SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue71Characterization of the enterpreneurial behavior of business Administration students at Universidad del RosarioAn Approximation to the characteristics of the professional entrepreneur in the Entrepreneurship Unit of Universidad Nacional de Colombia author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista EAN

On-line version ISSN 0120-8160

Rev. esc.adm.neg  no.71 Bogotá July/Dec. 2011

 

Formación en emprendimiento en estudiantes de la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Pública de Popayan

Entrepreneurial formation of Business Administration students of a Public Institution in Popayan, Colombia

Zamanda Correa Correa*
Carolina Delgado Hurtado**
Yenni Angélica Conde Cardona***


*Magister en Administración de Empresas Pontificia Universidad Javeriana. Docente Tiempo Completo. Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias Contables, Económicas y Administrativas. Departamento de Ciencias Administrativas. Grupo de Investigación en Ciencias Contables, Económicas y Administrativas GICEA.

**Magíster en Ingeniería Industrial Univalle, Docente Tiempo Completo Universidad del Cauca, Facultad Ciencias Contables, Económicas y Administrativas. Departamento de Ciencias Económicas.

***Magíster en Psicología Organizacional y del Trabajo Univalle. Docente Tiempo Completo Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias Contables, Económicas y Administrativas. Departamento de Ciencias Administrativas.

Las autoras hacen un especial reconocimiento a la Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias Contables, Económicas y Administrativas por el apoyo suministrado al proceso de investigación, cuyo resultado se refleja en el presente artículo.

Fecha de recepción: 21 de octubre Fecha de aprobación: 10 de noviembre


Resumen

Frecuentemente las instituciones educativas fomentan el emprendimiento a través de la enseñanza de crear empresa y administrar negocios, no educan en emprendimiento, por lo que no incluyen en sus programas el desarrollo de habilidades, atributos y competencias de un emprendedor exitoso. Para formar estudiantes emprendedores debe fortalecerse también el desarrollo de los atributos, manera de pensar y comportarse de los emprendedores. (Kirby, 2004; OECD, 2002; Sarasvathy 2001; Gibb 2005). El presente artículo estudia las competencias emprendedoras a desarrollar en los estudiantes de administración de empresas de una Universidad Pública. La metodología aborda diferentes diseños metodológicos, cualitativos y cuantitativos, consta de un estudio analítico y otro descriptivo. Para el estudio descriptivo se lleva a cabo una descripción de las principales competencias emprendedoras desde la literatura especializada, el análisis de los datos se realiza con paquete estadístico SSPS 15.0, por periodo y país, estableciéndose las veinte competencias más nombradas en la literatura, siendo riesgos calculados (70,3%), iniciativa/autonomía (59,5%) e innovación/creatividad (56,8%) las competencias que ocupan los primeros lugares. Las competencias marketing, lógica matemática y sentido del humor (2,7%), ocupan los últimos puestos. Para el estudio analítico se utiliza la técnica método de consenso Delphi. Una vez obtenidas las respuestas de los expertos se procesaron para determinar el nivel de concordancia, esto permitió identificar las competencias emprendedoras a desarrollar en los estudiantes de administración de empresas que para su formación solicitan de la universidad, la generación de ambientes favorables: iniciativa/autonomía, innovación/creatividad, resolución de problemas, construcción de redes, confianza en sí mismo y locus de control interno.

Palabras claves: Formación emprendimiento, Competencias, Método Delphi.


Abstract

Ordinarilly, educational institutions consolidate entrepreneurship through the teaching of how to create and manage own business, not educating students in entrepreneurship, since they do not include in their academic programs the development ofiabilities, attributes and competences of a successful entrepreneur. To form entrepreneurs, it is essential to develop attributes, thoughts and behaviors. (Kirby, 2004; OECD, 2002; Sarasvathy 2001; Gibb 2005). This study shows the entrepreneurial competences to develop in Business Administration students from a public institution. It also involves different qualitative and quantitative methodologies, based on a descriptive and an analytical study. For a descriptive study, the description of the main entrepreneurial competences is presented from the perspective of specialized literature, the analysis of data is made based on SSPS 15.0, by term and country, establishing the 20 well known competences: calculated risks (70,3 %), autonomy (59,5 %), and innovation (56,8 %). Marketing, logistics and sense of humor represent the least known competences. For the analytical study, Delphi model was used. Once the answers from experts were recorded to determine the level of correspondence, they permitted to establish the entrepreneurial competences Business Administration students should develop regarding university needs, the generation of favorable environments: autonomy, innovation, problem- solving, network building, self-trust and internal control.

Key words: Entrepreneurship formation, Competences, Delphi method.


Resuméé

Les établissements d'enseignement encouragent l'esprit d'entreprise par le biais de l'éducation pour stimuler la création d'entreprises et la gestion d'affaires, mais ne forment en entrepreneuriat et n'incluent donc pas dans leurs programmes le développement des compétences propres aux entrepreneurs à succès. Pour former des étudiants entreprenants, il conviendrait de renforcer également le développement des modes de pensée et de comportement des entrepreneurs comme de leurs compétences (Kirby, 2004;) OCDE, 2002 ; Sarasvathy 2001; (Gibb, 2005). Cet article examine les compétences entrepreneuriales à développer chez des étudiants d'administration d'entreprise d'une université publique. La méthodologie aborde différentes conceptions méthodologiques, quantitatives et qualitatives qui consistent en deux études : une analytique et une descriptive. Pour l'étude descriptive on effectue une description des principales compétences entrepreneuriales de la littérature spécialisée, cette analyse des données est effectuée avec le logiciel de statistiques SSPS 15,0 (par période et pays) qui établit les vingt compétences les plus nommées dans la littérature spécialisée: les « risques calculés » apparaissant à hauteur de 70,3 %, l'initiative/autonomie à 59,5 % et l'innovation et créativité à 56,8 %. Les compétences en marketing, en logique mathématique et en sens de l'humour (2,7 %), se voient attribuées les dernières places du classement. La technique utilisée pour le consensus de l'étude analytique est la méthode Delphi. Une fois obtenues les réponses des experts, celles-ci sont traitées pour déterminer leur niveau de cohérence. Cette technique a permis d'identifier les compétences entrepreneuriales à développer chez les élèves d'administration d 'entreprises recherchant pour leur formation universitaire la création d'une atmosphère favorable: initiative/autonomie, innovation /créativité, résolution de problèmes, construction de réseau, confiance en soi, locus de contrôle interne.

Mots clefs: Formation á l'entrepreneuriat, Compétences, Méthode Delphie.


1. Introducción

La creación de nuevas empresas es considerada como uno de los factores determinantes para el crecimiento económico y la competitividad de los países, mejorando el nivel de vida de los ciudadanos (Castillo, 2000), de hecho, su relación con la educación ha sido ampliamente estudiada por investigaciones internacionales, desde distintas perspectivas y enfoques, apareciendo estudios que encuentran una relación positiva entre el nivel educativo de los individuos y su propensión a emprender (Cowling y Taylor, 2001; Delmar y Davidsson, 2000; Robinson y Sexton, 1994).

Por lo anterior, la Universidad se planteó el reto de consolidar entre sus ejes de actuación misionales, el de incorporar el concepto de universidad emprendedora, a través de una política orientada a la formación de gestores y articuladores tecno-científicos, que promuevan la innovación y la cooperación social.

De igual manera, la propuesta curricular del programa de Administración de Empresas en coherencia con el Proyecto Educativo Institucional de la Universidad, ofrece una sólida formación en la línea de Emprendimiento y Administración, que a diferencia de los enfoques tradicionales que asocian el emprendimiento estrictamente con la creación de empresas o proyectos de inversión (empresarismo), es un emprendimiento que no es exclusivamente económico, sino aplicable a todos los campos de la vida humana. Por esta razón, concibe el emprendimiento no solo como crear nuevas organizaciones o empresas, sino también, como actuar con creatividad en la construcción de respuestas y soluciones a los problemas de los grupos sociales y al interior de las organizaciones ya existentes (Condiciones Mínimas Programa, 2004).

Sin embargo, al analizar el currículo del programa y concretamente el plan de estudios, se observa una serie de actividades encaminadas a la creación de nuevas empresas y la administración de negocios, más que a desarrollar las competencias de emprendimiento, no se encuentran actividades de enseñanza-aprendizaje orientadas a fortalecer las habilidades, atributos y comportamientos de un emprendedor exitoso, competencias necesarias para garantizar la formación de estudiantes emprendedores.

En este orden de ideas, Kirby (2004), plantea que los programas de emprendimiento en las instituciones educativas, por lo general, no educan para el emprendimiento, sino que orientan acerca del mismo y de la empresa, y no se centran en las habilidades, atributos y competencias de un emprendedor exitoso, al contrario, focalizan la enseñanza en la creación de nuevas empresas y la administración de negocios, aspectos que no son suficientes para garantizar la formación de estudiantes emprendedores, por lo que debe fortalecerse también el desarrollo de los atributos, manera de pensar y comportarse de los emprendedores (Citado por Gómez y Satizábal, 2007).

En este sentido, es poco lo que se ha avanzado en la educación en emprendimiento en Colombia, y se carece de estudios que focalicen en las características de las empresas y del proceso emprendedor de los graduados, especialmente en el contexto latinoamericano donde la investigación en este campo se encuentra en un estado embrionario, aunque con un creciente interés en los últimos años (Kantis y otros, 2002; Varela, 1991).

Surge de lo anterior, la necesidad de estudiar el proceso emprendedor haciendo hincapié en un tipo especial de emprendedores, los graduados universitarios, e identificar las competencias emprendedoras a desarrollar para formar estudiantes de administración de empresas emprendedores exitosos.

Aproximarse a la comprensión de lo que significa ser una persona con competencias emprendedoras representa para los investigadores y los actores de los sectores educativo y productivo, un gran reto cuando de su identificación y desarrollo se trata. Por ello, es necesario dejar claro la ubicación teórica para aproximarse a esta temática adoptada en el presente artículo.

1.1 Conceptualización del término emprendedor

El objetivo de esta investigación requiere precisar el concepto de emprendedor, teniendo en cuenta que se ha abordado desde diferentes ámbitos del conocimiento como la economía, la sociología, la psicología y la administración de empresas, entre otros, sin que exista un acuerdo sobre el concepto y si mucha confusión por la gran proliferación de literatura sobre este campo de estudio.

Schumpeter (1942) citado por Borjas (2003, 133-156), plantea al emprendedor en función de reformar o revolucionar el patrón de producción al explotar una invención o más comúnmente, para producir un nuevo producto o transformar uno ya existente, actividades responsables de la prosperidad que cambian el organismo económico.

Lo que realmente diferencia al emprendedor es un proceso de desarrollo caracterizado por la innovación constante (Pereira 2003 12). El concepto de emprendedor se diferencia en el desarrollo y no en los resultados de la acción.

En otras palabras, para diferenciar el concepto de emprendedor de otros conceptos, es necesario centrarse en el proceso de desarrollo y no en los resultados de la acción. Lo que permite caracterizarlo como tal, no es el resultado de la acción del emprendedor, concretada en la creación de una empresa o en una gran acumulación de capital. El real aspecto diferenciador del emprendedor es la innovación constante. Pereira (2007, 15) plantea que no es lo mismo que el concepto de empresario.

Algunos expertos cuestionan la validez del concepto emprendedor al reconocer que el término empresario es adecuado y suficiente; argumentan que el primer termino es obsoleto. Sin embargo, la bondad de la palabra emprendedor surge al constatar la limitación del concepto de empresario en lo referente a la palabra innovación. Si bien es posible que el empresario sea innovador al momento de iniciar su empresa, no es requisito sine qua non que lo siga haciendo para asegurar la existencia de la empresa.

Para McClelland (1956) citado por Borjas (2003), la motivación de logro es el origen del emprendimiento y la define como un proceso mental enfocado al planteamiento, búsqueda del progreso, excelencia, innovación y esfuerzo. El emprendedor busca situaciones donde asume responsabilidades en situaciones difíciles, que puede controlar, por el deseo de emprender un negocio.

Gibb (1988) afirma que los emprendedores juegan un papel fundamental en el proceso innovador, dado su búsquela y procesamiento de nuevas oportunidades.

1.2 Noción del concepto de competencias

En los últimos años el tema de las competencias ha tenido mayor auge en los campos educativo y organizacional de la Psicología a nivel mundial, siendo numerosos los investigadores que se han acercado a su estudio (Chomsky,1970; McClelland, 1973; Boyatzis, 1982; Woodruffe,1993; Spencer, 1993; Lévy-Leboyer, 2003) y las competencias, ya sean laborales, profesionales, o educativas se han definido en la literatura sobre el tema de diversas formas, existiendo tantas definiciones del término, como autores y conceptos sobre su origen y naturaleza, que evidencian que aun se carece de una acepción clara y compartida de este concepto y que aun falta mucho por explorar y conocer esta temática a mayor profundidad.

Sin embargo, se puede concluir que las competencias son características permanentes de las personas, se ponen de manifiesto cuando se ejecuta una tarea, se relacionan con la ejecución exitosa en una actividad, tienen una relación causal con el rendimiento laboral y se pueden generalizar a más de una actividad.

El uso del concepto en español, proviene del latín cum y petere, "capacidad para concurrir, coincidir en la dirección". En sí significa "poder seguir el paso". Una competencia es la capacidad de seguir en el área determinada; supone una situación de comparación directa y situada en un momento determinado. A partir del siglo XV, competer comienza a adquirir el significado de pertenecer a, incumbir, corresponder a. De esta manera se constituye el sustantivo competencia y el adjetivo competente, cuyo significado comienza a ser el de apto o adecuado. (Rial 2007 1).

Al realizar una revisión en la literatura sobre el tema se encuentra que el concepto de competencias se estructura como tal, en la década del setenta con base en la lingüística de Chomsky y la psicología conductual de Skinner. El enfoque conductual de las competencias se ha desarrollado dentro del contexto de las organizaciones, en el campo de la gestión del talento humano, con la asunción de que en la medida que un trabajador posea las competencias claves requeridas por la organización, su rol y su puesto de trabajo, la organización será competitiva.

A partir de mediados de la década de los años noventa la concepción de competencias conductuales se ha venido implementando en instituciones educativas de diversos países, con el objetivo de formar personas que posean ciertas competencias que les faciliten su inserción en el mundo laboral.

En educación, no proviene de un único paradigma la noción de competencia, sino que se ha ido construyendo con aportes de diferentes ámbitos teóricos (filosofía, psicología, lingüística, sociología, economía y formación laboral), lo que ha hecho que este concepto presente tanto debilidades como fortalezas en cuanto a las posibilidades de aplicación, en la medida en que contiene los referentes teóricos en que han visto su necesidad y posibilidades de aplicación diferentes ámbitos científicos, pero a la vez le faltan horizontes precisos de construcción teórica al haberse convertido en un concepto de préstamo interdisciplinar (Rial, 2007).

El concepto retomado para esta investigación, es el de Tobón (2006) quien las define como procesos complejos de desempeño con idoneidad en un determinado contexto, con responsabilidad. El enfoque complejo menciona Tobón tiene en cuenta la persona en su totalidad, el pensamiento complejo, siendo la meta la formación integral desde la persona.

1.3 Formación en emprendimiento

Existe un consenso generalizado en que se puede aprender a ser emprendedor, ya que más de una característica del emprendedor se trata de una conducta que se aprende (Aranzadi, 1992).

Gibb (2005) afirma que la educación en emprendimiento demanda de la integración del conocimiento de varias disciplinas y mayores oportunidades de desarrollar espacios de aprendizaje experiencial, y la necesidad de desarrollar de manera apropiada comportamientos, actitudes y habilidades emprendedoras.

Sarasvathy (2001) menciona que el ejercicio del emprendimiento, requiere competencias como la resolución de problemas, trabajo en equipo, manejo de la incertidumbre y para conformar redes sociales.

De igual forma, Kirby (2004) manifiesta que las competencias que tiene un emprendedor son, entre otras, la competencia para asumir riesgos, es decir, la capacidad para tolerar la ambigüedad e incertidumbre; el locus de control interno alto, que le permita controlar sus propias emociones; creatividad, que le posibilita el pensar de forma no convencional; orientación al logro y a las oportunidades; autonomía, dado que el emprendedor desea tener el control de las situaciones y competencia para la negociación.

Guibb (2005) plantea como competencias fundamentales para el emprendimiento, la competencia para comunicarse de manera efectiva; la capacidad para tolerar y sobrellevar la ambigüedad e incertidumbre y tomar decisiones en estas condiciones.

En este sentido, Timmons (2007) menciona como competencias criticas del emprendedor, la construcción de relaciones cercanas; saber manejar las paradojas y contradicciones, manejo de la ambigüedad; capacidad para la creación de grupos de trabajo; la perseverancia; y la iniciativa dado su insatisfacción constante con el status quo.

Gómez y Satizábal (2007) identifican como competencias emprendedoras, la conformación de redes; la resolución de problemas; asumir riesgos; orientación al logro y a las oportunidades; trabajo en equipo; autonomía; creatividad e iniciativa.

El objetivo de este estudio es identificar y conceptualizar las competencias para el emprendimiento a desarrollar en los estudiantes de Administración de Empresas de una universidad pública con el fin de impulsar nuevos proyectos y la creación de empresas. Un sistema de educación moderno debiera impulsar estrategias de enseñanza -aprendizaje basadas en entrenar en los jóvenes su capacidad emprendedora.

2. Metodología

2.1 Tipo de investigación

El enfoque metodológico de la investigación es mixto, se integraron elementos de la investigación modo 1 para establecer las competencias y su marco de acción y en forma complementaria se hizo uso del modo 2 de investigación para garantizar la pertinencia y prioridad de la construcción de las competencias emprendedoras.

Adicionalmente, este estudio descriptivo incorporó datos secundarios a propósito de la descripción de las principales competencias emprendedoras presentes en la literatura especializada, identificando las de mayor frecuencia que permitieron realizar el método Delphi; complementado con un momento cualitativo y cuantitativo.

2.2 Nivel de investigación

El análisis cualitativo o de identificación de las competencias, se construye a partir de la identificación de las que son inherentes al estudio, trabajándose desde el referente teórico del análisis conductual, que parte de la identificación de atributos personales relacionados con comportamientos y actitudes, que permiten desempeños superiores.

2.3 Población, muestra, instrumentos

El estudio se realizó entre abril de 2008 y julio de 2009 coordinado por el Grupo de investigación GICEA. Siguiendo la metodología delphi, se identificaron informadores claves a partir del listado de profesores del Programa de Administración de Empresas de la Universidad pública; además se contó con profesores investigadores de una prestigiosa universidad privada. El número total de participantes ascendió a 13 profesores e investigadores del área de emprendimiento. Se eligieron los expertos con independencia de los títulos o nivel jerárquico, sobre la base del conocimiento en los temas consultados. Los expertos no saben quienes son sus compañeros para asegurar la independencia.

La encuesta inicial se diseñó a partir de las competencias emprendedoras identificadas en la revisión de la literatura extrayéndose un total de 20 competencias emprendedoras, conservándose en las dos rondas. Los participantes debían valorar en cada competencia: nivel de conocimiento, orden de importancia, impacto en el emprendimiento y explicación sobre el impacto. Además, se daba la opción de añadir otras competencias consideradas relevantes y que no estuvieran recogidas en el cuestionario.

En la primera vuelta, a cada uno, de los expertos participantes en el estudio se le explico el objetivo de la investigación y la metodología a seguir. El número total de encuestas recibidas en la primera vuelta fue de 10. La segunda vuelta, los expertos fueron informados de los resultados de la primera consulta de preguntas y se solicitó solo a aquellos expertos que se hubieran desviado de las respuestas más consensuadas, dar una nueva respuesta y justificarla.

Las fases seguidas para el método Delphi fueron: Fase I formulación del problema, Fase II elección de expertos, Fase III elaboración y lanzamiento de cuestionarios para identificación de las competencias, Fase IV construcción del diccionario de competencias tomando como referencia el diccionario de competencias laborales de Marta Alles (2002).

3. Resultados

En esta etapa del proceso investigativo se realiza la codificación, trascripción y tabulación de la información. Haciendo uso del paquete estadístico SSPS 15.0 (Statistical Package for Social Sciences). Los principales estadísticos que se emplean en el estudio son medidas de tendencia central y dispersión: media, mediana, moda, máximo, mínimo y desviación típica. Para medir el consenso de los expertos y la dispersión de valores de la distribución se usa la variación CV que señala el porcentaje de calificaciones alejadas de la media.

Las competencias emprendedoras a desarrollar en los estudiantes de Administración de Empresas de la Universidad del Cauca, se determinan por las medidas de tendencia central, ordenando las competencias emprendedoras en función de los valores de la mediana. A valores de medianas iguales se ha recurrido a la media -mayor media-, o a los indicadores de dispersión de las respuestas -menor desviación típica.

Los resultados significativos del proyecto son: identificación de las competencias emprendedoras más nombradas en la literatura especializada y su diferencia estadísticamente significativa con el periodo de realización y el país de origen de los documentos; e identificación de las competencias emprendedoras de los estudiantes de Administración de Empresas de la Universidad del Cauca. A continuación se presenta cada uno de ellos:

La revisión de la literatura especializada permitió identificar las veinte competencias emprendedoras más nombradas en la literatura especializada (tabla 1).

Los hallazgos coinciden con los de otras investigaciones, Scherer (1987) y González (2004).

La mayor parte del estado del arte realizado se ubica en el periodo comprendido entre los años 1999 y 2008 (59.5%); la mayor parte de documentos revisados pertenecen a los países USA y México (29.7% y 21.6% respectivamente); el 10.8% de los documentos revisados el país de origen es Colombia. Estos resultados coinciden con investigaciones Scherer (1987), González (2004), Veciana, (1996), Clouse, (1990). (Tabla 2)

Se encuentra diferencia estadísticamente significativa de la categoría riesgos calculados (p<0.039) y desarrollo de relaciones (p<0.028) respecto al período de realización de los documentos, siendo el periodo comprendido entre 1989-1998 y 1999-2008 respectivamente donde mas se mencionan estas categorías. Chile es el país donde mas se menciona la categoría desarrollo de relaciones (p<0.006); confianza en si mismo y la categoría impacto e influencia se mencionan mas en países como España y Chile respectivamente ((p<0.000).

Los profesores expertos en emprendimiento que participan en el método delphi, se caracterizan por presentar una edad promedio de 41 años; genero masculino (80%); profesión administración empresas (60%); estudios de posgrado (90%); laboran universidad pública (80%).

El método delphi identificó las competencias emprendedoras (tabla 3), mediante consenso:

Las competencias seleccionadas, se hicieron para estudiantes de administración de empresas de una Universidad pública, teniendo en cuenta la importancia de contar con personas que garanticen emprendimientos no solamente empresariales, sino sociales. Estas corresponden a las necesidades del entorno para el que se plantearon y cuenta con un enfoque Conductual que reúne los atributos y comportamientos necesarios para asumir el rol de emprendedor (tabla 4).

4. Conclusiones

A partir de la revisión conceptual sobre emprendimiento y empresarismo, se evidencia que el primero implica no solo la capacidad de generar empresa, sino además la capacidad para generar nuevas ideas, detectar oportunidades y definir el contexto más adecuado para desarrollar un proyecto.

La definición de las competencias, debe ser una construcción colectiva que parta de una reflexión sobre la realidad en la que se encuentra inmerso el emprendedor. El desarrollo de competencias para los emprendedores de la Universidad debe ir más allá de la formación en contenidos orientados hacia lo funcional. Es fundamental considerar acciones de desarrollo encaminadas al desarrollo de competencias conductuales para que el emprendedor pueda tener éxito.


5. Referencias bibliográficas

Alles, M. (2003). Diccionario de preguntas: Gestión por competencias. Buenos Aires: Ediciones Granica, S.A.        [ Links ]

Aranzandi, D. (1992). El arte de ser empresario hoy. Federación de Cooperativas de Trabajo Asociado de Euskadi. Bilbao.        [ Links ]

Borjas, L. (2003). Espíritu empresarial, creatividad empresarial. Un nuevo reto. Anales. Universidad Metropolitana. Vol. 3, N° 2 (Nueva Serie). p. 133-156.        [ Links ]

Boyatzis, R. (1982). The competent manager: a model for effective performance. Nueva York: Wiley.        [ Links ]

Castillo, J. (2000). Problemática del desarrollo en los países pobres. Una aproximación teórica. Alter mundo. Recuperado el 12 de marzo de 2008. Disponible en http://www.geocities.com/Eureka/Mine/7903.        [ Links ]

Cowling, M. y Taylor, M. (2001). "Entrepreneurial Women and Men: Two Different Species?", Small Business Economics, Vol. 16, N°3. p.167-175.        [ Links ]

Delmar, F. y Davidsson, P. (2000). "Where do they come from? Prevalence and characteristics ofinascent entrepreneurs", Entrepreneurship and Regional Development, Vol. 12, N°1. p. 1-23.        [ Links ]

Gibb, A. (1988). Simulating Entrepreneurship and New Business Development. Ginebra. Oficina Internacional del Trabajo.        [ Links ]

Gibb Allan. (2005). Creating the Entrepreneurial University Worldwide. ¿Do we need a wholly different model of entrepreneurship? p. 1 -26.        [ Links ]

Gomez, MP y Satizabal K. (2007). Ponencia; Competencias emprendedoras a fortalecer en la Pontificia Universidad Javeriana Cali. p.1-24.        [ Links ]

González, F. (2004) Incidencia del marco institucional en la capacidad emprendedora de los jóvenes empresarios de Andalucía. Tesis Doctoral. Universidad de Sevilla.        [ Links ]

Kantis, H. Ishida, M y Komori, M. (2002) Empresarialidad en economías emergentes: creación y desarrollo de nuevas empresas en América Latina y el Este de Asia. Banco Interamericano de Desarrollo.        [ Links ]

Kirby D. (2004). Entrepreneurship Education: ¿Can Schools Meet the Challenge? Journal Education and Training. Vol. 46 # 8/9. p. 510-519.        [ Links ]

Levy-Leboyer, C. (2000). Gestión de competencias. Barcelona, Ediciones Gestión.        [ Links ]

Mc Clelland, D. (1973). Evaluar la competencia en lugar de la inteligencia.        [ Links ]

Pereira, F. (2007) La evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. Hacia una visión sistémica y humanista. Revista Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): julio-diciembre. p. 11-37.        [ Links ]

Pereira, F. (2003) Reflexión sobre algunas características del espíritu emprendedor colombiano. Revista Econ. Gest. Desarro. Cali (Colombia). p. 19-26.        [ Links ]

Rial S, A.(2007). Diseño curricular por competencias: el reto de la evaluación. A Jornades d' Avaluació dels Aprenentatges a partir de Competencias. Girona: La Universitat.        [ Links ]

Robinson, P. y Sexton, E. (1994). "The effect of education and experience on self-employment success", Journal of Business Venturing, Vol. 9, N°2, p. 141-157.        [ Links ]

Sarasvathy, S. (2001). What Makes Entrepreneurs Entrepreneurial? University Of Washington, School of Business. p. 1-9.        [ Links ]

Spencer, L.M. (1993). Competence at work, models for superior performance. New York: John Wiley & Sons.        [ Links ]

Timmons, J. A. & Spinelli S. (2007). New Venture Creation: Entrepreneurship for the 21st Century. New York: McGraw-Hill/Irwin.        [ Links ]

Tobón, S. (2006). Formación basada en competencias: pensamiento complejo, diseño curricular y didáctica. Bogotá: Ecoe Ediciones.        [ Links ]

UNIVERSIDAD DEL CAUCA. (2004). Documento condiciones mínimas programa de administración de empresas, Universidad del Cauca.        [ Links ]

Varela, R. (1991). Innovación empresarial: Un nuevo enfoque de desarrollo. Cali, Colombia: ICESI.        [ Links ]

Veciana, JM. (1996). Características del empresario en España. Papeles de economía española, No 39. p. 19-36.        [ Links ]

Woodruffe, Ch. (1993). What is meant by a Competency? Leadership and Organization Development Journal. Vol 14 (1). p. 29-36.        [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License