SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 issue56What is to win and what is to lose in politics?: The challenges in the electoral participationMinimum state, protection agencies and territorial control author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Análisis Político

Print version ISSN 0121-4705

anal.polit. vol.19 no.56 Bogotá Jan. 2006

 

Artículo/Democracia

Capitalismo, etnicidad y globalizacion: el caso andino

Capitalism, etnicidad and globalizacion: The Andean case

Carlos Duarte

Doctorante, Intitut des Hautes Etudes de l'Amérique Latine. E-mail: comonsense14@yahoo.com


RESUMEN

Durante los últimos 15 años los fenómenos de reivindicación étnica y de movilización social desde los espacios locales, han tomado un auge inusitado en el marco de la globalización. El objetivo de este escrito será presentar el encuadramiento general en el que se suceden estos fenómenos, fijando la mirada en las afinidades y especificidades de estos procesos en tres países del área andina (Colombia, Ecuador y Bolivia). La intención será mostrar hasta que punto las políticas indigenistas de los estados nación andinos corresponden con los procesos de expansión y acumulación capitalista. De esta manera, nos proponemos situar los impactos producidos por las reformas neoliberales al antiguo modelo de estado-nación, dentro de los actuales fenómenos de "globalización" y "localización". Finalmente se pretenderá sugerir algunas líneas de análisis que evidencien la relación entre la revitalización de la organización indígena, la producción del conocimiento experto y las famosas "paradojas de la etnicidad".

Palabras clave: Etnicidad – Estado – Capitalismo y Globalización .


SUMMARY

During the last the 15 years the phenomena of ethnic mobilization, have taken an unusual importance within the globalisation. The objective of this paper will be to present the general cadre in which these phenomena follow one another, regarding the affinities and specificities of these processes in three countries of the Andean area ( Colombia , Ecuador and Bolivia ). The intention will be to show how the indigenous policies of the Andean states correspond with the processes of expansion and capitalist accumulation. By this way, we set out to locate the impacts produced by the neoliberal reforms imposed to the Andean states, within the present phenomena of "globalization" and "location". Finally we will try to suggest some analyses that demonstrate the relation between the revitalisation of the indigenous organization, the production of the expert knowledge and the famous "paradoxes of the ethnicity ".

Key words: Ethnicuty, State, capitalism, globalization.

 


1. LA CONFIGURACION GLOBAL

Nos encontramos frente a un proceso de reconfiguración a escala mundial. Evidentemente la complejidad de esta mutación es enorme; sin embargo, a continuación se abordarán dos constelaciones de fenómenos que pueden brindarnos algunas pistas de la dirección hacia la cual se orientan las actuales transformaciones. Soy consciente que la siguiente descripción esta lejos de explicar la multitud de procesos y dinámicas que se manifiestan en la actual configuración global, tampoco es ese el objetivo. Por esta razón, he elegido algunos aspectos que por su influencia y extensión me parecen particularmente importantes a la hora de comprender las políticas y los conflictos que enmarcan o constituyen el corazón mismo de los procesos de etnicidad en el área andina.

1.1 La evolución del sistema capitalista

Como venimos de enunciar, para entender los actuales procesos de revitalización étnica se debe buscar una perspectiva que vincule los espacios globales, locales y nacionales. Partiendo de este eje medular, la propuesta de este articulo es servirse del fenómeno global mas poderoso y vinculante en tal dirección: "el capitalismo". Sin embargo habría que buscar entender el capitalismo mismo desde una visión de articulación similar. En este sentido, este escrito propone utilizar la perspectiva planteada hace ya casi un siglo por Rosa de Luxemburgo y desarrolladas en la actualidad por David Harvey.

Las proposiciones de Luxemburgo han tendido a ser reducidas al imperialismo y el nacionalismo europeo. Sin embargo, como veremos a continuación, la lógica a través de la cual esta autora explica el funcionamiento del capitalismo, no solamente brinda puntos de apoyo para avanzar en la dirección arriba mencionada, sino que permiten potencializar los análisis contemporáneos 1 sobre el colonialismo y el imperialismo cultural utilizando una perspectiva de economía política.

En el análisis clásico de la evolución del capitalismo siempre se consideró a la acumulación primitiva como una fase en el tiempo, ubicada en un espacio específico. Sin embargo, Rosa Luxemburgo entendería de una manera más acertada esta situación: "
Del mismo modo como la acumulación del capital, con su capacidad de expansión súbita, no puede aguardar al crecimiento natural de la población trabajadora ni conformarse con él, tampoco podrá aguardar la lenta descomposición natural de las formas no capitalistas y su tránsito a la economía y al mercado. Para esta cuestión el capital no tiene otra solución que la violencia, que constituye un método constante de acumulación de capital en el proceso histórico, no sólo en su génesis sino en todo tiempo hasta el día de hoy. Pero como en todos los casos se trata de ser o no ser, para las sociedades preexistentes no hay otra actitud que la de resistencia y lucha a sangre y fuego, hasta el total agotamiento o la extinción. De ahí la constante ocupación militar de las colonias, las rebeliones de los naturales y las expediciones coloniales enviadas para someterlos, como manifestaciones permanentes del régimen colonial. El método violento es aquí el resultado directo del choque del capitalismo con las formaciones de economía natural que ponen trabas a su acumulación " 2.

Para Luxemburgo, el "capitalismo" es un sistema económico basado en la auto-expansión. Esta perspectiva es importante porque a diferencia de Marx, esta autora no encierra el problema del capitalismo en el abstracto teórico de la apropiación de la plusvalía. Al contrario, Luxemburgo dirige sus esfuerzos a explicar las consecuencias del modelo propuesto por Marx a un nivel más amplio: el de sus tensiones y articulaciones globales. Este marco de análisis permite redimensionar la capacidad del capitalismo para sobreponerse a sus propias crisis, a través de la apropiación o de la creación de la " acumulación primitiva " (1). En esta medida Luxemburgo relaciona la expansión capitalista con la dominación colonial.

Siguiendo esta vía de análisis David Harvey 3 muestra que:
" [...] la acumulación basada en la predación, el fraude y la violencia, esta lejos de representar un 'estado original' considerado como ya no vigente, o, según Luxemburgo, como algo 'exterior' al sistema capitalista. Una reevaluación general del papel continuo y persistente de las prácticas depredadoras de la acumulación 'primitiva' u 'original' a lo largo de la geografía histórica del capitalismo está, por tanto, más que justificada, como varios comentaristas han señalado últimamente. Puesto que parece desacertado referirse a un proceso vigente como 'primitivo' u 'original', en lo que sigue propongo sustituir estos términos por el concepto de acumulación mediante desposesión ".

La "acumulación por desposesión" sólo puede funcionar en la medida que el mundo esta interconectado y enganchado a un marco estructural de instituciones financieras y gubernamentales. Dicho proceso se instrumentaliza a través del control de las instituciones globales y del dominio del capital financiero en todo el orbe. Este poder ha forzado la apertura de las economías, paso necesario para operacionalizar en la practica la "acumulación por desposesión": expropiación del material genético a poblaciones enteras, privatización de los recursos naturales, mercantilización de la cultura y la creatividad intelectual, privatizaciones de empresas estatales y reprivatización de los derechos ganados en luchas pasadas, succión de riquezas a través de la apropiación de superávit de los países endeudados, entre los más destacados 4.

Es importante remarcar que uno de los objetivos de la nueva "flexibilidad", eje medular de las políticas neoliberales, era encontrar nuevos campos para la acumulación de capital. Uno de los mayores impedimentos para esta acumulación era el hecho de que el capital no se podía introducir en la salud, en la educación, en la vivienda pública, así que parte del programa de flexibilización era convertir todo esto en una mercancía para que el capital privado pudiese gestionarla. Pienso que deberíamos ver esto como parte de un largo proceso histórico que podemos llamar, en referencia a las privatizaciones en el campo británico, el "enclosure of the commons", el cierre de los campos comunales, la privatización de la propiedad comunal. De esta manera, con el neoliberalismo, el capital utiliza a los gobiernos para privatizar, y curiosamente en el siglo XVIII también fue el gobierno británico quien cerró los "commons". Como la privatización abre nuevas oportunidades para la acumulación, los capitalistas pueden decir que tenemos una economía muy dinámica, pero el precio que hay que pagar por ello es que la gente pierde sus derechos comunales en todos los dominios que se privatizan. Por esa razón yo le llamo a esto "acumulación por desposesión" 5.

Para comprender la expansión actual del capitalismo guardando el anterior marco de análisis, se propone fijar la mirada en dos de sus implicaciones mas remarcables: i) la reorganización global de la producción con el fin de reproducir la apropiación de la "acumulación por desposeción"; y ii) la anterior dinámica debe enmarcarse en el ámbito de la superestructura social, con la globalización de las categorías de pensamiento de los países situados en el Atlántico Norte.

1.1.1 La evolución productiva

De acuerdo con William Robinson 6 el sistema capitalista, desde sus comienzos se ha estado expandiendo en dos direcciones, extensivamente e intensivamente. La fase final en el crecimiento extensivo del capitalismo partió con la ola de colonizaciones de fines del siglo XIX y comienzos del XX, y concluyó en los 1990s con la reincorporación del antiguo bloque soviético y de los países revolucionarios del Tercer Mundo. Bajo la globalización, el sistema ha estado conduciendo una dramática expansión intensiva. Como consecuencia, el capitalismo ha progresado irresistiblemente desde una fase de "mundialización" hacia la actual situación de "globalización-productiva".

Durante la mundialización, las naciones se vinculaban entre ellas mediante el intercambio de mercancías y de flujos de capital en un mercado internacional integrado (una economía mundial). Diferentes modos de producción se "articulaban" en una formación social más amplia, un sistema mundial. Ahora, en tiempos de la globalización productiva, el capital ha alcanzado una nueva movilidad y ha reorganizado la producción en todo el mundo de acuerdo con todo un arsenal de políticas y de consideraciones sobre el factor "costo-beneficio". Esto ha traído consigo la descentralización mundial de la producción junto con la centralización de los comandos y del control de la economía global en el capital transnacional. En este proceso, los aparatos productivos nacionales han llegado a fragmentarse mientras se integran externamente en los nuevos circuitos globalizados de la acumulación. De esta manera, la globalización del proceso de producción está unificando al mundo en un solo modo de producción y en un solo sistema global, y está llevando a cabo la integración orgánica de diferentes países y regiones en la economía global 7.

1.1.2.La Globalización y la Colonialidad del Poder

Una importante corriente de pensamiento sostiene que la "globalización" o "modernización reflexiva" (según la formula de Giddens), es el resultado natural de la revolucion en las tecnologías de la información y que dicho proceso ha eliminado la idea de "Sur", o las diferencias entre los países del centro y la periferia (Castells 1996, Giddens 1991, Beck 1992, Appadurai 2001) 8 (2).. En oposición a esta idea, este trabajo utilizara las definiciones de la "Teoría Social Critica" propuesta por Santos Boaventura (3).Para este autor la "globalización" es el proceso mediante el cual una condición o instancia local logra extender su radio de influencia a lo largo del globo y, al desplegar esta acción, desarrolla la capacidad de designar como local a la instancia o condición social con la cual compite. De esta manera, bajo las condiciones del sistema mundial capitalista de Occidente no se puede predicar una globalización genuina. Lo que nosotros conocemos con el nombre de "globalización", en todos los casos se trata de la globalización exitosa de un "localismo" dado; y el localismo mas exitoso en este contexto es la idea de "modernidad", expandida por los países situados en el Atlántico Norte. Como consecuencia de esta situación, la globalización implica en todos los casos la localización, de manera que " [...] la localización es la globalización de los perdedores. De hecho vivimos en un mundo de localización en la misma medida en que vivimos en un mundo de globalización " 9.

Sin embargo, ¿cómo conceptualizar de una mejor manera la relación entre los localismos vencidos y los vencedores? Para responder a este interrogante me parece acertado recurrir a la idea de "Sur". Para Dussel 10 el "Sur", no es una referencia a una simple localización geográfica, más bien es una metáfora de la humanidad sufriente bajo el yugo del capitalismo mundial. Desde esta óptica el Sur continúa existiendo a pesar de la globalización, como consecuencia de la modernidad colonial y no como su proyección inacabada o en gestación. En esta medida el Sur es por naturaleza disperso y heterogéneo, pudiendo ser identificado allí donde se reproduce la dependencia, y la diferencia como exclusión y subordinación.

Tanto el Sur como el Norte son el resultado de procesos históricos y de relaciones sociales, de modo que su mutua existencia atestigua la reproducción de una "diferencia colonial". Ya que como afirmara Vine De Loria en el caso de los nativos americanos y los inmigrantes europeos, "[...] no se trata de visiones del mundo o de cosmologías inconmensurables, se trata de una diferencia ligada a la "colonialidad del poder " (En Mignolo 2001). Una colonialidad que representa el lado oscuro de la modernidad. Un espejo de calibán frente al cual las ciencias sociales norte-americanas y europeas han querido cerrar los ojos, escondiéndola con eufemismos como el de la "violencia de la modernidad" o la "razón instrumental".

1.2.El colapso Moderno

Pero también y de manera simultánea, la evolución del sistema capitalista ha producido la bancarrota de sus propios paradigmas modernos, encarnados e instrumentalizados políticamente a través del modelo "socialdemócrata"(4)11. La implantación -sin obstáculos- de este modelo productivo y de sus representaciones simbólicas, ha producido una crisis profunda en los pactos sociales sobre los cuales se fundaron los estados nacionales y las instituciones internacionales, nacidas bajo el signo de la modernidad. Este proceso de cambio puede aprehenderse a través de los siguientes fenómenos:

  • La transformación de las instituciones internacionales y el progresivo empoderamiento transnacional . Es remarcable que organismos construidos bajo los acuerdos de Bretton Woods (ONU, los Bancos Regionales de Desarrollo y el Banco Mundial), con el fin de mediar los conflictos internacionales y para reforzar el orden "moderno", hayan sido reformados en concordancia con el Consensus de Washington. Las reformas de estos organismos se acompañaron de la creación de nuevos espacios e instituciones que como la OMC han buscado impulsar el decálogo liberal por todos los medios, alejándose cada vez mas de los intereses públicos de las naciones, y actuando como expresiones politizadas del poder transnacional.
  • La nueva alineación del Estado y el renacimiento de los espíritus nacionalistas fuera del orden moderno . El estado como sujeto regulador de los aparatos productivos y de la vida social, actuando en función del bienestar publico, esta en proceso de disolución 12. De esta manera, en la actualidad, nos encontramos ante un modelo estatal que tiende a reducirse a sus funciones represivas y legislativas. Frente al vacío que ha producido el retiro del estado como expresión del poder publico podemos observar también, la emergencia de expresiones nacionalistas. Estas expresiones nacionalistas difieren en su percepción del fenómeno de transformación estatal. Es así como los movimientos indígenas en Bolivia, Ecuador, Chile y Colombia critican tanto las ideas que fundamentaron el anterior modelo estatal como sus actuales transformaciones. Mientras que en varios países centrales, como los europeos, parece renovarse una creciente preocupación etno-nacionalista, en defensa de los pactos sociales modernos que fundamentaron el bienestar social durante la "social-democracia".
  • El renforzamiento de los poderes locales . El "poder local" dejado de lado bajo la centralización estatal característica del modelo desarrollista, ha sido redescubierto e impulsado gracias a la hibridación del modelo de liberalización económica con la enorme variedad de configuraciones capitalistas, dentro de las diferentes formaciones nacionales. A este nivel, el poder local se ha visto privilegiado por las reformas de descentralización administrativa, impulsadas por los estados, y por las intervenciones transnacionales e internacionales de ayuda al desarrollo y "auto-gestión".

Esta constelación de fenómenos nos indica que en la actualidad asistimos a una nueva articulación entre los niveles locales, nacionales y globales. Mientras que en el periodo "desarrollista" se construyeron los diferentes estados nacionales, de la mano de sus propias expresiones capitalistas, en las cuales los estados jugaban el rol de intermediación entre lo local y las diferentes expresiones de carácter internacional. La actual fase de desarrollo del capitalismo se caracteriza por una dinámica en dos direcciones: de una parte, la deslegitimación de los organismos y entidades de carácter político en el ámbito internacional; y de otra parte, el reforzamiento del poder de coerción de las identidades organizativas internacionales de carácter económico y simbólico , como las multinacionales y las industrias culturales.

2. LAS FORMACIONES SOCIALES ANDINAS EN EL MARCO DE LA MUTACION GLOBAL

En correspondencia con la dinámica global enunciada anteriormente, la concepción y la configuración de los Estados andinos y de sus instituciones ha sido profundamente transformadas en el curso de las dos últimas décadas. Estas transformaciones han sido exhaustivamente analizadas, y corresponden con las diferentes oleadas de reformas neoliberales 13(5).."aconsejadas" a mediados de la década de los ochenta. Dichas reformas serian impuestas por los organismos de crédito internacional como condición para renegociar la deuda externa. " Los ajustes estructurales pueden ser entendidos como un proceso de políticas y reformas que apuntaba a crear ciertas condiciones básicas para poner en marcha otra modalidad de desarrollo " 14.

De estas nuevas estructuras estatales y de la acumulación del trabajo organizativo de las poblaciones indígenas ha surgido con fuerza, sobre todo en los últimos quince años, nuevas políticas que podrían ser consideradas como "neoindigenistas" 15. El contexto sobre el cual se ha construido esta nueva relación se fundamenta en los siguientes ejes:

2.1 La Alienación del Estado

La globalización ha socavado paulatinamente las fronteras nacionales, y ha hecho imposible a las naciones individuales sostener estructuras sociales, políticas, económicas independientes o siquiera autónomas. Ni siquiera los países centrales han quedado inmunes ante el avance de este proceso 16. Esto no quiere decir que el Estado este en proceso de disolución. Un rasgo clave de la época reciente es la transformación del modelo de estado nación. Esta dinámica de reorganización ha implicado que lo político y los intereses públicos queden claramente condicionados a lo económico y a los intereses privados. En realidad la actual debilidad del Estado es su propia alienación con respecto a las exigencias del capitalismo global.

En los países andinos, el efecto más representativo de esta dinámica, ha sido el desmonte de los planes y las agencias responsables de impulsar el desarrollo y la industrialización interna. En este contexto se producen dos hechos fundamentales:

i) De un lado se detienen las " reformas estructurales " que debían producir la emergencia de mejores condiciones para fortalecer el proyecto "moderno" de estado y se enfatiza en el fortalecimiento de " ayudas sectoriales" al desarrollo local bajo los postulados del Desarrollo Rural Integral (DRI).

ii) De otra parte, ante el desmonte de la maquinaria desarrollista de carácter estatal se produce un vacío institucional en la distribución y planificación de la ayuda al desarrollo, ya que como venimos de observar, los dineros al desarrollo no se detienen sino que cambian de dirección. En los países periféricos este vacío institucional vendrá a ser ocupado por el llamado "tercer sector" u organizaciones no gubernamentales de carácter privado (ONGs). De esta manera, se privilegia el reforzamiento de los actores e intereses privados por encima de los públicos.

2.2 El Reconocimiento Multicultural y la Acumulación por Desposeción :

Se dice que en las últimas décadas del siglo XX la democracia ha triunfado a escala mundial. Sin embargo, al mismo tiempo también lo ha hecho la desigualdad. Paradójicamente, los tiempos de mayor igualdad política son también los de mayor desigualdad social 17. Esta paradoja puede comprenderse mejor en la medida que se profundice en la explicación de cada uno de sus aspectos constitutivos. En este sentido habría que esclarecer dos tipos de relaciones: primero, entre el aumento de la desigualdad social y la crisis del modelo democrático; y segundo, entre las políticas de reconocimiento a la diferencia y la implantación del modelo de desarrollo neoliberal.

Podemos comenzar a observar la primera de estas relaciones a través de las opiniones de la población latinoamericana con respecto a la democracia. Según un reciente informe del PNUD " La democracia en América latina ", el 55 % de los encuestados [en 18 países] dijo que apoyaría el reemplazo de un gobierno democrático por otro autoritario; el 58 % convino en que, de ser necesario, los gobernantes deberían "franquear los límites de la legalidad", y el 56 % dijo que el desarrollo económico era más importante que el mantenimiento de la democracia". Una Segunda mirada, nos situaría en el campo de articulación entre corrupción y democracia. De esta manera, utilizando el mismo informe del PNUD, el análisis de las percepciones ciudadanas mostró que "[...] buena parte de las personas que manifiestan su preferencia por la democracia tiene actitudes contrarias a algunas reglas básicas de este régimen. Aproximadamente uno de cada tres opina que la democracia puede funcionar sin instituciones como el Parlamento y los partidos políticos ". Finalmente, podemos efectuar una tercera mirada buscando relacionar desigualdad económica con el actual modelo democrático. Así continuando con este mismo informe observamos que: "[...] una proporción sustancial de latinoamericanos valora al desarrollo económico por sobre la democracia y estaría dispuesta a dejar de lado la democracia en caso de que un gobierno no democrático pudiera solucionar sus problemas económicos " (2004:135). En esta misma dirección, vale la pena mencionar que según el "Latino barómetro" del 2002 la Región Andina mostraría los promedios subregionales mas altos de orientaciones " no democráticas " (28.3 %). Podemos apreciar, entonces, que aun cuando el sueño "democrático" ha sido instaurado en el continente, persiste una manifiesta crisis de credibilidad en dicho modelo de gobierno. Y que este desencanto popular se asocia fuertemente con la persistencia de patrones de desigualdad económica al interior de las formaciones sociales latinoamericanas.

La segunda relación, nos permite apreciar como la crisis del modelo desarrollista también significaría para los estados andinos, la crisis de sus paradigmas fundadores (la construcción de una identidad nacional homogénea y el control sobre las actividades productivas). En esta medida el abandono del proyecto keynesiano en los países periféricos produciría un contexto político y económico favorable al reconocimiento de la diversidad cultural. Sin embargo, dicho reconocimiento se produjo en el marco de una reforma neoliberal. En líneas generales, este encuadramiento neoliberal ha significado que las reformas introducidas permanezcan en el ámbito de la integración política. Y que aquellas demandas que se situaban en el plano de la exclusión social y económica fueran reinterpretadas en concordancia con el discurso multicultural. Es así como aquellas demandas que apuntaban a lograr una mayor equidad social (mejor distribución de la riqueza y una verdadera participación en la toma de decisiones del estado-nación), se convirtieron en enunciados simbólicos y formales.

El fracaso del reconocimiento neoliberal para mejorar la calidad de vida de las poblaciones reconocidas e integradas como sujetos colectivos es inocultable. Al punto que el mismo Banco Mundial en un estudio que analiza a los países de la región con mayor población indígena(6)" Pueblos indígenas, pobreza y desarrollo humano en América Latina : 1994- 2004 " ha aceptado que a pesar de su creciente influencia política, en los últimos diez años, los pueblos indígenas de América Latina han avanzado poco en materia económica y social y que continúan padeciendo altos niveles de pobreza, menor educación y mayor incidencia de enfermedades y discriminación que otros grupos18.

Los indígenas representan el 10% de la población, pero son el grupo más desfavorecido en una región que de por sí es severamente afectada por la pobreza y la inequidad. El estudio encuentra que se han registrado pocas ganancias en la reducción de la pobreza y aumento de los ingresos entre los indígenas durante el período que se ha declarado como su década (1994-2004); que la brecha de pobreza de los indígenas es más profunda y que disminuyó más lentamente durante los años 1990; que ser indígena aumenta la probabilidad de un individuo de ser pobre, relación que se mantuvo más o menos igual al comienzo y al cierre de la década; que los indígenas, si bien la brecha se está reduciendo continúan teniendo menos años de educación y que los resultados educacionales son sustancialmente peores para los indígenas, lo cual es índice de problemas en la calidad de la educación; y que, en un área también clave, como la salud, sucede algo similar, ya que los indígenas, especialmente mujeres y niños, continúan teniendo menor acceso a servicios básicos de salud.

Es así como el proyecto neoliberal se ha extendido a lo largo de los países andinos. Reconociendo simbólicamente a través de reformas constitucionales las luchas de los sectores mas marginados en el orden social "moderno" (los indígenas). Al mismo tiempo que en la practica impulso un modelo de desarrollo económico que reforzó la exclusión social y productiva de esas mismas poblaciones. De este modo los ciudadanos de nuestras democracias se ven atrapados en una situación que no deja de ser irónica :
" [...] mientras que en el "cielo" ideológico del nuevo capitalismo democrático se exaltaba la soberanía popular y el amplio repertorio de derechos consagrados constitucionalmente, en la prosaica "tierra" del mercado y la sociedad civil los ciudadanos eran despojados prolijamente de esos derechos por medio de crueles y acelerados procesos de "desciudadanización" que los marginaban y excluían de los beneficios del progreso económico y la democracia " 22.

2.3 La estrategia del "Gato-pardo" o la Preservación de las estructuras de poder oligárquico

Indudablemente que todas estas transformaciones mencionadas anteriormente han producido cambios importantes en las sociedades andinas: la emergencia de las ONGs como actores paraestatales de origen privado y función publica, o la revaloración como sujetos políticos de las poblaciones indígenas y de otros sectores históricamente negados del proyecto nacional moderno, así como el posicionamiento de las elites de estos renovados sujetos políticos en las estructuras estatales y privadas. Sin embargo, es imposible pasar por alto el costo de implantación de este nuevo modelo de estado y de los nuevos paradigmas productivos, fundamentados en la apertura indiscriminada a los capitales y a la competencia extranjera. Situación que se acompaña, además, de una manifiesta orientación hacia la exportación y la protección de la banca por encima de los intereses y las necesidades públicas. La pregunta obligada es: &iqu est;Quién ha debido pagar dicho costo? Para avanzar en el esclarecimiento de esta pregunta revisemos dos indicadores que nos muestran la estructuración de los sistemas de igualdad y exclusión en las sociedades latinoamericanas: el empleo y la distribución del ingreso.

2.3.1 El empleo

Si bien el estudio de los cambios en la estructura del empleo para el conjunto de América Latina no es tarea fácil en el corto plazo, debido a la insuficiente información estadística de la cual se dispone, de acuerdo con Salas 20 aun con esta seria limitación, es posible dar cuenta de varios fenómenos comunes a los países de la región.

A consecuencia en primer lugar, del lento o nulo crecimiento económico en los años 80, y en segundo término de los procesos de reestructuración productiva que fueron profundizados en los '90, el añejo problema de empleos mal retribuidos o de baja productividad se acentúa. Esto se expresa en una creciente marginación social. La capacidad de absorber mano de obra de los sectores que producen bienes comercializables en el exterior se ha visto diminuida, por lo cual la generación de empleos asalariados y no asalariados descansa cada vez más en el sector terciario. Si bien este sector incluye actividades de alta productividad que ofrecen puestos de trabajo bien retribuidos, como veremos a continuación, predominan las actividades de baja productividad y las condiciones de trabajo precarias. Como consecuencia del crecimiento lento del empleo y del crecimiento inestable de los salarios reales, en muchos países se ha observado que los hogares deben buscar más fuentes de ingreso para una proporción creciente de sus miembros 21.

Es así como la reestructuración de la economía mundial ha implicado para los países de América Latina el desarrollo de dos tendencias: polarización económica y exclusión social. El vuelco hacia actividades orientadas a la exportación y el menor ritmo de crecimiento de las economías de la región han traído consigo cambios en la estructura de las ocupaciones, los cuales han implicado una precarización del empleo 22.

Pero si la situación es bastante difícil para el conjunto de la población, se empeora dramáticamente si nos enfocamos en las comunidades indígenas. Según el Banco Mundial, en Ecuador los ingresos laborales promedio entre la población indígena alcanzan sólo el 55% de los ingresos de trabajadores no indígenas. En Bolivia casi un tercio de los indígenas empleados no reciben remuneración por su trabajo, comparado con un 13% de los no indígenas. Y mientras que la población no indígena empleada gana 1.127 bolivianos por mes, la población indígena empleada gana menos de la mitad de este monto (513 bolivianos por mes). En el Perú tanto los miembros de los hogares indígenas como no indígenas trabajan principalmente en el sector informal. A pesar de las similitudes, la población indígena empleada gana en promedio sólo la mitad de lo que la población n o indígena empleada gana. Sin embargo, vale la pena notar que gran parte de la población indígena vive en las áreas rurales donde los ingresos (y precios) son considerablemente inferiores a los presentes en las áreas urbanas. La población indígena recibe un pago menor por trabajos en el sector formal en comparación a la población no indígena, ocurriendo exactamente lo opuesto en el sector informal en el que la población indígena obtiene un ingreso mayor 23.

La actual situación de la población indígena cobra su real magnitud en la medida en que relacionemos los análisis sobre la reestructuración del mercado laboral bajo las reformas liberales con el estudio de Hall y Patrinos. En este sentido, según el análisis financiado por el Banco Mundial las crisis económicas afectan de una manera más severa a los indígenas, quienes se recuperan más lentamente. Si contrastamos la anterior información con los análisis de Salas, Weller y de la OIT, según los cuales la precariedad del empleo tendió a profundizarse como producto de las reformas de ajuste y reestructuración económica durante los años noventa, Podemos, entonces, hacernos una idea de hasta que punto en los países donde la población indígena es mayoritaria, son ellos quienes han debido soportar con la carga mas pesada de los procesos de reestructuración liberal.

Ahora, luego de haber revisado la actual estructura del empleo en el contexto latinoamericano, podemos preguntarnos: ¿cómo evaluar un proceso en el que sí bien, se ha reconocido un estatus político a poblaciones tradicionalmente excluidas -como los indígenas-; al mismo tiempo se ha continuado y en muchos casos empeorado las condiciones de vida de estas mismas poblaciones? ¿cómo justificar un modelo de sociedad que ha permitido que los sectores más acomodados de las formaciones sociales latinoamericanas continúen acaparando la concentración de la riqueza y de los beneficios? ¿Acaso no estamos frente a la estrategia del " gatopardo " (cambiar todo para que todo permanezca igual), donde el reconocimiento político y simbólico no implica bienestar para las poblaciones beneficiadas? ¿Acaso no estamos en frente de una estrategia que ha permitido mantener las estructuras sociales que aseguran la concentración del poder y la riqueza?.

Tenemos entonces que los derechos y reconocimientos ganados a través de la lucha incansable de los diferentes movimientos sociales en el marco de la configuración neoliberal, están expuestos a múltiples y profundas contradicciones. Entre las cuales podemos mencionar:

  • Si bien la consolidación de las organizaciones de base como nuevos sujetos de la ayuda al desarrollo ha fortalecido una mayor independencia y una renovada capacidad de gestión de parte de estas comunidades, también es cierto que se ha producido el desdibujamiento de las fuentes estructurales de la inequidad social, es decir, la precariedad del empleo y la concentración de la riqueza.
  • En concordancia con la anterior contradicción, conviene evaluar hasta qué punto el redireccionamiento neoliberal (de lo global hacia lo local y de lo estatal hacia lo privado) persigue instaurar una mayor equidad social. O, sí por el contrario, su objetivo primordial es anestesiar el conflicto social y la politización de los sectores que han tenido que soportar sobre sus hombros el costo de la nueva orientación estratégica de acumulación capitalista.

3. LOS AGENTES ETNICOS: MOVILIZACION E INSTITUCIONALIZACION

Dejando por un momento los condicionantes macro estructurales (el contexto global y el estado nación), exploremos las dinámicas de los agentes sociales directamente implicados: las organizaciones indígenas. Con esta intención vale la pena reflexionar ¿Cuáles han sido las motivaciones que han desembocado en los procesos de organización y revitalización étnica ? Cuales han sido las influencias mas remarcables de dicho proceso? Que factores han jugado un papel preponderante de este " despertar indígena " ?

En la dirección que demarcan los anteriores cuestionamientos comencemos con las principales "demandas" que han direccionado la lucha y la organización indígena en el contexto andino.

Dos de las principales motivaciones de la movilización étnica, aceptadas en los medios académicos y reivindicadas por una gran parte de las organizaciones indígenas andinas son : i) la definición y los términos de la "integración" de las poblaciones indígenas al Estado ; y ii) la "redefinición" de los principios de constitución de la "nación" con el fin de incorporar la diversidad étnica.

3.1 Las demandas indígenas en torno a la nación: Negociación e Integración

El proceso de redefinición de la "nación" ha dirigido sus esfuerzos contra la concepción moderna del término, en su variante latinoamericana ( una sola lengua, una sola raza, un solo Dios ) (7). Puede decirse que existen dos versiones históricas con respecto a la manera como debía concretizarse ese nuevo proyecto de nación.

De un lado, desde el punto de vista estatal e institucional el reconocimiento debe realizarse tan solo en el campo de la " cultura " indígena. Entendiendo por cultura, el conjunto de creencias de cada pueblo indígena, así como algunas de sus instituciones. Siempre y cuando estas no estén en contra de las leyes del estado-nación en la cual están circunscritas o, se encuentren en contravía de los intereses estratégicos del capitalismo nacional e internacional. Esta visión de las culturas indígenas ha significado en la práctica, la necesidad de construir un interlocutor indígena medianamente uniforme, con el cual fuera posible negociar. El reconocimiento de este interlocutor pasa en no pocos casos, por la invención o por la traducción forzada de hábitos, creencias y necesidades inexistentes en algunos pueblos indígenas, o sin la relevancia que a esos mismos elementos se les presta en la cultura occidental. Dichos elementos se impulsan desde los ámbitos estructurantes del estado-nación (institutos indigenistas, religiones, Ongs) con el fin de construir puentes transculturales a través de los cuales sea posible tratar de manera uniforme el amplio espectro de la diversidad indígena. Algunas de las categorías mas relevantes en esta dirección han sido: una sola concepción del territorio (la reserva indígena), una forma común de autoridad, la necesidad de una juridicidad indígena, la insistencia en la creación de centros especializados de educación, la necesidad de adaptar la medicina tradicional a los parámetros del mercado, y la exigencia de inventarse o de adaptar al lenguaje estatal a las formas organizativas indígenas(8).

De otra parte, las organizaciones indígenas mas representativas en el contexto andino, no reivindican "la cultura" indígena sino "las culturas " indígenas (Onic 2005) 24, (Conaie 2001) 25, (Csutb 2003) 26. La concepción de cultura desde este punto de vista se hace a partir de un sentido mas holístico. Es decir, como la totalidad de creencias e instituciones que envuelven la tradición indígena (aun aquellas que han sido olvidadas o están a punto de desaparecer como producto de la violencia que se ha producido en la interacción con el mundo blanco y mestizo). En este sentido, la redefinición de la nación debe acordarse bien sea en términos " Plurinacionales " 27 o, " Etno-nacionales " como lo propone el Pachakuti Aymara. Podemos observar que existen diferentes versiones de la manera como se construiría esta iniciativa. Pero en líneas generales, esta propuesta se realizaría como un proyecto confederado, en el cual cada Nación Indígena tendría derecho a decidir no solamente sobre la conservación de su patrimonio simbólico sino también sobre sus riquezas biológicas y sus modelos productivos. Es decir, el derecho a su propia " Autonomía " 28.

3.2 La Participación Indígena en el Estado: Un Panóptico de Alianzas

Si la redefinición de la nación se ha debatido sobre todo en el campo de sus implicaciones simbólicas, la integración al estado se sitúa en el ámbito de la participación en las estructuras del poder. A este nivel, el significado actual del termino " integración " designa la exclusión y la explotación histórica que han padecido estas poblaciones, pero igualmente designa, el derecho de los indígenas a integrar activamente la sociedad en cuya construcción ellos han participado. Otro aspecto de relevancia es que la movilización indígena no toma la forma de sujetos individuales, por el contrario las demandas indígenas se implementan bajo las figuras organizacionales colectivas que el mismo estado-nación ha contribuido a modelar (Cabildos, Comunas y Sindicatos). Pero, más allá de esta acepción primaria, veamos cuales son los términos bajo los cuales se piensa y se construye en la práctica dicha "integración".

Como es apenas obvio las respuestas a la anterior pregunta se fragmentan de acuerdo con la multitud de posiciones dentro del amplio espectro de la diversidad indígena. De esta manera, el significado de la "integración" aparece matizado por las profundas diferencias de los procesos históricos de la organización indígena.

En el caso andino podemos introducir los siguientes procesos que afectan de manera desigual las poblaciones indígenas, y que por lo mismo, direccionan las conceptualizaciones en torno de la "integración":

3.2.1 Según la dinámica de inclusión de los territorios indígenas en los sistemas de producción capitalista

En los procesos de revitalización étnica, después de la década de 1970, podemos observar que las tendencias políticas organizativas y las demandas de integración al estado–nación, varían significativamente según la frecuencia del contacto de las poblaciones indígenas con respecto a los centros políticos y económicos. Estas diferencias se traducen en los planos organizativos de los movimientos indígenas, impulsando diferentes trayectorias a las luchas de cada pueblo indígena. En los países andinos uno de los ejemplos mas representativos de esta situación, es la marcada diferencia que adquiere la organización y la movilización indígena para los pueblos ubicados en la selva amazónica y aquellos que habitan los macizos montañosos.

A partir del sistema productivo instaurado durante la colonización española -utilizando las haciendas- las poblaciones ubicadas en los andes o en los valles interandinos han tenido un mayor grado de incorporación en la economía capitalista. Por esta razón, estas poblaciones han sufrido con un mayor grado de intensidad de la " acumulación primitiva " . Es decir, la desvalorización sistemática de sus culturas y costumbres, el desplazamiento de sus territorios y la incorporación forzada en los sistemas productivos dominantes. Como producto de este proceso las organizaciones indígenas en los andes son conscientes que hace ya mucho tiempo que ellos vienen experimentado un fuerte proceso de incorporación dentro de las lógicas capitalistas. Dicho proceso ha representado para los indígenas una " inclusión subordinada" 29. Es decir, una inclusión en situaciones altamente desventajosas para las poblaciones indígenas y en la cual se mantiene una situación de " colonialismo interno " 30. La inclusión subordinada ha significado que las poblaciones indígenas andinas vivan insertadas en lógicas de mercado pero con las peores condiciones para desenvolverse en las mismas. Es por eso, que las organizaciones andinas tienden a concebir el proceso de "integración" a través de la destrucción definitiva de las fronteras de exclusión y de las estructuras internas del colonialismo.

A diferencia de las poblaciones andinas, las poblaciones ubicadas en la amazonía han respondido a un proceso de incorporación diferente dentro del sistema capitalista. Estas poblaciones han estado articuladas en los sistemas productivos mundiales, pero esta interacción se ha realizado a través de una inclusión intermitente 31. Lo cual quiere decir, que gracias a que estos territorios han sido considerados como territorios lejanos, fronteras de colonización en las márgenes de la civilización, "[...] su incorporación a la economía de mercado se ha realizado por medio de oleadas colonizadoras y de explotación de recursos naturales" 32. Es así como las demandas de integración de estas poblaciones, contrariamente a las de las poblaciones situadas en las montañas, abogan por el encerramiento comunitario, la defensa de sus formas de vida y la fortificación de las fronteras étnicas en frente al mundo blanco y mestizo.

3.2.2 Según el origen de las alianzas e influencias "modernas"

Otra diferencia remarcable al interior de las organizaciones indígenas en los países andinos es la escogencia de sus aliados estratégicos. Agrupando la gran diversidad de instituciones y actores interesados en movilizar e incidir en las organizaciones indígenas, estas podrían resumirse en las siguientes categorías:

i) Los juegos de las alianzas en el sistema político : La gran mayoría de las poblaciones indígenas fueron incorporadas dentro de los escenarios políticos modernos a través de los partidos de izquierda. Esta incorporación no se implemento conservando las especificidades culturales de las poblaciones indígenas, por el contrario, en la mayor parte de los casos, la intención fue asimilar a los pueblos indígenas como sujetos individuales dentro de la estructura de clases. De esta manera, los indígenas se organizarían en primer lugar como campesinos en las luchas por la tierra (Perú y Ecuador), o como obreros y mineros al interior de las reivindicaciones sindicales (Bolivia). Con el tiempo, las organizaciones de este tipo situadas en zonas habitadas predominantemente por indígenas transitarían hacia movimientos de base étnica. Esta situación de independencia y valorización étnica se reforzaría con la entrada de estas poblaciones en los sistemas políticos electorales.

ii) La influencia de las instituciones religiosas : Esta influencia es tal vez la más antigua y omnipresente de todas las que aun subsisten en el mundo indígena. Comienza por la evangelización de la conquista y la colonia, continúa con el protectorado a lo largo de los primeros años de creación de los actuales estados, y se perpetúa a través de la actual presencia e influencia religiosa en las actuales organizaciones indígenas. Esta ha sido una relación impuesta y tormentosa, en muchos casos manipuladora y con evidentes fines políticos como el protestantismo y la teología de la liberación.

iii) El estado y sus políticas de administración de indios : Las instituciones indigenistas en los estado andinos han sido actores determinantes en la evolución de las poblaciones indígenas. Sin embargo, los modelos utilizados por los estados han sido bastante diversos y en la mayoría de las veces en coordinación con los otros actores que venimos enunciando (en el siglo XIX y hasta la mitad del siglo XX con la iglesia, luego utilizando sus mismas instituciones indigenistas, y después de 1970 a través de las ONGs). Las poblaciones indígenas en la medida de sus posibilidades se han acomodado al juego de poder que históricamente les ha planteado sus relaciones con el Estado. En esta medida, los indígenas se han manifestado a favor o en contra del estado dependiendo de los intereses sectoriales que dicha elección represente.

iv) Las redes especializadas de la cooperación internacional : La diferencia mas remarcable entre el modelo publico de cooperación impulsado por el estado y el modelo de cooperación privado agenciado por las ONGs, es que el primero propuso una políticas de cooperación uniformes de acuerdo a un modelo de integración, mientras que las ONGs expresan múltiples modelos y visiones en torno al mundo indígena. De esta manera, es posible encontrarse con ONGs vinculadas a diferentes iglesias (protestantes o católicas), ligadas a diferentes corrientes políticas (izquierda o derecha), con un mayor o menor grado de vinculación con las agencias estatales, o construidas por las mismas comunidades, con el fin de acceder al dinero internacional destinado a la cooperación. Las ONGs en los países periféricos, se ven claramente condicionadas por las fuentes de financiación de sus actividades. En este tipo de situación, suele establecerse un conflicto que, debido a su persistencia, cabe calificar como estructural: el conflicto entre la responsabilidad ascendente y la responsabilidad descendente 33(9).

v)Las mediaciones y los discursos construidos desde la academia : Finalmente, uno de los espacios en el cual las poblaciones indígenas han buscado afianzarse e incidir es el medio académico. En este campo es donde mejor se expresan las tensiones entre la necesidad de integrarse a la sociedad mestiza y el deseo de conservar su propia cultura y formas de pensamiento. Tal vez, es a través de esta tensión como podemos explicar la atención que en la actualidad todos los países andinos le prestan a la creación o al renforzamiento de un " modelo educativo intercultural ". Así como la participación decidida –sobre todo de las elites indígenas- en los espacios académicos universitarios donde tradicionalmente se construyen y legitiman los discursos sociales. Las elites indígenas son conscientes del poder transformador y legitimador del conocimiento y en esa medida parecen decididas a manipular los discursos que sobre ellas mismas se producen y que históricamente había estado en poder de los otros miembros de la sociedad.

4. CAPITALISMO, ANTROPOLOGIA Y ACCION COLECTIVA INDIGENA EN LOS ANDES LATINOAMERICANOS.

Teniendo en cuenta que:

  • El fenómeno que emerge permanentemente, señalando el ritmo y la dirección de los procesos étnicos es el " capitalismo " ;
  • La antropología y otros discursos especializados juegan un importante papel ideológico, en la reproducción de los sustentos simbólicos que regulan la "diferencia" y la "identidad", y que ;
  • Las decisiones y las acciones responden en última instancia a la dinámica de los actores sociales.

A continuación nos concentraremos en presentar algunas relaciones que atraviesan los niveles locales, nacionales y globales que hemos venido describiendo. Estas relaciones apreciadas como puntos de intersección y articulación, revelan algunas de los procesos más influyentes en la evolución de los fenómenos étnicos dentro de los países andinos. Planteamos entonces, los siguientes ámbitos de relaciones:

  • En el ámbito de las estructuras sociales, la relación entre capitalismo y etnicidad ;
  • En el ámbito de la superestructura , la relación entre ideología y antropología ;
  • En el ámbito de los actores sociales, la relación entre conflicto y acción colectiva.

4.1 La Estructura Social

En el ámbito latino-americano la relación entre capitalismo, estado y etnicidad no es nueva y ha sido señalada desde diferentes puntos de vista(10). En términos generales, esta relación puede ser apreciada como una articulación entre el capitalismo -concebido como un fenómeno macroestructural- y sus heterogéneas apropiaciones y repercusiones en las formaciones sociales de tipo nacional y regional.

En la historia de las formaciones sociales andinas es posible distinguir como los cambios en las relaciones interétnicas, no han significado una oposición real al desarrollo de las trayectorias capitalistas; por el contrario, en la mayor parte de los casos estas han sido transformadas en correspondencia con la evolución capitalista. Henri Favre 34 escribiría con respecto al caso peruano: "Para encontrar los determinantes reales de la política indigenista en el caso peruano, se debe investigar detrás de las justificaciones ideológicas de la nación" (1980:3). En este sentido, el objeto de trabajo de Favre será demostrar hasta que punto " (...) las disposiciones gubernamentales que conciernen a los indígenas tienden a impulsar el desarrollo de las fuerzas productivas y a implantar las secuencias que corresponden lógicamente y cronológicamente con las diferentes fases de la edificació n local del capitalismo" .

Es así, como podemos apreciar que en el periodo de auge del paradigma "desarrollista" a través de la sustitución de importaciones, los modelos indigenistas buscaron afanosamente facilitar la modernización del sector agrario. Este proceso se realizo desligando a los indígenas y campesinos de las estructuras productivas coloniales (las haciendas). En este sentido, la eliminación de las formas de trabajo no asalariadas y los procesos de reforma agraria jugarían un importante papel deslegitimando las expresiones de poder precapitalistas vigentes hasta ese momento. Estas transformaciones que producirían profundas tensiones entre los poderes " aristócratas " y " burgueses ", encontrarían su motivación mas poderosa en la necesidad de los nacientes capitalismos nacionales, de liberar la mano de obra represada en el campo (campesinos e indígenas), con el fin construir "ejércitos de reserva" capaces de implementar la industrialización en las ciudades y en los centros exportadores.

Es así como, en la actualidad, el llamado "despertar indígena" ha encontrado un contexto favorable en el ámbito internacional y ha sido aceptado por las elites oligárquicas, precisamente en el marco de una nueva fase de evolución del sistema capitalista. De esta manera la presente fase de capitalismo globalizado no esta en contradicción con los procesos de reivindicación identitaria, y de fortalecimiento de los espacios locales a través de la descentralización administrativa. Esta correspondencia de intereses permite avanzar en el desmonte de los aparatos estatales construidos bajo la modernidad. Igualmente la manipulación del "despertar indígena", permitiría controlar el flujo constante de las enormes masas de "ejercito de rese rva" y de desposeídos, que no encuentran trabajo en las ciudades. Uno de los objetivos de esta estrategia seria volver a encerrar a estas poblaciones bajo condiciones miserables, en los territorios etnicos de los cuales se le obligo a salir como producto de la fase de industrialización. Como era de esperarse estas transformaciones no se restringen solamente al ámbito de las formaciones sociales andinas, al punto que es posible rastrear la amplitud de sus impactos en una escala global.

4.2 Conflicto y Acción Colectiva

Si bien es cierto, que los actores sociales no actúan por fuera del espacio social que los enmarca, también es importante señalar que el rol de los actores no es de ninguna manera pasivo frente a la estructura social. La lógica que esta última intenta fijar en los diferentes agentes sociales no sigue un patrón predecible. Estas tendencias se constituyen al interior de una relación conflictiva, en una permanente reproducción de encuentros y desencuentros, de negociaciones y contradicciones.

Esta contingencia, nos obliga a situarnos más allá de una línea de análisis simple y unidireccional. De manera que el contexto que actualmente envuelve los movimientos sociales no quiere decir que sus expresiones organizativas acepten sin mas, las trayectorias y discursos propuestos por el capitalismo, el estado o los antropólogo s; o que su discurso permanezca inmutable y no se adecue a una visión estratégica de futuro . Evidentemente l os actores sociales cuentan con sus propias con s trucciones simbólicas, organizativas y productivas, construidas al calor del conflicto y en construcción abierta con su contexto espacio temporal.

En Latinoamérica una de las manifestaciones más importantes de las tensiones que suscitan los contextos de la nueva configuración mundial en el marco de la globalización, ha sido la dinámica de reactivación y de emergencia de las poblaciones excluidas o integradas de manera subordinada en los proyectos de estado-nación. Los síntomas de este "despertar indígena" en la región andina pueden observarse a través de las siguientes dinámicas:

  • La construcción de poderosas e influyentes organizaciones "indígenas" a nivel local, regional, nacional e internacional.
  • El fortalecimiento de la identidad indígena como fuente de pensamiento político .
  • La expansión de las elites indígenas.
  • El reconocimiento de parte de un gran numero de estados latinoamericanos a la diversidad étnica de sus poblaciones .

Los anteriores fenómenos organizativos, así como el complejo entramado de estrategias de etnicidad entre las comunidades indígenas, el estado y los organismos internacionales de cooperación internacional, han producido el cuestionamiento de las posiciones tradicionales en torno a la identidad y la etnicidad. Pero si se tiene en cuenta que el reconocimiento de la diferencia toca los fundamentos mismos de los Estados nacionales modernos en América Latina parece difícil creer que las luchas indígenas y el reconocimiento estatal e internacional sigan una relación unilineal. Entonces, además de las históricas y valientes luchas de los pueblos indígenas existe una conjunción de procesos y acontecimientos que han impulsado el reconocimiento y el posicionamiento de los movimientos indígenas en los escenarios nacionales latinoamericanos, particularmente en los países andinos.

Esa conjunción de procesos debe apuntar a relacionar al menos dos tendencias :

  • El interés de parte de las poblaciones indígenas por construir formas de representación política y organizativas propias, y la emergencia de una élite indígena dispuesta y preparada para buscar implementar en la practica las aspiraciones de sus comunidades.
  • El proceso simultáneo de eliminación y reducción de las estructuras estatales modernas, en las cuales la administración de la diferencia pasaba por la integración y la imposición de un proyecto nacional, así como el interés de parte de las instituciones transnacionales en reforzar los espacios y organizaciones locales para operar directamente desde allí el nuevo poder global.

Sin embargo, estas dos tendencias encierran una contradicción tangible. A pesar de que una gran parte de los actores de la etnicidad y del desarrollo coinciden con el reforzamiento del poder local, como herramienta de autogestión y como una solución para alivianar las funciones estatales. Al mismo tiempo, los proyectos macroeconómicos del estado, así como los procesos impulsados por las mismas entidades internacionales, impulsan contextos económicos totalmente desfavorables para los procesos de autonomía local.

Cómo entender esta situación, en la que los pueblos indígenas han obtenido de las mismas estructuras de poder -que históricamente han avalado su desaparición-, un estatus político. Este último, conseguido no solamente por la toma de conciencia de los espacios que concentran el poder, sino ganado en la lucha y el conflicto permanente. Podemos interpretarlo, en primer lugar, como el resultado de las innumerables generaciones de indígenas que se han organizado y han resistido. Pero igualmente podemos interpretarlo como la estrategia a través de la cual se consolida el poder transnacional en la actual fase de desarrollo del capitalismo. Como apreciamos anteriormente se trata de la Estrategia del Gatopardo , en la que se le reconocen derechos a los pueblos indígenas a través de una juridicidad nacional e internacional, siempre y cuando no alteren el orden prestablecido.

4.3 La Superestructura: Ideología y Antropología

Mucho se ha escrito sobre la función de la antropología en el orden colonial y postcolonial. Ya a comienzos del siglo XX Weber se preguntaba ¿en base a qué presunción el antropólogo se otorga el derecho de retratar e "interpretar" la cultura de otro pueblo? Desde luego, la respuesta fue que esto se realizaba sobre la base de la autoridad que le otorgan sus años de formación científica, y por la aceptación universal de la validez de una epistemología racionalista y/o empírica. Para Weber esta respuesta equivalía a admitir que la autoridad del antropólogo occidental proviene de la supremacía política y económica de Occidente, lo cual es inseparable de la prioridad epistemológica otorgada a los modos de producción del conocimiento desarrollado como parte de la tradición intelectual de Occidente 35. Con el tiempo esta situación se hizo evidente, aun en los círculos más positivistas de la profesión. Es así como el mismo Levi-Strauss escribiría luego de su primer y único trabajo de terreno: " Los pueblos colonizados verán en la antropología la expresión objetiva de una relación de fuerzas entre nuestra sociedad y las suyas ".

Las criticas postmodernas al colonialismo, en su versión moderada 36 como en su versión radical 37, evidenciarían la relación entre antropología y colonialismo, explotándola en beneficio de una concepción fragmentada y relativista de la cultura. La anterior concepción es perceptible cuando se observa que las diferentes corrientes postmodernas sitúan la dominación colonial en el ámbito de la "epistemología" y la "representación", evadiendo cualquier discusión con respecto a la política y la economía. En este sentido, en la década del noventa, algunos de los mismos investigadores postcoloniales, sugieren que el posmodernismo y el poscolonialismo han surgido como realidades condicionadas por la etapa actual de globalización capitalista38.

De esta manera, los análisis realizados durante la época de la llamada "descolonización" continuarían guardando su vigencia y actualidad. En América Latina varios autores habían puesto ya de relieve desde la década de 1970 no solamente la realidad colonial de las relaciones políticas y económicas, sino también su expresión en el ámbito de los análisis científicos. Desde este punto de vista, las ciencias sociales latinoamericanas serian la expresión de una relación de fuerzas entre una sociedad dominante que tiene el derecho de construir los criterios para conocer y unas sociedades dominadas que deben ser objetos de conocimiento39

4.3.1 Entre Paradojas e "Indianismo"

De acuerdo con las ideas que vienen de exponerse, continuemos profundizando la función de la antropología en el orden colonial. Comencemos por preguntarnos ¿qué significan las famosas "paradojas de la etnicidad"? ¿Qué significa cambiar todo para que todo siga igual? ¿Qué representa la homogenización del "otro" a través del multiculturalismo? ¿Qué significa que la instauracion de la democracia en el continente se acompañe de la concentracion de la riqueza y de la deterioracion de las condiciones laborales? ¿Qué podemos pensar del reconocimiento a la diferencia cuando en la práctica y, mas allá de casos aislados, su real implementación es imposible?

Podemos apreciar las anteriores paradojas desde dos puntos de vista : i) Las paradojas son casos aislados y representan las contradicciones normales dentro de un sistema que es capaz de superarlas o minimizarlas ii) Por el contrario, estas paradojas pueden ser apreciadas como "patrones" persistentes en la observación. En caso de inclinarse por la segunda de las anteriores alternativas, dichos patrones deberían ser capaces de constituirse en los fundamentos de una nueva manera de apreciar los fenómenos étnicos. Un sistema de análisis volcado en la exploración de los mecanismos que reproducen la necesidad de " ser moderno para ser diferente"40, dentro de una perspectiva que no olvide la realidad y persistencia del " colonialismo ".

Con el objetivo de guardar la anterior perspectiva será útil retomar los investigadores de la descolonización. Para estos últimos la antropología seria un sistema de producción de imágenes y de representaciones. A través de los cuales, la sociedad occidental produce la imagen del "otro" que es necesaria para sus propósitos. Autores como Vine Deloria y Andreski analizaron la manera como actúa el poder de manipulación de la descripción etnográfica. Para estos autores el efecto de estas representaciones en las comunidades indígenas se desarrolla en correspondencia con su situación de dependencia y subordinación al interior de la relación colonial 41.

Dicho poder que en la actualidad se tangibiliza en las "paradojas de la etnicidad", se implementa a través de un proceso en el que poco importa que estas representaciones sean imágenes deformadas de la realidad. Este fenómeno al que podríamos calificar como la expresión de un " indianismo latente ", funcionaria con parámetros similares a los que Said 42 utilizaría para describir el " orientalismo ". La aparición de fenómenos similares a escala planetaria parecería apoyar la perspectiva propuesta por Santos Boaventura y enunciada en la primera parte de este escrito, según la cual la "globalización" es sobre todo la imposición exitosa de un "localismo" sobre un otro.

Lo realmente importante es que este indianismo -que se legitima socialmente gracias al conocimiento experto- al ser racionalizado y asimilado por las comunidades indígenas, se convierte en una alternativa susceptible de instrumentalizacion dentro del campo de relaciones políticas de la formación social. Es así como las imágenes producidas por la antropología, ella misma al interior de un contexto político (en una relación de poder), operan cambios en las comunidades que buscan parecerse a tales descripciones para obtener beneficios, incluso para lograr obtener su reconocimiento como indígenas.

Frente a las anteriores situaciones nadie es neutral, mucho menos la universidad, o el llamado "conocimiento experto". Habrá, entonces, que encontrar la manera de construir nuevos procesos de cambio social o, necesariamente, deberemos tomar partido -de manera cabal y consciente- con aquellos que ya existen. En esa dirección, deberemos ser capaces de rescatar el conocimiento, liberando su capacidad creadora. Instrumentalizando la reflexión como un momento de la acción y de la transformación. Para que la sociología se convierta en un verdadero "deporte de combate", una herramienta al servicio de la transformación social, deberá combinar el pensamiento y la acción, convirtiéndose en una experiencia vital alimentada por los manantiales del "mundo de la vida"; pero sobre todo, deberá dejar de ser "sociología", "antropología", "historia", y "economía", convirtiéndose por encima de estos intereses sectoriales en una "ciencia social".


COMENTARIOS

1. "De acuerdo con Marx la acumulación primitiva se revela a través de una amplia gama de procesos. Estos incluyen la mercantilización y privatización de la tierra y la expulsión por la fuerza de las poblaciones campesinas; la conversión de varias formas de derechos de la propiedad (común, colectivo, estatal) en propiedad privada exclusivamente; la supresión del derecho a usar los bienes comunes; la mercantilización de la fuerza de trabajo y la eliminación de formas alternativas (indígenas) de producción y consumo; formas coloniales, neo-coloniales e imperialistas de apropiación de activos (incluyendo recursos naturales); la monetarización de los intercambios y de la fiscalización (especialmente de la tierra); comercio esclavista; y usura, la deuda nacional y por último el sistema crediticio como formas radicales de acumulación primitiva.

2. Este proceso de globalización se produciría en la medida en que la actual división internacional del trabajo no se realiza entre países, sino entre agentes económicos y entre posiciones distintas en la economía global en la que compiten globalmente sirviéndose de la infraestructura tecnológica, de la economía informacional y de la estructura organizacional de redes y flujos.

3. Otros autores que apoyan esta concepción de la globalización son Fals Borda, Dussel, Mignolo y Quijano.

4. La "socialdemocracia" se funda en un pacto social en el que los trabajadores, organizados en el movimiento obrero, renuncian a sus reivindicaciones mas radicales, la eliminación del capitalismo y la construcción del socialismo, y los patrones renuncian a algunos de sus lucros, aceptando ser tributados con el fin de promover una distribución mínima de la riqueza y de lograr protección y seguridad social para las clases trabajadoras.

5. De acuerdo con el modelo neoliberal -impuesto a los países periféricos- las economías nacionales deben ser abiertas al comercio internacional y los precios internos deben ser conformes a los precios del mercado internacional. Igualmente las políticas fiscales y monetarias deben ser orientadas hacia el control de la inflación y el déficit público y hacia la estabilidad de la balanza de pagos. Los derechos de propiedad están en consecuencia claramente protegidos contra las nacionalizaciones, las empresas nacionalizadas tienen que ser privatizadas, la legislación laboral debe ser flexibilizada y, en general, es necesario que la regulación estatal de la economía y del bienestar social sea reducida a su mínima expresión.

6. Bolivia, Ecuador, Guatemala, México y Perú

7. Lema consagrado en la Academia Colombiana de la Lengua , en el cual se sintetiza el proyecto de Estado nación expresado en la constitución de 1886. Este proyecto de unificación e integración autoritaria solamente seria cuestionado hasta la constitución de 1991.

8. A lo largo de la geografía andina es posible apreciar la construcción de estas formas de articulación e interlocución entre el Estado y las poblaciones indígenas. Estas formas de representación en primera instancia fueron imposiciones exteriores a las poblaciones indígenas, pero luego serian apropiadas y resignificadas por ellas mismas como espacios de revitalización étnica. Este ha sido el caso de las "Comunas" en el Ecuador, los "Cabildos" en Colombia y los "Sindicatos Campesinos" en Bolivia.

9. La responsabilidad ascendente se refiere a la rendición de cuentas y la satisfacción de las exigencias planteadas por los donantes internacionales, donantes que, en ocasiones, también son ONGs. Como la continuidad de la financiación suele depender de la satisfacción de estas exigencias, la responsabilidad ascendente se convierte en un poderoso condicionante de las prioridades y de la orientación de la actuación de las organizaciones receptoras. [...] La responsabilidad ascendente entra a menudo en conflicto con la descendente, es decir, con la toma en consideración de las exigencias, prioridades y orientaciones de los miembros de las organizaciones o de las poblaciones por ellas atendidas y ante las cuales las organizaciones también deben responder.

10. Lévi-Strauss (1955), Gros (1997, 2000), Cardoso (1992), Taussig (1993) a nivel latinoamericano. En el caso colombiano Vasco (2002), Friede (1972) y Torres Giraldo (1974). Para el Perú Favre (1973, 1980), Mariategui (1973), y Bonilla (1974). En el Ecuador Guerrero (1975, 1991), Sánchez Parga (1986), Breton (2001) y Martinez (2001), y en Bolivia Larson y Harris (1995) entre otros.


REFERENCIAS

1. Mignolo, Said, Escobar y Fals entre otros.        [ Links ]

2. LUXEMBURGO R. , L'accumulation du Capital. Contribution à l'explication économique de l'imperialisme , Maspero, Paris, [1913] , 1972.        [ Links ]

3. HARVEY D., "El 'nuevo' imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulación mediante desposesión", en Revista Herramienta, No 27, 2005.        [ Links ]

4. HARVEY D., "El 'nuevo' imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulación mediante desposesión", en Revista Herramienta, No 27, 2005.        [ Links ]

5. HARVEY D., "El 'nuevo' imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulación mediante desposesión", en Revista Herramienta, No 27, 2005.        [ Links ]

6. ROBINSON W, " La Globalización Capitalista y la Transnacionalización del Estado", en Taller Transatlántico sobre "Materialismo Histórico y la Globalización ", Universidad de Warwick, 1998, www.rcci.net/globalizacion/2000/fg138.htm.        [ Links ]

7. ROBINSON W, " La Globalización Capitalista y la Transnacionalización del Estado", en Taller Transatlántico sobre "Materialismo Histórico y la Globalización ", Universidad de Warwick, 1998.        [ Links ]

8. CASTELLS M., L'ére de l'information , Fayard, Paris, 1999, pp. 66-147.        [ Links ]

9. SANTOS B ., "La caída del Angelus Novus: Ensayos para una nueva teoría social y una nueva practica política", Ilsa - Universidad Nacional de Colombia, Bogota, 2003, p. 87.        [ Links ]

10. DUSSEL E. , Posmodernidad y transmodernidad. Diálogos con la filosofía de Gianni Vattimo , Universidad Iberoamericana Plantel Golfo Centro, México, 1999.        [ Links ]

11. SANTOS B ., "La caída del Angelus Novus: Ensayos para una nueva teoría social y una nueva practica política", Ilsa - Universidad Nacional de Colombia, Bogota, 2003, p. 130.        [ Links ]

12. ROBINSON W, " La Globalización Capitalista y la Transnacionalización del Estado", en Taller Transatlántico sobre "Materialismo Histórico y la Globalización ", Universidad de Warwick, 1998. p. 1.        [ Links ]

13. SANTOS B ., "La caída del Angelus Novus: Ensayos para una nueva teoría social y una nueva practica política", Ilsa - Universidad Nacional de Colombia, Bogota, 2003, p. 142.        [ Links ]

14. CALCAGNO A., " Ajuste estructural, costo social, y modalidades de desarrollo en América Latina", en El Ajuste Estructural en América Latina, Costos Sociales y Alternativas , Sader Emir Comp, FLACSO, Buenos Aires, 2001.        [ Links ]

15. BRETON V., Cooperación al desarrollo y demandas étnicas en los andes ecuatorianos, Flacso, Quito, 2001.        [ Links ]

16. ROBINSON W, " La Globalización Capitalista y la Transnacionalización del Estado", en Taller Transatlántico sobre "Materialismo Histórico y la Globalización ", Universidad de Warwick, 1998.        [ Links ]

17. STRASSER C ., Democracia y desigualdad, Sobre la Democracia Real a Fines del Siglo XX, FLACSO, Buenos Aires, 2000.        [ Links ]

18. HALL G. y Patrinos H ., Pueblos indígenas, pobreza y desarrollo humano en América Latina: 1994-2004, Banco Mundial, 2004.        [ Links ]

19. BORON A., Estado, capitalismo y democracia en América Latina , Colección Secretaria Ejecutiva, Clacso, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Ciudad de Buenos Aires, 2003. Disponible en la World Wide Web:www.clacso.org/wwwclacso/espanol/html/libros/estado/estado.html.        [ Links ]

20. SALAS C ., "El Modelo de Acumulación y el Empleo en América Latina", en Reestructuración productiva, mercado de trabajo y sindicatos en América Latina , Rendon y Salas, Comp, FLACSO, Buenos Aires, 2000.        [ Links ]

21. SALAS C ., "El Modelo de Acumulación y el Empleo en América Latina", en Reestructuración productiva, mercado de trabajo y sindicatos en América Latina , Rendon y Salas, Comp, FLACSO, Buenos Aires, 2000. p. 187.        [ Links ]

22. WELLER J., Los mercados laborales en América Latina: su evolución en el largo plazo y sus tendencias recientes, CEPAL, Chile, diciembre, 1998.        [ Links ]

23. HALL G. y Patrinos H ., Pueblos indígenas, pobreza y desarrollo humano en América Latina: 1994-2004, Banco Mundial, 2004.        [ Links ]

24. (ONIC) Organización Nacional Indígena de Colombia. Entrevista a Luís Andrade, Presidente de esta organización. En Servicio de información virtual "Pueblos Indígenas", 2005.        [ Links ]

25. (CONAIE) Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador. "Proyecto Político", 2001.        [ Links ]

26. (CSUTB) Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia. "Historia del Movimiento Originario de Bolivia", 2003.        [ Links ]

27. (CONAIE) Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador. "Proyecto Político", 2001.        [ Links ]

28. (ONIC) Organización Nacional Indígena de Colombia. Entrevista a Luís Andrade, Presidente de esta organización. En Servicio de información virtual "Pueblos Indígenas", 2005.        [ Links ]

29. DUARTE C ., "Le gatopardo ethnique : une analyses des transformations du modèle d'interaction ethnique dans la sierra équatorienne", en Mémoire de Master , IHEAL, Paris, 2004.        [ Links ]

30. CARDOSO R., Etnicidad y Estructura y Social , México, Ediciones de la Casa Chata , 1992.         [ Links ]

31. DUARTE C ., "Le gatopardo ethnique : une analyses des transformations du modèle d'interaction ethnique dans la sierra équatorienne", en Mémoire de Master , IHEAL, Paris, 2004.        [ Links ]

32. FONTAINE G., «  La Globalisation de la Amazonie : une perspective andine », en F. Bustamante, G. Fontaine, H. Ibarrá Crespo, M. Romero Cevallos, J.Sánchez Parga, J. Schuldt, Dépendance et démocratie en Amérique Andine, Colophon Editions, Bruselas, 2004.        [ Links ]

33. SANTOS B ., "La caída del Angelus Novus: Ensayos para una nueva teoría social y una nueva practica política", Ilsa - Universidad Nacional de Colombia, Bogota, 2003, pp. 260-261.        [ Links ]

34. FAVRE H., « El desarrollo y las formas de poder oligarquico en el Perú », en La oligarquia en el Peru , Compilador Borricaud François, Paris, 1969.        [ Links ]

35. WEBER M ., L'Ethique Protestante et l'Esprit du Capitalisme, Gallimard, [1904], 2004.        [ Links ]

36. CLIFFORD J. y Marcus G., (comps.), Writing Culture: The Poetics and Politics of Ethnography , University of California Press , Los Angeles , 1986.        [ Links ]

37. TYLER S., "Post-Modern Anthropology: From Document of the Occult to Occult Document", en James Clifford y George E. Marcus (comps.), Writing Culture: The Poetics and Politics of Ethnography , University of California Press , Los Angeles , 1986.        [ Links ]

38. DIRLIK A ., After the Revolution: Waking to Global Capitalism , Press of New England , Hanover , 1994.        [ Links ]

39. FALS O., "Por la praxis. El problema de cómo investigar la realidad para transformarla", en Crítica y política en ciencias sociales. El debate Teoría y Práctica , Simposio Mundial en Cartagena, 1978.        [ Links ]

40. GROS Christian , Políticas de la etnicidad: Identidad, estado y modernidad, ICANH, Bogota. 2000.        [ Links ]

41. VASCO L ., Entre selva y páramo, viviendo y pensando la lucha india, ICANH, Bogota, 2002.        [ Links ]

42. SAID E., Orientalism , Random House, Nueva York, 1979.         [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License