SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue81No body without image. Gay visual and virtual politics in liberal timesThorough Communications: generating pro-commons. Analysis of an agroecological network from the ethos of care author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Universitas Humanística

Print version ISSN 0120-4807

univ.humanist.  no.81 Bogotá Jan./June 2016

http://dx.doi.org/10.11144/Javeriana.uh81.mopc 

Mapa de objetos y perspectivas en comunicación, desarrollo y cambio social1

Map of objects and perspectives on communication, development and social change

Mapa de objetos e perspectivas na comunicação, desenvolvimento e mudanga social

Adriana Angel2
Universidad de Manizales, Manizales, Colombia3 aangel@umanizales.edu.co

Alejandro Barranquero4
Universidad Carlos III de Madrid, Madrid, España5 abarranq@hum.uc3m.es

1Artículo de revisión. Ensayo de carácter meta-teórico acerca de las problemáticas y enfoques dominantes en la investigación en comunicación y cambio social en América Latina. Las reflexiones se apoyan en la revisión documental de bibliografía de referencia en la materia, así como en un estudio bibliométrico del que se da cuenta en el apartado Definiendo las bases para la reflexión teórica.
2PhD en Communication Studies, Ohio University, EE.UU.
3Investigadora del Grupo de Investigaciones de la Comunicación.
4Doctor en Periodismo de la Universidad de Málaga, España.
5Profesor e investigador del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual.

Recibido: 10 de diciembre de 2014 Aceptado: 15 de abril de 2015 Disponible en línea: 30 de noviembre de 2015


Cómo citar este artículo

Angel, A. y Barranquero, A. (2016). Mapa de objetos y perspectivas en comunicación, desarrollo y cambio social. Universitas Humanística, 81, 91-118. http://dx.doi.org/10.11144/Javeriana.uh81.mopc


Resumen

Este artículo analiza los objetos y perspectivas dominantes en el campo de la comunicación para el desarrollo y el cambio social en América Latina, de acuerdo con los resultados preliminares de un estudio bibliométrico de los artículos publicados sobre la materia en diez revistas latinoamericanas de comunicación con posición destacada en el índice H de Google Scholar. A partir de estos resultados y de la revisión documental de bibliografía de referencia en el ámbito -antologías, special issues y textos fundacionales-, se presenta un mapa de las principales problemáticas y enfoques en el estudio de la comunicación, el desarrollo y el cambio social, con el que se pretende vislumbrar las fronteras epistemológicas del campo y establecer diálogos con otras disciplinas de las ciencias sociales.

Palabras clave: comunicación; desarrollo; cambio social; comunicación para el cambio social; comunicación para el desarrollo; mapa


Abstract

This article analyzes the objects and dominant perspectives in the field of communication for the development and social change in Latin America according to the preliminary results of a bibliometric study of the articles published on the subject in ten Latin American journals on communication noted in the h-index of Google Scholar. From these results and the literature review of the bibliography for reference in the field -anthologies, special issues and founding texts-, a map of the main problems and approaches in the study of communication, development and social change is presented. With this material it is intended to discern the epistemological boundaries of the field and establish dialogues with other disciplines in the social sciences.

Keywords: communication; development; social change; communication for social change; communication for development; map


Resumo

Este artigo analisa os objetos e perspectivas dominantes no campo da comunicação para o desenvolvimento e a mudanga social na América Latina, de acordo com os resultados preliminares de um estudo bibliométrico dos artigos publicados sobre a matéria em dez revistas latino-americanas de comunicação com posigao destacada no índice H de Google Scholar. A partir destes resultados e da revisão documental de bibliografía de referencia no ámbito -antologías, special issues e textos fundacionais-, apresenta-se um mapa das principais problemáticas e enfoques no estudo da comunicação, desenvolvimento e mudanga social, com que via-se vislumbrar as fronteiras epistemológicas do campo e estabelecer diálogos com outras disciplinas das ciéncias sociais.

Palavras-chave: comunicação; desenvolvimento; mudanga social; comunicação para a mudanga social; comunicação para o desenvolvimento; mapa


De la compleja relación entre comunicación y cambio social

El propósito de este trabajo es analizar cuáles son los principales objetos y perspectivas dominantes en el estudio de la Comunicación para el desarrollo y el cambio social (CDCS) en América Latina6. Esta es una de las disciplinas con mayor tradición histórica dentro del campo de la comunicación social, dado que parte de un conjunto de investigaciones pioneras que, desde la década del cincuenta del siglo pasado, intentan dar cuenta de la relación entre la comunicación y los procesos de modernización en el marco de los primeros programas de ayuda al desarrollo (Lerner, 1958; Rogers, 1962; Schramm, 1964).

Sin embargo, y a pesar de una extensa tradición de más de cincuenta años, el estatuto epistemológico de la disciplina sigue siendo uno de los más controvertidos y problemáticos del campo de la comunicología. Esto es debido, en primer lugar, al carácter necesariamente 'situado' de la investigación, que implica que los distintos contextos espacio-temporales han generado aproximaciones muy distintas al mismo objeto de estudio. Así, por ejemplo, la investigación que emerge en América Latina en la segunda mitad del siglo XX -enmarcada en las luchas contra el imperialismo estadounidense, las dictaduras o la dominación de las oligarquías locales- es, en rigor, diferente de la que se fragua en Europa o EE.UU., en un marco al que podríamos calificar de reivindicaciones post-materiales (Inglehart, 1977).

En segundo lugar, la CDCS no es tanto una disciplina especulativa como eminentemente aplicada. Es decir, nace en la práctica concreta de las agencias de desarrollo, los movimientos sociales u otras organizaciones de la sociedad civil (ONG, ONGD, asociaciones, etc.), e intenta revertir en la mejora del bienestar de individuos y poblaciones. De acuerdo con ambos factores, resulta complejo definir modelos universales y exportables a los distintos contextos locales (Gumucio y Tufte, 2006), en especial a la hora de interpretar unas experiencias que, en su diversidad y complejidad, suelen superar e invalidar con mucha rapidez lo ya teorizado. Esto es fácil de percibir en las más de cincuenta denominaciones (Ferron, 2012) que, en función de los contextos geográficos y epistemológicos, se han dado a lo largo de la historia, y entre las que podríamos destacar  por su popularidad reciente- las de comunicación radical (Downing, 2001), alternativa (Atton, 2001), comunitaria (Rennie, 2006), popular (Kaplún, 1985) o ciudadana (Rodríguez, 2001).

El carácter situado y la dispersión conceptual son una fuente inagotable para la imaginación teórica y, en especial, para asimilar los matices de unas experiencias que resultan muy disímiles entre sí de acuerdo a los agentes que las activan, sus objetivos y modos de organización o el grado de participación ciudadana que promueven. Sin embargo, la extrema diversidad empírica supone una enorme limitación para el campo, por cuanto resulta difícil que las investigaciones dialoguen entre sí y se autoperciban como parte integrante de una disciplina histórica como la CDCS que, en sentido amplio, se orienta a la creación de redes de solidaridad y alianzas entre diferentes actores para la reforma comunicacional y en torno a valores como los derechos humanos o la justicia social y ambiental.

En otras palabras, la CDCS se ha institucionalizado como campo de estudio pese a la debilidad que implica que convivan, en su seno, objetos particulares y muy distintas percepciones. Esta es la preocupación que orientó estudios pioneros como los de Luis Ramiro Beltrán, que elaboró el primer mapa mundial de las teorías estadounidenses de la CDCS con motivo de su tesis de maestría (Beltrán, 1968). Años más tarde, haría lo propio para evaluar los "objetos, premisas y métodos" dominantes de la investigación latinoamericana en comunicación y cambio social (Beltrán, 1976), inaugurando una larga tradición de estudios históricos y meta-teóricos al respecto (Manyozo, 2012; Gumucio y Dagron, 2008; Servaes, 1999; Shah, 2011).

Definiendo las bases para la reflexión teórica

Lo que se propone a continuación es un primer acercamiento a las temáticas y orientaciones que actualmente predominan en la literatura académica sobre comunicación, desarrollo y cambio social en América Latina. El trabajo se basa en un estudio bibliométrico realizado sobre diez de las revistas de comunicación más importantes del ámbito latinoamericano. Como todo estudio bibliométrico (Sancho, 1990), el presente tuvo como objetivo conocer el estado actual de la producción académica en el campo de la CDCS, con el fin de proponer cartografías como la que se expone al final de este artículo y que representa, gráficamente, los enfoques, diálogos y objetos que identifican la producción actual sobre CDCS. Aunque se han realizado estudios bibliométricos sobre la producción académica del campo de la comunicación en general (Castrillo, Rubio y Almansa, 2012; Feeley, 2008; Feeley yMoon, 2010), son más escasos los estudios que se enfocan en una tradición específica de la comunicación o, más aún, en el análisis de los enfoques teóricos en los que se sustenta un subcampo determinado.

Como explican Borgman y Rice (1992), los estudios bibliométricos permiten identificar comunidades académicas y redes científicas propias de un campo; ayudan a comprender el crecimiento y evolución de las áreas de conocimiento; brindan información sobre autores e instituciones sobresalientes en una tradición, y muestran los enfoques dominantes empleados por académicos en la producción de los saberes. El presente artículo se centra precisamente en este último aspecto, en la medida en que presenta, describe e interpreta los enfoques clásicos y emergentes empleados por investigadores y profesionales para comprender los fenómenos y problemáticas relacionados con la CDCS.

Siguiendo la clasificación de Castillo y Carretón (2010), los resultados preliminares del estudio bibliométrico se enfocan, por un lado, en el estudio de las revistas científicas y los emisores observados en tanto que investigadores-autores y, del otro, en los mensajes publicados y el contenido de los artículos científicos, todos ellos indicadores de producción, circulación, visibilidad y colaboración. No se analizaron, sin embargo, lo que Castillo y Carretón denominan receptores o lectores, ni la influencia o impacto de las publicaciones, puesto que esto supondría un estudio más enfocado a la recepción que escapa a los objetivos de este artículo.

Como es frecuente en los estudios bibliométricos, la unidad de análisis fue el artículo (Borgman y Rice, 1992; Sancho, 1990) y, específicamente, artículos publicados durante los últimos cinco años (2009-2013) en los journal latinoamericanos más citados en el índice H de Google Scholar, de acuerdo con la sistematización de revistas en comunicación elaborada por Repiso y Delgado (2013). Entre estas revistas, se seleccionó la publicación mejor ubicada en cada país hasta llegar a una decena, que consideramos representativa de las discusiones a lo largo y ancho del continente: Matrizes (Brasil), Icono (Puerto Rico), Signo y Pensamiento (Colombia), Razón y Palabra (México), Cuadernos.info (Chile), Opción (Venezuela), Chasqui (Ecuador), Cuadernos H de Ideas (Argentina), Revista de Comunicación (Perú) y Punto Cero (Bolivia). En total, se analizaron 199 artículos académicos de las secciones de investigación, ensayo o números monográficos (special issues) de las publicaciones señaladas, que fueron revisados dos veces a fin de corroborar una correcta sistematización y análisis.

La siguiente tabla muestra una descripción detallada de las revistas analizadas en términos de la posición que cada una de ellas ocupa en el índice H, su país de publicación, sitio web, periodicidad de publicación, número de ediciones analizadas y número de artículos publicados sobre comunicación, desarrollo y cambio social.

Por otro lado, la gráfica 1 que se expone seguidamente muestra el número de artículos analizados y referidos a la CDCS. En este sentido, conviene aclarar que el alto número de publicaciones que sobre el tema manejan revistas como Chasqui y Razón y Palabra se debe a la publicación de números monográficos sobre temáticas específicas de CDCS a lo largo de estos últimos cinco años.

El presente artículo describe, exclusivamente, los resultados a los que apunta la categoría "objeto/s y perspectivas/s dominante/s"7, que intenta dar cuenta de cómo se autodefinen las investigaciones a la hora de abordar la relación entre comunicación, desarrollo y cambio social, dentro de la cual se enmarcan las siguientes variables: comunicación para el desarrollo, comunicación para el cambio social, comunicación participativa, comunicación alternativa, comunicación popular, folk-comunicación, movimientos sociales y TIC, buen vivir, y, por último, aproximaciones desde la dialogicidad y la performatividad. En todas ellas se profundizará en apartados futuros.

Los estudios de CDCS en el contexto latinoamericano y mundial

La teoría de la CDCS surge entre las décadas del cuarenta y cincuenta y plantea la necesidad de modernizar a las naciones del Tercer Mundo en torno a los patrones de desarrollo del Norte desde una mirada fundamentalmente economicista (Beltrán, 2006; Dissanayake, 2006). Influidos por el funcionalismo estadounidense, los primeros estudios proponen que el desarrollo se alcanza después de transitar por una línea del progreso a partir de la imitación de los valores 'más desarrollados' del Norte (Rogers, 1962). Estos son los fundamentos del denominado 'paradigma de la modernización', que se fragua desde una mirada colonial y desconocedora de la historia y las realidades sociales del Sur del planeta. En este, la comunicación se percibe como una herramienta persuasiva para generar cambios de comportamiento en poblaciones calificadas como premodernas, ignorantes o incapaces de desarrollarse por sí mismas sin la necesaria tutela de las naciones del Norte (Lerner, 1958).

Estas ideas llegan a América Latina por vía de las grandes agencias de desarrollo, pero son pronto cuestionadas por académicos y profesionales sobre la base de nuevos conceptos como los de imperialismo o dependencia cultural (Mattelart, 1998), que denuncian una situación de dominio de los países del Tercer Mundo por parte de los productos culturales e informativos elaborados desde Occidente. Esta crítica da lugar a lo que más tarde se va a conocer como la Escuela Crítica Latinoamericana de la Comunicación, que llama la atención sobre el carácter necesariamente político de los saberes comunicacionales, que no pueden reducirse a la mera observación de los fenómenos sino que deben apuntar a un cuestionamiento de los mismos, con base en una ciencia comprometida con la ética y el cambio social (Marqués de Melo, 2007).

En este escenario, el subcontinente contribuye a que la comunicación deje de jugar un papel instrumental, como mera diseminación de ideas e informaciones de carácter persuasivo, y comience a entenderse en términos de diálogo y participación comunitaria, de acuerdo con las idiosincrasias culturales y a los saberes locales, activada con base en procesos de largo aliento para generar concientización y cambio social (Freire, 1970; 2002; Fals Borda, 2006; Kaplún, 1985). El cambio de paradigma llega también de la mano de un contexto rico en experiencias de comunicación alternativa -por ejemplo radios sindicales mineras bolivianas-,en la que nociones como comunicación horizontal y derecho a la comunicación (Beltrán, 1979) se alinean con las discusiones más amplias sobre la necesidad de articular un Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación (NOMIC), que tiene como hito más destacado la publicación del informe McBride (1980). En la década del ochenta se produce un nuevo auge de estudios que centran su atención en los medios alternativos al margen del sistema dominante, en buena medida estimulados por la percepción de que, a nivel macro, los gobiernos continúan desoyendo los llamados a desarrollar políticas democratizadoras de la comunicación en la línea propuesta por el NOMIC/McBride, por lo que la atención debe considerarse en proyectos micro de carácter alternativo, artesanal y comunitario.

A finales de la década del noventa, el campo de estudio de la CDCS encuentra un nuevo impulso, con la celebración de unas reuniones -en Bellagio (1997), Cape Town (1998)- en las que algunos de los investigadores y profesionales más relevantes de la disciplina, entre ellos algunos latinoamericanos, intentan planificar una nueva hoja de ruta para el siglo XXI8. Esta alienta a desestimar la noción de comunicación para el desarrollo, por la impronta colonial y economicista antes descrita, y a avanzar hacia el concepto de comunicación para el cambio social, que recoge muchas de las críticas latinoamericanas de los años 70 y 80, y que es definida como:

[...] una manera de pensar y practicar que pone a las personas en control de los significados y el contenido de los procesos de comunicación. Con base en el diálogo y la acción colectiva, es un proceso de diálogo público o privado a través del cual las personas determinan quiénes son, qué necesitan y qué quieren con el fin de mejorar sus vidas. (Gumucio y Tufte , 2006, p. xix)

Aun a falta de una tarea más profunda de complejización del concepto de cambio social y de distanciamiento con respecto al antiguo desarrollo (Barranquero, 2012; Barranquero y Sáez, 2015), la nueva denominación ha sido adoptada por muchas organizaciones y académicos. Buena muestra de ello es la aparición de los primeros compendios mundiales acerca de teorías y experiencias (Downing, 2010; Gumucio, 2001; Wilkins, Tufte y Obregón, 2014), entre las que se destaca, sin duda, la "Antología de la comunicación para el cambio social", publicada en inglés y en español (Gumucio y Tufte, 2006; 2008) y en la que se recopilan más de 185 artículos o fragmentos que figuran entre lo más destacable de la producción histórica y contemporánea.

Por otro lado, la CDCS ha seguido ganando posiciones en el debate internacional. Ejemplos de esto son la prolífica actividad que muestran las secciones especializadas en esta materia en las principales asociaciones mundiales, regionales o estatales de investigación en comunicación9 y la multiplicación de estudios en torno al papel de los medios y las nuevas plataformas digitales en el ámbito de los movimientos sociales, acompañando al nuevo ciclo de protestas que emerge a partir de 2011 Primavera Árabe, Occupy en EE.UU., 15M en España, las revueltas de los estudiantes chilenos, el Yosoy132 en México y las protestas ciudadanas de Brasil, en 2013.

Los objetos y perspectivas clásicas de la CDCS

Esta transición de perspectivas en el campo de la CDCS ha dado lugar a la convivencia actual de una diversidad de enfoques para el análisis de los fenómenos relacionados con el mismo objeto de estudio: la relación entre comunicación y transformación. Los resultados preliminares del análisis bibliométrico de la producción latinoamericana de los últimos años así lo advierten, puesto que apuntan a un escenario en el que perspectivas de corte clásico (las de las décadas de los setenta, ochenta y noventa) conviven con nuevas reformulaciones que derivan, bien del panorama de creciente digitalización de los medios (Internet, telefonía móvil o redes sociales), o bien de nuevos debates en el ámbito de las teorías críticas y postdesarrollo (Escobar, 2000).

Si bien resulta complejo adscribir los estudios a una sola de las variables o valores antes descritos en la categoría de 'objeto/s y perspectiva/s dominante/s', la mayor parte de la literatura analizada apunta a discusiones en torno a los conceptos de desarrollo, cambio social y participación. La autodefinición de muchos estudios en torno a la noción clásica de comunicación para el desarrollo resulta a todas luces interesante, puesto que la mayor parte de los trabajos encontrados maneja una comprensión crítica con respecto a sus fundamentos históricos y epistemológicos y a las connotaciones coloniales, economicistas y exógenas denunciadas tempranamente durante las décadas del sesenta y setenta (Beltrán, 1974; 1976; Díaz Bordenave, 1976).

En esta línea, son muy escasos los artículos planteados desde la óptica vertical del desarrollo, la modernización y el difusionismo que, a lo sumo, están centrados en investigaciones en el ámbito rural. En su lugar, abundan los escritos situados desde la óptica de la comunicación para el cambio social y la comunicación participativa, que abren el camino a nuevos diálogos con respecto a enfoques emergentes como los del grupo modernidad/colonialidad (p.e. Escobar, 2006, 2007; Quijano, 2000), los debates sobre el 'buen vivir' (p.e. Acosta, 2013), o concepciones en torno a los comunes (commons) y el activismo digital (p.e. Sádaba, Domínguez, Rowan, Martínez y ZEMOS98, 2013).

En segundo lugar, la literatura analizada incide en la ya larga tradición de estudios sobre comunicación alternativa en América Latina, que se remonta a los años setenta y que muestra un pico de actividad durante el primer lustro de los ochenta, coincidiendo con el progresivo abandono del debate NOMIC/McBride, como antes señalábamos. Esta se suele concentrar en el análisis concreto de aquellos medios que plantean un discurso contra hegemónico al de los medios dominantes o que se articulan en torno a modos alternativos de gestión -p.e. participativa, asamblearia-, financiación -no estrictamente publicitaria- o a la relación con las audiencias-más horizontal-con respecto a los medios convencionales. Por otra parte, esta literatura pone el foco en la capacidad de las distintas comunidades a la hora de crear o apropiarse de medios o contenidos acordes con sus necesidades y con fines de cambio social, a partir de estudios clásicos (p.e. Reyes Matta, 1983; Simpson, 1986) y contemporáneos (p.e. Downing, 2001; 2010; Rodríguez, 2001; 2010a).

En tercer lugar, se destacan los trabajos que profundizan en el concepto de comunicación y culturas populares, que con el paso del tiempo han conformado una rama propia de los Cultural Studies británicos (Williams, Thompson, Hall), a saber, los denominados Estudios Culturales Latinoamericanos (Martín Barbero, 2004) o las "prácticas latinoamericanas en cultura y poder" (Mato, 2003). El debate estaba en la mesa desde que Paulo Freire ([1970] 2002) y Mario Kaplún (1985) centraron su atención en las manifestaciones educomunicativas de las clases populares y subalternas, en contraposición con la cultura mainstream de los medios masivos o a la alta cultura que deriva de instancias como la academia o las bellas artes. Esta se vuelve a revitalizar a finales de los ochenta con la publicación de De los medios a las mediaciones (Martín Barbero, [1987] 2001), que inspiró innumerables trabajos y ayudó a complejizar la noción de 'lo popular' a partir de sus imbricaciones con lo nacional y lo masivo.

Emparentados con estos, muchos artículos de autores brasileños se acercan a la relación entre comunicación y cambio social desde la perspectiva de la folkcomunicación. Esta tradición emerge en 1967, a partir de la tesis de doctorado de Luiz Beltráo-analizada en Benjamín (1998) y Feliciano (1993)- que advierte sobre los procesos informales de comunicación a cargo de los sectores populares como los que se cimentan en el folklore y su importancia en los procesos de cambio social. La folkcomunicación intenta evaluar cómo los sectores populares plantean una relación compleja de 'ida y vuelta' entre los mensajes que reciben de los mass media y sus recodificaciones de tipo colectivo, más allá de la teoría del flujo de comunicación en dos etapas (Lazarsfeld, Berelson y Gaudet, 1962), que insistía en la importancia de los liderazgos como etapa previa a la recepción popular (Marqués de Melo, 1999). La orientación de Beltráo fue adoptada por autores como Gilberto Freyre y José Marqués de Melo, y hoy anima a nuevas generaciones de investigadores que, a medio camino entre la antropología y la comunicología, se acercan a la folkcomunicación y al estudio de las culturas populares.

Los enfoques emergentes

Sin ser tan numerosos como los primeros, el análisis de las revistas revela la existencia de numerosos estudios que consideramos adscritos a la relación entre comunicación y cambio social, aunque no la enuncian explícitamente. Nos referimos a trabajos que profundizan en los usos de las TIC por parte de ONG y movimientos sociales o que se inspiran en perspectivas como la ecología crítica, el indigenismo y el 'buen vivir'. Se trata dela dialogicidad y la democracia deliberativa y las teorías de la performatividad.

Uno de los enfoques más visibles en la literatura contemporánea agrupa a estudios que inciden en las teorías de los (nuevos) movimientos sociales y sus usos y apropiaciones de unas tecnologías (Internet, blogs, telefonía móvil, social media, etc.) que contribuyen, entre otros, a la definición de su identidad y objetivos, a su expansión y conexión con luchas globales y a la conformación de repertorios de acción colectiva para la visibilización de ciertas causas. Estos artículos beben asimismo de la nueva literatura generada desde finales de los noventa en torno al periodismo ciudadano y a enunciados que dan cuenta de los nuevos procesos de activismo y colectivización en el nuevo escenario digital, tales como la inteligencia colectiva (Lévy), multitudes inteligentes (Rheingold), intercreatividad (Berners-Lee), arquitectura de la participación (O'Reilly) y autocomunicación de masas (Castells) (en Romaní y Kuklinski, 2007). En esta categoría se engloban los análisis de experiencias en torno a la transparencia informativa (p.e. Wikileaks), el hacktivismo (p.e. Anonymous), los replanteamientos de la propiedad intelectual a favor de ideales como el bien común (procomún, comunes, commons) y la neutralidad de la red (Sádaba et al., 2013).

Otro de los enfoques emergentes se traduce al español como buen vivir o vivir bien y proviene de las cosmovisiones ancestrales de las comunidades indígenas de los Andes. Estas hacen referencia a la vida en plenitud que resulta de una interacción armónica y solidaria entre seres humanos y naturaleza (Acosta, 2013; Walsh, 2010) y proponen una nueva visión de la comunidad como 'común-unidad', que trasciende la versión occidental clásica de 'estructura social' para entenderla como convergencia y equilibrio entre la humanidad y los entornos físicos y naturales (Gudynas, 2011). Llevada a dialogar desde el año 2000 con las ciencias sociales, la cosmovisión del 'buen vivir' ha contribuido a la descolonización epistemológica y, por tanto, a la deconstrucción de las metanarrativas y nociones totalizantes y colonizadoras del Norte del planeta (Escobar, 2000). Por otro lado, ha contribuido a que América Latina se convierta en un nuevo "locus de enunciación" (Mignolo, 2005), para hacer frente a la hegemonía del pensamiento moderno y a las visiones coloniales y antiecológicas del desarrollo que aún dominan muchas instancias.

En esta categoría englobamos aquellos trabajos que, enunciados o no desde el marco del 'buen vivir', inciden en torno a las particularidades de la comunicación indígena -largamente invisibilizada en los estudios de comunicación-y entre los que abundan las referencias al 'vivir bien'-en tanto que diálogo interhumano y natural-y en los que se enfatiza en el rescate de los saberes tradicionales y una nueva visión de la justicia social y ecológica desde el respeto a la biodiversidad.

La dialogicidad es el tercer enfoque emergente y se caracteriza por el lugar central que le atribuye al diálogo en los procesos de cambio social. La revisión de la literatura en CDCS (Angel y Obregón, 2011) demuestra que la noción de diálogo se aborda principalmente de tres maneras: como modelo de comunicación contrapuesto a la comunicación masiva; como evento de comunicación interpersonal- esto es, como auténtico encuentro consubstancial con el otro (Bakhtin, 1981; Buber, 1958) y por último, como proceso de deliberación pública y estrategia para la acción colectiva, la diplomacia y el consenso (Figueroa, Kincaid, Rani, y Lewis, 2006; Parks, Gray-Felder, Hunt, y Byrne, 2006; Wierzbicka, 2006). Con base en este enfoque, el diálogo se convierte en una forma especializada de comunicación que moviliza actuaciones colectivas y crea oportunidades significativas para la justicia social. Así, mientras que algunas perspectivas y experiencias exaltan la neutralidad, el poder mediador, la capacidad de lograr consensos y la omnipresencia del diálogo, otras resaltan su capacidad de subversión, debate y diferencia para canalizar procesos de activismo que llevan al cambio social (Ganesh y Zoller, 2012).

En el recuento se encontraron muy pocos artículos dedicados a la comunicación interpersonal. Los estudios de la primera línea (comunicación dialógica contrapuesta a la masiva) se adscribieron al bloque de la 'comunicación alternativa'. No obstante, se encontraron algunos trabajos en torno a procesos de deliberación pública que inciden en el papel de la comunicación en experiencias o en formulaciones ideales acerca de la denominada democracia radical, participativa o deliberativa (Barber, 1984; Bohman y Rehg, 1997).

El cuarto y último enfoque es el performativo, que se basa, en buena medida, en los planteamientos sobre 'estudios de performance' del etnógrafo canadiense Dwight Conquergood (2002)- aunque en América Latina podríamos vislumbrar precedentes como la perspectiva del Teatro del Oprimido de Augusto Boal-. Dada su estrecha relación con el teatro, la ritualidad y la interpretación oral de la literatura, los estudios de performance se definen como una perspectiva interpretativa enfocada en la producción de significados con relación al performance y, por lo tanto, con base en la posicionalidad desde la que se actúa, las experiencias encarnadas (embodied experiences), el cuerpo y las narrativas.

En relación con el campo de CDCS, la performatividad para la transformación social emerge como nuevo enfoque a través del cual se busca superar la dicotomía desarrollo/cambio social, la cual, como explica Rodríguez (2010b), ha consumido muchos esfuerzos y tiempo de los académicos de la CDCS, en perjuicio de nuevos enfoques que pueden resultar más útiles para lograr la emancipación. De hecho, la investigadora colombiana explica que, en contextos de violencia en los que no es posible emplear estrategias de persuasión ni de participación, la performatividad se constituye en una opción para llevar a las personas a hacer, ser y pensar de manera diferente a través de su cuerpo, posicionalidad y el relato de sus experiencias (Rodríguez, 2010b).

Los objetos y perspectivas clásicas y contemporáneas podrían resumirse en el cuadro aclaratorio que se propone a continuación, aunque conviene señalar que las problemáticas relatadas no conforman compartimentos estancos sino que, por lo general, dialogan entre sí:

Desde el punto de vista estadístico, los enfoques más empleados en la muestra de 199 artículos analizados son los de participación y ciudadanía (47,7%), desarrollo (28,1%), transformación social (21,6%), movimientos sociales (19,6%) y comunicación comunitaria (17,1%). En menor medida, se acogen enfoques relacionados con la performatividad y el cambio social (0,5%), el 'buen vivir' (4,5%), la folkcomunicación (6,0%), la dialogicidad (9,0%) y la comunicación popular (9,0%).

Mapa de objetos y perspectivas del campo CDCS

La anterior descripción de los enfoques, problemáticas y diálogos interdisciplinares permite asimismo proponer un mapa que presenta gráficamente los objetos y perspectivas del campo de la CDCS, según con su producción académica actual. La creación de una cartografía de conocimientos constituye un desafío, en la medida en que los mapas representan de manera fija y estática realidades que están siempre en permanente transformación. El objetivo del presente artículo no es crear un mapa de pretensiones objetivas que reifique la CDCS y la presente, por tanto, como un campo estático, completo o suspendido en el tiempo. Por el contrario, este ejercicio debe concebirse como un instrumento pedagógico, histórico, epistemológico e icónico que permite representar visualmente los enfoques, transformaciones e influencias del campo y que condensa las líneas de discusión arriba presentadas (Gráfica N° 3).

Conclusiones

El objetivo del presente artículo ha sido analizar y contextualizar históricamente los objetos y perspectivas dominantes en el campo de la CDCS en América Latina, de acuerdo con los resultados preliminares de un estudio bibliométrico de los artículos publicados sobre CDCS en diez revistas latinoamericanas de comunicación con posiciones destacadas en el índice H de Google Scholar. El análisis demostró cómo los autores actualizan y problematizan perspectivas clásicas como la comunicación para el desarrollo, la comunicación alternativa, la comunicación popular y la folkcomunicación. Asímismo, se evaluó la contribución al campo de la CDCS de enfoques emergentes como el buen vivir, los (nuevos) movimientos sociales y su relación con las TIC, la dialogicidad y las teorías de la performatividad y la transformación social.

Pensar un posible mapa de objetos y perspectivas de la CDCS supuso entonces incluir estos enfoques que, a la vez, son consecuencia de diálogos interdisciplinares en el ámbito particular de la comunicación y general de las ciencias sociales. En el caso de los enfoques emergentes puede verse, por ejemplo, la incidencia que perspectivas contemporáneas como el poscolonialismo, el feminismo, el indigenismo y la ecología crítica han tenido en enfoques específicos de la CDCS como el 'buen vivir' y la performatividad.

Sin embargo, esta diversidad de perspectivas -que enriquece sin duda el campo de la CDCS- es también reflejo del escaso diálogo que aún existe entre dichos enfoques, de tal manera que muchos trabajos no se nutren de las categorías, problemas y concepciones fundamentales de los otros. Más aún, es necesario que estos enfoques se inscriban y autoperciban directamente como parte de un marco amplio de estudios en comunicación y cambio social, puesto que muchos autores no llegan a enmarcar sus investigaciones dentro de la CDCS, a pesar de estar íntimamente relacionados con ella. Es por ello que consideramos que el campo se fortalecerá en la medida que estos enfoques dialoguen entre sí y explícitamente se inscriban dentro del área, lo que sin duda contribuiría a aclarar y fortalecer el estatuto epistemológico de la CDCS dentro de la comunicación social.

Cartografías como la que se presentaron en este artículo pueden ayudar a articular -aunque sea a nivel meramente teórico en un primer momento- las distintas perspectivas de la CDCS, de tal modo que se invite a los autores y profesionales a dar vida a un verdadero diálogo y, sobre todo, a inscribir sus trabajos en el campo, con los compromisos teóricos y éticos que ello implica. No obstante, conviene seguir trazando mapas y estudios de sistematización que ofrezcan una visión más completa del área en aspectos relacionados con sus fuentes teóricas, problemáticas específicas de estudio o poblaciones en las que enfatizan los análisis. Todos estos esfuerzos contribuirán a esclarecer y fortalecer el lugar que la CDCS ocupa en el propio mapa de la comunicación y de las ciencias sociales en un sentido amplio.


Pie de página

6A lo largo del artículo se emplea el rótulo genérico CDCS, al entender que ambas denominaciones -comunicación para el desarrollo y comunicación para el cambio social- conviven actualmente en la literatura académica latinoamericana y mundial, si bien se detecta una tendencia a la progresiva implantación de esta última, como se señala a lo largo de los siguientes epígrafes.
7El estudio, aún en proceso de sistematización, recogía otras catorce categorías, como: título de la revista, año de publicación, autoría, género de los autores, filiación institucional, tipo de artículo, problemática abordada, población objeto de análisis, ubicación geográfica de la población, método de investigación predominante, técnica de investigación más destacada, medio de comunicación analizado y tipo de comunicación abordada.
8Las reuniones fueron promovidas por el Consorcio de la Comunicación para el Cambio Social {Communication for Social Change Consortium), con sustento económico de la Rockefeller Foundation.
9Nos referimos en particular a las secciones Community Communication (ComCom) y Participatory Communication Research (PCR) de la International Association for Media and Communication Research (IAMCR) y a las divisiones Global Communication and Social Change, Instructional and Development Communication y Popular Communication de la International Communication Association (ICA). En el ámbito latinoamericano y sin explorar las asociaciones de carácter estatal, se destacan los grupos temáticos Comunicación para el cambio social; Comunicación popular, comunitaria y ciudadana, y Comunicación, tecnología y desarrollo de la Asociación Latinoamericana de Investigación de la Comunicación (ALAIC).


Referencias

Acosta, A. (2013). El buen vivir. Sumak Kawsay, una oportunidad para imaginar otros mundos. Barcelona: Icaria.         [ Links ]

Angel, A. y Obregón, R. (2011). Un análisis crítico de las perspectivas de diálogo en la literatura sobre comunicación para el desarrollo y cambio social. Signo y Pensamiento, 58, 190-205.         [ Links ]

Atton, C. (2001/ Alternative media. London: Sage.         [ Links ]

Bakhtin, M. M. (1981). The dialogic imagination: Four Esays. Austin: University of Texas Press.         [ Links ]

Barber, B. (1984). Strong democracy. Participatory politics for a new age. Berkeley: University of California Press.         [ Links ]

Barranquero, A. (2012). De la comunicación para el desarrollo a la justicia ecosocial y el buen vivir. CIC Cuadernos de Información y Comunicación, 17, 63-78.         [ Links ]

Barranquero, A., y Sáez Baeza, C. (2015). Comunicación y buen vivir: La crítica descolonial y ecológica a la comunicación para el desarrollo y el cambio social. Palabra Clave.En imprenta.         [ Links ]

Beltrán, L. R. (1968). Comunicación y modernización. Significación, papeles y estrategias. (Tesis de maestría no publicada). Michigan State University.         [ Links ]

Beltrán, L. R. (1974, septiembre 17-20) Communication research in Latin America: the blindfolded inquiry?. En International Scientific Conference on Mass Communication and Social Consciousness in a Changing World, IAMCR, Leipzig.         [ Links ]

Beltrán, L. R. (1976). Alien premises, objects, and methods in Latin American communication research. En E.M. Rogers (Ed./ Communication and Development: Critical Perspectives (pp. 15-42). Beverley Hills, CA: Sage.         [ Links ]

Beltrán, L. R. (1979). Farewell to Aristotle: 'horizontal communication'. International Commission for the Study of Communication Problems. N° 48 (pp. 1-48.). París: UNESCO.         [ Links ]

Beltrán, L. R. (1993, febrero 23-26). Comunicación para el desarrollo en Latinoamérica: una evaluación al cabo de cuarenta años. IV Mesa Redonda sobre Comunicación y Desarrollo. Lima: Instituto para América Latina.         [ Links ].

Beltrán, L. R. (2006). Rural development and social communication: relationships and strategies. En A. Gumucio-Dragon y T. Tufte (Eds.). Communication for social change anthology: Historical and contemporary readings (pp. 76-87). New Jersey, NJ: Communicationfor Social ChangeConsortium.         [ Links ]

Benjamin, R. E. (Org.) (1998). Itineràrio de Luiz Beltrào. Recife: Associação da Imprensa de Pernambuco/Fundação Antonio dos Santos Abranches-Fasa.         [ Links ]

Bohman, J. y Rehg, W. (Eds.)(1997). Deliberative democracy: Essays on reason and politics. Cambridge, MS: MIT.         [ Links ]

Borgman, C. L. y Rice, R. E. (1992). The convergence of information science and communication: A bibliometric analysis. Journal of the American Society for Information Science, 43, 397-411.         [ Links ]

Buber, M. (1958). I and Thou. Nueva York: Collier Books.         [ Links ]

Castillo, A. y Carretón, M. (2010). Investigación en comunicación: Estudio bibliométrico de las revistas de comunicación en España. Comunicación y Sociedad, 23, 289-327.         [ Links ]

Castillo, A., Rubio, A. y Almansa, A. (2012). Análisis bibliométrico de las revistas de mayor impacto del ISI.Revista Latina de Comunicación Social, 67, 248-270. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=81923566006        [ Links ]

Conquergood, D. (2002). Performance studies: Interventions and radical research. The Drama Review, 42, 145-156.         [ Links ]

Díaz Bordenave, J.D. (1976).Communication of agricultural innovations in Latin America: The need for new models. En E. M. Rogers (Ed.). Communication and Development: Critical Perspectives (pp. 43-62). Beverley Hills, CA: Sage.         [ Links ]

Dissanayake, W. (2006). A Buddhist approach to development: a Sri Lankan endeavor. En A. Gumucio-Dragon y T. Tufte (Eds.). Communication for social change anthology: Historical and contemporary readings (pp. 243-245). New Jersey: Communication for Social Change Consortium.         [ Links ]

Downing, J.D. (2001). Radical media. Rebellious communication and social movements. Londres: Sage.         [ Links ]

Downing, J.D. (Ed.) (2010). Encyclopedia of social movement media. Thousand Oaks, CA: Sage.         [ Links ]

Escobar, A. (2000). Beyond the search for a paradigm? Post-development and beyond. Development, 43(4), 11-14.         [ Links ]

Escobar, A. (2006). Cruzando fronteras and the borders of thought. En A. Gumucio-Dragon y T. Tufte (Eds.).Communication for social change anthology: Historical and contemporary readings (pp. 654-662). New Jersey: Communicationfor Social ChangeConsortium.         [ Links ]

Escobar, A. (2007). Worlds and knowledges otherwise: The Latin American modernity/coloniality Research Program. Cultural studies, 21(2-3), 179-210.         [ Links ]

Fals Borda, O. (2006). The application of the participatory communication research. En A. Gumucio, y T. Tufte (Eds.). Communication for social change anthology: Historical and contemporary readings (pp. 321-331). New Jersey: Communication for Social Change Consortium.         [ Links ]

Feeley, T. H. (2008). A bibliometric analysis of communication journals from 2002 to 2005. Human Communication Research, 34, 505-520        [ Links ]

Feeley, T. H. y Moon, S. (2010). Update on journal impact ratings in communication: 2006-2008. Communication Research Reports, 27, 355-364.         [ Links ]

Feliciano, F.A. (1993). LuizBeltrão, um senhor do mundo. Sao Paulo: ECA/USP.         [ Links ]

Ferron, B. (2012). Les médias alternatifs: 'Contre-culture' ou 'sous-culture'?Les luttes de (dé) légitimation de la communication contestataire à travers l'étude de publications académiques et militantes(Tesis inédita de doctorado). Universidad de Rennes 1.         [ Links ]

Figueroa, M., Kincaid L., Rani, M. y Lewis, G.(2006). Communication for social change: An integrated model for measuring the proess and its outcomes. En Gumucio, A. y Tufte, T. (Eds.). Communication for Social Change Anthology: Historical and contemporary Readings(pp. 589-591). New Jersey, NJ: Communication for Social Change Consortium.         [ Links ]

Freire, P. ([1970] 2002). Pedagogía del oprimido. Madrid: Siglo XXI        [ Links ]

Ganesh, S., & Zoller, H. M. (2012).Dialogue, Activism, and Democratic Social Change. Communication Theory, 22, 66-91.         [ Links ]

Gudynas, E. (2011). Buen Vivir: Today's tomorrow. Development, 54(4), 441-447.         [ Links ]

Gumucio, A. (2001). Haciendo olas. Historias de comunicación participativa para el cambio social. Nueva York, NJ: The Rockefeller Foundation.         [ Links ]

Gumucio, A. (2011). Comunicación para el cambio social: clave del desarrollo participativo. Signo y Pensamiento, 30(58), 26-39.         [ Links ]

Gumucio, A. y Tufte, T. (Eds.) (2006). Communication for Social Change Anthology: Historical and Contemporary Readings. Nueva York, NJ: Communication for Social Change Consortium.         [ Links ]

Gumucio, A. y Tufte, T. (Eds.) (2008). Antología de la Comunicación para el Cambio Social. Lecturas históricas y contemporáneas. La Paz: Plural.         [ Links ]

Huanacuni, F. (2010). Vivir Bien / Buen Vivir. Filosofía, políticas, estrategias y experiencias regionales. Sopocachi, Bolivia: III-CAB.         [ Links ]

Inglehart, R. (1977). The silent revolution: Changing values and political stylesamong Western publics. Princeton: Princeton University Press.         [ Links ]

Kaplún, M. (1985). El comunicadorpopular. Quito: CIESPAL.         [ Links ]

Lazarsfeld, P., Berelson, B. y Gaudet, P. (1962). EI pueblo elige. Buenos Aires: Ediciones 3.         [ Links ]

Lerner, D. (1958). The passing of traditional society: Modernizing the Middle East. Nueva York, NJ: Free Press of Glencoe.         [ Links ]

Manyozo, L. (2012). Media, Communication and Development. Three Aproaches. New Delhi: Sage        [ Links ]

Marqués de Melo, J. (1999). Luiz Beltrao: pionero de los estudios de comunicación popular en Brasil.Revista Latina de Comunicación Social, 21.Recuperado de http://www.ull.es/publicaciones/latina/a1999dse/46beltrao.htm        [ Links ]

Marqués de Melo, J. (2007). Entre el saber y el poder: pensamiento comunicacional latinoamericano. Monterrey: Unesco.         [ Links ]

Martín Barbero, J. ([1987] 2001). De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía. Barcelona: Gustavo Gili.         [ Links ]

Martín Barbero, J. (2004). Oficio de cartógrafo. Travesías latinoamericanos de la comunicación en la cultura. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.         [ Links ]

Mato, D. (2003). Prácticas intelectuales latinoamericanos en cultura y poder: sobre la entrada en escena de la idea de "Estudios Culturales Latinoamericanos" en un campo de prácticas más amplio, transdisciplinario, crítico y contextualmente referido. Revista Iberoamericana, 69(203), 389-400.         [ Links ]

Mattelart, A. (1998). La mundialización de la comunicación. Barcelona: Paidós.         [ Links ]

McBride, S. (Coord.) (1980). Informe McBride. Voces múltiples, un solo mundo. Paris: Unesco.         [ Links ]

Mignolo, W. (2005). The idea of Latin America. Malden, MA: Blackwell Publications.         [ Links ]

Parks, W., Gray-Felder, D., Hunt, J., y Byrne, A. (2006). Who measures change? En Gumucio, A. y Tufte, T. (Eds.). Communication for Social Change Anthology: Historical and Contemporary Readings (pp. 817-824), New Jersey, NJ: Communication for Social Change Consortium.         [ Links ]

Pasquali, A. ([1963] 1986). Comunicación y cultura de masas. Caracas: Monte Ávila.         [ Links ]

Quijano, A. (2000). Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. En E. Lander (Comp.). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas (pp. 201-246). Buenos Aires, Argentina: Clacso.         [ Links ]

Rennie, E. (2006). Community media: A global introduction. Lanham: Rowman Littlefield.         [ Links ]

Repiso, R. y Delgado, E. (2013, octubre 26). H Index Communication Journals according toGoogle Scholar Metrics (2008-2012). EC3 Reports, 6. Recuperado de http://arxiv.org/ftp/arxiv/papers/1310/1310.7378.pdf        [ Links ]

Reyes Matta, F. (Comp.) (1983). Comunicación alternativa y búsquedas democráticas, México: ILET/Friedrich Ebert Stiftung.         [ Links ]

Rodríguez, C. (2001). Fissures in the Mediascape. An Internacional Study of Citizens' Media. Cresskill, NJ: Hampton Press.         [ Links ]

Rodríguez, C. (2010a). De medios alternativos a medios ciudadanos: trayectoria teórica de un término. Folios, revista de la Facultad de Comunicaciones, 21, 13-25.         [ Links ]

Rodríguez, C. (2010b). Communication and the power of performance. Media Development, 57(4), 26-29.         [ Links ]

Rodríguez, C. y Moreman, S. T. (2011). Unhinged realities: Communication and the power of performance. Conference Papers - International Communication Association, 1-13.         [ Links ]

Rogers, E. M. (1962). Diffusion of Innovations. Nueva York, NJ: Free Press Glencoe.         [ Links ]

Romaní, C. C. y Kuklinski, H. P. (2007). Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food. Barcelona y México DF: Grup de Recerca d'Interaccions Digitals, Universitat de Vic y Flacso México.         [ Links ]

Sádaba, I., Domínguez, M., Rowan, J., Martínez, R. y ZEMOS98. (2013). La tragedia del copyright. Bien común, propiedad intelectual y crisis de la industria cultural. Barcelona: Virus.         [ Links ]

Sancho, R. (1990). Indicadores bibliométricos utilizados en la evaluación de la ciencia y la tecnología. Revista Española de Documentación Científica, 13, 842-865.         [ Links ]

Servaes, J. (1999). Communication for development: One world, multiple cultures. Cresskill, NJ: Hampton Press.         [ Links ]

Shah, H. (2011). Meta-research of development communication studies, 19972006. Glocal Times. The Communication for Social Change Web Magazine,16. Recuperado de http://wpmu.mah.se/glocaltimes/?p=42        [ Links ]

Schramm, W. (1964). Mass media and national development. The role of information in the developing countries. Stanford: Stanford University Press.         [ Links ]

Schramm, W. (2006). What mass communication can do, and what it can 'help' to do in national development. En A. Gumucio y T. Tufte (Eds.).Communication for social change anthology: Historical and contemporary readings (pp. 26-35). New Jersey, NJ: Communication for Social Change Consortium.         [ Links ]

Simpson, M. (Comp.) (1986). Comunicación alternativa y cambio social. México: Premia        [ Links ]

Walsh, C. (2010). Development as BuenVivir: Institutional arrangements and (de)colonial entanglements. Development, 53(1), 15-21.         [ Links ]

Wierzbicka, A. (2006). The concept of 'dialogue' in cross-linguistic and cross-cultural perspective. Discourse Studies, 5,675-703.         [ Links ]

Wilkins, K. G., Tufte, T. y Obregón, R. (Eds.) (2014). The handbook of development communication and social change. Oxford: Wiley.         [ Links ]