SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.28 número2LA LITERACIDAD EN LA COMUNIDAD AFROCOLOMBIANA DE TUMACOLA FÓRMULA DISCURSIVA EN POLÍTICA. UN PANORAMA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Forma y Función

versión impresa ISSN 0120-338X

Forma funcion, Santaf, de Bogot, D.C. vol.28 no.2 Bogotá jul./dic. 2015

http://dx.doi.org/10.15446/fyf.v28n2.53549 

Doi: http://dx.doi.org/10.15446/fyf.v28n2.53549

LOS ADVERBIOS EN MAZAHUA DE SAN PEDRO POTLA*

ADVERBS IN MAZAHUA FROM SAN PEDRO POTLA

OS ADVÉRBIOS EM MAZAHUA DE SAN PEDRO POTLA

Antonio López Marín**
Universidad Intercultural del Estado de México, Estado de México - México
Armando Mora-Bustos***
Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Iztapalapa, México D. F. - México

* Esta investigación hace parte del proyecto "Gramática descriptiva y tipológica en las lenguas de México".
** Candidato a obtener el título de Doctor en Ciencias del Lenguaje por la Escuela Nacional de Antropología e Historia. alp_marini@yahoo.com.mx
*** Doctor en lingüística; en la actualidad es profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. amora@xanum.uam.mx

Cómo citar este artículo:
López Marín, A., & Mora-Bustos, A. (2015). Los adverbios en mazahua de San Pedro Potla. Forma y Función, 28(2), 183-213.

Artículo de investigación. Recibido: 04-12-2014, aceptado: 17-05-2015.


Resumen

El objetivo de este trabajo es presentar una descripción de los adverbios o adjuntos en mazahua. El adverbio es la categoría gramatical menos homogénea semántica, sintáctica y morfológicamente. Los adjuntos se realizan en formas ligadas, léxicas, frasales y oracionales. Estas unidades tienen un comportamiento sintáctico específico, modifican diferentes partes de la oración y presentan movilidad o restricciones en el interior de la construcción oracional. Los adverbios exhiben distintos fenómenos, como afijación, clitización, incorporación y reduplicación. Semánticamente, estas unidades son clasificadas como adverbios de posición, locativos, meta, proximativos, dirección y tiempo, entre otros grupos.

Palabras clave: Mazahua, adverbio, adjunto, sintaxis, morfología, semántica.


Abstract

In this article a general description of Mazahua adverbs or adjuncts is made. Adverbs are the least homogeneous grammatical category semantically, syntactically, and morphologically. Adjuncts appear in lexical, phrasal, and sentential bound forms. These units have a specific syntactic behavior; modify different parts of the sentence, and display mobility and restrictions inside the sentence construction. Adverbs exhibit different phenomena such as affixation, clitization, incorporation and reduplication. Semantically, these units are classified as different types of adverbs, for instance: space, locative, goal, proximity, direction and time, among others.

Keywords: Mazahua, adverb, adjunct, syntax, morphology, semantics.


Resumo

O objetivo deste trabalho é apresentar uma descrição dos advérbios ou adjuntos em mazahua. O advérbio é a categoria gramatical menos homogênea semântica, sintática e morfologicamente. Os adjuntos realizam-se em formas ligadas, léxicas, frasais e oracionais. Essas unidades têm um comportamento sintático específico, modificam diferentes partes da oração e apresentam mobilidade ou restrições no interior da construção oracional. Os advérbios exibem distintos fenômenos, como afixação, clitização, incorporação e reduplicação. Semanticamente, essas unidades são classificadas como advérbios de posição, locativos, meta, aproximativos, endereço e tempo, entre outros grupos.

Palavras-chave: mazahua, advérbio, adjunto, sintaxe, morfologia, semântica.


Introducción1

La variante de la lengua mazahua que se estudia aquí pertenece a San Pedro Potla, municipio de Temascalcingo, Estado de México. Esta es una lengua otomangue que pertenece al subgrupo otopame. Lingüísticamente se caracteriza por ser una lengua tonal que presenta complejos fenómenos morfofonémicos en la raíz verbal. Las palabras son principalmente bisilábicas. Es una lengua de marcación en el núcleo, con un repertorio complejo de morfemas que codifican el objeto directo y el objeto indirecto. En el prefijo que se agrega al verbo se marca el tiempo, el aspecto, el modo y la persona; igualmente, en este prefijo se configura uno de los dos tonos de nivel: alto y bajo; los dos tonos de contorno restantes, ascendente y descendente, se configuran en las unidades léxicas. El tono de la segunda sílaba en las palabras bisilábicas es predecible, este tono alto no será marcado en los ejemplos de este trabajo. Esta lengua exhibe un alineamiento nominativo acusativo (Bartholomew, 1965; Stewart, 1966; Amador Hernández, 1976; Knapp, 2008; 2011; López Marín & Mora-Bustos, 2011; Fidencio & Mora-Bustos, 2012).

Translingüísticamente el adverbio o el adjunto es la categoría gramatical menos homogénea semántica, sintáctica y morfológicamente (Kiss, 2009; Givón, 2001; Ernst, 2002; Cinque, 2004; Hasselgard, 2010). De acuerdo con la diversidad de formas, significados y funciones que se pueden presentar en las lenguas del mundo, el adjunto es una categoría que codifica un conjunto amplio de propiedades gramaticales, de tal modo que en un artículo es muy difícil explicitar todas las propiedades de estas unidades gramaticales. El objetivo de este trabajo es describir de manera general el comportamiento gramatical de los adverbios o adjuntos en mazahua. Estas unidades gramaticales son caracterizadas a partir de tres criterios lingüísticos: semántico, sintáctico y morfológico, como se verá en (1)2. Por ejemplo, semánticamente se genera un sentido enfático al duplicarse la entidad adverbial dentro de la construcción, ndʒɨpɨ̀́ ndʒɨpɨ̀́ 'rápido, rápido', como se presenta en (1a). Un grupo de adverbios de tiempo presentan un prefijo que codifica tiempo y este está en correlación temporal con el tiempo expresado por el prefijo anclado en el verbo, ràndáme 'al rato', como en (1b). Ciertos adverbios se incorporan al verbo, 'está por ahí', como en (1c); forman frases adverbiales complejas, 'por acá abajo', como en (1d), y se clitizan al verbo, 'temprano me levanto', como en (1e). La idea que se sostiene a lo largo de este artículo yace en el hecho de que los adverbios o adjuntos son una categoría gramatical que difícilmente puede ser definida o caracterizada a partir de un solo nivel de análisis de la lengua, sino que, dada su heterogeneidad en su configuración gramatical, su descripción debe ser, stricto sensu, gramatical (Mora-Bustos, 2010; Lizárraga Navarro & Mora-Bustos, 2015).

La importancia de este trabajo radica, en primer lugar, en el hecho de que en el estudio de las lenguas otomangues en general y en las otopames en particular (Palancar, 2009; Stewart, 1966) poco se ha dicho sobre los adverbios; en segundo lugar, la descripción de los adverbios exhibe una serie de rasgos gramaticales que está implicada en fenómenos de lengua de alta complejidad. Este artículo se desarrollan los siguientes aspectos: 1. Contextos y características sintácticas: con marcas temporales (futuro, pasado reciente y habitual), con marca de objeto, con marca de predicación, orden de los adjuntos, adjuntos qu y de polaridad; 2. Procedimientos morfológicos: composición y clíticos, formas libres, incorporación, clíticos y afijos y conversión; 3. Clasificación semántica: posición, locativos, meta, proximativos, dirección o trayecto, tiempo, modalidad, cuantificadores, manera y foco; 4. Conclusiones.

1. Contextos y características sintácticas

Un adjunto es toda unidad lingüística que no pertenece a la estructura argumental sintáctica del verbo; es decir, que no configura una relación gramatical y que, por lo tanto, tiene un estatus periférico en relación con las unidades que aparecen en una oración (Lang, Maienborn & Fabricius-Hansen, 2003; Kiss, 2009; Lizárraga Navarro & Mora-Bustos, 2015). Los argumentos o relaciones gramaticales deben ser únicos dentro de la oración, pero los adjuntos pueden multiplicarse libremente. Los ejemplos de (1) son oraciones intransitivas, en donde aparece una sola relación gramatical. Las oraciones de (2) exhiben una configuración gramatical diversa. La oración de (2a) es intransitiva, la de (2b) es transitiva y la de (2c) ditransitiva. Por su parte, la oración de (2d) es intransitiva con un adverbio o adjunto locativo, k'àndèndá 'a la tienda', y uno de tiempo, ràhéhk'ɨ 'en un momento'. Sintácticamente, el adjunto es toda aquella unidad gramatical que no se configura como sujeto, objeto directo, ni objeto indirecto. Semánticamente, un adjunto puede codificar un papel temático. En (2d), k'àndèndá 'a la tienda' no expresa una relación gramatical pero sí un argumento meta.

Contrario a las frases nominales que expresan las relaciones gramaticales, los núcleos de una frase u oración potencialmente pueden ser modificados por un número ilimitado de adjuntos (Cinque, 1999; Ernst, 2002; Tallerman, 2009). Los adjuntos están codificados en una categoría gramatical adverbial, nùj'a 'hoy', como en (3a), pero también se pueden realizar como una frase nominal, nànzó 'la semana', como en (3b); una frase adjetiva, náníhì 'rápido', como en (3c); una frase locativa y direccional, 'por el otro lado del llano', como en (3d); igualmente, en una oración, 'donde llevaban los toros', como en (3e).

La función sintáctica de los adjuntos es la de modificar estructuralmente tanto a los núcleos de las unidades que se constituyen como una relación gramatical específica como a alguna de sus partes o a toda la oración. De esta manera, 'solamente', como en (4a), modifica la frase nominal nù ndàtsím̥í 'una iglesia' que se encuentra en función de sujeto; la marca de puntualidad j'à, como en (4b), modifica la frase nominal ηgôñí 'pollo' que funciona como objeto; téʃè; nù; păa 'todo el día', como en (4c), modifica al predicado verbal, mí neêm'éhi 'bailar'; la unidad léxica sôo, como en (4d), que expresa un sentido de posibilidad, modifica toda la oración ráñ̥áhi nàtʃ'índàmè, 'hablemos un ratico'.

La modificación sintáctica es entendida en términos de dependencia entre dos constituyentes; en esta lengua, un conjunto de adjuntos de tiempo lleva uno de los prefijos que codifica el tiempo en los verbos. Los adjuntos temporales anclan un tiempo específico del estado de cosas expresado por el verbo nuclear, como en (7), (8) y (9). En (5) se muestra el repertorio de los prefijos portmanteau verbales, que codifican tiempo, aspecto, modo y persona.

De este abundante repertorio de prefijos verbales, únicamente las formas rà-, ràmo 'irán', en (6a), mí-, mìpéʒe 'cantaban', en (6b), y mà-, mándănts'ɨ́k'é 'fuiste alto', en (6c), que codifican esferas temporales específicas, aparecen prefijados a un conjunto de adverbios temporales que están en correferencia temporal con el tiempo del verbo matriz, como en (7), (8) y (9). El prefijo rà-codifica tiempo futuro, mì- pasado reciente y -habitual en el pasado.

a. Adverbios con marca de futuro

El prefijo rà-, que codifica el tiempo futuro de primera y tercera persona, aparece con adjuntos de tiempo, como ʃòmɨ 'noche', ndàme 'un momento' y nónìʃí 'lunes'. Como ya se dijo más arriba, estos adjuntos anclan en un tiempo específico el estado de cosas expresado por el verbo principal de la oración. En (7), la marca de tiempo prefijada en el verbo matriz de la oración concuerda temporalmente con la forma prefijada en el adjunto. La esfera temporal de futuro, expresada en estas construcciones, es codificada al unísono por el verbo matriz y el adjunto.

b. Adverbios con marca de pasado reciente

De la misma manera que el prefijo - coaparece tanto con el verbo como con un adjunto temporal, el prefijo -, que codifica el pasado reciente, aparece en adjuntos del tipo ndʒǝ̌ǝ 'tarde', hẽ́nk'ɨ̃ 'un momento' y ngîndʒǝ́ 'antier', como en (8); el afijo -, anclado con uno de estos adverbios, generalmente es correferente con un prefijo verbal que denota una esfera temporal del pasado, como en (8a) y (8c); en (8b), por su parte, el tiempo denotado por el prefijo verbal es presente. En el primer contexto de (8a) y (8b), la temporalidad expresada tanto por el verbo matriz como por el adjunto con marca de tiempo configura un solo evento temporal, mientras que en (8c) se expresan dos momentos temporales que hacen parte del mismo evento. El primero expresado por el adverbio, míhẽ́nk'ɨ 'hace rato' y el segundo por el verbo matriz ríténkʷ'e 'te espero'. Este hecho se debe a que no hay correferencia en el tiempo denotado por el verbo matriz y el adjunto temporal.

c. Adverbios con marca de habitual

El prefijo mà-, que generalmente aparece expresando un sentido habitual en tiempo pasado, se prefija a ciertos adjuntos de tiempo, como en (9). De manera similar a lo que ocurre con el prefijo mí-, mà- coaparece con diferentes tiempos gramaticales prefijados en el verbo principal. Estos adjuntos con la marca mà-, màʃòmɨ, mànónìʃi y máj'énkʷ'a aparecen con verbos flexionados en tiempo presente, como en (9a) y (9b), y en tiempo pasado, como en (9c). En estos ejemplos no hay correferencia temporal entre el verbo matriz y el adjunto. En estas oraciones se da cuenta de un estado de cosas que se realiza habitualmente.

Dos hechos son relevantes con respecto a la relación entre verbo matriz y adjuntos con marca de tiempo. El primero: únicamente hay concordancia entre el prefijo rà- anclado tanto en el verbo matriz como en el adjunto; la temporalidad entre verbo y adjunto es correferente. Segundo: en una oración, el verbo matriz puede aparecer con prefijos que codifican tiempo presente y pasado, y adjuntos con prefijos mí-y má-. En estos contextos se denotan dos o un momento temporal, que se incluyen dentro de la esfera temporal expresada por el verbo matriz.

d. Adjuntos con marca de objeto

El mazahua es una lengua de marcación en el núcleo (Nichols, 1986); el repertorio de alomorfos que se sufijan al verbo y configuran la relación gramatical objeto es muy amplio (Knapp, 2008; Mora-Bustos, 2012; Fidencio, 2013), como se muestra en (10)3.

En los ejemplos de (11) se ilustra que el sufijo tsɨ-, primera persona, y ts'ɨ-, segunda persona, codifican la relación gramatical objeto directo. Este conjunto de afijos puede aparecer, igualmente, sufijado a una serie de adjuntos de modo, locativos y temporales, como en (12).

La marca del objeto se sufija a los adjuntos del tipo àkʰánu 'así', mbóo 'adentro', àhɔ̀mɨ 'tierra', aʃɨtʰɨ 'atrás' y ndán 'momento'. Estos adjuntos aparecen con verbos transitivos, como en (12a), e intransitivos, como de (12b) a (12e). Las razones o explicaciones gramaticales que den cuenta de este hecho aún son objeto de investigación. Intentar, por ahora, dar una explicación solo llevaría al campo de las especulaciones.

e. Adjuntos con marca de predicación no verbal

El prefijo na- aparece en construcciones predicativas no verbales, como en (13a). Esta misma forma que se prefija a adverbios, como en (13b); adjetivos, como en (13c), y cuantificadores, como en (13d). Estas unidades gramaticales predicativas modifican, como lo hace un adjunto, un núcleo verbal.

Orden

La relación entre orden de constituyentes y adjuntos ha revelado una serie de correlaciones lingüísticas de interdependencia —véase a este respecto a Dryer (2007)—. En mazahua el orden de constituyentes no marcado para las construcciones transitivas es VOS y para las intransitivas VS; igualmente, aparecen otros repertorios pragmáticamente motivados: SVO, VSO, OV. El orden *SOV tiene escasa probabilidad de que aparezca. En esta lengua de verbo inicial aparece un conjunto de adjuntos que presenta movilidad y otros que tienen una posición fija. Un subgrupo de adjuntos que expresan un sentido de tiempo, como en (14a) y (14b), presentan gran movilidad a lo largo de la construcción en la que aparecen, mientras que otro subgrupo de este mismo grupo semántico de adjuntos, como en (14c) y (14d), presenta restricciones; estos solo pueden aparecer al inicio de la construcción, preferiblemente antes del verbo. Más adelante se mostrará que los locativos, direccionales, proximativos y adjuntos de trayectoria y de meta tienden a ubicarse en la parte final de la oración.

Adjuntos QU

Las formas que se utilizan para formular preguntas acerca de un determinado tipo de información que está expresado en un adjunto se ubican siempre en posición preverbal. Las formas hâbí de (15a) expresa 'por dónde', hàhé de (15b) 'dónde', hâηgʷá de (15d) 'cuándo', hânzí de (15d) 'cuánto' y hâbá de (15d) 'cómo' se ubican en una posición específica dentro de la oración y a través de ellas se cuestiona sobre el contexto, la forma, el lugar o la cantidad con la que se realiza un estado de cosas específico.

h. Polaridad

De la misma forma que los adverbios qu, los adverbios que expresan afirmación o negación aparecen siempre en posición preverbal. Junto a las dos formas de negación j'á de (16a), íjó de (16b) y a las dos de afirmación hã de (16c), hóde (16d) se han incluido dentro de este grupo de adjuntos j'ápʰ é 'nada' de (16e) y j'áhâ 'nunca' de (16d), ya que presentan el mismo comportamiento, respecto de su posición inicial, que los adverbios de polaridad y naturalmente expresan también un sentido de polaridad.

2. Procedimientos morfológicos

En una lengua como el mazahua, el significado expresado por un adjunto puede estar codificado en un morfema ligado o en uno libre; incluso el mismo significado se expresa en una palabra independiente o en un afijo, clítico, partícula o en toda una construcción sintáctica simple o compleja (Lizárraga Navarro & Mora-Bustos, 2015).

a. Formas ligadas o dependientes

Los adjuntos exhiben diversos mecanismos de codificación, esto es: los adjuntos se pueden generar por composición, pʰɨ̀ mpá en (15a), proclitización, ts'íráma en (15b), y enclitización, nùkórralj'ánù como en (15c). Este último adjunto tiene su correspondiente correlato en una forma libre, àmánu como en (15d).

b. Formas libres

La forma libre de los adjuntos proximativos, como en (18), está integrada por el prefijo a-, más el morfema ma: que codifica el sentido de direccionalidad. A esta forma se anclan los sufijos que expresan diferentes grados de proximidad (Knapp, 2011). Proximidad uno, como en (16a), proximidad dos, como en (16b), y proximidad tres, como en (16c).

Composicionalmente, algunos adjuntos libres no presentan una base transparente en su configuración morfológica, es decir, los proximativos de (19) se anclan a una base que está glosada como direccional pero que no aparece en ningún contexto como unidad léxica independiente. En (19a) se ha glosado a la forma j'ěn como una partícula de apoyo, ya que simplemente sirve como una unidad huésped que alberga al proximativo kw'á. En (19b), la forma a la que se ancla puede tratarse del morfema k'á, que codifica una meta o una locación.

c. Incorporación

Existen algunos adjuntos que se incorporan al verbo y, en este sentido, verbo y adjunto se integran en una sola forma, estos dos segmentos pierden su autonomía prosódica y pasan a formar parte del verbo matriz; este proceso compositivo se ilustra con ejemplos del (20a) y (20c). En (20a), el adjunto = kw'á se incorpora al verbo ɓɨɓɨ̀; esta forma verbal plena aparece en (20b); este proceso de composición es similar con el delimitativo = tʰò de (20c), frente a la forma plena del verbo mími, ilustrada en (20d).

d. Clíticos y afijos

Ciertos adjuntos, como en (21a), están formados por un locativo, un direccional y un proximativo; en este caso, el direccional funge como base que se ubica en el extremo derecho, el segmento que codifica la dirección y la locación anclan o ubican dentro de una escena específica el sentido codificado por la cercanía o lejanía del objeto referido. Así mismo, un adjunto, como mbóo en (21b), y como en (21c), puede estar modificado por una cadena de adjuntos en forma de clíticos y afijos. El primero por un locativo, un direccional, un proximativo y un adjunto de aspecto puntual. El segundo por un partitivo, un diminutivo, un temporal y un delimitativo.

La duplicación o reduplicación, vista como un fenómeno morfológico (Bauer, 2003), es un recurso cuya función está determinada intralingüísticamente; en (22) se observa que las duplicaciones se generan a partir de la iteración de toda la base, páma páma, m̥âtʃ'à m̥âtʃ'à y ndantʰo ndantʰo; a través de estas se puede codificar el significado de frecuencia, como en (22a), velocidad, como en (22b) y de fase, como en (22c).

e. Conversión

Otro proceso morfológico de formación de adjuntos es la conversión, también conocida como derivación cero o cambio funcional (Bauer, 2003). Por ejemplo, los verbos rìjêpe de (23a) y míndʒɨpɨ̀́ de (23c), funcionan como unidades verbales nucleares plenas; el prefijo codifica el tiempo, aspecto, modo y persona, y está anclado en los verbos; por su parte las formas verbales jèpe, como en (23b), y ndʒɨ̀pɨ́, como en (23d), no tienen este prefijo, son adjuntos de modo. A su vez, el predicado estativo náníhíde (23e) es el verbal matriz de la oración, mientras que esta misma forma en (23f) funciona como adjunto. Finalmente, el nominal ʃômɨ́ 'noche' aparece como verbo en la frase verbal míʃômɨ́tʰo de (23g) y como adjunto en la oración de (23h).

3. Clasificación semántica

Lizárraga Navarro y Mora-Bustos (2015), a partir de la clasificación de Hasselgard (2010), reorganizan los adjuntos en categorías y subcategorías. Los criterios de clasificación son principalmente semánticos; las subcategorías se definen con respecto a determinados rasgos sintácticos. No obstante, es importante resaltar que esta caracterización semántica no implica en absoluto un comportamiento gramatical homogéneo. Las clases semánticas de los adjuntos que aquí se presentan son: a) ESPACIO: posición, locativos, proximativos, dirección (meta, trayecto); b) TIEMPO: duración (inicio, final, periódico), frecuencia; c) CONTINGENCIA: modalidad (condición, concesión); d) MANERA: manera/cualidad, similitud, acompañamiento, medios, instrumento; e) GRADO: intensificación y f) FOCO.

a. Posición

En Mazahua existe un grupo de adjuntos que codifican el espacio; específica-mente denotan posición, locación, dirección (meta, origen, trayecto) y distancia espacial. Los adjuntos de posición, como en (24), establecen una locación espacial del o los participantes que se encuentran involucrados en un estado de cosas. Los afijos à-y k'à-, como en (24a) y (24b), anclan el lugar, la posición o la ubicación espacial en donde se ubican los participantes. Igualmente, dentro de este grupo aparecen formas libres, como ɓêʃtʰo 'cerca', como en (24c), y predicativos ná-hẽ́ē 'lejos', como en (24d), que igualmente expresan posición.

b. Locativos

El prefijo a-aparece de manera obligatoria con las unidades léxicas que codifican una locación específica, como en (25), (26) y (27). Todas estas formas libres que expresan locación no pueden aparecer sin el afijo a-. En mazahua se hace explícita, en términos graduales, la distancia que existe entre la ubicación de una entidad y un punto de referencia explicitado por el locativo; es decir que la diferencia entre àndɨ̀́̀ɓɨ' abajo', como en (25a), y àhòmɨ 'abajo', como en (25b), está dada porque el primero está en una locación más distante que el segundo. El mismo fenómeno de gradación de la distancia aparece con los adjuntos ejemplificados en (26): àhêns'é 'arriba', de (26a); àʃès'é 'arriba', de (26b); y àʃó'ηí 'arriba', de (26c), expresan, todas estas formas, diferentes sentidos de la locación. En el primer caso, simplemente se ubica la locación de las estrellas, sèhé, que se encuentra en el firmamento; en el segundo, la locación está arriba de un árbol, ʃîza, y el tercero, es un locativo que está modificando a un nominal, específicamente, indica su procedencia locativa, Frédo àʃó'ñi 'el Alfredo de arriba'. Los locativos de (27), ,àʃɨtʰɨ 'atrás', àmbŏo 'adentro' y àtʰíi 'afuera', generalmente especifican de manera directa la locación física en donde ocurre o se ejecuta un estado de cosas específico.

c. Meta

Principalmente, el proclítico k'à =, como en (28), expresa la meta o el destino del participante involucrado en el estado de cosas denotado por el verbo. Nótese que en ciertos contextos, como en (29), igualmente codifican meta los proclíticos má=, máñ'ǐ tʃ'èhe 'a la punta de monte' y à =, àndèndá 'a la tienda'. Este tipo de adjunto aparece básicamente con verbos de movimiento y actividad. Téngase en cuenta que los complementos de los verbos de movimiento son adjunto, ya que sintácticamente no se realizan como una relación gramatical, aunque semánticamente expresen un papel temático específico, en este caso una meta.

d. Proximativos

Un conjunto de enclíticos y formas libres aparecen en posición pre y posverbal. Todas estas formas indican el grado de proximidad o de distancia que existe entre el centro deíctico y el punto de referencia de una locación. Los grados de proximidad son tres (Knapp, 2011). La cercanía entre la posición del hablante y lo referido es mínima, àmá:bǝ́̀, núbǝ́̀ y =b de (30). Los adjuntos deícticos, nu sundʒekʷ'aj'a, nukʷ'aj'a y jábàẽηkʷ'â, de (31), expresan un relación más distante que la expresada en (30), solo que los involucrados en el acto comunicativo pueden ver el lugar al que se hace referencia; mientras que los adjuntos, àmá:nu, nùná, ndɔ́ɓɨnù y nùnu, de (32), expresan un referente que está por fuera del ámbito visual o es escasamente perceptible para los participantes en el acto comunicativo.

e. Dirección o trayecto

Básicamente, el proclítico mà =, como se ejemplifica de (33a) a (33c), aparece junto a una unidad léxica adverbial o nominal y denota dirección o trayecto. Este mismo sentido es expresado por la forma k'á=, como en (33d).

f.Tiempo

Un grupo de adjuntos de tiempo está expresado en unidades léxicas dependientes e independientes. Estos adverbios codifican básicamente una referencia temporal deíctica, ndʒǝ̀ 'tarde', nùj'à 'hoy', zànma zànma 'mensualmente', míʃrɨ'en la mañana' y ndèzékʷ'á 'desde entonces', como en (34).

Los adverbios de (35) expresan un sentido de duración ndèzè ràtʃ'índáme 'desde hace un ratito', como en (35a); un lapso de tiempo de periódico indefinido,ndʒǝǝ 'ayer, ocho días', como en (35b), y un periodo de tiempo definido, nà ʃòmɨ́ 'toda la noche', como en (35c).

