SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 issue1Evaluation of the coconut palm (Cocos nucifera) production in function of rates of nitrogen and potassium applied via fertigationGroup analysis of the productive enterprises of deciduous fruits in the Department of Boyaca author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Agronomía Colombiana

Print version ISSN 0120-9965

Agron. colomb. vol.26 no.1 Bogotá Jan./June 2008

 

 

Caracterización física de los suelos sulfatados ácidos del Distrito de Riego del Alto Chicamocha (Boyacá) y su aplicación al manejo*

 

Physical characterization of acid sulfate soils from the irrigation district of Alto Chicamocha (Boyaca) and its application to soil management

 

Álvaro H. Rincón1, Hugo E. Castro2 y Manuel I. Gómez3

* Contribución del Grupo Interinstitucional de Investigación en Suelos Sulfatados Ácidos Tropicales, categoría B Colciencias.gissat@tunja.uptc.edu.co
1 Ingeniero agrónomo, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Tunja.alher_1@msn.com
2 Profesor asociado, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad Pedagógica Tecnológica de Colombia, Tunja. hcastrofranco@yahoo.com.mx
3 Director de Investigación Microfertisa W.F., Bogotá. migomez@microfertisa

Fecha de recepción: agosto 3 de 2007. Aceptado para publicación: abril 9 de 2008


RESUMEN

Se evaluaron las propiedades físicas de los Suelos Sulfatados Ácidos (SSA) del Distrito de Riego del Alto Chicamocha, con el fin de determinar sus limitantes de tipo físico, su relación con las propiedades químicas y, con base en su identificación, establecer el tipo de manejo adecuado en riego, drenaje y labranza. Para lograrlo, el Grupo Interinstitucional de Investigación en Suelos Sulfatados Ácidos Tropicales (GISSAT), de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, realizó un levantamiento de suelos en el que identificó, describió y clasificó sistemáticamente cinco perfiles modales de SSA, en los cuales determinó la densidad real y aparente, porosidad, textura, estabilidad estructural, consistencia, módulo de ruptura, constantes de humedad y conductividad hidráulica para sus dos primeros horizontes. Los resultados más relevantes indican que los SSA se encuentran limitados por alta plasticidad, moderada a baja estabilidad estructural en horizontes orgánicos; altos contenidos de arcillas en horizontes minerales, que en conjunto afectan la distribución de poros, retención de humedad y capacidad de aireación, sumado a una profundidad efectiva limitada por la presencia de horizontes sulfúricos y nivel freático fluctuante, situación que permite deducir las prácticas de manejo del medio físico de los SSA para su recuperación y explotación sostenible.

Palabras clave: suelos ácidos, limitantes físicas de suelos.


ABSTRACT

The physical properties of Acid Sulfate Soils (ASS) from the irrigation district of Alto Chicamocha were evaluated in order to determine soil physical limitants, their relationship with chemical properties and, when being identified, establish the proper management for irrigation, drainage, and tillage. In order to achieve this goal, an Interinstitutional Group for Investigation on ASS (GISSAT) of the Pedagogical and Technological University of Colombia conducted a soil survey to identify, describe, and classify systematically five soil profiles by determining real and bulk densities, porosity, particle size distribution, structural stability, consistency, rupture module, moisture constants, and hydraulic conductivity in the upper horizons. The must relevant results show that ASS are limited by high plasticity, moderate or low structural stability in organic horizons, high clay contents in mineral horizons, which as a whole influence the pore distribution, moisture retention, and soil aeration. Furthermore these soils present shallow rooting depths due to the presence of sulfuric horizons and high water tables, the situation that allows establishing practices of physical management of ASS in order to recuperate them and obtain a sustainable usage.

Key words: acid soils, soil physical, limitants.


 

Introducción

El Distrito de Riego del Alto Chicamocha es actualmente uno de los más importantes del oriente colombiano; cuenta con 11.300 ha, de las cuales, según el Grupo Interinstitucional de Investigación en Suelos Sulfatados Ácidos Tropicales (GISSAT, 2005), 2.756 ha se encuentran bajo la influencia de Suelos Sulfatados Ácidos (SSA), algunos de ellos con presencia de sales y sodio. El manejo de estos suelos se ve afectado por los altos costos que demanda su recuperación y el desconocimiento general que de sus propiedades tienen tanto los productores como los asistentes técnicos de la zona.

A partir del año 2003, el GISSAT ha venido desarrollando una importante labor dirigida al conocimiento, recuperación y manejo de este tipo de suelos. Parte de estas investigaciones ha sido encaminada hacia el estudio de sus propiedades físicas con el fin de buscar el mejoramiento de prácticas de labranza, riego y drenaje, principalmente.

Los SSA están constituidos por materiales ricos en sulfuros, cuya aireación produce el descenso del pH hasta niveles no tolerables por las plantas. La extrema acidez generada en estos medios tiene implicaciones determinantes en la fertilidad de los suelos y afecta de manera directa sus propiedades físicas.

La presente investigación compila los procedimientos, resultados e interpretación analítica de la caracterización de las propiedades físicas de SSA, realizada sistemáticamente a perfiles modales georreferenciados en el estudio semidetallado de SSA del Distrito de Riego del Alto Chicamocha (GISSAT, 2005). Los resultados obtenidos contribuyen al conocimiento e identificación de las limitaciones físicas más relevantes de los SSA para la producción agrícola en el Distrito de Riego del Alto Chicamocha y aporta criterios de interpretación para el mejor entendimiento de las labores técnicas involucradas en su recuperación y manejo.

 

Materiales y métodos

El estudio fue realizado durante el periodo 2004-2005 en el Distrito de Riego del Alto Chicamocha, localizado en el área de influencia de los municipios de Paipa, Duitama, Santa Rosa de Viterbo, Tibasosa, Nobsa y Sogamoso, en la zona central del departamento de Boyacá, a una altura promedio de 2.500 msnm. El Distrito de Riego del Alto Chicamocha posee un área total de 11.300 ha, con una superficie neta cultivable de 7.335 ha, beneficiadas con obras de adecuación de tierras. El área de estudio consta de 2.756 ha, dentro de las cuales se encuentran los suelos con características sulfatadas ácidas, distribuidos en las unidades de riego Vargas, Duitama, Ayalas, San Rafael, Cuche, Las Vueltas, Tibasosa y Moniquirá (GISSAT, 2004 y 2006).

Se realizó la caracterización física en los dos primeros horizontes de cinco perfiles modales de SSA, identificados en el levantamiento de suelos escala 1:25.000 realizado por el GISSAT en el 2005, y clasificados taxonómicamente (Keys to Soil Taxonomy, 2006) como Sulfic Endoaquepts, familia muy fina sobre orgánica, caolinítica, semiactiva, isomésica (fase moderadamente profunda); Typic Sulfaquepts, familia muy fina sobre orgánica, caolinítica, semiactiva, isomésica (fase superficial); Terric Sulfosaprists, familia ferrihúmica, dísica, isomésica, micro (fase ultra ácida, ligeramente salina); Typic Sulfohemists, familia ferrihúmica, dísica isomésica, micro (fase ultra ácida, encharcable) y Typic Sulfihemists, familia disica, isomésica, shallow (fase salino sódica). Los dos primeros taxones corresponden a SSA de origen mineral y los tres últimos a SSA de origen orgánico.

Se tomaron muestras sin disturbar en bloques de aproximadamente 1 kg, en cada horizonte, las cuales se empacaron herméticamente en papel aluminio y plástico con el fin de no alterar durante el transporte su estructura original.

Las pruebas realizadas a los dos primeros horizontes de los perfiles modales antes descritos fueron: distribución de tamaño de agregados por tamizado en seco y estabilidad de agregados en húmedo, en tamices de 6,3 mm, 4 mm, 2 mm, 1 mm y 0,5 mm de apertura de malla; textura y granulometría por el método de la pipeta; consistencia por determinación de los límites de Atterberg; densidad aparente y real por el método del terrón parafinado y del picnómetro, respectivamente; porosidad, por curvas características de humedad; módulo de ruptura, por medio del aparato de ruptura; conductividad hidráulica saturada, por permeámetro de carga constante, teniendo en cuenta las metodologías del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC, 2006) y Amézquita et al. (1993). Adicionalmente, se evaluó el comportamiento de la humedad del suelo para hallar capacidad de campo a nivel de campo, por el método de las curvas de humedecimiento (Castro, 1998), y se determinó el punto de marchitez permanente por el método del girasol para el primer horizonte de cada perfil, descrito por el IGAC (2006).

 

Resultados y discusión

Densidad aparente, real y porosidad
Teniendo en cuenta los contenidos de materia orgánica, su grado de descomposición, los contenidos de arcilla y de óxidos e hidróxidos de hierro y aluminio, la densidad aparente en los SSA objeto de estudio fluctuó entre 0,18 y 1,29 g·cm-3. Las densidades aparentes más bajas se encontraron en los horizontes orgánicos y las más altas en los horizontes minerales de textura fina con mal drenaje e influenciadas por óxidos e hidróxidos de hierro. La densidad real varió entre 1,6 y 2,5 g·cm-3 siendo baja en los horizontes orgánicos y más alta en los horizontes minerales con influencia de óxidos de hierro y aluminio. La porosidad total osciló entre 45% en horizontes minerales y más del 80% en horizontes orgánicos (tabla 1).

Con respecto a la porosidad total, se encontró que sus valores están alrededor del 50% en los perfiles Sulfic Endoaquepts y Typic Sulfaquepts, y valores mayores al 60% en los demás perfiles.

En general, los contenidos de macroporos en los SSA son adecuados para permitir el paso rápido del agua a través del perfil, condición importante en SSA para las labores de drenaje, ya que estos suelos se encuentran en las áreas planas del Distrito de Riego influenciadas por la presencia de un nivel freático fluctuante.

La microporosidad adquiere su importancia en la relación que guardan los fenómenos de capilaridad en este tipo de suelos. De esta manera, se observa que los SSA presentan contenidos de microporos altos, los cuales favorecen la conducción de agua capilar desde el nivel freático hasta la superficie. Esto es importante, porque cuando el agua freática asciende a los horizontes superficiales, ocupa la mayor parte del espacio poroso, manteniendo el suelo con altos contenidos de humedad durante las épocas secas y favoreciendo su saturación y encharcamiento con pocas precipitaciones en las épocas húmedas del año.

Otra condición notable en la porosidad del suelo es la registrada en los análisis de sección delgada (Gómez, 2006), en los cuales se observa la acumulación de óxidos e hidróxidos de hierro y jarosita en los poros de los agregados y en los canales de las raíces (figura 1), causando el taponamiento de los poros intraagregado y limitando su macroporosidad a los canales existentes entre las caras de los peds.

En conclusión, la porosidad en los SSA aunque es adecuada para permitir una buena relación entre capacidad de aireación y retención de humedad en la zona de raíces, es también afectada por la influencia del nivel freático salino ácido a poca profundidad, que influye en la disolución de óxidos de hierro y su precipitación en las cavidades y poros intra e interagregados, además de determinar sus condiciones actuales de drenaje lento y encharcamientos ocasionales durante el año.

Distribución de tamaño de agregados
De acuerdo con la figura 2, para los SSA la distribución por tamaño de agregados muestra que en condiciones de suelo seco, los mayores porcentajes de participación en el suelo corresponden a agregados con diámetro superior a 2 mm. Esto se explica porque la zona ha sido muy poco utilizada en labores agrícolas intensivas, siendo áreas dedicadas a pastoreo, razón por la cual el manejo físico no ha tenido repercusiones importantes en degradación de la estructura.

Si se tiene en cuenta la participación de agregados, los D50 se encuentran alrededor de los 2 y 5 mm de diámetro. Al tomar los parámetros de distribución de agregados en húmedo (figura 3), la distribución cambia, ya que en los agregados, las partículas pierden su cohesión al ser humedecidas. Los valores de D50 disminuyen, presentándose agregados con diámetros menores a 0,5 mm, evidenciando la pobre estabilidad de los agregados en los suelos orgánicos con influencia salina. El comportamiento de la distribución de agregados en húmedo y su comparación con los agregados en seco, muestra en los suelos Sulfic Endoaquepts y Typic Sulfaquepts un comportamiento similar, dando a entender una mejor condición estructural de estos dos suelos y una mayor resistencia de los agregados del suelo a la acción de agentes dispersivos externos.

Estabilidad de agregados en húmedo
La calificación de la estabilidad estructural se realizó teniendo en cuenta el diámetro ponderado medio de agregados (DPM) en mm. La tabla 2 resume el comportamiento de la estabilidad de los agregados en SSA.

De acuerdo al DPM de agregados en húmedo, la estabilidad estructural fluctúa entre ligeramente estable y muy estable, según los parámetros de interpretación definidos por el IGAC (2006). El suelo con mayor estabilidad estructural es el Typic Sulfaquepts, que presentó los mayores DPM, seguido por el perfil Sulfic Endoaquepts. La estabilidad estructural en estos dos perfiles se debe a los altos contenidos de arcilla y a la presencia de óxidos e hidróxidos de hierro, que precipitan en los canales dejados por las raíces y en las grietas interagregado, actuando como cementantes en los agregados del suelo, debido a su composición estable a la acción del agua (Christopher, 1996).

Los perfiles Terric Sulfosaprists y Typic Sulfohemists poseen estructura moderadamente estable en agua debido a sus contenidos altos de sales, evidente en superficie cuando los suelos disturbados se secan, además de la influencia del nivel freático de aguas salino ácidas. Aunque los contenidos de aluminio intercambiable en estos suelos son muy altos, los efectos de este elemento sobre la estructura son limitados debido a la influencia de la materia orgánica.

El suelo Typic Sulfihemists presentó ligera estabilidad estructural influida por el ascenso del nivel freático y sus altos porcentajes de sodio intercambiable. Las sales de sodio contribuyen a la dispersión de la estructura y ocasionan su degradación.

Textura y distribución de partículas por tamaño
Zinck (1954, citado por Montenegro, 1995) afirma que la elaboración de curvas acumulativas de granulometría permiten inferir acerca de la génesis de los suelos. Con los promedios de datos obtenidos de la granulometría de los SSA en sus primeros horizontes, se realizaron las curvas donde se representa el porcentaje acumulado de las partículas. Para el caso de los cinco perfiles modales descritos, se obtuvieron curvas de tipo sigmoidal en los perfiles Sulfic Endoaquepts, Typic Sulfaquepts, Typic Sulfohemists y Terric Sulfosaprists, y logarítmica en el perfil Typic Sulfihemists (figura 4). En el primer caso, la curva caracteriza procesos de acumulación libre, en los cuales los depósitos son altamente seleccionados. Este tipo de distribución de partículas es característico de zonas de decantación, en las cuales las partículas gruesas se sedimentan primero, luego los limos y por último las partículas más finas. Por esta razón, el mayor porcentaje de materiales se encuentra en una fracción granulométrica estrecha, dominada por las arcillas.

En la curva de tipo logarítmico se observa un aumento en la proporción de limos y arenas, en detrimento de las arcillas. Este tipo de curva se relaciona con áreas de desborde y depósitos de limos acumulados en zonas de depresión dentro de zonas de bacín o cubeta.

Como resultado del tipo de acumulación de las partículas en las zonas de SSA, se obtiene el predominio de texturas finas, con alto contenido de arcillas en las áreas depresionales del Distrito de Riego, tal y como se aprecia en la tabla 3.

Consistencia
De acuerdo con la tabla 4, en general, los suelos presentaron altos valores de índices de plasticidad, condición que representa un limitante para su mecanización. Por tal razón es conveniente analizar por separado los valores de los límites plásticos, ya que este es el valor máximo al cual se debe mecanizar un suelo sin generar problemas en la estructura.

La tendencia del límite plástico en SSA indica que los valores más bajos corresponden a los horizontes minerales con menores contenidos de materia orgánica. A mayor contenido de materia orgánica, el límite plástico se alcanza a humedad gravimétrica más alta debido a que los materiales orgánicos deben absorber más agua que los minerales antes de formar películas de agua entre sus partículas (Baver et al., 1974). La formación de películas de agua es necesaria para permitir el deslizamiento de las partículas sólidas entre sí, y por consiguiente la adquisición de la condición plástica del suelo.

El aprovechamiento de estas condiciones de los suelos orgánicos permite tener un mayor rango de humedad para realizar prácticas de laboreo sin llegar al amasamiento del suelo, y por consiguiente evitar en mayor medida la pérdida de estructura y la compactación. Por el contrario, el límite plástico a menores contenidos de humedad en los suelos minerales Sulfic Endoaquepts y Typic Sulfaquepts representa un problema para la labranza, debido a la poca cantidad de agua que se requiere para producir moldeamiento del suelo por acción del arado.

Módulo de ruptura
El módulo de ruptura corresponde a la fuerza máxima para romper un molde de suelo de determinado tamaño (Pinzón, 2003). El módulo de ruptura determina la susceptibilidad al encostramiento de los suelos. Los valores varían para los diferentes perfiles como se expresa en la tabla 5.

Los perfiles Sulfic Endoaquepts y Typic Sulfaquepts presentaron los más altos valores de módulo de ruptura, dado que, por sus altos contenidos de arcilla, las partículas en el suelo seco tienen alta cohesión. En los suelos Terric Sulfosaprists, Typic Sulfohemists y Typic Sulfihemists, los valores de módulo de ruptura son muy bajos, lo cual indica una menor resistencia de las costras a la emergencia de plántulas, aunque los altos contenidos de sales y sodio intercambiable influyan en su formación. En general, el módulo de ruptura indica que las condiciones de encostramiento en SSA no representan una limitación importante para la emergencia de las plántulas. Este parámetro es particularmente importante en el área del Distrito de Riego debido a la trascendencia que en él tienen los cultivos hortícolas, en los cuales la preparación del suelo se realiza con implementos que contribuyen a su pulverización y la degradación estructural en el afán de proporcionar una cama uniforme para las plantas.

Constantes de humedad
Los puntos de humedad se determinan para saber cuál es la proporción de agua utilizable por los cultivos, así como para estimar las proporciones de macro y microporos presentes en el suelo (Barrera, 1998).

Constantes de humedad en laboratorio

La expresión de las constantes de humedad en SSA manifiesta el comportamiento de su sistema poroso y de sus materiales constituyentes. Es así como se observa (tabla 6) que los mayores contenidos de humedad con base en peso seco para las diferentes constantes de humedad se dan en los suelos Terric Sulfosaprists, Typic Sulfihemists y Typic Sulfohemists, debido a su génesis y composición a partir de materiales orgánicos, que confieren al suelo alta capacidad de absorción y retención de humedad; contrario a lo sucedido en los perfiles Sulfic Endoaquepts y Typic Sulfaquepts, cuyos materiales constitutivos son en su mayoría partículas minerales finas, que deben su capacidad de retención de humedad a su asociación, superficie específica y formación de microporos.

Constantes de humedad en campo e invernadero
Los resultados de las constantes de humedad obtenidas en campo e invernadero presentaron variaciones importantes con respecto al laboratorio. La capacidad de campo obtenida en campo osciló entre 57 y 115% de humedad gravimétrica (figura 5), rangos de humedad más amplios que los hallados en laboratorio (tabla 6), debido a que a nivel de campo existe la influencia de factores del suelo, tales como la profundidad del nivel freático y la presencia de plantas, que afectan las mediciones e influyen directamente en la expresión de los puntos de humedad. Sin embargo, esto no resta validez a las determinaciones de campo, ya que ellas sirven para expresar la realidad del comportamiento y dinámica del suelo en condiciones más cercanas a la realidad.

Los contenidos de humedad gravimétrica a punto de marchitez permanente obtenidos en invernadero oscilaron entre el 22 y 34%, valores significativamente inferiores a los registrados en laboratorio (tablas 6 y 7). Este comportamiento está dado porque en la utilización de plantas como indicadores, el punto de marchitez permanente depende no solo del potencial de succión, sino del potencial de transpiración de las plantas empleadas, así como de su capacidad de expansión radical y la conductividad hidráulica del suelo. De acuerdo con estas características, cada cultivo tiene un potencial diferente que lo hace más o menos resistente a condiciones de estrés hídrico.

Lo enunciado tiene repercusiones en los contenidos de humedad aprovechable para las plantas. Como se observa en los resultados, estos contenidos son menores en las determinaciones de laboratorio, lo que significa que no toda el agua que se encuentra entre CC y PMP es aprovechable por las plantas, sino que depende de diferentes factores fisiológicos de la planta cultivada y de condiciones especiales implícitas en la estructura y la porosidad del suelo; el PMP se puede alcanzar por debajo o por encima de las 15 atmósferas, constituyendo un rango de humedad amplio en el cual las plantas pueden verse afectadas por escasez de agua.

Conductividad hidráulica
La conductividad hidráulica saturada en los SSA estudiados varió entre moderadamente lenta y rápida para los dos primeros horizontes de cada perfil (tabla 8).

Estas variaciones están influenciadas por la constitución de cada horizonte (materiales minerales u orgánicos), presencia de raíces, continuidad del sistema poroso en el perfil, condición estructural y la presencia de raíces, principalmente. Teniendo en cuenta esto, se observa que en los suelos Typic Sulfohemists y Typic Sulfihemists la conductividad hidráulica es moderadamente rápida y moderada, respectivamente, para los dos horizontes evaluados, indicando una continuidad de su espacio poroso en profundidad, debida en gran parte a la uniformidad de sus materiales constituyentes de un horizonte a otro y favorecida por la alta presencia de raíces en el perfil Typic Sulfihemists. Situación contraria se presentó en el perfil Terric Sulfosaprists, en el que los materiales minerales están intercalados con los orgánicos debido al carácter policíclico de su formación, lo cual repercute en la variación de la conductividad hidráulica de un horizonte a otro.

En los perfiles Sulfic Endoaquepts y Typic Sulfaquepts se presentó un aumento de esta propiedad en los horizontes subsuperficiales (Bwg), debido a la presencia de poros tubulares dejados por raíces muertas, y a las grietas existentes entre los agregados del suelo.

Manejo físico de los suelos sulfatados ácidos
Los SSA son suelos jóvenes, con características especiales de acidez, conductividad eléctrica, potencial redox y contenidos de azufre, hierro y aluminio. Debido al dinamismo químico de estos suelos y a la estrecha relación entre sus propiedades físicas, químicas, biológicas y mineralógicas, es conveniente advertir que su manejo debe ser cuidadoso por la alta susceptibilidad de ser degradados en corto tiempo con prácticas mecánicas que no corresponden a la interpretación y conocimiento de sus propiedades.

El carácter atípico de estos suelos, por combinar sedimentos minerales y materiales orgánicos sulfatados ácidos dentro del perfil, hace necesario considerar los resultados de esta investigación para dirigir labores técnicamente adecuadas que contribuyan a su recuperación química, orientando estratégicamente su manejo en labranza, riego y drenaje.

Labranza
El ascenso capilar de aguas freáticas generalmente ácido salinas, los altos contenidos de arcilla en horizontes minerales del perfil y la ocurrencia de horizontes sulfúricos subsuperficiales representan las mayores limitaciones para abordar la labranza en SSA. Debido a estas condiciones, la profundidad efectiva radical disponible para el establecimiento de cultivos se ve afectada y resulta ser una característica determinante para definir el sistema de labranza más apropiado. Un aspecto trascendental en la mecanización de SSA consiste en no exponer a la superficie horizontes sulfúricos subsuperficales por acción del arado para evitar el descenso significativo del pH por oxidación de materiales sulfúricos. En este sentido es recomendable realizar un tipo de labranza vertical con implementos como la cavadora de azadones o cinceles vibratorios sin llegar a perturbar los horizontes sulfúricos, acción que se debe complementar con una labranza secundaria que garantice un perfil de desterronamiento superficial adecuado para siembra. Por la baja estabilidad estructural de los SSA de origen orgánico, no es conveniente la utilización de implementos que causen la pulverización del suelo, como el arado rotativo.

La profundidad efectiva varía para los SSA del Distrito de Riego desde superficial (<10 cm) hasta moderadamente profunda (>50 cm). En los SSA que presentan horizontes extremadamente ácidos en superficie (pH<4), la corrección química con materiales encalantes y su incorporación con los implementos mencionados anteriormente, combinados con una buena adecuación del sistema de drenaje, resultan apropiados en la adecuación de estos suelos para actividades agrícolas.

Riego
El riego es una aplicación controlada y uniforme de agua al suelo para suministrar de manera equitativa, oportuna y eficiente el agua a las plantas para su normal desarrollo (Barrera, 1998). En este aspecto las necesidades de riego dependen de las características físicas del suelo, y de manera especial, de la porosidad, contenidos de humedad a capacidad de campo y marchitez permanente, así como del movimiento del agua en el suelo, teniendo en cuenta además las condiciones fisiológicas del cultivo, el régimen de lluvias y la evapotranspiración.

Para los SSA, la aplicación de riego debe estar sujeta al contenido de humedad aprovechable y a la profundidad efectiva radical del cultivo. Las condiciones estructurales del suelo, sus contenidos de materia orgánica y textura condicionan la frecuencia, tiempo y selección de implementos para el riego. Interrelacionando los resultados, se puede concluir que en los SSA de origen mineral (Sulfic Endoaquepts y Typic Sulfaquepts), con los más altos contenidos de arcilla y mayor estabilidad estructural, la frecuencia de riegos debe ser amplia y los riegos moderadamente intensos hasta llegar a capacidad de campo, con el fin de aprovechar al máximo su retención de humedad y evitar encharcamientos por sobresaturación del suelo. Aunque su mayor estabilidad estructural permite la aplicación de riego con las características enunciadas, la distribución del sistema poroso y las condiciones texturales de estos suelos demandan una duración del riego baja con implementos de diámetro de gota fina y caudales adecuados que mejoren la eficiencia del sistema con respecto a la infiltración y movimiento del agua en el suelo.

En el caso de los SSA de origen orgánico (Terric Sulfosaprists, Typic Sulfohemists y Typic Sulfihemists), por la presencia de sales y contenidos altos de materia orgánica, los riegos deben ser aplicados con alta frecuencia, para evitar su secamiento, condición en la cual se tornan hidrofóbicos (condición de repelencia al agua), afectando sus propiedades hidráulicas y haciendo más dispendioso el regadío. Además, el humedecimiento continuo evita los afloramientos y concentraciones de sales en la superficie. Es recomendable que se utilicen implementos de bajo caudal y diámetro de gota fina, para evitar que el impacto de la gota de lluvia destruya fácilmente la estructura y promueva el encostramiento superficial, lo cual es de particular importancia en estos suelos debido a su baja estabilidad estructural.

Drenaje
El drenaje tiene como función eliminar los sobrantes de agua en el suelo, con el fin de mantener las condiciones necesarias de aireación y actividad biológica del mismo para permitir a las plantas el adecuado desarrollo de su sistema radical y por ende, de su parte aérea (Barrera, 1998).

En los SSA la labor de drenaje es un poco más compleja como consecuencia de las implicaciones generadas por sus propiedades químicas. Un drenaje excesivo de los SSA implica un descenso dramático en el pH, debido a la producción de ácido sulfúrico por oxidación de los materiales ricos en sulfuro. En segundo lugar, el drenaje de los suelos orgánicos produce subsidencia, es decir, una reducción en el espesor de un suelo hidromórfico. El amplio espacio poroso se llena de aire, se favorecen los procesos de descomposición y mineralización de la materia orgánica, que finalmente ocasiona la pérdida de espesor, liberación de CO2 y aumento en el flujo de nutrientes (SSDS, 1993).

De acuerdo con lo anterior, se debe lograr un equilibrio entre el manejo del suelo con fines agrícolas y la sostenibilidad del recurso. Si se realizan prácticas agrícolas, es conveniente que el drenaje sea suficiente para permitir el desarrollo adecuado de los cultivos sin ocasionar pérdidas en las condiciones naturales del suelo.

La práctica recomendable en SSA consiste en realizar drenajes hasta la profundidad del nivel freático o de los horizontes sulfúricos, con el fin de mantener la lámina de agua a una profundidad que no afecte el suministro de oxígeno a las raíces y para evitar que la acidez de estratos inferiores ascienda a la zona de raíces, manteniendo al mismo tiempo un contenido de humedad adecuado para evitar la acidificación excesiva del suelo y contrarrestar la subsidencia. También es favorable tener en cuenta la conductividad hidráulica como un parámetro útil en la definición de obras de drenaje, ya que permite conocer la capacidad de evacuación de agua de la capa arable, situación que conlleva a la definición de un espaciamiento óptimo entre los canales. Adicionalmente, es indispensable que las aguas de drenaje no sean utilizadas para riego, comúnmente realizado por los usuarios en épocas secas, debido a que se puede causar quemazón en los cultivos promovida por la carga de sulfatos existente en aguas freáticas y de drenaje que corren por canales.

El manejo adecuado del medio físico de los SSA contribuye al mejoramiento del drenaje y a la reducción de la salinidad, aspectos que hacen más eficientes los procesos de control de acidez y recuperación del balance químico al que deben llegar estos suelos para superar sus mayores limitaciones.

Agradecimientos
Los autores expresan su agradecimiento a los integrantes del Grupo Interinstitucional de Investigación en Suelos Sulfatados Ácidos Tropicales de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, por su cooperación en las pruebas de campo y laboratorio, a Colciencias y a la Asociación de Usuarios del Distrito de Riego del Alto Chicamocha por su apoyo técnico y logístico en el desarrollo del trabajo.

 

Literatura citada

Amézquita, E. y J. Navas. 1993. Métodos para la determinación de algunas propiedades físicas de los suelos. pp. 103-134. En: Rojas, L. (ed.). Manual de análisis de suelos plantas y aguas para riego. Produmedios, Bogota. 236 p.        [ Links ]

Barrera, R. 1998. Riegos y drenajes. Ediciones USTA, Bogotá. 326 p.         [ Links ]

Baver, L.D., W.H. Gardner y W.R.Gardner. 1974. Física de suelos. Uteha, México D.F. 529 p.        [ Links ]

Castro, H. 1998. Fundamentos para el conocimiento y manejo de suelos agrícolas. Instituto Universitario Juan de Castellanos, Tunja. 360 p.        [ Links ]

Christopher, T.B.S. 1996. Aggregate stability of different aggregate sizes. En: www.agri.Upm. Edu.My/jst/resources/as/om_toc. html; consulta: 15 de abril de 2005.        [ Links ]

Gómez, I. 2006. Génesis de suelos sulfatados ácidos y su relación con el manejo agrícola. Distrito de riego del alto Chicamocha. Tesis de maestría en ciencias agrarias con énfasis en suelos y aguas. Facultad de Agronomía, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. 211 p.        [ Links ]

Grupo Interinstitucional de Investigación en Suelos Sulfatados Ácidos Tropicales-GISSAT. 2006. Informe final Colciencias Proyecto UPTC-Colciencias-Usochicamocha "Caracterización de la problemática de los suelos sulfatados ácidos improductivos y evaluación del manejo para su habilitación agrícola. Distrito de Riego del Alto Chicamocha-Boyacá". 220 p.        [ Links ]

Grupo Interinstitucional de Investigación en Suelos Sulfatados Ácidos Tropicales (GISSAT), 2005. Estudio semidetallado de suelos sulfatados ácidos del Distrito de riego del alto Chicamocha, Proyecto UPTC-Colciencias-Usochicamocha. 80 p.        [ Links ]

Instituto Geográfico Agustín Codazzi, 2006. Métodos analíticos de laboratorio de suelos. 6 ed. IGAC, Bogotá. 513 p.        [ Links ]

United States Departament of Agriculture (USDA). 2006. Keys to soil taxonomy. Natural Resource Conservation Service. 328 p.        [ Links ]

Montenegro, H. 1995. Interpretación de las propiedades físicas del suelo. pp. 96-126. En: Silva, F. (ed.). Fundamentos para la interpretación de análisis de suelos, plantas y aguas para riego. Sociedad Colombiana de la Ciencia del Suelo, Bogotá. 323 p.         [ Links ]

Pinzón, A. 2003. Análisis e interpretación de propiedades fisicas determinadas en el laboratorio. pp. 63-71. En: Silva, F. (ed.). Manejo integral de la fertilidad del suelo. Sociedad Colombiana de la Ciencia del Suelo. Editora Guadalupe, Bogotá. 224 p.        [ Links ]

Soil Survey Division Staff (SSDS). 1993. Soil survey manual. Handbook No. 18. United States Department of Agriculture (USDA). Washington D.C. 437 p.         [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License