SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.9 número17ESTO SE CALIENTASEXO, GENES, GEOGRAFÍA Y DESARROLLO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de Economía Institucional

versión impresa ISSN 0124-5996

Rev.econ.inst. v.9 n.17 Bogotá jul./dic. 2007

 


¿QUÉ SABEMOS SOBRE LOS DETERMINANTES DEL CRECIMIENTO?


WHAT WE KNOW ABOUT GROWTH DETERMINANTS?


El misterio del crecimiento económico, Elhanan Helpman, Barcelona, Antoni Bosch, 2007, 232 pp.



Gregorio Giménez*

* Doctor en Economía, profesor de la Universidad de Zaragoza, Zaragoza, España, gregim@unizar.es Fecha de recepción: 14 de septiembre de 2007, fecha de modificación: 19 de septiembre de 2007, fecha de aceptación: 4 de octubre de 2007.



Desde los albores de la ciencia económica, los economistas se empezaron a preguntar qué llevaba a unas naciones a estar más desarrolladas que otras. De hecho, el tema está presente en el propio título de la primera y más influyente obra de economía: Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, de Adam Smith. Desde su publicación, han transcurrido dos siglos y medio y, a pesar de ello, el crecimiento económico sigue siendo un gran misterio. ¿Cuánto hemos avanzado en el conocimiento de las causas del crecimiento? ¿Qué factores motivan las grandes diferencias que aún hoy se observan en el desarrollo de los países? En su libro, el profesor Helpman, uno de los economistas más influyentes de las modernas corrientes de investigación sobre crecimiento económico, reflexiona sobre estas cuestiones, concediendo gran importancia al papel de las instituciones.

El autor enfrenta el reto con éxito notable, ya que consigue trazar un perfil estructural muy bien definido y sintetiza, de modo brillante, la copiosa literatura sobre el tema. Para ello opta por un enfoque cronológico y hace un recorrido desde las teorías más clásicas, que consideran a la acumulación de factores la piedra angular del crecimiento, hasta las propuestas más recientes, que centran su atención en aspectos como la redistribución del ingreso o la importancia de las instituciones. El libro se divide en siete capítulos, que repasan los factores más importantes del crecimiento: acumulación de capital físico y humano, productividad, innovación, comercio, distribución del ingreso e instituciones. Cada sección sigue un esquema similar y clarificador: primero plantea una serie de preguntas clave, a continuación revisa los postulados teóricos que responden esas preguntas y, finalmente, analiza los principales trabajos empíricos sobre el tema.

En el capítulo inicial, se pone de relieve que, a pesar de que el ingreso medio per cápita ha crecido de manera evidente después de la Segunda Guerra Mundial, las diferencias entre los países han aumentado y dado lugar a una polarización. Este hecho lleva a preguntar qué mecanismos han impulsado la mejora en la calidad de vida y por qué han beneficiado más a unos países que a otros. Los siguientes capítulos ofrecen un análisis de dichos mecanismos.

El capítulo 2 se ocupa de la inversión en capital físico y humano. Los primeros macroeconomistas, entre ellos Robert Solow, consideraban que la acumulación de factores era la clave del crecimiento. Y aunque reconocían la importancia del cambio tecnológico, lo consideraban exógeno. Helpman resalta la inconsistencia de este planteamiento, ya que la evolución de la productividad total de los factores (PTF) explica una mayor proporción de las diferencias entre las tasas de crecimiento de los países que la acumulación de factores. Además, la presencia de rendimientos decrecientes llevaría a que las naciones más pobres crecieran más y, por tanto, se tendría que producir una convergencia entre países pobres y ricos. La evidencia constata que este corolario, que se desprende de los modelos de corte neoclásico, no se cumple.

El capítulo 3 se centra en el análisis de la contabilidad del crecimiento, el cual se descompone en la contribución de la acumulación de factores y de la PTF. Si bien, como Helpman puntualiza, una parte sustancial del crecimiento de la producción que se atribuye a la acumulación de capital físico y humano se debe, en realidad, al crecimiento de la productividad. Así, muchas veces se concede a la inversión en dichos factores más importancia de la que merece en la explicación del crecimiento del ingreso per cápita. Por tanto, las disparidades en la PTF son la principal causa de las diferencias de riqueza entre países ricos y pobres. La determinación de la PTF es para él un elemento clave en la explicación del crecimiento y de las diferencias de ingreso entre países.

El capítulo 4 analiza el origen de las disparidades en la PTF y da gran peso al cambio tecnológico. Las teorías más recientes sobre crecimiento endogenizan la PTF –exógena en la teoría neoclásica– a través de dos aportes fundamentales. El primero es la introducción de externalidades en la acumulación de factores. Las investigaciones de Paul Romer y Robert Lucas pusieron de manifiesto que las externalidades pueden romper los rendimientos decrecientes del capital y conllevar rendimientos crecientes a escala en la función de producción. El segundo es el análisis de las fuerzas que impulsan la inversión en investigación y desarrollo (I&D) y, por ende, el avance tecnológico. Los modelos de crecimiento endógeno introducen un marco de competencia imperfecta en el estudio de la innovación. Este hecho permite generar suficientes recursos para desarrollar actividades de I&D. La nueva teoría del crecimiento da un peso fundamental a la I&D por el efecto que produce en la variedad de productos y el incremento en el acervo de conocimientos necesarios para continuar realizando I&D. Además, hay que tener en cuenta que la difusión del conocimiento crea un efecto de desbordamiento que ayuda al proceso de innovación. Dentro de estos nuevos planteamientos, adquieren especial importancia los modelos de índole neoschumpeteriana, basados en el concepto de escaleras de calidad. El propio Helpman –junto a Gene Grossman, Philippe Aghion y Peter Howitt– ocupa un lugar destacado en la formulación de este tipo de modelos. En ellos, las empresas compiten en un proceso de creación destructiva, donde los nuevos descubrimientos hacen obsoletos y desplazan a los antiguos. El capítulo también reserva una sección al análisis de la controversia académica sobre la existencia de un efecto de escala en la generación de conocimiento. Helpman muestra la existencia de este efecto, en mayor o menor medida.

El capítulo 5 muestra que para desvelar las fuerzas que originan el crecimiento es necesario tener presente la gran interdependencia entre las economías de los distintos países. Dos factores clave del proceso de globalización son la interconexión de las economías a través de la acumulación de conocimientos por medio de la experiencia y la inversión en I&D. Los trabajos recientes sobre comercio y crecimiento identifican diversos medios a través de los cuales la I &D de un país afecta la productividad del resto, que Helpman sintetiza así: incremento del tamaño de los mercados, aumento de la competencia, cambios en los precios de los factores, ausencia de duplicidad en la innovación, acceso a factores intermedios y bienes de capital especializados producidos en otros países y, finalmente, uso común de los acervos de conocimientos. Todos estos condicionan la inversión en I&D que llevan a cabo las distintas economías y, por tanto, la PTF y el crecimiento. En todo caso, Helpman insiste en que la relación entre comercio y crecimiento no es sencilla y, aunque en general, como constata la evidencia empírica, ejerce un efecto predominantemente positivo, el comercio puede acelerar o frenar el crecimiento del ingreso per cápita. El freno podría ser motivado por el aumento de la competencia y los cambios en los precios relativos de los factores.

El capítulo 6 se pregunta si la distribución del ingreso de un país afecta al crecimiento y si éste condiciona, a su vez, la distribución. La respuesta del autor es que la desigualdad frena el crecimiento. Con todo, las diversas investigaciones no han sido capaces de clarificar las vías a través de las cuales se produce dicho efecto. En cuanto a la evolución de la distribución espacial y personal del ingreso, se destacan varios hechos. Primero, las disparidades de ingreso entre países han aumentado con el paso del tiempo, especialmente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Segundo, en los últimos años ha aumentado la desigualdad de salarios entre trabajadores con mayor y menor cualificación, lo que se constata en la mayoría de países de la OCDE. Revisa la literatura que intenta explicar esta evidencia resaltando el papel que juega el comercio internacional y el desarrollo de las tecnologías de la información. Finalmente, muestra que el crecimiento económico de las últimas décadas ha permitido que gran parte de la población mundial salga de la pobreza extrema. Un elemento importante ha sido el de las altas tasas de crecimiento de los países más poblados: China e India.

El último capítulo analiza el papel de las instituciones. Helpman no tiene dudas e insiste en que la infraestructura institucional cumple un papel fundamental en la explicación del crecimiento: las diferencias en las tasas de crecimiento y de ingreso se deben en buena medida a las diferencias en la PTF y éstas son consecuencia de las diferencias en el desarrollo de la innovación. Las instituciones estimulan las actividades de I&D, en especial mediante la salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual e industrial, ergo, son un elemento clave en el crecimiento. Además, un sistema institucional desarrollado incentiva la inversión en capital físico y humano. Para constatar estos hechos, repasa el papel de las instituciones como acicate del progreso económico a lo largo de la historia, centrándose en los trabajos de historiadores económicos como Douglass North y Avner Greif. Luego, analiza las principales teorías que buscan explicar las disparidades en la calidad de los sistemas institucionales de los países, cuyas explicaciones se centran en el origen de los sistemas jurídicos, en los orígenes coloniales y en las condiciones geográficas. Por último, estudia la influencia de las instituciones políticas sobre el crecimiento, a través de elementos como la política comercial, la confrontación de intereses políticos y las formas de gobierno. Helpman reconoce que los estudios económicos sobre la influencia de las instituciones en el crecimiento son muy recientes. Muchas preguntas trascendentales siguen aún sin respuesta y, por tanto, las conclusiones son provisionales. Con todo, predice que en los próximos años se harán muchos progresos relevantes en este campo.

Como se puede apreciar, los temas que abordan las 232 páginas del libro son de gran complejidad. Pese a ello y a su brevedad, el amplio dominio de la literatura y la lúcida organización de las páginas del libro hacen posible que Helpman extracte magistralmente los resultados de las principales teorías e investigaciones empíricas sobre crecimiento económico. Además, presenta gran cantidad de referencias y algunas ideas clave sobre la dirección de los esfuerzos de futuros trabajos de investigación: así, exhorta a profundizar en la comprensión de la forma en que el comercio, la desigualdad y las instituciones afectan al crecimiento. Por todo ello, el libro es de obligada lectura para los economistas interesados en temas de crecimiento y desarrollo.

Como es obvio, dentro de la abundante literatura existente, Helpman hace hincapié en algunos elementos que considera cardinales, y que son tema central de sus libros y artículos de investigación, como la naturaleza del proceso de innovación y la determinación de la PTF o la relación entre innovación, comercio y crecimiento. En sus propias palabras: “el libro expone mis ideas y valoraciones personales y refleja mis sesgos personales” (p. 12). Además, pone de manifiesto, de manera muy franca, los problemas que existen para abordar los estudios sobre crecimiento y evidencia, con modestia, las limitaciones de algunas de las hipótesis propuestas.

En el libro se prescinde por completo del instrumental analítico que suele acompañar a la literatura del crecimiento. Además, se incluye un glosario donde se explican algunos tecnicismos económicos. El propósito es dirigirse a una “amplia audiencia”. A pesar de ello, algunas de las ideas expuestas en el libro no son fáciles de entender para los no especialistas. En mi opinión, para sacarle el máximo provecho, es necesario estar familiarizado con la literatura y las teorías del crecimiento. Además, el hecho de prescindir absolutamente del instrumental analítico, si bien busca hacer más asequible el libro, puede dificultar la comprensión de algunas de las teorías expuestas, densas aun en su exposición más intuitiva.

Junto al libro que nos ocupa, desde hace relativamente poco tiempo, han empezado aparecer en el mercado editorial otras obras, elaboradas por destacados economistas, que intentan sintetizar los conocimientos en materia de crecimiento. El lector que desee estudiar dichas teorías encontrará más o menos útiles las distintas ediciones en función de sus conocimientos previos y de su dominio de los instrumentales analítico y econométrico. La obra de Helpman es útil para los investigadores que tienen conocimientos previos del tema y deseen sintetizar y extractar algunos mensajes clave de la literatura existente. Las personas que se acercan por primera vez al estudio del crecimiento, sean o no economistas, encontrarán más útiles las obras de Easterly (2001) y Weil (2006). Además, los lectores que echen de menos los desarrollos analíticos, al objeto de seguir los modelos expuestos, satisfarán sus expectativas en los libros de Barro y Sala-i-Martín (2003) y Sala-i-Martín (2000), que usan una modelación matemática sofisticada. A mi modo de ver, Jones (2001) es el que mejor resuelve la dicotomía entre aproximación intuitiva y matematización sencilla y reveladora. Por último, los estudiosos que deseen ahondar más en la literatura y la metodología empírica, principalmente econométrica, encontrarán de gran ayuda la obra de Durlauf, Johnson y Temple (2005).

Aunque se ha avanzado mucho en la comprensión de las fuerzas del crecimiento, todavía queda un largo camino por recorrer. La aparición de nuevos hechos, ideas, datos, instrumentos y metodologías supone un reto para los investigadores y asegura la llegada de nuevas teorías que, sin duda, contribuirán a esclarecer el misterio del crecimiento económico.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Barro, R. y X. Sala-i-Martín. Economic Growth, 2.a ed., Cambridge, MIT Press, 2003.

2. Durlauf, S.; P. Johnson y J. Temple. “Growth Econometrics”, P. Aghion y S. Durlauf, eds., Handbook of Economic Growth, vol. 1, cap. 8, 1.a ed., Amsterdam, Elsevier, 2005, pp. 555-677.

3. Easterly, W. En busca del crecimiento, Barcelona, Antoni Bosch, 2001.

4. Jones, Ch. Introduction to Economic Growth, 2.a ed., New York, Norton, 2001.

5. Sala-i-Martín, X. Apuntes de crecimiento económico, 2.a ed., Barcelona, Antoni Bosch, 2000.

6. Weil, D. Crecimiento económico, Madrid, Addison-Wesley Iberoamericana, 2006.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons