SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 número1FREQÜÊNCIA DE CO-MORBILIDADES PSIQUIÁTRICAS DO EIXO I NO DOENTES COM TRANSTORNO DE STRESS POSTRAUMÁTICOCARACTERÍSTICAS E IMPACTO DO FLUXO AÉREO NAS BRONQUIECTASIAS: UMA APROXIMAÇÃO INFORMÁTICA EM RATAS índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista Med

versão impressa ISSN 0121-5256

rev.fac.med v.17 n.1 Bogotá jan./jun. 2009

 

ARTÍCULO ORIGINAL

PAPEL DEL FONOAUDIÓLOGO EN EL ÁREA DE SALUD MENTAL: UNA EXPERIENCIA PROFESIONAL EN EL HOSPITAL MILITAR CENTRAL

ROLL OF THE PHONOAUDIOLOGIST IN THE AREA OF MENTAL HEALTH: A PROFESSIONAL EXPERIENCE IN THE CENTRAL MILITARY HOSPITAL

ROLO DO FONOAUDIÓLOGO NA ÁREA DE SAÚDE MENTAL: UMA EXPERIÊNCIA PROFISSIONAL NO HOSPITAL MILITAR CENTRAL

SYLVIA A. RAMÍREZ R. a* Y SORAYA COLINA MATIZ b*

a Fonoaudióloga, Universidad Nacional de Colombia.

b Docente de Práctica Clínica Universidad Nacional de Colombia, Área de Fonoaudiología, Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, Hospital Militar Central.

* Correspondencia: saramirezr@unal.edu.co, sorayacolina@hotmail.com. Dirección Postal: Servicio de Psiquiatría, Hospital Militar Central, Tr. 3 No. 49-00, Tel. 3232921 Bogotá, D.C., Colombia.


Recibido: Mayo 13 de 2009. Aceptado: Junio 30 de 2009.


Resumen

El objetivo del estudio que se publica fue describir el rol del fonoaudiólogo en el área de salud mental, a partir de la experiencia profesional en el Hospital Militar Central (HOMIC). La metodología empleada fue de tipo cualitativo descriptivo, seleccionando como variables los conocimientos y las habilidades y destrezas, tanto técnico procedimentales como interpersonales, que posee el fonoaudiólogo que trabaja en el área de salud mental. Para cumplir con el propósito se observó al profesional experto en la evaluación e intervención realizada durante el II semestre del 2008 a once pacientes hombres y mujeres con desórdenes cognitivo-comunicativos entre los 16 y los 88 años, diagnosticados previamente con enfermedad mental por el médico psiquiatra. Se estableció posteriormente el perfil del profesional de fonoaudiología en el área de salud mental, sus funciones y objetivos dentro de un equipo multidisciplinar, así como sus conocimientos, habilidades y destrezas. Igualmente se identificaron los procedimientos fonoaudiológicos que se realizan en el área de salud mental y las tareas que se deben desarrollar para evaluar e intervenir los desórdenes cognitivo-comunicativos. El estudió permitió ampliar y enriquecer los conocimientos teórico prácticos que sustentan el quehacer profesional del fonoaudiólogo en el área de salud mental, incluyéndolo como coadyuvante dentro de un equipo multidisciplinario, en la rehabilitación del paciente con enfermedad mental.

Palabras clave: fonoaudiología, salud mental, trastornos de la comunicación.


Abstract

The objective of the present study was to describe the roll of the phonoaudiologist in the area of mental health, from the professional experience in the Central Military Hospital. The used methodology was of descriptive qualitative type, selecting as variables the knowledge and the abilities and skills, technical procedural as much as interpersonal, which the phonoaudiologist that works in the area of mental health possess. In order to fulfill this objective the expert professional was observed during the second semester of 2008 in the evaluations and interventions of eleven patients, men and women, with cognitive-communicative disorders between the ages of 16 and 88, diagnosed previously with mental disease by the psychiatrist. The profile of the professional of phonoaudiology in the area of mental health was later established, its functions and objectives within a multidisciplinary team, as well as its knowledge, abilities and skills. Also the phonoaudiologic procedures that are made in the area of mental health were identified and the tasks that must be developed to evaluate and to take treat the cognitive-communicative disorders. This study allowed to expand and to enrich the theoretical- practical knowledge that sustains the professional task of the phonoaudiologist in the area of mental health, including it within the multidisciplinary team, in the rehabilitation of the patient with mental disease.

Key words: speech language and hearing sciences, mental health, communication disorders.


Resumo

O objetivo deste estudo foi descrever o rolo do fonoaudiólogo na área de saúde mental, a partir da experiência profissional no hospital militar central. A metodologia usada era do tipo qualitativo descritivo, selecionando como variáveis o conhecimento as habilidades e destrezas, tanto técnico procedimentais quanto inter pessoais, que tem o fonoaudiólogo que trabalha na área de saúde mental. Para cumprir o propósito observou-se o profissional perito na avaliação e na intervenção feitas durante o II semestre do 2008 a onze doentes homens e mulheres com transtornos cognitivo-comunicativos entre os 16 e 88 anos, diagnosticado previamente com doença mental pelo médico psiquiatra. Estabelece-se o perfil do profissional da fonoaudióloga na área de saúde mental, suas funções e objetivos dentro da equipe multidisciplinares, assim como seu conhecimento, habilidades e destrezas. Os procedimentos fonoaudiológicos que são feitos na área de saúde mental foram identificados também assim como as tarefas que se devem desenvolver para avaliar e intervir os transtornos cognitivos comunicativos. O permitiu estudo ampliar e enriquecer o conhecimento teórico-prático que sustentam a tarefa profissional do fonoaudiólogo na área de saúde mental, incluindo-lho dentro da equipe multidisciplinar na reabilitação do paciente com doença mental.

Palavras-chave: fonoaudiologia, saúde mental, transtornos da comunicação.


Introducción

El profesional de fonoaudiología es un experto en la comunicación humana, los subprocesos que la hacen posible como lenguaje, cognición, habla y audición y también en sus variaciones y desórdenes. Al contribuir a resolver las dificultades de uno de los actos humanos más complejos, la fonoaudiología es considerada estratégica para el desarrollo humano y económico de un país. Fue a partir de la ley 376 de 1997 que se reglamentó en Colombia esta disciplina, definiéndola como un profesión de carácter científico, cuyos servicios pueden prestarse en donde el conocimiento y aporte disciplinario del profesional de la fonoaudiología sea requerido, o sea conveniente para beneficio social (1).

Existe evidencia teórica acerca de patologías en el área de salud mental que cursan con deterioro de las habilidades cognitivas, comunicativas y lingüísticas, siendo escasa la información acerca de un trabajo fonoaudiológico interdisciplinario en el que se observe que es posible mejorar, mantener y rehabilitar las habilidades de estos pacientes. Los deterioros en mención, conocidos como desordenes cognitivo-comunicativos se definen como "dificultades para asegurar aquellas condiciones necesarias para poder manejar información en la computadora cerebral y para la manipulación misma de la información que ha de comprenderse o formularse"(2), que implican dificultades para desempeñase en actividades laborales, académicas y sociales. En algunos casos, también son llamados desórdenes cognitivo-lingüísticos, debido a que las dificultades en la capacidad de procesamiento e interpretación de la información (cognición), afecta al lenguaje en cualquiera de sus modalidades (oral, escrita, lectura, escucha, no verbal, signado, táctil) y componentes (fonológico, morfológico, sintáctico, semántico y pragmático).

Los desórdenes cognitivo-comunicativos, de acuerdo a su origen, pueden ser evolutivos, ambientales y adquiridos.

Cuando el paciente psiquiátrico padece una enfermedad mental que altera o desordena su comunicación, este desorden cognitivo-comunicativo es competencia del profesional de fonoaudiología, experto en comunicación humana y sus desordenes, quien lo evalúa e interviene cuando el psiquiatra tratante así lo considere. En ese momento, el profesional de fonoaudiología pasa a ser coadyuvante dentro del equipo multidisciplinario que tiene a su cargo el proceso de rehabilitación a nivel cognitivo-comunicativo. A partir del conocimiento de experiencias profesionales fonoaudiológicas realizadas con pacientes psiquiátricos y de trabajos realizados en instituciones psiquiátricas (3) dentro del convenio docente asistencial Universidad Nacional de Colombia- Hospital Militar Central (HOMIC), pudo establecerse que en las diferentes patologías psiquiátricas estudiadas, había variaciones específicas en algunos de los subcomponentes lingüísticos y comunicativos, observándose as u vez integridad en las funciones auditivas, del habla y función oral-faríngea, siendo el lenguaje el componente más afectado, específicamente en los subcomponentes semánticos y pragmáticos.

Un estudio de las alteraciones del lenguaje en demencias tipo Alzheimer que se realizó en la Universidad Nacional de Colombia permitió establecer como principios, " orientar la intervención comunicativa hacia una reeducación que logre retardar el curso, o compensar el deterioro comunicativo, en procura de mantener abiertos siempre los canales de comunicación de la forma más positiva posible" y también "incluir un tratamiento dirigido a la consejería a los cuidadores, que ayude a entender los problemas de comunicación asociados con demencia"(4). Estos, junto con otro trabajo realizado en la Universidad del Valle, en que se destaca la importancia de los procesos comunicativos en el paciente psiquiátrico (5), motivó el interés por elaborar un documento en que se analizara la información sobre el rol del profesional de la fonoaudiología en el área de la salud mental en Colombia, dentro del convenio docente asistencial Universidad Nacional de Colombia-HOMIC. Con la puesta en marcha del programa Centro Día, un proyecto ejecutado por un equipo multidisciplinario –incluido el profesional de fonoaudiología- que tiene como objetivo la rehabilitación integral y el reintegro del paciente con enfermedad mental a su ambiente social y con la gran acogida del primer estudio (3), se posibilitó la vinculación una fonoaudióloga desde un ámbito práctico, como observador participativo y no participativo, en las reuniones del equipo multidisciplinar que trabaja en la rehabilitación del paciente psiquiátrico, así como en las interconsultas y asesorías para algunos pacientes, hecho que aportó muchos más elementos para la elaboración del documento. En este artículo se sintetizan los fundamentos teóricos de la investigación, la metodología a seguir y a la par con los resultados obtenidos de las observaciones, se discute acerca de aquellos conocimientos, habilidades y destrezas que le permiten al profesional de la fonoaudiología cumplir con los objetivos generales y específicos que respaldan su quehacer en el campo de la salud mental y que se desglosan en una serie de actividades en las que además de involucrar al paciente, lo hacen también con su entrono familiar y la sociedad en general.

La definición del Síndrome de Burnout no es tan sencilla, como tampoco lo es la determinación de su nacimiento, bien porque los aspectos que evalúa y que son tomados en cuenta para su aparición son diversos, o bien porque a lo largo de su historia se ha equiparado con otros conceptos que lo vuelven impreciso. Freudenberger, su gestor, define el síndrome como "un estado de fatiga o de frustración que se produce por la dedicación a una causa, o a una forma de vida o de relación que no produce el esperado refuerzo" (1). En sus inicios esta definición se había limitado a un grupo de profesionales, en este caso asistenciales y no se generalizaba a todo aquel que desempeñara un trabajo. Actualmente y entendido como un síndrome por la multiplicidad de causas, el Burnout se desarrolla en contextos laborales que por sus características generan agotamiento y se manifiesta general y más evidentemente de forma física, aunque sus síntomas también se expresen de manera emocional y cognitiva. Progresa con diferente intensidad, en dimensiones de despersonalización, agotamiento y realización personal reducida, conduciendo a una extenuación general que afecta la vida propia y la de las personas del entorno y a su cargo. La sintomatología y sus consecuencias no sólo resultan en manifestaciones físicas y psicológicas, sino que además atraen dificultades interpersonales que interfieren con las situaciones profesionales y familiares, con la seguridad de los pacientes y con el declive de las instituciones prestadoras de salud.

Dentro de los síntomas físicos los más recurrentes son cefalea, fatiga, dolores musculares, molestias gastrointestinales, alteraciones en el peso, problemas de sueño, hipertensión arterial, sensaciones de ahogo, impotencia y alteraciones menstruales, entre otros. Las manifestaciones emocionales y psicológicas más frecuentes son sentimientos de culpabilidad, baja tolerancia a la frustración, irritabilidad, ansiedad, baja autoestima, melancolía, depresión, cinismo, aburrimiento, pérdida de idealismo, incompetencia y autovaloración negativa (2,3). También se ha mencionado deterioro de las interacciones personales con comportamientos agresivos, actitud defensiva y abuso de sustancias, entre otros. Los síntomas organizacionales y laborales descritos son violación de las normas de la organización, retrasos, descansos alargados, excesivo ausentismo, comunicación deficiente, disminución en rendimiento, falta de compromiso laboral, pobre atención y concentración, etc. (4-7). Estudios como el de Goetzel y cols. (2004) aseguran que en los Estados Unidos los costos del absentismo laboral debido al estrés en el trabajo pueden llegar a representar hasta el 60% de todos los costos de las enfermedades (8).

En los últimos años se ha fomentado el interés por el estudio del Síndrome de Burnout, probablemente porque se han hecho más evidentes las enfermedades generadas por el trabajo y porque la implementación de estrategias para la prevención de enfermedades y para la promoción de la salud han adquirido mucha importancia en los actuales estilos de vida. Incluso se puede pensar que los costos económicos, sociales y profesionales resultantes del síndrome han hecho necesaria su investigación y que persista el interés de continuar indagando acerca de esta patología. Cada vez más se conocen investigaciones realizadas en diferentes poblaciones, entre las que cabe mencionar un estudio reciente en oficiales de policía (9), otro en personal de hoteles (10) y otros tres en profesionales de la salud como odontólogos (11), anestesiólogos (12) y psicólogos (13).

El abordaje del Síndrome de Burnout se ha enfocando generalmente en los factores patológicos que lo causan; sin embargo, es relevante también evidenciar los factores positivos que pueden proteger al personal de padecerlo, especialmente aquellas habilidades que permiten afrontar situaciones laborales, determinadas hasta el momento como contribuyentes al desgaste profesional. Interpretado desde la psicología positiva, el síndrome se centra en los factores protectores y de afrontamiento, los cuales han sido estudiados a nivel de compromiso constructo motivacional positivo (Engagement) que comprende tres dimensiones propuestas por Seligman (14): vigor (alto nivel de energía y de resistencia mental en el trabajo, aún cuando existan dificultades), dedicación (alta implicación laboral, el trabajo se ve como orgullo y como reto) y absorción (concentración en las labores y disfrute de éstas). Por su parte y desde el paradigma salutogénico, Antonovsky (15) también revisa factores protectores como el sentido de coherencia, constituido por tres componentes: comprensión (haciendo referencia a la coherencia y la consistencia), controlabilidad (recursos suficientes para realizar un afrontamiento) y significancia (sentido en términos emocionales que se le da a la vida).

Se han propuesto gran número de intervenciones que logren prevenir las consecuencias del síndrome. Por ejemplo en los médicos, especialmente en aquellos en formación, son importantes los programas que identifiquen la susceptibilidad a la fatiga y la deprivación de sueño, debido a las prolongadas horas de trabajo, a los cambios de horario por el cumplimiento de turnos y al tiempo necesario para la formación académica. Morales (16) anota que existen problemas reales para la actual práctica médica en Colombia, agravados por la situación social y económica que vive el país y que ameritan, no sólo un estudio detallado, sino el planteamiento de alternativas de solución apoyadas por el Estado, quien debe promover y garantizar el equilibrio entre los diferentes actores del sector de la salud y en las políticas de riesgos profesionales, así como en las instituciones de salud y educación, que promueven la formación de los médicos y su desarrollo laboral y personal.

Teniendo en cuenta que los estudios de prevalencia analítica permiten estudiar o analizar asociaciones entre diferentes factores y la presencia del evento, planteando el estudio de hipótesis de asociación, en este trabajo se abordó y se evaluó la prevalencia del síndrome y su relación con variables sociodemográficas y con el bienestar psicológico en un grupo de profesionales de la medicina, estudiantes de especialidades médico quirúrgicas de hospitales universitarios, a quienes de les realizó un estudio de prevalencia analítica, aplicándoles el Cuestionario Breve de Burnout de Moreno (3).

Metodología

Se tomó como marco conceptual la primera parte el modelo sobre el sistema de procesamiento lingüístico desde un enfoque cognitivo planteado por Cuetos (6) y el modelo de producción del lenguaje propuesto por Levelt (7), los cuales identifican al sujeto desde su parte más sensible y externa por medio de la explicación del comportamiento, permitiendo a su vez entender parte de los fundamentos del actuar profesional del fonoaudiólogo en el área del lenguaje y la cognición. Se profundizó también sobre teorías psicológicas del lenguaje, bajo la mirada cognitiva (8), así como los aportes de Vigotsky respecto a la psicología del desarrollo y formación del pensamiento (9,10).

La investigación fue de tipo cualitativo-descriptivo, en la que por medio de observaciones participativas, observaciones no-participativas, entrevistas no estructuradas y revisión documental, se analizó la experiencia profesional fonoaudiológica en el HOMIC en el programa Centro-Día, como fuente directa y primaria sobre el contexto en el que se da el objeto de investigación. Para cumplir con el propósito del estudio se observó a la fonoaudióloga experta en la evaluación e intervención realizada a once pacientes hombres y mujeres entre los 16 y 88 años, previamente diagnosticados con enfermedad mental y desórdenes cognitivo-comunicativos por un médico psiquiatra, atendidos durante el segundo semestre de 2008. Los criterios de inclusión específicos para poder ingresar al programa Centro Día (11) fueron: encontrarse en manejo ambulatorio; ser atendido por psiquiatría de manera regular por problema mental ó emocional; incapacidad para el funcionamiento en el ámbito familiar y social secundario a su trastorno mental ó emocional; ser dependiente del cuerpo de salud y de su familia; alto riesgo de descompensación; seguimiento de instrucciones y ajuste al trabajo en grupo; ser entrenable y reeducable; estar o no bajo efectos extra piramidales; querer firmar tanto él como su familia el acta de compromiso (paciente debe cumplir con las reglas del programa, asistir diariamente y puntualmente a cada una de las actividades dispuestas) y no ser abusador de sustancias psicoactivas. Las variables cualitativas que intervinieron en el proceso de análisis y descripción del rol de la fonoaudióloga fueron conocimientos; habilidades y destrezas (habilidades técnico procedimentales) y habilidades interpersonales.

Para la toma de datos se utilizó un registro de diario de campo, o bitácora de investigación, como alternativa para que los participantes se comportaran con mayor naturalidad, la que se llenaba en cada una de las sesiones programadas para realizar las observaciones. En las observaciones no-participativas se observaban y se tomaban datos de las sesiones de intervención de los casos de pacientes remitidos por psiquiatría que eran atendidos por la fonoaudióloga experta. En las observaciones participativas, realizadas en las consultas de fonoaudiología con los pacientes del área de salud mental, se registraban las observaciones y los análisis-interpretación pertinentes al estudio de lo observado en la práctica de la profesional experta y se participaba de las sesiones fonoaudiológicas interactuando con los usuarios y ejecutando procedimientos de evaluación-intervención.

Se realizó entrevista no estructurada (o entrevista etnográfica/ antropológica) a la profesional de fonoaudiología responsable de las interconsultas sobre los pacientes remitidos por psiquiatría y salud mental, teniendo como marco interpretativo de referencia el ser, el hacer, el quehacer profesional en el área de salud mental y las reflexiones en torno a ésta. Se hicieron preguntas de información en las que se responde al qué, quien, cuándo, dónde, cómo, para descubrir los temas controvertidos para la persona entrevistada; preguntas hipotéticas con las que se estimula a la entrevistada para que especule sobre un tema específico; preguntas de postular el ideal, para conocer los valores de la entrevistada, preguntas proposicionales, para revelar o verificar las interpretaciones de ésta (12), preguntas en términos sociales y preguntas resultantes de la solicitud de un ejemplo.

Se adaptó el Formato de Observación del Lenguaje y la Comunicación del paciente hospitalizado en la Unidad de Salud Mental del Hospital Militar Central y de la Clínica Psiquiátrica Santo Tomás, para realizar la evaluación inicial del paciente remitido al servicio de fonoaudiología. Una vez identificados los objetivos de intervención se realizaba terapia individual, terapia individual y grupal y terapia grupal según las necesidades del paciente. Las intervenciones grupales se realizaban dos veces a la semana, con una duración de dos horas diarias cada sesión y las evaluaciones e intervenciones individuales se realizaban en otro momento de la semana con una misma intensidad horaria de acuerdo al proceso del usuario. Las consejerías se realizaban al inicio y finalización de cada una de las sesiones, como parte de las actividades programadas con los usuarios.

Para el análisis de datos se decantó y subclasificó la información recolectada en niveles de evidencia, agrupándose de acuerdo con las variables del estudio, para finalmente organizarlas e integrarlas en los productos: *Objetivos y Funciones de un Fonoaudiólogo en el área de Salud Mental de acuerdo a la experiencia profesional en el Hospital Militar Central; *Conocimientos, habilidades y destrezas necesarios para el desempeño del Fonoaudiólogo en el área de Salud Mental; *Perfil profesional contenido en el decálogo del Fonoaudiólogo que trabaja en el área de Salud Mental; *Guías de procedimientos Fonoaudiológicos en el área de Salud Mental y *Banco de actividades sugerido para la intervención de desórdenes cognitivo- comunicativos en pacientes con diagnóstico psiquiátrico.

Resultados y discusión

En el HOMIC el Área Fonoaudiología ha venido trabajando con el Servicio de Psiquiatría desde hace trece años, inicialmente con población pediátrica en el Programa de Trastornos mixtos del Desarrollo del Lenguaje, bajo la coordinación del Doctor Roberto Chazkel y desde hace cuatro con la población adulta con enfermedad mental, bajo la dirección del Doctor Gabriel Hernández. A partir de octubre de 2008, con la fundación del programa Centro Día, la fonoaudióloga experta en el área de salud mental participa en el equipo multidisciplinario como profesional coadyuvante en los procesos de rehabilitación del paciente psiquiátrico para mejorar su calidad de vida.

En el Decálogo del Fonoaudiólogo en el área de salud mental se resumen las características que orientan acerca del carácter profesional que debe desarrollar y poseer un fonoaudiólogo en esta área, entendiendo el carácter como "el conjunto de rasgos que resultan del aprendizaje o internalización de las normas sociales y del ajuste de la conducta a ellas" (13) ya que el fonoaudiólogo, además de saber y saber hacer, debe establecer un vinculo con los usuarios, familia, cuidadores, profesionales y otros, que le puedan permitir llevar a cabo sus acciones profesionales. Esto es lo que se conoce como rapport, definido como el contacto afectivo entre dos personas y especialmente entre terapeuta y paciente, posibilitando así el tratamiento.

Objetivos del fonoaudiólogo en el área de salud mental

Objetivos Generales

  • Promover y mantener la comunicación funcional en el paciente con patología psiquiátrica.
  • Rehabilitar al usuario en sus aspectos comunicativo y cognitivo para que pueda integrarse a ambientes sociales, familiares, académicos y profesionales.
  • Reducir el impacto social de la patología psiquiátrica en las interacciones del individuo.
  • Permitir la inclusión social del usuario con patología psiquiátrica por medio del establecimiento de un bienestar comunicativo1.
  • Crear con el usuario una empatía que ayude en su proceso terapéutico.
  • Ofrecer un servicio de alta calidad.
  • Objetivos específicos

  • Realizar procedimientos de detección, evaluación, intervención, asesoría-consejería y seguimiento, en los a los individuos que presentan desórdenes en los procesos cognitivo-comunicativo.
  • Generar intención comunicativa en el usuario.
  • Reorganizar los procesos cognitivo y comunicativos que se hallan deteriorados en los usuarios con patología psiquiátrica.
  • Modificar e inhibir comportamientos anómalos comunicativos.
  • Educar sobre la importancia y funcionalidad de la salud comunicativa como elemento fundamental en el mantenimiento de la salud mental.
  • Crear estrategias que promuevan/permitan/prolonguen la comunicación del usuario por medio de las diferentes modalidades comunicativas (escuchar, hablar, leer, escribir, por medio de formas lingüísticas y no lingüísticas y señales convencionales o no convencionales).
  • Dar estrategias de comunicación efectiva al usuario y familiares/cuidadores que estimulen el proceso de rehabilitación.
  • Apoyar los procesos terapéuticos multidisciplinarios.
  • Ampliar posibilidades de interacción a partir de modificaciones en el ambiente del usuario.
  • Aplicar los conocimientos sobre la comunicación humana y sus desórdenes, a las necesidades comunicativas de cualquier población sin importar raza, creencias, etc.
  • Responder a las necesidades socioculturales actuales del contexto nacional de acuerdo a la formación profesional.
  • Conocimientos, habilidades y destrezas necesarios para el desempeño del fonoaudiólogo en el área de salud mental

    La fonoaudiología, al ser una profesión, autónoma científica e independiente, maneja un conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas que le permiten surgir en el ámbito científico y prestar un servicio de acuerdo a las necesidades sociales. Este conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas surgió a partir de documentos de la Asociación Americana de Habla, Lenguaje y Audición (14-18), la experiencia profesional en el Hospital Militar Central, los perfiles y programas de estudio observados en universidades colombianas así como los trabajos realizados en Colombia sobre la Fonoaudiología en el área de Salud mental.

    Conocimientos:Hacen referencia a la evidencia teórica que soporta la actuación profesional. De acuerdo a la fenomenología del conocimiento, conocer es el acto de aprehender un objeto gnoseológico, que debe ser trascendental para el sujeto gnoseológico y sólo así puede haber aprehensión. La aprehensión, que implica que el objeto sea representado por el sujeto tal y como es, de lo contrario no habrá conocimiento verdadero, proporciona fundamentos para plantear la necesidad de adquirir:

  • Conocimientos sobre la cognición, el lenguaje y la comunicación
  • Conocimientos sobre los desórdenes cognitivos-comunicativos en pacientes psiquiátricos
  • Herramientas clínicas y métodos para evaluar los desórdenes cognitivos y de la comunicación
  • Enfoques y métodos de intervención para trastornos cognitivo- comunicativos a lo largo de la vida
  • Principios para la colaboración, educación, promoción e investigación
  • Habilidades y destrezas: Con base en la definición que de habilidades hace Guthie Knapp (21) y de que la destreza se adquiere con la práctica, se plantean las siguientes:

  • Destrezas de detección
  • Habilidades de evaluación
  • Habilidades de intervención
  • Habilidades para colaboración y gestión de los casos
  • Consejería, Educación, Promoción y Prevención
  • Destrezas en investigación
  • Funciones del fonoaudiólogo en el área de salud mental

    Como experto en comunicación y en los subprocesos que la permiten (lenguaje, cognición, habla, audición, procesamiento central auditivo) y como resultado de haber adquirido el conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas previamente descritos, el fonoaudiólogo contribuye a reorganizar los componentes afectados a nivel cognitivo-comunicativo en los pacientes tratados en el área de salud mental. Su labor no se limita ya a objetivos terapéuticos desde el área de fonoaudiología para mejorar los procesos interactivos, sino que su intervención trasciende, convirtiéndose en un plus para el equipo multidisciplinar que inevitablemente necesita de la comunicación interpersonal (médico-usuario) como herramienta imprescindible de trabajo. A partir de las acciones fonoaudiológicas reconocidas, el profesional desempeña las siguientes funciones, que amplían y definen su campo:

  • Identificación de personas en riesgo de adquirir, o que ya padecen algún tipo de trastorno cognitivo- comunicativo, teniendo de base una patología psiquiátrica.
  • Evaluaciones que permiten identificar y describir las fortalezas y debilidades relacionadas con el desarrollo y función de componentes cognitivos y lingüísticos, el impacto de las desórdenes cognitivos y comunicativos en la participación y el desempeño en contextos cotidianos del individuo, así como los factores contextuales que promueven el desorden cognitivo comunicativo o facilitan una comunicación eficiente.
  • Emisión de un diagnóstico y una descripción de la comunicación y la cognición del usuario, que facilita tomar decisiones sobre los aspectos que se consideren significativos en el proceso de intervención y para el adecuado manejo y pronóstico del tratamiento a partir del establecimiento de una línea base.
  • Diseño y aplicación de programas de intervención (individual o grupal) con el objetivo de mantener, reforzar y rehabilitar las habilidades de los usuarios. Estos deben plantearse de acuerdo a: las metas y necesidades especiales cognitivo-comunicativas para mejorar la participación y el funcionamiento de las actividades de la vida cotidiana que el paciente y la familia (o acudientes) consideren importantes, o a sus las preferencias.
  • Diseño de materiales y enfoques conforme a la edad cronológica, desarrollo, condición médica, física, habilidades sensoriales, educación, vocación, estado cognitivo, cultural, socioeconómico y lingüísticos del paciente, sustentados en literatura científica de actualidad.
  • Creación de programas de refuerzo que puedan ejecutar los familiares o cuidadores, todo ello para aumentar los resultados terapéuticos y mejorar el ambiente comunicativo del usuario.
  • Realización de consejería al paciente, sus familiares y cuidadores, acerca del papel de la comunicación en la calidad de vida de los individuos, los trastornos cognitivo-comunicativos y sus implicaciones a nivel funcional, orientando e involucrándolos en el proceso terapéutico.
  • Asesoría sobre el papel de la comunicación en la calidad de vida del usuario y sobre los trastornos cognitivo-comunicativos a profesionales del equipo inter-multidisciplinar, colegas y otros proveedores de atención, involucrados en el desarrollo, aplicación y evaluación de planes de intervención.
  • Prevención de aquellos factores que contribuyen al desarrollo de trastornos cognitivo-comunicativos y promoción de los servicios profesionales para personas con estas patologías mediante educación a la comunidad acerca de la importancia de una comunicación eficiente, del impacto y detección de los desórdenes cognitivocomunicativos, especialmente en personas con patología psiquiátrica, de las necesidades de quienes los padecen y de los cambios ambientales que promueven su recuperación.
  • Participación en las juntas médicas de evaluación y seguimiento de los pacientes, con el propósito de mejorar el proceso terapéutico multidisciplinario.
  • Información escrita de medición y seguimiento de los resultados (informes de evaluación, intervención y evolución debidamente registrados en la historia clínica, remisiones e interconsultas entre otros), con el objeto de asegurar y garantizar la calidad de los servicios prestados.
  • Emisión de conceptos sobre el desorden cognitivocomunicativo que afecta al paciente con enfermedad mental, e informe al equipo multidisciplinario de tratamiento sobre los resultados de la evaluación e intervención proporcionada a los pacientes.
  • Realización de actividades administrativas de acuerdo con los requerimientos de cada institución.
  • Protocolos de manejo para la práctica fonoaudiológica en el área de salud mental

    Se trata de guías generales sobre los procedimientos fonoaudiológicos que se realizan en el área de salud mental, surgidos de los procedimientos establecidos y utilizados dentro del Servicio de Fonoaudiología del HOMIC, teniendo en cuenta el documento sobre los Patrones de Práctica preferidos por Patólogos del Habla, Lenguaje y Audición2, aprobado por el Consejo Legislativo de la Asociación Americana de Habla, Lenguaje y Audición (22) y el Manual de Procedimientos para la Práctica Fonoaudiológica en Colombia versión II (23), con el propósito de servir orientar a los profesionales que se desempeñan en esta área, al aportar evidencia clínica que permita el logro de consensos gremiales respecto a la práctica profesional de fonoaudiología. Se realizaron los protocolos de detección, evaluación, intervención, consejería, consulta, prevención y seguimiento de dificultades cognitivas debidas a enfermedad menta, teniendo en cuenta componentes fundamentales como (a) Individuos que prestan el servicio; (b) Resultado previsto; (c) Plan de actuación (indicaciones clínicas y proceso clínico); (d) Ambientes, seguridad y precauciones en salud; (e) Documentación/Sistema de registro.

    Banco de actividades para la práctica fonoaudiológica en el área de salud mental

    De la experiencia profesional en el HOMIC surgieron tareas de intervención que se recopilaron en banco actividades y que se desarrollaron y aplicaron de acuerdo a los conocimientos fonoaudiológicos sobre los procesos cognitivo-comunicativos en el ser humano y sobre los resultados terapéuticos en los pacientes con enfermedad mental.

    Conclusiones

    Al describir el rol del profesional de la fonoaudiología en el área de la salud mental a partir de la identificación de conocimientos, habilidades y destrezas específicos, las funciones y objetivos terapéuticos así como sus acciones profesionales en el marco de un equipo multidisciplinario, se contribuye a la ampliación y enriquecimiento de las bases de conocimiento que sustentan a la carrera de fonoaudiología, respecto a la aplicación y alcances de su objeto de estudio. Por medio de una actuación temprana se puede ayudar en la reducción del impacto de los desórdenes cognitivo-lingüísticos en pacientes psiquiátricos, en la disminución del número de individuos afectados por estos desórdenes, en la eliminación o modificación de los factores que promueven, mantienen y posibilitan la rehabilitación de los desórdenes cognitivo-comunicativos, en la educación a la comunidad acerca de los desórdenes cognitivo-comunicativos y sobre los hábitos comunicativocognitivos que hacen parte de la salud mental, en el logro de un mejor desempeño familiar, social, académico y laboral que se traduce en productividad para un país y en una mayor expectativa de años de vida saludable para los pacientes, sus familias y quienes cuidan de ellos.

    Como partícipe del cambio de un modelo hospitalocéntrico a uno comunitario, el fonoaudiólogo entra a formar parte del equipo interdisciplinario que maneja la salud integral de los pacientes, establece una conexión mayor con los recursos del sistema, hace también parte activa en los programas de promoción de la salud, impulsando la creación de nuevos servicios y una atención más eficiente de las patologías en que se afecta la comunicación humana. Al identificar el desarrollo de habilidades metacognitivas como fortaleza y herramienta para la mejora del servicio fonoaudiológico, la participación del fonoaudiólogo enriquece mucho más la intervención multidisciplinaria que se hace en los pacientes con enfermedad mental. Como también se le facilita reflexionar sobre su quehacer profesional, se le posibilita una participación activa en discusiones orientadas la modificación de los planes de estudio del la carrera de fonoaudiología, para que al incluir en ellos algunas de las temáticas planteadas, se mejore la calidad profesional, se amplíe el campo de acción y se realicen intervenciones en salud con un sólido soporte académico e investigativo.

    Se sugiere también continuar con proyectos de investigación en el área de salud mental desde la fonoaudiología, para que al compilar todas estas experiencias profesionales, se evidencie aun más la importancia de este nuevo campo de intervención y desempeño de los fonoaudiólogos, con lo que se amplía también el panorama para aquellos que se están iniciando en la vida laboral.

    Agradecimientos

    Al doctor Gabriel Hernández, médico psiquiatra del HOMIC, al doctor Roberto Chazkel, médico psiquiatra infantil del HOMIC, a la doctora Carmen Teresa Esquivia, Jefe del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del HOMIC y al Área de Fonoaudiología del HOMIC.


    1 De acuerdo a Cuervo C. el bienestar comunicativo es "una capacidad óptima en el uso del lenguaje y de la comunicación" (2).Volver
    2 El patólogo de habla, lenguaje y audición en EEUU es equiparable al profesional de fonoaudióloga/Terapeuta del lenguaje en Colombia.Volver


    Referencias

    1. Ley 376 de 1997. (1997). Reglamentación y normas para el ejercicio de la profesión de Fonoaudiología. Ministerio Nacional de Salud y Ministerio Nacional de Educación. Santa Fe de Bogotá.        [ Links ]

    2. Cuervo, C. La profesión de Fonoaudiología, Colombia en perspectiva Internacional. 1 ed. Santa Fe de Bogotá: Universidad Nacional de Colombia; 1999.        [ Links ]

    3. Gutiérrez I, Prieto M, Santos G. Estudio descriptivo del lenguaje y la comunicación del paciente hospitalizado en la Unidad de Salud Mental de Hospital Militar Central y la Clínica psiquiátrica Santo Tomas. [Tesis de pregrado no publicada]. Santa Fe de Bogotá. Universidad Nacional de Colombia; 2007.        [ Links ]

    4. Malagón A, Rodríguez J, Pardo R. Las alteraciones del lenguaje en demencia tipo Alzheimer. [Tesis de pregrado no publicada], Bogotá D.C. Universidad Nacional de Colombia; 2003.        [ Links ]

    5. Duque N, Giraldo D, Ordoñez N, Quiceno D, Vargas V. Aproximación a la intervención Fonoaudiológica en un programa hospital Día Psiquiátrico. [Tesis de pregrado no publicada]. Santiago de Cali: Universidad del Valle; 2004.        [ Links ]

    6. Cuetos F. Evaluación y rehabilitación de las afasias: Aproximación cognitiva. Colección Ciencias Cognitivas. 1 ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 1998.        [ Links ]

    7. Cuetos F, Vega M. Coordinadores Psicolingüística del español. Colección Cognitiva. 1 ed. Madrid: Editorial Trotta; 1999.        [ Links ]

    8. Belinchón M, Igoa J, Riviere A. Psicología del lenguaje. Investigación y teoría. Colección Estructuras y Procesos. Serie cognitiva. 7 ed. Madrid: Editorial Trotta; 2005.        [ Links ]

    9. Castorina J, Baquero R. Dialéctica y psicología del desarrollo. El pensamiento de Piaget y Vigotsky. Buenos Aires: Amorrortu editores; 2005.        [ Links ]

    10. Vygotsky L S. Pensamiento y Lenguaje. Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas. Buenos Aires: Ediciones Fausto; 1995.        [ Links ]

    11. Departamento de Salud Mental. Programa Clínica Diurna. [Documento no publicado]. Santa Fe de Bogotá: Hospital Militar Central; 2008.        [ Links ]

    12. Goetz, J. & Lecompte M.D. Etnografía y diseño cualitativo en investigación educativa. Madrid: Ediciones Morata, 1988. [Libro online]. [Consultado 2008 sep. 7] Disponible en: http://books.google.com.co/books?id=iWpN2nsx9QgC&printsec=frontcover&dq=Etn ograf%C3%ADa+y+dise%C3%B1o+cualitativo+en+investigaci%C3%B3n+educativa        [ Links ]

    13. Cazau, P. Definición de carácter. Vocabulario de Psicología. Redpsicología. [Página principal en internet] c2003 [Actualizado 2003; Citado2008 Nov. 20]. Disponible en http://www.espaciologopedico.com/recursos/glosariodet.php?Id=254        [ Links ]

    14. Academy of Neurologic Communication Disorders and Sciences ANCDS. Evidence-Based Practice Guidelines for the Management of Communication Disorders in Neurologically Impaired Individuals. [Página principal en internet]. c2001 [actualizado 2001 agos; citado 2008 sep. 23]. Disponible en http://www.ancds.org/practice.shtml        [ Links ]

    15. American Speech Language Hearing Association. Knowledge and skills acquisition (kasa) summary form for certification in speech-language pathology. [Página principal en internet]. c2003 [actualizado 2003 marzo.; citado 2008 sep.15]. Disponible en http://www.asha.org/NR/rdonlyres/3B9B6A8F-4AA7-4203-8447-BCFD754D64F9/0/KASASummaryFormSLP.pdf         [ Links ]

    16. American Speech Language Hearing Association. Working Group on Cognitive-Communication Disorders of ASHA's Special Interest Division 1, Language Learning and Education; and Division 2, Neurophysiology and Neurogenic Speech and Language Disorders. Knowledge and Skills Needed by Speech-Language Pathologists Providing Services to Individuals With Cognitive-Communication Disorders. [Página principal en internet]. c2005 [Actualizado 2005; citado 2008 Oct. 25] Disponible en http://www.asha.org/docs/html/KS2005-00078.html        [ Links ]

    17. American Speech Language Hearing Association, Working Group on Cognitive-Communication Disorders of ASHA's Special Interest Division 1, Language Learning and Education; and Division 2, Neurophysiology and Neurogenic Speech and Language Disorders. Roles of Speech-Language Pathologists in the Identification, Diagnosis, and Treatment of Individuals With Cognitive-Communication Disorders: Position Statement. [Página principal en internet]. c2005 [Actualizado 2005; citado 2008 oct. 19]. Disponible en http://www.asha.org/docs/html/PS2005-00110.html        [ Links ]

    18. American Speech Language Hearing Association, Ad Hoc Committee on the Scope of Practice in Speech-Language Pathology. (2007). Scope of Practice in Speech-Language Pathology. [Página principal en internet]. c2007 [Actualizado 2007 sep. 4; citado 2008 sep. 15]. Disponible en http://www.asha.org/docs/pdf/SP2007-00283.pdf        [ Links ]

    19. Organización Mundial de la Salud. Décima revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades. capítulo v - Trastornos mentales y del comportamiento. [Página principal en internet]. Sin fecha [Citado 2008 nov. 6]. Disponible en http://personal.telefonica.terra.es/web/psico/cie_10/cie10_indice.html        [ Links ]

    20. Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM IV). Cuarta Edición. [Página principal en internet]. Sin fecha [Citado 2008 dic. 5]. Disponible en http://www.psicomed.net/principal/dsmiv.html        [ Links ]

    21. Díaz, J. La enseñanza y aprendizaje de las habilidades y destrezas motrices básicas 1 ed. Madrid: 1999. [Libro online] [consultado 2008 nov. 3] Disponible en http://books.google.com.co/books?id=Qv-KHmPxkG8C&pg=PA51&lpg=PA51&dq=Guthie+knapp+concepto+habilidad&sourc        [ Links ]

    22. American Speech Language Hearing Association. Preferred Practice Patterns for the Profession of Speech-Language Pathology. [Página principal en internet] c.2004. [actualizado 2004 Nov; citado 2008 sep. 29] Disponible en http://www.asha.org/docs/pdf/PP2004-00191.pdf        [ Links ]

    23. Ángel, L., Casas, A., Suarez, J. Manual de procedimientos para la práctica de Fonoaudiología MPPF -II coor. Asociación Colombiana de Fonoaudiología y Terapia del Lenguaje. 2° versión. Santa Fe de Bogotá: Universidad Nacional de Colombia; 20.        [ Links ]

    Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons