SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 issue86LEAF AND STEM'S ANATOMY OF AN IRESINE DIFFUSA H. Y B. EX WILLD. (AMARANTHACEAE) MORPHOTYPE FROM THE GALERA'S VOLCANO (NARIÑO), COLOMBIATHE EFFECT OF THE ALTITUDINAL GRADIENT ON AUTOECOLOGICAL FEATURES OF ESPELETIA PYCNOPHYLLA ssp. ANGELENSIS CUATREC. (ASTERACEAE) IN THE PARAMO 'EL INFIERNILLO' (NARIÑO-COLOMBIA) author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Actualidades Biológicas

Print version ISSN 0304-3584

Actu Biol vol.29 no.86 Medellín Jan./June 2007

 

ARTÍCULOS IV CONGRESO COLOMBIANO DE BOTÁNICA

 

LAS PLANTAS VASCULARES DE LOS AFLORAMIENTOS ROCOSOS DE SUESCA, CORDILLERA ORIENTAL COLOMBIANA

 

THE VASCULAR PLANTS OF THE CLIFF SYSTEMS OF SUESCA, EASTERN COLOMBIAN ANDES

 

 

Carolina Avellaneda–Cadena1; Julio Betancur2

 

1 Instituto de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia. ave.caro@gmail.com.
2 Instituto de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia. jcbetancurb@unal.edu.co.

 


Resumen

Se muestrearon las plantas vasculares presentes en tres tipos de afloramientos rocosos del municipio de Suesca, departamento de Cundinamarca (Colombia), ubicados entre 2.800 y 3.000 m de altitud. Estos afloramientos se denominan Valle de Los Halcones (VH), Farallones de Suesca (FS) y Los Monolitos (LM) y son los sitios predilectos para la escalada deportiva y profesional en Colombia. A cada planta se le registró el tipo de superficie sobre la que crecía (placa, repisa o fisura) y el habito de crecimiento (erecta, colgante o paralelo a la superficie). Se encontraron 101 especies, correspondientes a 39 familias y 79 géneros. Las familias con más especies fueron Asteraceae y Orchidaceae, con nueve especies cada una, seguidas de Poaceae (8), Polypodiaceae (8) y Bromeliaceae (7). Los géneros con más especies fueron Tillandsia y Polypodium, cada uno con cinco especies, seguidos de Epidendrum y Elaphoglossum, cada uno con tres especies. Los sitos con más riqueza fueron VH y FS, con 74 y 75 especies respectivamente. En LM las familias con más especies fueron Asteraceae (8) y Poaceae (5), en FS Asteraceae (8) y Poaceae (7) y en VH Asteraceae (9) y Orchidaceae (7). Las placas fueron la superficie con mayor número de especies en VH y FS, mientras que en LM fueron las repisas. La mayoría de las especies encontradas en todos los sitos fueron erectas, seguidas de las paralelas a la superficie. Los tres sitios de muestreo mostraron alta similitud florística entre sí.

Palabras clave: afloramientos rocosos, andes, Colombia, Cundinamarca, riqueza florística, Suesca.


Abstract

The vascular plants of three different cliff systems at 2.800–3.000 m elevation, in Suesca, Colombian department of Cundinamarca, were studied. The cliff systems are called 'Valle de Los Halcones' (VH), 'Farallones de Suesca' (FS) and 'Los Monolitos' (LM). For every plant, we registered information about the surface over which they grew (plate, ledger or crack) and their growth form (erect, pendulous or parallel to the surface). We found 101 species, 79 genera and 39 families. The most rich families were Asteraceae and Orchidaceae, each one with 9 species, followed by Poaceae (8), Polypodiaceae (8) and Bromeliaceae (7). The most specious genera were Tillandsia and Polypodium, each one with 5 species, followed by Epidendrum (3) and Elaphoglossum (3). Places with most richness of species p were VH and FS, with 74 and 75 species respectively. At LM the families with more species were Asteraceae (8) and Poaceae (5), at FS Asteraceae (8) and Poaceae (7), and at VH Asteraceae (9) and Orchidaceae (7). At VH and FS the surface with most richness of species was the plate, whereas at LM was the ledger. Most of the species at every place were erect, followed by those parallel to the surface.. The three places exhibited high floristic similitude.

Key words: Andes, cliff systems, Colombia, Cundinamarca, floristic richness, Suesca.


 

 

INTRODUCCIÓN

La cordillera de los Andes es una formación geológicamente reciente cuyo levantamiento generó una gran variedad de ambientes que permitieron el establecimiento de una flora con alto grado de endemismos (Jørgensen et al., 1995). Por otra parte, la distribución actual de las plantas andinas está determinada por la variación de algunos parámetros climáticos, relacionados principalmente con la temperatura, la altitud y la precipitación (Rangel–Ch., 1995).

A pesar de que los enclaves secos ocupan una pequeña extensión en la región andina colombiana su flora es prácticamente desconocida (Chaves y Arango, 1997). Sin embargo, se han realizado algunos estudios puntuales sobre la diversidad florística y la vegetación de los enclaves áridos de los ríos Patía (Ariza, 1999) y Chicamocha (Albesiano et al., 2003; Albesiano y Fernández–A., 2006; Albesiano y Rangel–Ch., 2006).

En el altiplano Cundiboyacense se presentan algunas formaciones xerofíticas y subxerofíticas en la sabana de Bogotá, el Valle de Ubaté, Caqueza y algunas localidades del departamento de Boyacá. Particularmente, para los enclaves áridos de la Sabana de Bogotá, Cortés (2001) estudió la diversidad de los líquenes y los briófitos de una región semiárida de Suesca, mientras que Peñaloza (2003) realizó la flórula del enclave árido de la región del Checua y Groenendijk (2005) realizó un estudio muy detallado de su vegetación con el fin de generar información para la restauración ecológica del lugar.