Los adverbios de (36) denotan un sentido temporal de frecuencia definida e indefinida. jăsm'a mò rà ʃòmɨ́ 'todas las noches', como en (36a); ndăntʰó 'a cada rato', como en (36b); y inpaa nù ηgŏo 'tres días a la semana', como en (36c).

g. Modalidad

Un grupo amplio de adjuntos, como en (37), codifican un sentido de incertidumbre, duda o falta de certeza de la proposición expresada en la oración. Estos adjuntos en forma de proclíticos hacen parte de la modalidad epistémica. = 'tal vez', como en (37a); khó = 'acaso', como en (37b); = 'posibilidad', como en (37c); sóo = 'posibilidad', como en (37d), y pr'duda', como en (37e), se ubican en posición inicial absoluta de la oración.

h. Cuantificadores

En (38) se presenta a manera de ejemplo un grupo de adjuntos que cuantifican el estado de cosas o entidades expresadas en oración o en un constituyente de esta. Como se sabe, los cuantificadores precisan en mayor o menor medida la cuantía o la cantidad de hechos, de eventos o de entidades que son susceptibles de ser modificadas por un cuantificador. En este sentido, los cuantificadores son adjuntos codificados en forma de adjetivos como téʃe 'todo', como en (38a); predicaciones, como nà kʷ'àrɨ 'mucho' y tʃ'íke 'poco', como en (38b); ndètʃ'íke ndètʃ'íke 'poco a poco', como en (38c); ná pûnkʰɨ 'mucho', como en (38d), y ná kʷ'âna 'mucho', como en (38e). Estos cuantificadores que especifican si en la oración se refiere a todos los elementos de una clase o solo a alguno de ellos; es decir, sirven para explicitar, en algunos contextos, los enunciados de carácter general y particular.

i. Manera

Esta clase de adjuntos es muy amplia, grosso modo, en (39) se han incluido los adjuntos que expresan un sentido de manera, ákʰánù; cualidad, àkʰákʷ'a; velocidad, ndámé; inclusión ʃó y selección j'ábɨ̀̂, ʃi y j'áɓǝ, entre otros.

i. Foco

La forma ηge funciona como marcador de foco. La información focalizada corresponde a la información expresada en una oración asertiva a través de la cual el oyente espera conocer, creer o considerarla como dada después de haber escuchado la emisión (Lambrecht, 1994). Generalmente el constituyente o la parte de la oración que expresa la información focalizada se ubica en posición inicial de la oración, como (40a) y (40b); sin embargo, no importa el lugar, dentro de la oración, en donde se encuentre la parte de la oración focalizada, la forma ηge se ubica de manera adyacente a esta, como en (40c) y (40d).

4. Conclusiones

A lo largo de este trabajo introductorio se ha presentado una descripción muy general de los adverbios o adjuntos en la lengua mazahua. La idea que se ha desarrollado se centra en un marco estrictamente descriptivo funcional. Los adverbios o adjuntos han sido descritos a partir de tres niveles de análisis: sintaxis, semántica y morfología. Este hecho implica que estas unidades gramaticales hayan sido definidas a partir de estas tres aristas; esto es: los adjuntos son todas aquellas unidades gramaticales que no se realizan como una relación gramatical, ya sea sujeto, objeto directo u objeto indirecto; la forma en la que se realiza un adjunto es muy diversa, puede aparecer como un segmento afijal, un clítico, una partícula, una unidad léxica, una frase o una oración. La diversidad semántica es muy amplia, lo cual implica un efecto de alcance, modificación, ubicación, direccionalidad y proximidad de los participantes de un estado de cosas particular.

Muchos temas quedan pendientes para investigar en el futuro. Entre estos se debe caracterizar y explicar puntualmente los contextos en donde los adjuntos o adverbios llevan el prefijo de tiempo que concuerda con el prefijo temporal prefijado en el verbo. Translingüísticamente, es importante explicar las razones de por qué las marcas de objeto directo se sufijan a un grupo particular de adverbios. Igualmente, merece atención particular la composición morfológica de estos segmentos que codifican significados propios de los adjuntos. Es objeto de discusión, también, si la disposición de estos segmentos lineales dentro de la oración está correlacionada con los grados de fusión o síntesis de la lengua. No se debe perder de vista lo mencionado ya por algunos lingüistas, que las clasificaciones semánticas de los adverbios o adjuntos no comparte mayoritariamente las mismas propiedades o rasgos sintácticos.


Notas

1 Agradecemos a los tres dictaminadores anónimos por la rigurosidad, precisión y profundidad en sus observaciones y comentarios, los cuales nos han permitido precisar y mejorar algunos aspectos de este artículo. Igualmente, queremos expresar nuestro reconocimiento por sus observaciones a Alejandra Ortiz Villegas y a Antonio García Zúñiga. Naturalmente, todos los errores que este trabajo presenta son responsabilidad nuestra. Finalmente, queremos señalar nuestro agradecimiento a Natalia Nicolasa Flores Crescenciano y Marcelina Gregoria Romero Rodríguez, hablantes nativas del mazahua de San Pedro Potla.
2 Las abreviaturas de este y los demás ejemplos se encuentran al final del artículo, después de la sección Referencias.
3 La letra V representa la vocal armónica del formativo. Debido a que el objeto directo de tercera persona está codificado en un morfema cero, este no será marcado en la glosa.


Referencias

Amador Hernández, M. (1976). Gramática del Mazahua de San Antonio Pueblo Nuevo (Tesis de Licenciatura en Lingüística). Escuela Nacional de Antropología e Historia, México.         [ Links ]

Bartolomew, D. (1965). The Reconstruction of Otopamean (Mexico) (Tesis inédita de doctorado. The faculty of the division of the humanities. Department of linguistics). Chicago University, Illinois.         [ Links ]

Bauer, L. (2003). Introducing Linguistic Morphology. Washington: Georgetown University.         [ Links ]

Cinque, G. (1999). Adverbs and functional heads: A cross-linguistic perspective. New York: Oxford University Press.         [ Links ]

Cinque, G. (2004). Issues in adverbial syntax. Lingua, 114, 683-710.         [ Links ]

Dryer, M. (2007). Word order. En T. Shopen (Ed.), Language Typology and Syntax Description. (Vol. 1, pp. 61-31). Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Ernst, T. (2002). The syntax of adjuncts. Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Fidencio, V. (2012). Alomorfía del objeto directo e indirecto en Mazahua de San Pedro del Rosal. Presentado en el V Coloquio de Lenguas Otomangues y Vecinas, Centro Académico y Cultural San Pablo, Oaxaca.         [ Links ]

Fidencio, V., & Mora-Bustos, A. (2012). Alineamiento de las construcciones ditransitivas en mazahua. Presentado en el XII Encuentro Internacional de Lingüística en el Noroeste, Universidad de Sonora, Hermosillo.         [ Links ]

Givón, T. (2001). Syntax. An introduction (Vol. 1). Amsterdam/Philadelphia: John Benjamins.         [ Links ]

Hasselgard, H. (2010). Adjunct adverbials in English. New York: Cambridge University Press.         [ Links ]

Kiss, K. (Ed.). (2009). Adverbs and Adverbial Adjuncts at the Interfaces. Berlin: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Knapp, M. (2008). Fonología segmental y léxica del mazahua. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia         [ Links ]

Knapp, M. (2011). Doctrina y enseñaça en la lengua maçahua: Estudio filológico y edición interlineal. Seguidos de un esbozo gramatical (Tesis de Doctorado en Lingüística). El Colegio de México, México.         [ Links ]

Lambrecht, K. (1994). Information structure and sentence form. Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Lang, E., Maienborn, C., & Fabricius-Hansen, C. (Eds.). (2003). Modifying Adjuncts. Berlin: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Lizárraga Navarro G. Z., & A. Mora-Bustos. (2015). Estructura gramatical de los adjuntos. Estudios de Lingüística aplicada. En prensa.         [ Links ]

López Marín, A., & Mora-Bustos, A. (2011). Características gramaticales de los adverbios del mazahua. Presentado en el Congreso de Idiomas Indígenas de Latinoamérica - V, University of Texas at Austin, Austin.         [ Links ]

Mora-Bustos, A. (2012). Relaciones gramaticales en mazahua. Seminario de complejidad sintáctica, Universidad de Sonora, Hermosillo.         [ Links ]

Mora-Bustos, A. (2010). Estatus gramatical de los adjuntos. Presentado en el XI Encuentro Internacional de Lingüística en el Noroeste, Universidad de Sonora, Hermosillo.         [ Links ]

Nichols, J. (1986). Head-marking and dependent-marking grammar. Language, 62, 56 119.         [ Links ]

Palancar, E. (2009). Gramática y Texto del hñoñho. Otomí de San Ildefonso Tultepec, Querétaro. México: Plaza y Valdés.         [ Links ]

Stewart, D. (1966). Gramática del mazahua (mecanoescrito). Correcciones y comentarios de Doris Bartholomew. México: Instituto Lingüístico de Verano.         [ Links ]

Tallerman, M. (2009). Undestanding Syntax. Londres: Hodder Arnold.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons