SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.33 número3A case report of a neuroendocrine tumor in the small intestine with manifest dark digestive bleedingCarta al Editor índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista Colombiana de Gastroenterologia

versão impressa ISSN 0120-9957

Rev Col Gastroenterol vol.33 no.3 Bogotá jul./set. 2018

 

Crónica

Reseña histórica del posgrado en Gastroenterología en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia. A propósito de cumplirse 30 años de la primera promoción de egresados

Óscar O González Vega1 

1Gastroenterólogo de la Universidad Nacional de Colombia. Expresidente de la Asociación Colombiana de Gastroenterología. Miembro de la Asociación de Exalumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia

Transcurría el año 1985, cuando después de varios intentos ante las directivas académicas de la Universidad Nacional de Colombia, con sede en Bogotá, se aprobaba en la facultad de Medicina, el posgrado en Gastroenterología, dependiente del departamento de Medicina Interna.

Las diligencias estuvieron en cabeza del jefe del servicio de gastroenterología, el profesor Milton Argüello Jiménez, avaladas por el jefe del departamento de Medicina Interna de ese entonces, el reumatólogo Dr. Mario Peña Cortés.

Para ubicarnos en el tiempo y referenciar este hito académico con los hechos históricos que sucedían en nuestro país y que, sin duda, marcaron profundamente nuestra historia, debo recordar dos muy relevantes ocurridos en el mes de noviembre de ese año: 1. La cruenta toma del Palacio de Justicia en la ciudad de Bogotá por parte de un movimiento guerrillero y la retoma por las fuerzas militares de Colombia; y 2. La colosal tragedia de Armero (Tolima) ocasionada por un deshielo del nevado del Ruiz y la posterior avalancha. Figura 1

Figura 1 Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia. Tomada de: Asociación de Exalumnos de la Facultad de Medicina (2015). 

En este largo y exigente proceso de acreditación de la especialidad médica, en el trámite administrativo en el último año intervinieron varios entes académicos de la Universidad: el 26 de agosto de 1985, el comité de estudios de posgrado de la Universidad Nacional de Colombia, en el acta 17, produce un concepto favorable para que el consejo académico diseñara el plan de estudios del posgrado en Gastroenterología, plasmado finalmente en el Acuerdo No. 4 del 23 de octubre de 1985. Cumplidos estos dos pasos, finalmente el consejo superior universitario crea la especialización en Gastroenterología en la Universidad Nacional de Colombia, mediante el Acuerdo 92 del 29 de octubre de 1985, con las firmas del Rector, el Dr. Marco Palacios, y de la secretaria académica, la Dra. Lilián Suárez Melo.

Tengo muy presentes los hechos ocurridos en el año 1985, porque me encontraba matriculado en la Universidad Nacional de Colombia cursando el segundo año de posgrado en Medicina Interna, cuyas prácticas académicas se desarrollaban en el muy reconocido Hospital San Juan de Dios de Bogotá u Hortúa, como también se le conocía. Coincidencialmente, entre los compañeros de este posgrado se encontraban los doctores Rubén D. Gómez V., William Otero R. y Fernando Sierra A., quienes también aplicarían posteriormente con éxito a la nueva especialidad. Figura 2

Figura 2 Hospital San Juan de Dios de Bogotá. Tomada de: Agencia de Noticias Universidad Nacional de Colombia (2014). 

Mientras el naciente programa académico se consolidaba y se iba estructurando por parte de los entes académicos de la facultad de Medicina en el segundo semestre del año 1986, ya cursando el tercer año de posgrado en Medicina Interna tuve la gran noticia de la tan esperada convocatoria a la nueva especialidad y sin pensarlo dos veces, nos presentamos junto con el Dr. Rubén D. Gómez a la convocatoria. Luego de cumplir satisfactoriamente tanto con la prueba escrita como con la exigente entrevista, tuvimos la grata noticia de ser admitidos. Vino después el trámite de homologación del programa de Medicina Interna ante la Universidad para seguir el programa académico establecido. En mi caso personal, este hecho evitó que luego de terminar el programa académico de Medicina Interna, tuviera que buscar la manera de aplicar en una universidad en Europa a un programa en Gastroenterología, como me lo aconsejaba en ese entonces el Dr. Paulo E. Archila.

Por tratarse de un nuevo programa académico, los primeros meses se constituyeron en un verdadero reto tanto para los profesores como para nosotros, los dos nuevos estudiantes de posgrado. Es preciso recordar el importante apoyo y los aportes académicos que los docentes del servicio de Gastroenterología brindaron. Además de la coordinación del Profesor Milton Argüello, los doctores Óscar Gutiérrez (gastroenterólogo), Rafael C. Botero (hepatólogo), Édgar Álvarez (cirujano endoscopista) y Elsa Rojas (gastroenteróloga) aportaron su notable experiencia en la estructuración del programa, con actividades académicas y asistenciales.

Dentro de las primeras, se incluyeron algunas relevantes como: revisión de temas, club de revistas, ateneos y reunión de mortalidad en el departamento de Medicina Interna, y reuniones científicas para presentación y discusión de casos clínicos en los departamentos de Radiología, Patología y Cirugía.

Es importante mencionar a algunos docentes de estos departamentos que brindaron un apoyo incondicional a este proceso académico: Jaime Campos, Pablo Latorre, Agustín Castillo, Luis A. Ángel (departamento de Medicina Interna), Jorge Pérez, Everth Ulloa, Germán Morales, Enrique Calvo, Miguel Neira, Carlos Camargo (departamento de Radiología), Hernán Camargo, Susana de Onatra, Odilio Méndez, Hernán Alvarado, Benito Serrano (departamento de Patología), Jaime de la Hoz, Federico Peñalosa, Francisco Buitrago, Enrique Rincón, Augusto Castro, Carlos Ibla, Jorge Ospina y Jaime Solano (departamento de Cirugía).

La actividad asistencial se desarrollaba en tres frentes: atendiendo a los numerosos pacientes en la consulta externa, en los pabellones de hospitalización de las diferentes especialidades y en el dinámico servicio de urgencias del Hospital San Juan de Dios. Figura 3

Figura 3 Servicio de Gastroenterología, Hospital San Juan de Dios, Universidad Nacional de Colombia, año 1988. De izquierda a derecha: Dr. Enrique Ponce de León, Dr. Rubén D. Gómez, Dr. William Otero, Dr. Rafael C. Botero, Dra. Elsa Rojas, Dr. Milton Argüello, Dr. Jaime Campos, Dra. Claudia Jaramillo, Dr. Óscar O. González, Dr. Juan C. Robayo y Dr. Fernando Sierra. 

Debo reconocer que no fue una tarea fácil, pero era tal la motivación que todos teníamos, que los obstáculos que se presentaban, que no eran pocos, tenían una pronta y satisfactoria solución.

Las instalaciones del servicio de Gastroenterología en el Hospital San Juan de Dios para la época estaban recientemente remodeladas con un diseño que incluía sala de procedimientos, consultorio, sala de juntas, biblioteca, laboratorio y sala de toma de muestras, oficina del jefe del servicio, puesto de enfermería y vestier. En cuanto a los equipos y accesorios, se contaba con endoscopio y colonoscopio de fibra de vidrio, esofagoscopio rígido para la extracción de cuerpos extraños, laparoscopio y rectosigmoidoscopio rígido. Para el proceso de enseñanza contábamos con un accesorio de fibra óptica para la enseñanza (conocido también como teaching) prestado por el servicio de Neumología sin el cual hubiera sido muy difícil el proceso de aprendizaje. Se empezaban a hacer diligencias para la consecución del videoendoscopio, que, como se sabe en instituciones estatales, es un proceso muy lento, tanto, que al terminar mi programa, aún no llegaba al servicio.

Desde el año 1988 y hasta la fecha, la Universidad Nacional de Colombia ha graduado los siguientes especialistas en Gastroenterología:

Rubén D. Gómez V.

Óscar O. González V.

Patricia Álvarez

William Otero R.

David Páramo

Fernando Sierra A.

Enrique Ponce de León

Juan C. Robayo H.

Adriana Pardo

Claudia Jaramillo

Jaime Daza

Julián D. Martínez

Juan C. Molano

Jorge I. Lizarazo

Gustavo Portela

Ricardo Amaya

Rolando Ortega

Carlos M. Escobar

Mauricio Melo

Héctor Cardona

John Prieto

Jorge Ceballos

Alfredo Cienfuegos

Benedicto Velasco

Ignacio Villanueva

Martín A. Gómez

Ángel A. Castro

Martha Rosas

Elías Forero

Diego Aponte

Diego Jiménez

Mauricio González

Lidsay Delgado

Óscar Angarita

Alejandro Concha

Diana Garzón

Javier Riveros

Lina Otero

Cristina Melgar

James Yurgaki

Óscar Ruiz

Andrés Jaramillo

Andrés Gómez

Xiomara Ruiz

Elkin Romero

Hernando Marulanda

Javier Estarita

El próximo 22 de septiembre de 2018 se cumplen 30 años de la graduación de la primera promoción de gastroenterólogos egresados de la Universidad Nacional de Colombia, ocurrida en el año 1988, y debo decir que todos han sido exitosos médicos especialistas, muchos dirigiendo los servicios de Gastroenterología y Endoscopia Digestiva en hospitales y clínicas importantes del país, algunos coordinando el posgrado en universidades públicas y privadas, otros presidiendo y dirigiendo las asociaciones científicas del aparato digestivo y, en general, todos atendiendo a los pacientes para ofrecerles soluciones a sus enfermedades, siempre con ética y suficiencia académica, llevando nuestra especialidad a casi todos los sitios del país con los mejores estándares académicos y profesionales. Figura 4

Figura 4 Mosaico de la primera promoción de Gastroenterólogos, año 1988 

Desde su creación, el posgrado en Gastroenterología ha tenido tres coordinadores: al Dr. Milton Argüello lo sucedió el Dr. Óscar Gutiérrez y en la actualidad desempeña tal cargo el Dr. William Otero, quien junto con los doctores Martín Gómez y Luis A. Ángel completan la planta docente del posgrado.

Con el cierre del Hospital San Juan de Dios en el año 2001, ordenado por el gobierno nacional y el distrital, decisión política que aún sigue siendo controvertida, se presentó una evidente dificultad por la falta de un sitio propio que garantizara tanto la enseñanza, como la labor asistencial que, luego de varios años, finalmente fue sorteada con la inauguración del Hospital Universitario de la Universidad Nacional de Colombia, localizado en el Centro Administrativo Nacional (CAN), en la ciudad de Bogotá, en el mismo sitio donde funcionó la reconocida Clínica de la Caja Nacional de Previsión, otra institución a la que también el gobierno nacional le decretó el cierre en el año 1995. Con una profunda reestructuración arquitectónica ceñida a los requisitos de habilitación para su funcionamiento y una moderna infraestructura con una dotación de equipos médicos de última tecnología, el Hospital Universitario, dirigido por el Dr. Raúl Sastre, cumple de manera muy satisfactoria todo el proceso académico y asistencial que exige el programa académico.

Dr. Óscar O. González Vega

Recibido: 20 de Junio de 2018; Aprobado: 25 de Junio de 2018

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons