca-nem tierra, patria, región-gato montés 'gato montés de la tierra' o 'gato montés de la región'

    (31) queca-sica ∼ quica-siq[ue] tierra, patria, región, pueblo-diente, pico de ave, filo 'diente del gato montés'

    (32) queca-saqui tierra, patria, región, pueblo-saque (uno de los grandes caciques) 'saque de la tierra' o 'saque de la región' o 'saque del pueblo'

    (33) quica-chica tierra, patria, región, pueblo-suegro (hablando el hombre), yerno (respecto del suegro) 'suegro de la tierra' o 'yerno de la tierra'

    (34) sia-guy a͘agua, río-hermano o hermana mayor 'hermano mayor del agua' o 'hermano mayor del río'

    (35) sia-saqui agua, río-saque (uno de los grandes caciques) 'saque del agua' o 'saque del río'

    (36) si-guatoque agua, río-arroyo, quebrada de montes 'quebrada de agua'

    (37) sipa-guaca sipa (uno de los grandes caciques)-suegro (hablando la mujer), yerno (respecto de la suegra) 'suegro del sipa' o 'yerno del sipa'

    (38) siqua-saba barranquillo-guerra, enemigo 'guerra del barranquillo' o 'enemigo del barranquillo'

    (39) siqua-toque 18 barranquillo-arroyo, quebrada 'quebrada del barranquillo'

    (40) sua-chiban sol-capitanía 'capitanía del sol'

    (41) sua-nem ∼ sua-neme sol-gato montés 'gato montés del sol'

    (42) sua-teque sol-ventura 'ventura del sol'

    (43) suj-guaca español, cristiano, pájaro-suegro (hablando la mujer), yerno (respecto de la suegra) 'suegro del español' o 'yerno del español'

    (44) suy-guaj español, cristiano, pájaro-madre, tía materna 'madre del español' o 'tía materna del español'

    (45) teb-bocha capitán o cacique, amarillo, amigo, compañero (vocativo), platero-dos 'dos capitanes o caciques' o 'dos tybas'

    (46) teb-gua capitán o cacique, amarillo, amigo, compañero (vocativo), platero- cerro, monte 'monte del capitán' o 'monte del tyba'

    (47) teb-teque capitán o cacique, amarillo, amigo, compañero (vocativo), platero-ventura 'ventura del cacique' o 'ventura del tyba'

    (48) te-name canto-gato montés teque-saba-huj ventura-guerra, enemigo-esposa

    tiban-cha19 capitán o cacique, amarillo, amigo, compañero (vocativo), platero-varón 'cacique' o 'tyba'

    (51) tiba-suca20 capitán o cacique, amarillo, amigo, compañero (vocativo), platero-pres-af

    (52) tiba-ta21 capitán o cacique, amarillo, amigo, compañero (vocativo), platero-labranza 'labranza del tiba'

    (53) ycha-gui hormiga, arador, gusanillo-esposa 'esposa de la hormiga, arador o gusanillo'

Para este análisis, tuvimos en cuenta a Quesada Pacheco (en prensa), quien indica que en muisca la posesión se puede marcar de diferentes formas:

  1. Mediante el orden poseedor + poseído, sin ninguna marca genitiva. Aquí pueden generarse ciertos cambios fonéticos en el lexema que representa al poseedor cuando este termina en vocal /-a/, dando como resultado la pérdida de la vocal final, el cambio de /a/ en /y/, cambio de /a/ en /u/ o adición de /s/.
  2. Por el marcador de posesión epqua o ipqua
  3. Mediante los pronombres de la segunda serie (zhy ∼ ze ∼ i ∼z, um, a, chi, mi).
  4. A través del verbo copulativo gue y su variante guene, en cuyo caso se agrega la posposición -sa.
  5. Mediante el verbo copulativo puyquyne.

Las formas del tipo a. y c. son las que obsevamos en nuestros datos. Ejemplos:

Forma a. sin ninguna marca genitiva:

    (12) cunba-sica tigre-diente, pico de ave, filo 'diente de tigre'

Forma a. con pérdida de la vocal final:

    (36) si-guatoque agua-arroyo, quebrada de montes 'quebrada de agua'

Forma c. mediante el marcador de posesión i (<y>∼<i>):

    (13) fuera-y-chibane ∼ fura-y-chiban ∼ fura-i-chiban ∼ fur-i-chiban hembra-mi-capitanía 'capitanía de la mujer'

Por otra parte, observamos que en la formación antroponímica se presentan las siguientes combinaciones de categorías. La categoría más común es la del tipo b: sustantivo + sustantivo. Indicamos el número que corresponde al antropónimo en el listado de este apartado para facilitar su ubicación, en caso de requerirse:

  1. Sustantivo: todos los antropónimos formados a partir de un solo radical.
  2. Sustantivo + sustantivo: (1), (3), (4), (6), (7), (8), (9), (10), (11), (12), (14), (16), (18), (19), (20), (21), (22), (23), (25), (26), (27), (28), (29), (30), (31), (32), (33), (34), (35), (36), (37), (40), (41), (42), (43), (44), (46), (47), (48), (52), (53).
  3. Sustantivo + sustantivo + sustantivo: (5), (15), (17), (49).
  4. Sustantivo + pronombre adyacente22 + sustantivo: (13).
  5. Sustantivo + adjetivo numeral: (45).
  6. Sustantivo + sufijo temporal (-suca): (24), (51).
  7. Pronombre adyacente + raíz verbal + sufijo temporal (-suca): (2).

Antropónimos de formación no determinada

En este apartado, incluimos aquellos antropónimos cuya segmentación morfológica no nos fue posible establecer con claridad debido a que el significado de algunas de sus partículas no fue determinado y por su poca o falta de recurrencia (véase Anexo 2). Dicho listado también contiene aquellos topónimos que figuran como antropónimos.

Morfemas léxicos identificados en los antropónimos

En los datos identificamos ciertas recurrencias que se presentan en posición final, inicial e intermedia. En ellos pudimos determinar que algunos son de uso exclusivo del género femenino y otros del masculino. Esta clasificación no atiende al carácter semántico de los morfemas debido a que no hallamos el de muchos de ellos, por lo que no fue posible identificar su base motivadora. Sin embargo, los agrupamos por la recurrencia de ciertas partículas en diferentes posiciones y por su uso casi exclusivo para determinado género. Aquí las alternancias las indicamos con una barra inclinada (/).

Morfemas léxicos en posición final

  1. De uso exclusivo del género masculino
    • -chaine/-chaíne: Quepa∼, Suta∼, Te∼, Teba∼/Teb∼/Tiba∼, Tua∼.
    • -chiban/-chibane: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de la entidad territorial y/o política"
    • -fucan/-bucan: Pira∼, Funin∼, Nene∼.
    • -mincha/-mecha/-muncha: Cupa∼, Ga∼, Gacha∼, Gui∼, Gocha∼, Queca∼, Qui∼, Saco∼, Soca∼.
    • -mirque/-mirqui/-mique, mirque: ∼, Hera∼, In∼, Paca∼, Pata∼, Quanecha∼, Queca∼, Quela∼, Suta∼, Un∼, Yta∼.
    • -toba/-toua: Bosca∼/Fosca∼, Quincha23 ∼/Quencha∼, Yta24.
    • -uga/-buga: Huia∼, Pira∼.
  2. De uso exclusivo del género femenino
    • -gay/-gaj: An∼, Bausa∼, Chasen∼, Chebca∼/Chibca∼25, Chuca∼, Fisca∼, Funa∼, Guab∼, Guas∼/Guasa∼, Guecha∼, Guyepa∼, Luncha∼, Mi∼, Mu∼, Pasca∼, Picara∼, Quea∼, Querba∼, Remsa∼/Rensa∼/Resa∼, Ribsa∼/Risa∼, Rurquira∼/ Rurquíra∼, Ruycha∼, Sa∼/Sau∼, Sia∼, Sira∼, Sua∼, Suypa∼, Tebcha∼/Tejcha∼, Tejba∼/Tojba∼, Tepa∼, Teucha∼, Turua∼, Veta∼26 Yba∼, Yoba∼.
    • -guaj/-guay/-quaj: véase el apartado "Antropónimos creados a partir del parentesco o el estado civil".
    • -guj/-guy/-gui/-uy/-huj/-hui/-huy: véase el apartado "Antropónimos creados a partir del parentesco o el estado civil".
  3. De uso del género masculino y femenino
    • -suca: Ateque∼, Soy∼/Suj∼/Suy∼ (femenino); Nea∼, Huían∼/Huian∼, Sicha∼, Tiba∼, (masculino). Está relacionado con el sufijo temporal -suca.

Morfemas léxicos en posición inicial

  1. De uso exclusivo del género masculino
    • Cucha-/Cuche-/Cuchi-/Cocha-: ∼guya, ∼nebga, ∼nejque/∼neyque, ∼queb, ∼siaguya/∼siaguia/∼singuia/∼siguia, ∼suben, ∼sujre, ∼subun, ∼supe, ∼tique/∼teque/∼taca.
    • Cupa-: ∼cachia, ∼chinguya, ∼cuque, ∼game, ∼guaca, ∼guas, ∼jasaba, ∼maque, ∼mecha/∼mincha, ∼ngeaque, ∼sabaguya, ∼san, ∼siaguya, ∼siche/∼sichi, ∼tahuy a/∼taguya/∼tiguya/∼ytahuya, ∼tobguya, ∼ten.
    • Eca-: ∼piure, ∼tanguya/tanguia.
    • Pata-, Pata: ∼, ∼birca, ∼mirque, ∼sica.
    • Suta-, Suta: ∼, ∼chaine, ∼game, ∼mirqui, ∼siaguya.
  2. De uso exclusivo del género femenino
    • Cho-: ∼chasane, ∼nbira, ∼quaj, ∼sguay.
    • Eta-: ∼runchagui/∼runchaguj, ∼temgui/∼temguj/∼tengui.
  3. De uso del género masculino y femenino
    • Bosca-/Fosca-: ∼fura (femenino); ∼chicadapa, ∼querague, ∼toba/∼toua/∼tuua (masculino).
    • Gamba-: ∼guaj (femenino); ∼sira (masculino).
    • Hua-: ∼guaca, ∼quesoj (femenino); ∼rica (masculino).
    • Fula-/Bula-: ∼gui (femenino), ∼suta (masculino). Solo se presenta como antropónimo femenino cuando tiene la terminación -gui 'esposa'. Si bien la partícula Fula-/Bula- se presenta en antropónimos, en las actas de bautismo también se mencionan ciertas partes o parcialidades con esta, por lo que no tenemos la certeza si en principio se refiere a un topónimo o antropónimo: Fulacipa/Fulancipa, Bulansuca/Fulansuca/Fulasuca27, Fulasuta.
    • Tua-/Toa-: ∼sabaquey (femenino); ∼biun, ∼chaine, ∼game, ∼sura, ∼yega (masculino).

Morfemas léxicos en diferentes posiciones

Algunos morfemas léxicos aparecen a la vez en diferentes posiciones: final, inicial e intermedia y algunos, dependiendo de su ubicación, se usan como antropónimo masculino o femenino. Cuando el mismo morfema léxico se presenta en ambos géneros, el femenino aparece con la partícula -guj/-guy/-gui/-uy/-huj/-hui/-huy, -suy:

  • Chia-, -chia: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de elementos de la naturaleza y objetos".
  • -game/-gam, Gam-, -gam-: ∼sira, Cupa∼, Paca∼, Sus∼, Suta∼, Ta∼, Tua∼, Va∼, Huya∼hoya (masculino).
  • Gaque-, -gaque: véase el apartado "Antropónimos creados a partir del parentesco o el estado civil".
  • Gata-, -gabta/Gabta-: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de elementos de la naturaleza y objetos".
  • Gua-, -gua, -gua-: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de elementos de la naturaleza y objetos".
  • -guia/-guya/-huya, Guya-/Guia-/Huya-: véase el apartado "Antropónimos creados a partir del parentesco o el estado civil".
  • Huya-/Hujia, -huya28: Saschin∼, Temsa∼, Vnzia∼, ∼bangaya/∼banguja, ∼bgucha, ∼buga, ∼crique, ∼eta, ∼gamhoya, ∼mirque, ∼mocancha, ∼pira, ∼quiben, ∼rebca, ∼rucen, ∼sus, ∼tecan, ∼yta (masculino).
  • Mues-/Muesa-/Muessa-/Musa: ∼na, ∼ichen/∼chen/∼ichon, sia∼ (masculino).
  • Nea-, -nea: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de elementos de la naturaleza y objetos".
  • Neme-, -neme: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de animales".
  • Paca-, Paca, -paca: ∼, ∼buyne, ∼chiban/∼chibane, ∼fubin, ∼game, ∼guche, ∼rila, ∼mirque, ∼subun, ∼sura, ∼tique, Vrun∼ (masculino).
  • Pira-/Píra-, -pira, Pira: ∼, ∼baquen, ∼betan/∼bitan/∼betin/∼bete, ∼bucan/∼fucan, ∼buga/∼uga, ∼chan, ∼guaca, ∼masica, ∼moncha, ∼muche, ∼mucheguya, ∼nea, ∼nebga/∼mebga, ∼ngojcha, ∼qui, ∼san/∼zan, ∼sua, ∼urpa, Ba∼, Huya∼, Nenba∼, ∼con, Queya∼, Rifa∼, Vmba∼ (masculino)29.
  • -queb/-queg, Queb-: Cocha∼/Cucha∼ (masculino) ∼chaguj (femenino).
  • Queca-/Quica-/Quico-/Quca-/Queque-, -queca: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de la entidad territorial y/o política".
  • Quencha-/Quenche-/Quincha-/Quench-, -quencha-: Pue∼guj/Pu∼guy (femenino), ∼baquen, ∼mirque, ∼pueque, ∼quiba/∼quibe, ∼ru, ∼sira, ∼sique, ∼teque, ∼toba/∼toua, ∼upa, Nejapui∼ (masculino). Se utiliza como antropónimo femenino cuando está en posición intermedia más la partícula -guy/-guj en posición final.
  • Runcha/Ruincha, Ruche-/Ruicha-/Richa-/Runcha-, -ruincha/-runcha, -runcha-: ∼, Tebca∼, (masculino), Eta∼gui/Eta∼guj, ∼guy (femenino).
  • -saba, -saba-: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de la entidad territorial o política".
  • -sica/-zica/-sica-: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de las partes del cuerpo".
  • Sicha-, -siche/-sichi: Cupa∼, Cuca∼/Cuqua∼, Queca∼/Quica∼, Ria∼, ∼baquen, ∼suca, Pa∼guya (masculino).
  • Sipa-, -sipa, Cipa: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de la entidad territorial y/o política".
  • Sira-/-sira: ∼gay (femenino); Gamba∼, Mica∼, Quencha∼, So∼ (masculino).
  • Sua-/Su-, -sua: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de elementos de la naturaleza y objetos".
  • -suy/-suj/-soy, Suy-/Soy-/Suj-: Ataque∼/Ateque∼, Fam∼, Fun∼/Fin, Guan∼, Guecaque∼/Hecaque∼, Huaque∼, Mueque∼/Muesque∼, Richague∼, Riachaque∼, Riaque∼, Sac∼, Sam∼, Sayquen∼, Senqua∼/Sinque∼, Suan∼, ∼gucica, ∼asica, ∼gotencha, ∼n, ∼nebancha, ∼pagay, ∼taba, ∼suca/∼sucá, ∼ne/∼n (femenino).
  • Teb-/Tib-/Teba-/Tiba-, -tiba/-tiua: véase el apartado "Antropónimos creados a partir de la entidad territorial y/o política".
  • -teque/-tique/-taca, -teque-: A∼suca, A∼suj/A∼suy, ∼sabahuy (femenino); Cucha∼/ Cuche∼, Paca∼, Pala∼, Quche∼, Sua∼, Teb∼ (masculino). El antropónimo masculino se forma con esta partícula en posición final y el femenino se presenta en posición inicial o intermedia más la terminación -suj/-suy.

De esta clasificación quedaron 94 antropónimos: 80 masculinos y 14 femeninos, en los que no se presenta una recurrencia significativa de una o algunas de sus partículas para hacer algún tipo de clasificación. No obstante, las incluimos en el siguiente listado dividido según su uso para el género masculino o femenino:

  1. Antropónimos de uso masculino

  2. Abcuca, Amtasaca, Auruba, Batachaca, Caeta, Chruran, Churne, Coheq[ue]be, Coyancho/Coyoncho/Coyanchi, Cuirasoba, Cuspa, Fasga, Fumna, Garaquira, Haqua/ Jacua, Hia, Jona, Maneay, Mengoche, Namgaras, Neyamuecha, Nimtiui, Ninpi, Nope, Paia/Pay ȧ, Pisio, Pyri, Quiia/Quiy ȧ, Quirinea, Quíquíauquía, Quitacaega, Rabira, Ramirqua, Riatuti, Ribga, Rinancha, Rrisetama, Rrubaquira, Rucaga, Runecharira, Ruruama, Ryasus, Sachenchacha, Sapa, Sarubora, Semsicuca, Sasquam, Siba, Simbarao, Simbaria, Simticuca, Sindaquequeta, Soegoracha, Sopota, Supa, Supariq[ue], Tabira/ Tiuira, Tere, Tescua, Teuasa, Topa, Tumta, Tusa/Tussa, Vcharuque, Unneyque/Unenyque, Vmbaria, Vnbariza, Vniega/Uniaga, Xona, Xuyȧ, Yaya, Ymbaton/Vmbaton/Anbaton, Ynchique, Yniga, Yntog, Yocchosna/Yocchosne/Yoq[ue] chosne, Yoque, Yotarica, Yucazan/ Yucasan/Yucosan.

  3. Antropónimos de uso femenino
  4. Abaga, Fausa, Mbintibi, Niticha, Pascanzay ̇, Quentasera, Saquentiue, Sari qua/Sarqua/ Saruqua, Saybuesa, Seanebancha, Sinsujcha, Sisajura, Tinsicague, Viapilague.

Análisis etnolingüístico: motivación de los nombres de persona en muisca

Tanto las motivaciones antroponímicas como la recurrencia de ciertas partículas, que presentamos a continuación, las clasificamos a partir de la identificación semántica de una o algunas de sus partículas o de sus recurrencias en diferentes posiciones, que en la mayoría de los casos se presentan exclusivas para el género femenino o masculino, es decir, partículas asociadas al género. En este apartado las alternancias gráficas en los antropónimos se representan con una barra inclinada (/).

Antropónimos creados a partir de animales

Esta motivación antroponímica está ligada mayoritariamente al género masculino. Cuando se presenta como antropónimo femenino, se especifica la distinción. Posiblemente esta motivación, junto con la de elementos de la naturaleza, encierra una carga simbólica.

  • Chisaba: Chisaba. En muisca chisaba 'león'.
  • Comba-/Conba-/Cunba-: ∼gata, ∼sica, ∼sute. En muisca comba 'tigre'.
  • Cumne/Cunne: Cumne/Cunne. En muisca cumne 'piojo del cuerpo'.
  • Cui-: ∼ta. Posiblemente del muisca cue 'piojo de la cabeza'.
  • Fo-: ∼son30 (femenino). Posiblemente del muisca fo 'zorro'.
  • Iba-: ∼gaj, ∼sica. En muisca iba 'sapo'31.
  • Ibca-/Ybca: ∼, ∼gabta, ∼san. En muisca ibca 'comadreja'.
  • Ycha-: ∼gui (femenino). Posiblemente del muisca ize 'hormiga' o izyi 'arador, gusanillo'.
  • Neme-/Nem-/Nema-/Nemue-/nen-, -neme/-nem/-name, -neme-/-nem-: Chita∼32, Fua∼, Joa∼, Mue∼/Mu∼33 , Queca∼34, Sas∼, Sua∼, Te∼, ∼betan, ∼buin, ∼gata, ∼penan/∼penon/∼penin, ∼qubbe, ∼bsaba/∼saba35, ∼sus, ∼tanguia, Que∼guia. En muisca nymy 'gato montés'. Dentro de esta categoría, es la única partícula que aparece en diferentes posiciones.
  • Sote: Sote. En muisca sote 'nigua'.
  • Suquagui: Suquagui. En muisca supquagui36 'gallina, gallo'.
  • Tigua/Tegua: ∼, ∼macheguya, ∼ra. En muisca tygua 'águila'.

Antropónimos creados a partir de elementos de la naturaleza y objetos

Observamos que este tipo de formación se presenta tanto en la antroponimia masculina como en la femenina. En este último caso, tiene lugar con la terminación -gui o -gaj/-gay.

  • Agua, Agua-: , ∼saque. En muisca agua 'grano de maíz'.
  • Cia-/Sia-/Sie-/Si-, -sia, -sia-/-si-: ∼guatoque, ∼gui, ∼muesa/∼muessa/∼musa, ∼gaj/∼gay, ∼guy͘a, ∼jtague, ∼saqui, ∼ga, ∼tanguia, Paca∼, Tebaca∼, Unba∼, cucha∼guy͘a/cucha∼guia/cuchi∼nguia, cupa∼guya, Run∼guya, suta∼guya. En muisca sie 'agua, río'.
  • Chia-, -chia: Cupaca∼, Supa∼, ∼bcaq[ue], ∼zica (masculino). En muisca chie 'luna'.
  • Choq-: ∼guaj/uaj. Posiblemente del muisca zoque 'páramo, viento con lluvia'.
  • Cocacui: este antropónimo aparece una vez en una de las actas de bautismo de Tibirita asociado al género masculino. Lo ubicamos en este apartado debido a los relatos actuales que se tejen sobre el cocacui: ser mítico que cuida los tesoros que los indígenas dejaron. Este deja crecer la uña de su dedo pulgar, en donde tiene un orificio por donde silba.
  • Gata-/Gabta-, -gata/-geta/-gabta: ∼nuchagui (femenino); Comba∼/Conba∼, Ibca∼, Iche∼, Mues∼, Nea∼, Nema∼ (masculino). En muisca gata 'fuego, candela'.
  • Gua-, -gua, -gua-: ∼bgay, ∼bcaguj, ∼nsuj, ∼rgui, ∼sgay/∼sagaj, Fay∼ (femenino); ∼chi, ∼ita, ∼uque, ∼yano, ∼yaroca, ∼za, Nen∼, Popa∼, Teb∼, Vin∼, Si∼toque, (masculino). En muisca gua 'cerro, monte'.
  • Heca-/Hica-: ∼muca, ∼paba (masculino). Posiblemente del muisca hyca 'piedra'.
  • Nea-/Nia-, -nea: ∼chagaj/∼chagay, ∼michague (femenino); ∼basga, ∼chanrica, ∼gata/geta, ∼gucha, ∼macha, ∼mia, ∼nsiba, ∼suca, ∼taguia, ∼tute, Pira∼ (masculino). En muisca nyia 'oro'37.
  • Queta/Quita: Queta/Quita (femenino). En muisca quyty 'telar'.
  • Siqua-, -siqua: ∼saba, ∼toque, Xine∼ (masculino). En muisca siqua 'barranquillo'.
  • Sua-/Su-, -sua: ∼gaj, ∼michaguj, ∼nsuj, ∼sura, tuba∼ (femenino); pira∼, ∼bquibguya, ∼chiban, ∼gunula, ∼saquen, ∼bata, ∼teque, (masculino). En muisca sua 'día, sol'.
  • -toque/-toca: Neja∼, riaquen∼, Sas∼, Sigua∼/Siqua∼ (masculino). En muisca toque 'arroyo, quebrada'.

Antropónimos creados a partir del parentesco o el estado civil

Este tipo de formación se presenta de igual manera para ambos géneros.

  • Chica: ∼bura38 (femenino); Bosca∼dapa, Pura∼bapa, Quica∼, ∼raguya (masculino). En muisca chica 'suegro (hablando el hombre), yerno (respecto del suegro)'.
  • Chita-/Chite-: ∼neme (masculino y femenino); ∼gaque, ∼nguya (masculino). En muisca chyty 'hijo o hija primogénita'.
  • -chuta/-chubta: solo se presenta un caso de uso masculino: Quen∼/Quin∼. En muisca chuta 'hijo, hija, sobrina o sobrino (respecto del tío)'.
  • Fura-/Fuera-/Fur, -fura/-bura, -bura-: normalmente se presenta como antropónimo femenino, sin embargo, en nuestro corpus observamos que también está como antropónimo masculino, por lo que se convierte en un comportamiento particular. Rodríguez de Montes (2003, p. 206) ya había mencionado que los afijos Fura-, -bura o fucha indicaban que el antropónimo hacía referencia a una mujer, pero nuestros datos representan una excepción: ∼faquen, ∼guj, ∼sabaguj, ∼sinsa, Fosca∼, Guiacha∼, Saj∼, Sosa∼, Chica∼ (femenino); ∼ychibane/∼ychiban/∼ichiban, un∼guya (masculino). En muisca fucha/fura 'hembra'.
  • -gaque, Gaque-: Chite (masculino); ∼guaj (femenino). Posiblemente del muisca guaque 'pariente, compañero, amigo'.
  • -guaca: -guaca: se emplea para el género masculino cuando le antecede Cupa∼, Hua∼ (aunque este último se presenta una vez como nombre femenino), pira∼ y sipa∼. En los demás casos para el género femenino: Sar∼, Sarud∼, Suj∼, Ycá∼. En muisca guaca 'suegro (hablando la mujer), yerno (respecto de la suegra)'.
  • guaj/-guay/-quaj/-uaj: Ancha∼, Choq∼, Chos∼, Faq∼/Faque∼, Fues∼, Fusa∼, Gae∼, Gamba∼, Gaque∼, Sa∼, Sar∼, Susa∼, Suy∼, Vn∼, Vs∼, Yna∼ (femenino). En muisca guai 'vieja' (vocativo). Guaia 'madre, tía materna'. Esta última etimología nos parece más probable, sin embargo, es necesario destacar que ninguna de estas terminaciones presenta al final la grafía <a>, como aparece normalmente en los vocabularios español-muisca.
  • -guj/-guy/-gui/-uy/-huj/-hui/-huy39: aquellos antropónimos que tienen esta terminación se usan para el género femenino e indican que la mujer está casada o es mujer de alguien. Esto es importante en la medida en que podríamos decir que la denominación de las mujeres muiscas cambiaba según su estado civil. Sin embargo, en actas de bautismo de Machetá figuran dos antropónimos masculinos con la terminación -gui, -bui: Hernando Juacubgui, Joan Topabui40. Ca∼, Chencha∼, Cia∼/Sia∼, Etaruncha∼, Etatem∼/Etaten∼, Foemcha∼, Fula∼, Fura∼, Furasaba∼, Gabtanucha∼/Gatanucha∼, Getamhui, Gecaq[ue]saruj, Gojcha∼/Goycha∼, Guabca∼, Guar∼, Guecanibancha∼, Guycha∼/Huecha, Obchaten∼, Otem∼, Pacha∼, Puequencha∼/Puquencha∼, Puera∼/Pueren∼/Puerna∼, Quebcha∼, Quecamincha∼, Rancha∼/Rencha∼, Raucha∼/Rauncha∼, Richa∼/Ruicha∼/Ruche∼/ Runcha∼/Ruincha∼, Ramur∼, Rasucahuj, Rosca∼, Sas∼, Saruy, Senua∼, Sinria∼, Suamicha∼/Sumicha∼, Temencha∼/Temíncha∼, Tequesabahuj, Tusa∼, Ybchaten∼, Ycha∼41, Yrasaba∼. En muisca gui 'esposa'.
  • Gueca-: ∼quesuj, ∼nibanchagui (femenino). En muisca gyeca 'nuera (respecto de la suegra)'.
  • Guycha-/Huecha-/Guecha-: ∼gaj, ∼guy/∼guj (femenino). En muisca guecha 'tío materno'.
  • -guia/-guya/-huya, Guya-/Guia-/Huya-: ∼chafura, Sia∼ (femenino); Ciatan∼, Chicara∼, Cucha∼/Cuche∼, Cuchasia∼/Cuchisi∼/Cuchisin∼, Cupachin∼,Cupasia∼, Cupata∼/Cupati∼/Cupayta∼, Ecatan∼, Neata∼, Nematan∼, Nerila∼, Quecamiche∼/ Quequemiche∼, Quenem∼, Quichasue∼, Restaba∼, Runsia∼, Sachin∼, Suabquib∼, Surato∼, Tenara∼, Unbura∼ (masculino). En muisca guia42 'hermana o hermano mayor'.
  • Nincha-: ∼gaj, ∼quesuj43 (femenino). En muisca nyncha 'huesped, convidado'.
  • Paba: Hica∼ (masculino). En muisca paba 'padre, tío paterno, señor de criados, encomendero'.
  • Pacha-: ∼gui (femenino). En muisca pabcha 'primas hermanas o prima (respecto del primo)'.
  • Pinche: Pinche. En muisca pinze 'niña hasta los 10 años'. Las actas de bautismo no nos brindan información sobre la edad de la madre o madrina, por lo que no podemos determinar la edad de la mujer que lleva este antropónimo.
  • Tequa/Taqua: Tequa/Taqua (masculino). En muisca tecua 'niño varón'.

Antropónimos creados a partir de las partes del cuerpo

Este tipo de formación antroponímica se presenta para ambos géneros.

  • Quicha-: ∼sueguya (masculino). Posiblemente del muisca quihicha 'pie, pata de animal'.
  • -sica/-zica/-sique/-sica-: Chia∼, Cunba∼, Gola∼, Iba∼, Pata∼, Pirama∼, Pquira∼ bapa, Queca∼/Quica∼, Ruca∼, Suha∼, Suya∼, Vbe∼ (masculino). En muisca sica 'diente, pico de ave, filo'.
  • Ybcha-/Obcha-: ∼tenguy (femenino). En muisca ybza 'labio'.
  • Yta-, -yta: ∼mirque, ∼toba, ∼upa, Huya∼ (masculino). En muisca yta 'mano'.

Antropónimos creados a partir de la entidad territorial y/o política

Hay una serie de antropónimos que se presentan relacionados con cargos de autoridad muisca, aunque estos no necesariamente indican cierto rango político, según lo indica Correa Rubio (2004, p. 225): "[...] sucedía que los 'apellidos' de las autoridades, aun portando morfemas como tiba, zaque o zipa, podrían estar compartidos con las gentes del común, evidenciando que no necesariamente indicaba la exclusividad del cargo político". Esta afirmación es importante ya que los datos que presentamos no necesariamente indicarían que quien porta el antropónimo tuviera cierto rango de autoridad y en los registros analizados no se dispone de información para confirmarlo. La mayor parte de estos antropónimos se emplean para el género masculino, cuando se emplea para el género femenino hacemos la claridad al final enunciando el género entre paréntesis.

  • -chiban/-chibane: Fueray∼/Furai∼/Furai∼/Furi∼, Jua∼, Paca∼, Sua∼. En muisca zibyn 'capitanía'.
  • -cupua/-cuqua/: Cua∼, Que∼. En muisca cupqua 'tambor de indios, vasallo'. Decidimos tomar para nuestro estudio la segunda acepción.
  • Guachi: guachi. Este antropónimo podría estar asociado a guache/güache 'guerrero' (Rodríguez de Montes, 2003, p. 206), o podría tener la etimología del muisca gueza 'mozo, mancebo'. Si fuese este último el apropiado, este antropónimo se ubicaría en el apartado "Antropónimos creados a partir del parentesco o el estado civil".
  • Queca-/Quica-/Quico-/Quca-/Queque-, -queca: ∼chaque, ∼minchagui (femenino); ∼cha, ∼nchaguya/∼nchaguye, ∼chica, ∼ma, ∼mague, ∼mache/∼mucha, ∼mecancha, ∼micheguya, ∼mincha, ∼mirque, ∼nem, ∼san, ∼saqui, ∼sica/sique ∼siche, ∼suti, ∼upa, chibara∼, cola∼ (masculino). En muisca quyca 'tierra, patria, región, pueblo'.
  • -saba, -saba-: Fura∼guj, Teque∼huj, Tua∼quey, Yra∼guy (femenino); Cupaja∼, Nem∼, Siqua∼, Un∼, Cupa∼guya, Cu∼nsuya, (masculino). En muisca saba 'guerra, enemigo'.
  • -saque/-saqui: Agua∼, Queca∼, Rura∼, Sia∼. En los muiscas, según los relatos de conquistadores y cronistas, el zaque era uno de los grandes caciques regionales (Correa Rubio, 2004, p. 162).
  • Sipa-, -sipa, Cipa: ∼, ∼baquen, ∼cuca, ∼guaca, ∼ncha, ∼ruincha, gute∼, Icatan∼/ Yacatan∼/Yaquetan∼. En los muiscas, según los relatos de conquistadores y cronistas, el zipa era uno de los grandes caciques regionales (Correa Rubio, 2004, p. 162).
  • Teb -/Tib -/Teba-/Tiba-, -tiba/-tiua: via∼, ∼bocha, ∼casia, ∼caruincha/∼caruncha, ∼casne/∼casme, ∼cassa, ∼chaine, ∼gua, ∼ncha, ∼ria, ∼rique, ∼suca, ∼susa, ∼ta, ∼teque, ∼uica. En tres casos se presenta como antropónimo femenino: Tebchagaj/Tejchagaj, Tebguej, Ryntiba. En muisca, tyba hace referencia a una autoridad, capitán o cacique. También 'amarillo, amigo, compañero (vocativo), platero'.

Antropónimos creados a partir de topónimos 44

La motivación de formación antroponímica corresponde con topónimos actuales de los departamentos de Boyacá y Cundinamarca. Todos ellos están asociados a la antroponimia masculina: Busbansa45, Choconta, Fuquene/Fuquen, Gacheta, Macheta, Samaca, Suesca, Sumendoco46, Tibasusa47, Tinjaca, Toqua48, Tunja, Ubaqui49.

También se encontró una serie de antropónimos con la terminación -bun/-bon que podrían estar relacionados con el muisca bun/fun 'pan', subun 'pan de españoles': Cuchesubun, Mebun/Mibon, Nuabun, Pacasubun. No creamos una nueva categoría relacionada con alimentos debido a que en nuestros datos no identificamos otros antropónimos que se pudiéramos agrupar dentro de este mismo campo.

Fenómenos gráficos

Observamos algunos fenómenos gráficos que se presentan en ciertos antropónimos y que podrían estar relacionados con la fonética muisca. Algunos de estos ya han sido abordados en estudios anteriores.

Grafía <l>

Hay ciertos antropónimos y topónimos que figuran con la grafía <l>. Es necesario indicar que en los trabajos descriptivos de la lengua muisca se menciona la carencia del sonido [l] en esta lengua50: "[...] los yndios careçen en su pronunçiacion destaʃ letras. D.L." (Anónimo, s. f., fol. 1r). En este mismo sentido, otro de los gramáticos de la época dice: "que los Indios en ſu pronunciación carecen de dos letras, que ſon, D. L." (Lugo, 1978 [1619], fol. 1). Como en los datos de los tres municipios figuran antropónimos y topónimos con una grafía <l>, esta muy probablemente podría representar el sonido [l], que a su vez "podría representar un alófono en la lengua muisca que, debido a la falta de oposición, no se podría clasificar como fonema, pero sí representar un rasgo dialectal" (Giraldo Gallego, en prensa): Boilaca, Bubalaque, Bulasuta∼Fulasuta, Bulansuca∼Fulansuca∼Fulasuca, Calaqueca∼Coloqueca, Fulagui, Fulacipa∼Fulancipa, Fulasuta, Golasica, Guyalobo, Holazica, Loquesúa, Lotabita51, Lunchagay, Malaquira, Nerilaguya, Palateque, Quelamirque, Soylupa.

Alternancias gráficas

Se presentan en vocales <a∼e, o∼u, e∼i, a∼o, o∼i>: AtaquesujAtequesujAtequesuy, FoscatouaFoscatuua, ChebcagajChibcagaj, CochaquebCuchaqueb, CoyanchoCoyonchoCoyanchi, CuchetacaCuchetequeCuchetique, entre otros; y en consonantes: CochaquebCochaqueg, CumneCunne, Cupatahuy ȧ∼Cupataguya, FuanemFuanen, GabtanuchaguiGatanuchagui, NembsabaNemsaba, Pacasubu͘mPacasubun, Piranebga Piramebga, QuenchubtaQuenchuta, TebchagajTejchagaj, TibacasneTibacasme, YocchosneYoq[ue]chosne, YucazanYucasan.

Hay una alternancia gráfica <b/f> que se presenta tanto en antropónimos como en topónimos: -baquen∼-faquen, Boscatoba∼Foscatoba, Bulasuta∼Fulasuta, Bulansuca∼ Fulansuca∼Fulasuca, Pirabucan∼Pirafucan. Este tipo de alternancia llevó a González de Pérez (2006) a proponer un fonema fricativo bilabial sonoro /β/ para esta lengua.

Otra serie de antropónimos muiscas figuran con la grafía <n>, en alternancia con otros que no la tienen, y se presentan, incluso, en los registros de un mismo municipio: Cuchasiagua∼Cuchasiaguia∼Cuchisiguia∼Cuchisinguia, Ecatanguya∼Ecantaguia, Neataguia, Nematanguia, Cupamincha∼Cupamecha, Chitegaque∼Chitengaque, Rauchaguj ∼Raunchaguy. También en partes como Fulacipa∼Fulancipa, Bulansuca∼Fulansuca∼ Fulasuca. Otros antropónimos figuran con una <b> que a su vez alterna con otros que no la tienen <gata∼gabta, chuta∼chubta>: Combagata, Gabtanuchagui∼Gatanuchagui, Ibcagabta, Ichegabta, Muesgabta, Muesgabta, Neagata, Nemagata. La variante gabta se presenta en Oicatá y gata aparece una sola vez alternando con gabta. La variante gata se presenta en Machetá y Tibirita. Finalmente, Quenchubta∼Quenchuta se presenta en Machetá.

Grafía <d>

En los antropónimos boscachicadapa y sindaquequeta se presenta la grafía <d> que podría representar un sonido [d]. Según los gramáticos de la Colonia, ese sonido no existía en el muisca52. Sin embargo, si quisiéramos otorgarle un rasgo dialectal, necesitaríamos un poco más de evidencias para lanzar cualquier hipótesis.

Conclusiones

En este trabajo identificamos que el nombre del bautizado corresponde con un nombre de pila cristiano y, lo que se considera como apellido, es de procedencia muisca. Debido a que el apellido del bautizado no se menciona en las actas, no podemos afirmar si este se daba por filiación, por lo menos después de introducido el sacramento cristiano.

La identificación de la carga semántica de las partículas del antropónimo nos permitió proponer una aproximación a la segmentación morfológica. Gracias a esto pudimos concluir que la categoría prominente en los antropónimos fue la de sustantivo + sustantivo con un orden poseedor + poseído. También identificamos ciertas motivaciones en la formación antroponímica, que se clasificó en animales, elementos de la naturaleza y objetos, parentesco y estado civil, partes del cuerpo, entidad territorial y/o política y topónimos. Como en nuestros datos no pudimos determinar la carga semántica de muchas de las partículas, tampoco fue posible determinar su motivación. A pesar de esta limitación, identificamos la recurrencia de ciertas partículas que se presentan en posición final, inicial e intermedia ligadas al género masculino o femenino. En algunos casos, estos elementos se presentan asociados a ambos géneros.

En este estudio también observamos ciertas grafías y alternancias gráficas que podrían estar asociadas a ciertos fenómenos lingüísticos del muisca. Uno de ellos es la grafía <l>, posiblemente asociada a un sonido [l], alternancias vocálicas y consonánticas, una alternancia <b∼f> asociada a un fonema /β/, además de la grafía <d>, posiblemente asociada a un sonido [d]. También expusimos algunos topónimos del territorio muisca gracias a que aparecen registradas en las actas estudiadas. Algunos de ellos se conservan en la actualidad.

La existencia de otros documentos sacramentales de la misma época abarcada en este estudio, o de épocas posteriores, y de otros municipios, se pueden emplear para hacer una investigación en esta misma dirección o en otras. Allí encontraremos actas de bautismo, confirmaciones, matrimonios, defunciones y descripciones de visitas que además de permitirnos el estudio de nombres de persona y de lugares, también nos serían útiles para identificar ciertos rasgos lingüísticos o culturales de los muiscas.

Reconocimientos

Las estudiantes en formación del pregrado en Letras: Filología Hispánica de la Universidad de Antioquia, Liliana Estefanía Ospina Giraldo y Laura Paulina Gómez Arrubla estuvieron a cargo de la transcripción de los documentos. Agradezco al Grupo de Estudios Sociolingüísticos por acoger mi propuesta. Asimismo, a la estudiante Estefanía Tamayo Pineda por su ayuda con la organización de las imágenes para este proyecto. Al profesor de la Universidad de Bergen, Dr. Miguel Ángel Quesada Pacheco, por sus sugerencias frente al análisis morfológico. A los profesores de la Universidad de Antioquia Pedro Nel Patiño García, por sus sugerencias en cuanto al almacenamiento y procesamiento de los datos, y Luz Eugenia Pimienta Restrepo, por atender nuestras dudas iniciales en relación con la paleografía. Al investigador del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) Jorge Augusto Gamboa Mendoza por resolver nuestras dudas en relación con ciertos aspectos de la cultura muisca. A los párrocos Francisco Javier Moya, de Machetá; Francisco Robayo Molina, de Tibirita, y Justiniano Barón Monguí, de Oicatá, por darme el aval para consultar los libros parroquiales; a las secretarias Gloria Salas, de Tibirita, y Luz Miriam Arenas, de Machetá, por proporcionarme dichos libros. Las fuentes que se usaron para este proyecto las recolecté en Cundinamarca y Boyacá en los meses de junio y julio de 2012, durante mi trabajo de campo para la tesis doctoral que llevo a cabo en la Universidad de Bergen. La Facultad de Humanidades de la Universidad de Bergen y la Fundación Meltzer financiaron mi trabajo de campo. Fecha de elaboración: septiembre de 2013 a febrero de 2014.

53

54

55

56


Notas

1 Parte de la transcripción puede consultarse en: http://chb.cubun.org/Proceso_Ubaque.
2 Esa información está disponible en http://chb.cubun.org/MU/Antrop%C3%B3nimos.
3 Separamos las palabras en esta cita según el uso del español actual, lo demás se transcribió tal cual figura en la fuente original.
4 Estudiante de Letras: Filología Hispánica en la Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.
5 Estudiante de Letras: Filología Hispánica en la Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.
6 El último número no es muy claro. Lo transcribimos como 9 debido a que en el papel en blanco pegado en la tapa dice 1649 y en la portada también reza 1649.
7 Aparece tachado 1642 y encima está escrito 1644.
8 Los folios de los años 1623 a 1648 contienen actas de bautismo, matrimonio, defunción y registro de visitas. Durante la investigación tuvimos algunas dificultades con las imágenes de ese periodo que solo pudieron resolverse en la etapa final de esta investigación, por ello no las incluimos en este estudio, pero es un material que queda disponible para un trabajo posterior.
9 Este cura registró una de las actas de bautismo con el año 1600 cuando el consecutivo era 1618.
10 La última grafía no es muy clara. En otras actas aparece con una <a> encima, lo que indicaría una posible abreviatura de este apellido.
11 Diccionario y gramática chibcha (manuscrito 158), Gramática, confesonario y vocabulario en lengua mosca (manuscrito 2922) y Vocabulario mosco 1612 (manuscritos 2923 y 2924).
12 Se puede consultar en http://coleccionmutis.cubun.org/Manuscrito_2922_BPRM_todo1
13 Se puede consultar en http://coleccionmutis.cubun.org/Manuscrito_2923_BPRM_todo y http://coleccionmutis.cubun.org/Manuscrito_2924_BPRM_todo
14 En muisca, atequensuca 'acercarse, estar ya cerca' (Giraldo Gallego & Gómez Aldana, 2013, p. fol. 6r) también podría significar 'el que se acerca'.
15 En muisca se presenta la alternancia <ch>∼<r> que se considera como un fenómeno dialectal: fucha∼fura 'hembra', tybacha∼tybara 'viejo'. Consideramos que la partícula -ra-podría estar relacionada con cha 'varón' que se justificaría a partir de la alternancia <ch>∼<r> como se manifiesta en los ejemplos mencionados.
16 En muisca, guia 'hermana o hermano mayor'. Decidimos, en los antropónimos con las partículas guya o guia, dejar hermano mayor cuando el antropónimo con esta terminación pertenecía al género masculino.
17 Literalmente, interpretaríamos este antropónimo como 'la esposa de la prima'. Sin embargo, consideramos que -guy constituye un sufijo marcador de mujer casada. Por esta razón, pensamos que la posible interpretación del antropónimo sería 'prima casada'. Este mismo caso ocurre con el antropónimo furaguj que interpretaríamos literalmente como 'esposa de la mujer'. No obstante, consideramos que hace referencia a una mujer cuyo estado civil es casada. Por esa razón propusimos la interpretación de 'esposa' o 'mujer casada' para ese antropónimo.
18 En muisca, guatoque y xietoque 'quebrada de montes' razón por la que pensamos que toque podría ser 'quebrada'. Este antropónimo podría ser igualmente una alternancia del antropónimo siguatoque.
19 En muisca tibacha 'hombre viejo'. En nuestros datos figura tibancha y se registra en un acta de bautismo de Machetá. Hay una serie de antropónimos muiscas que figuran con una <n> que a su vez alternan con otros antropónimos. Tales son los casos de: Cuchasiaguya∼Cuchasiaguia∼Cuchisiguia∼Cuchisinguia, Ecatanguya∼Ecantaguia, Neataguia, Nematanguia, Cupamincha∼Cupamecha, Chitegaque∼Chitengaque, Rauchaguj∼Raunchaguy. También las partes de Fulacipa∼Fulancipa, Bulansuca∼Fulansuca∼Fulasuca.
20 En muisca atibansuca 'amarillear' (Giraldo Gallego & Gómez Aldana, 2013, p. fol. 13r).
21 La segmentación también podría ser tib-ata, en cuyo caso podría significar 'un tyba', como ocurre con Tebbocha 'dos tybas'.
22 En el muisca, la segunda serie de pronombres personales "se compone de pronombres átonos y enclíticos, llamados 'adyacentes' por los gramáticos coloniales, los cuales se colocan a la izquierda del elemento que acompañan, en calidad de prefijos" (Quesada Pacheco, en prensa). Estos, a su vez, funcionan como posesivos cuando se anteponen a un nombre, como en este caso.
23 En muisca quynza 'tominejo'.
24 En muisca yta 'mano'.
25 Chibcagaj, Chucagaj, Fiscagaj también podrían clasificarse a partir de la terminación -cagaj en lugar de -gaj, como proponemos aquí.
26 Posiblemente del muisca gueta 'veinte', aunque los números cardinales se posponen y no anteponen, así como ocurre en el antropónimo Tebbocha 'dos tybas'.
27 Bulansuca/Fulansuca se emplea en Machetá y Fulasuca en Tibirita
28 Podría estar relacionado con huia-.
29 Los antropónimos pirabaquen, pirasuba y unbapira/umbapira aparecen igualmente para el género femenino.
30 Tal vez el antropónimo Foemchagui también podría incluirse.
31 Es igualmente posible que Iba- pueda proceder de yba 'sangre, cuerpo', aunque nos parece que podría ser más factible la etimología iba 'sapo'. Proponemos ibasica 'diente de sapo'.
32 Antropónimo que también se presenta para el género femenino.
33 Tal vez del muisca mue 'hombligo, mollera de la cabeza'.
34 En muisca quyca 'patria, tierra, región, pueblo, viruela'.
35 En muisca saba 'guerra, enemigo'.
36 En muisca supquagui fucha 'gallina' y supquagui cha 'gallo'. En actas de bautismo de Oicatá figura el antropónimo caina/cayna que, sin duda alguna, viene de 'gallina': "supquagui fucha, Caína, la llaman y es español corubto [sic]" (Manuscrito 158, fol. 78r).
37 El caso de -nea o nea- resulta particular porque si bien tenemos en muisca nea 'pene' también tenemos nyia 'oro'. Sin embargo, como esta partícula también se presenta en el género femenino, decidimos optar por la opción nyia 'oro'.
38 Se entiende que este antropónimo se utilice en un contexto femenino ya que tiene la partícula bura 'mujer'.
39 Escribimos completos aquellos antropónimos finalizados en huj/-hui/-huy/-uy.
40 Si bien también aparece Francisco Suquagui, en muisca suquagui significa 'gallo, gallina' y lo ubicamos dentro del apartado "Antropónimos creados a partir de animales". También es cierto que tenemos en muisca supqua 'murciélago'. Si este último fuera el acertado, la posible segmentación morfológica podría ser suqua-gui. No obstante, como la terminación -gui está ampliamente relacionada con el género femenino y, en este caso, el antropónimo es masculino, nos inclinamos por la primera opción.
41 Posiblemente del muisca ize 'calle, hormiga'; izyi 'arador, gusanillo'.
42 Guia también tiene la acepción de oso, por lo que podría incluirse dentro de la clasificación de "Antropónimos creados a partir de animales".
43 Si bien -gui indica que la mujer es casada, consideramos que -gaj y -suj podrían tener un comportamiento similar: mujer comprometida, compañera o mujer de alguien.
44 En las actas de bautismo también se mencionan topónimos con la procedencia o residencia del padre, madre, padrino y madrina. En algunos de esos casos los denominan como parcialidad o parte. En conversación personal, el investigador Jorge Augusto Gamboa Mendoza nos explicó que en los documentos coloniales, cuando se hace referencia a la parcialidad o parte a la que pertenece una persona, normalmente se alude a una subdivisión del cacicazgo muisca. En unas oportunidades dan el nombre del jefe de la parcialidad o "capitán" y, en otras, esas parcialidades tienen un nombre. En algunos de esos casos no tuvimos claro si se hacía referencia a un antropónimo o a un topónimo ya que como dice Simón Parra (2008, p. 9): "el origen de los topónimos tiene dos vías: por un lado, pueden tratarse de antiguos nombres propios de persona o términos derivados de ellos y, por otro, pueden proceder de antiguos nombres comunes que con el paso del tiempo han dejado de verse como tal". Machetá: Boza, Choconta, Cupagita, Facatiua, Fusa, Gachanzipa, Gasuca, Guasca, Lenguasaque, Lotabita, Macheta, Moba, Raquira, Sopo, Sotaquira∼Sutaquira, Suesca, Tabio, Tiribita∼Tibirita, Tunja, Vbaque. Parte y parcialidad: Bombalaque∼Bubalaque∼Bobalaque, Boilaca, Bulasuta, Cupaten, Bulansuca∼Fulansuca, Gacha, Guasasuca, Guesabita, Guyaloba, Sacarila, Siatama. Tibirita: Boza, Chiguachi, Choconta, Cogua, Fosca, Fulasuca, Furmague, Gacheta, Guateque, Guasca, Macheta, Munamanta, Ontibon, Roguaresi, Samaca, Siachoque, Sipaquira, Suba, Subachoque, Suesca, Súnuba, Suta, Sutatansa, Tibirita, Tenjo, Tensa, Tumeque∼Turmeque, Tunja, Tuta, Ycabuco. Parte y parcialidad: Boza, Bumbalaque, Cupaten, Fulacipa∼Fulancipa, Fulasuta∼Fulasua∼Bulasuta, Gacha, Huya, Munamanta, Pastiba, Ramiriqui, Sacarila, Risamichaguya, Sogamoso, Suamechanchaguya∼ Sua mocanchaguya∼Suamucanchaguja, Tensa. Oicatá: Bogota, Boyaca, Busbansa, Cenbita∼Cimbita∼ Cinbita, Chebata, Chequesa, Chisbita, Conbisa, Citaquesipa, Cucaitagacha, Duytama, Guatecha, Icaga, Mitabita∼Motabita, Monquira, Nemusa, Ojcata, Paypa, Piracusa, Ramiriqui, Sachica, Siachoque, Sogamoso, Sotaquira, Suta, Sutaquesipa∼Citaquesipa, Toca, Topaga, Tunja.
45 Actual Busbanzá en Boyacá.
46 Actual Somondoco en Boyacá.
47 Actual Tibasosa en Boyacá.
48 Posiblemente, actual Toca en Boyacá.
49 Actual Ubaque en Cundinamarca.
50 En Giraldo Gallego (en prensa) se exponen diversos datos sobre la presencia del sonido lateral alveolar [l] en el muisca, sonido que no se incluye dentro del inventario fonético-fonológico que sobre esta lengua han propuesto Constenla Umaña (1984) y González de Pérez (2006). Los datos que presentamos en este estudio ayudan a soportar dicha hipótesis.
51 Lotavita es una de las veredas actuales del municipio de Machetá.
52 Tibaduisa es un apellido actual con este sonido.
53 Podría venir del muisca ta 'labranza'.
54 Este significado es opcional, pues los números cardinales se ubican a la derecha del sustantivo (Quesada Pachecho, en prensa) y, en este caso, se presenta antepuesto a la partícula -sira, cuya significación no se ha determinado.
55 Posiblemente del muisca quihicha 'pie, pata de animal'.
56 En muisca hizca toba 'medicina'.


Referencias

Anónimo. (s. f.). Diccionario y gramática chibcha. Manuscrito 158. Bogotá: Biblioteca Nacional de Colombia.         [ Links ]

Bueno Pérez, M. (1998). Presencia de la onomástica griega en el santoral castellano. Tarbiya, 18, 9-22.         [ Links ]

Casilimas, C. I. (2001). El proceso contra el cacique de Ubaque en 1563. Boletín Museo del Oro, 49(julio-diciembre), 49-101. Recuperado de http://www.banrepcultural.org/ sites/default/files/bmo49ubaque.pdf.         [ Links ]

Constenla Umaña, A. (1984). Los fonemas del muisca. Estudios de lingüística chibcha, III, 65-III.         [ Links ]

Correa Rubio, F. (2004). El sol del poder. Simbología y política entre los muiscas del norte de los Andes. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.         [ Links ]

Diego, N. de (2000). Los archivos españoles de la Iglesia Católica. Cuadernos de Historia Moderna, 25, 339-372.         [ Links ]

Flores, G. (2003). Un estudio de onomástica descriptiva. ¿Qué sucede con los nombres propios en Venezuela? Letras, 66, 31-80.         [ Links ]

Giraldo Gallego, D. A. (en prensa). El sonido [l] en el muysca y su evidencia lingüística.         [ Links ]

Giraldo Gallego, D. A., & Gómez Aldana, D. F. (2013a). Transcripción de la Gramática, confesionario, catecismo breve y vocabulario en lengua mosca-chibcha (Manuscrito II/2922). Recuperado de http://coleccionmutis.cubun.org/Manuscrito_2922_ BPRM_todo1.         [ Links ]

Giraldo Gallego, D. A., & Gómez Aldana, D. F. (2013b). Transcripción del Vocabulario mosco. 1612. (Manuscrito II/2923). Recuperado de http://coleccionmutis.cubun.org/ Manuscrito_2923_BPRM_todo.         [ Links ]

Giraldo Gallego, D. A., & Gómez Aldana, D. F. (2013c). Transcripción del Vocabulario mosco. 1612. (Manuscrito II/2924). Recuperado de http://coleccionmutis.cubun.org/ Manuscrito_2924_BPRM_todo.         [ Links ]

Gómez Aldana, D. F. (2011). Antropónimos. Muysccubun. Recuperado de http://chb. cubun.org/MU/Antrop%C3%B3nimos.         [ Links ]

Gómez Aldana, D. F. (2012). Diccionario muisca-español. Recuperado de http://muysca.cubun.org/Categor%C3%ADa:Dictionary.         [ Links ]

González de Pérez, M. S. (2006). Aproximación al sistema fonético-fonológico de la lengua muisca. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.         [ Links ]

Lugo, F. B. de (1978 [1619]). Gramatica en la lengva general del Nvevo Reyno, llamada Mosca. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica del Centro Iberoamericano de Cooperación.         [ Links ]

Mora Monroy, S. C. (1976). Breve estudio sobre apellidos y nombres propios de persona en Colombia. Thesaurus, XXXI(3), 536-560.         [ Links ]

Palau y Soler, don J. de (1857). Carta Pastoral. El buen párroco según el Concilio tridentino y ulteriores disposiciones de la Santa Madre Iglesia, que para modelo á los de la diócesi de Solsona propone el M. Iltre. Sr. D. Juan de Palau y Soler, vicario capitular y gobernador eclesiástico de la misma. Barcelona: Imprenta de José Gorgas.         [ Links ]

Quesada Pacheco, M. A. (en prensa). Esbozo gramatical de la lengua muisca. Estudios de Lingüística Chibcha.         [ Links ]

Quesada Vargas, M. (2010). Onomástica Juanviñense. Kañina, 34(I), 129-145.         [ Links ]

Reyes Manosalva, E. (2007). Patronimia y Toponimia Chibcha. Apellidos y nombres de lugares de Boyacá, Cundinamarca, Casanare, Arauca, Meta y Provincias Guanes Chibchas de Santander. Tunja: Imprenta Muisca E. U.         [ Links ]

Rodríguez de Montes, M. L. (2003). La 'chapa' hispánica y el afijo guya en la onomástica muisca de Cundinamarca. Forma y Función, 16, 205-221.         [ Links ]

Rodríguez de Montes, M. L. (2003-2004). Los güechas o guechas en Cundinamarca. En R. Castañer & J. Enguita (Eds.), Archivo de filología aragonesa (Tomo LIX-IX, pp. 1633-1646). Recuperado de http://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/26/50/ ebook2589_2.pdf.         [ Links ]

Rodríguez de Montes, M. L. (2005). Onomástica femenina entre las indígenas de Cundinamarca. En M. Lozano Ramírez (Ed.), Estudios de Dialectología, Lexicografía, Lingüística General, Etnolingüística e Historia Cultural (pp. 559-572). Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.         [ Links ]

Rodríguez de Montes, M. L. (2006). Muisquismos en Colombia. Universia. Recuperado de http://especiales.universia.net.co/vigia-del-idioma/numero-8-julio-2005/ muisquismos-en-colombia.html.         [ Links ]

Simón Parra, M. (2008). El nombre de persona en la documentación castellana medieval. (Tesis doctoral Universidad de Alcalá         [ Links ]).

Stoffel, E. G. (s. f.). El archivo parroquial. Recuperado de http://www.archivistica.net/ELARCHIVOPARROQUIAL.pdf.         [ Links ]

Ziolkowska, M. (2011). Anthroponymy as an Element Identifying National Minority. The Characteristics of Polish Old Belivers' Names. Esuka-Jeful, 2(I), 383-398.         [ Links ]

Libros de actas sacramentales consultados para esta investigación

Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, Machetá, Cundinamarca. Libro I.         [ Links ]

Iglesia Nuestra Señora de los Dolores, Tibirita, Cundinamarca. Año 1616 Primer Libro de Bautismo. Tibirita, Cundinamarca.         [ Links ]

Iglesia de la Inmaculada Concepción, Oicatá, Boyacá. Libro de Baustismos N.° I. Año de 1608 a 1649.         [ Links ]

Iglesia de la Inmaculada Concepción, Oicatá, Boyacá. Libro de Bautismos N.° 2. Año de 1649 a 1704.         [ Links ]