El enclave árido del municipio de Suesca presenta una serie de afloramientos rocosos, con escarpes verticales y bloques de roca que se erigen imponentes en el paisaje, y que contienen una interesante cobertura vegetal. Estos afloramientos rocosos tienen gran importancia para el municipio puesto que son su principal atractivo turístico, además de ser el principal sitio para las prácticas de escalada en

Colombia. Por otra parte, no existe ningún tipo de control, manejo o protección de estas formaciones naturales por parte de la administración municipal. Sin embargo, por iniciativa propia, los escaladores manejan una ética para la práctica sana del deporte que ha contribuido a la conservación de las condiciones naturales de los afloramientos (Montoya, 2002).

En esta contribución se presenta el inventario de las plantas vasculares presentes en estos afloramientos rocosos, con algunas anotaciones sobre sus formas de crecimiento y distribución. Dado que no se cuenta con ningún trabajo sobre la flora y la vegetación de los enclaves áridos de Suesca, esperamos contribuir al conocimiento y la conservación de los mismos en la Sabana de Bogotá.

 

MATERIALES Y METODOS

Área de estudio. El muestreo se realizó en los afloramientos rocosos del municipio de Suesca (Cundinamarca), Colombia, distante 60 km al norte de Bogotá y cuya cabecera está a 5° 6' N y 73° 48' O. Se muestrearon tres tipos de afloramientos conocidos localmente como Farallones de Suesca (FS), Valle de los Halcones (VH) y Los Monolitos (LM), los cuales están entre 2.800 y 3.000 m de altitud.

Fisonomía. El relieve de Suesca hace parte de la cadena de cerros y montañas que rodean la Sabana de Bogotá, en la Cordillera Oriental colombiana. Los afloramientos rocosos presentan diferentes texturas en su superficie debido principalmente al grado de erosión que soportan. Las fisuras de la roca varían en cuanto a su profundidad y longitud, pudiendo ser horizontales o verticales y tener diferentes grados de humedad.

Los Farallones de Suesca comprenden un afloramiento rocoso de 3 km de extensión, con dirección nororiental y altitud aproximada de 2.800 m. La altura de los farallones es de 20 m hacia la en

trada y aumenta progresivamente hasta los 150 m, con 75 m en promedio. El Valle de los Halcones comprende un afloramiento de aproximadamente 1 km de extensión, con dirección noroccidental, altitud aproximada de 2.900 m y una altura promedio de 25 m que se mantiene a lo largo de todo el Valle (Arcila y Vera, 2003). Por su parte, Los Monolitos son un conjunto de 10 a 15 rocas aisladas, con alturas que varían entre 2 y 7 m, situadas aproximadamente a 3.000 m de altitud y expuestas a fuertes corrientes de viento (Bernal y Jaramillo, 1992).

Clima. El área es una zona semiárida, con una precipitación promedio anual de 650 mm, un déficit de 300 mm y una escorrentía de 0 mm (van der Hammen, 1997). Las lluvias presentan una tendencia bimodal, con dos periodos secos de junio a septiembre y diciembre a marzo, siendo enero el mes más seco y noviembre el más húmedo (Cortés, 2001). La temperatura media es de 13,2 °C, con un máximo de 22 ºC y un mínimo de 3 ºC. La humedad relativa es del 86% y varía entre 75 y 95%, mientras que la velocidad de los vientos es de 2,4 m/s (Bernal y Jaramillo, 1992).

Vegetación. La cobertura original de la vegetación cercana a los afloramientos rocosos de Suesca ha desaparecido paulatinamente, debido principalmente a la actividad antrópica que ha ocasionado grave erosión y degradación de los suelos (van der Hammen, 1998). Para las rocas de Suesca no se conocen estudios dirigidos a la evaluación de su flora y vegetación, pero varios autores han realizado estudios florísticos en localidades cercanas (Cortés, 2001; Fernández–Alonso, 1997; Groenendijk, 2005; Peñaloza, 2003; van der Hammen, 1997, 1998).

En cercanías del Valle de los Halcones y de Los Farallones hay vegetación característicamente xerofítica, donde se presentan remanentes de matorrales o bosques bajos de 'espino y condalia' (Duranta mutisii L. f., (Verbenaceae), y Condalia thomasiana Fdez–A., (Rhamnaceae), respectivamente), similares a los registrados para Checua. Estos bosques tienen alturas entre 3 y 10 m de altura y su estrato arbóreo está compuesto principalmente por Baccharis bogotensis Kunth (Asteraceae), Duranta mutisii L. f. (Verbenaceae), Hesperomeles sp. (Rosaceae), Condalia thomasiana Fdez.–A. (Rhamnaceae), Croton sp. (Euphorbiaceae), Opuntia sp. (Cactaceae), Monnina sp. (Polygalaceae), Dodonaea viscosa Jacq. (Sapindaceae) y Condalia sp. (Rhamnaceae). En el estrato herbáceo se encuentran especies de Peperomia (Piperaceae), Echeverria (Crassulaceae) y de la familia Bromeliaceae. Por otra parte, comparte con el matorral de 'tuna y hayuelo' algunos géneros de plantas herbáceas como Castilleja (Scrohulariaceae), Heterospermum, Chaptalia (Asteraceae), Echeverria (Crassulaceae), Epidendrum (Orchidaceae), Euphorbia (Euphorbiaceae), Ipomoea (Convolvulaceae), Lupinus (Fabaceae), Oxalis (Oxalidaceae), Peperomia (Piperaceae), Tillandsia (Bromeliaceae) y Tradescantia (Commelinaceae), entre otros (van der Hammen, 1997, 1998). Por su parte, en el área en donde están Los Monolitos se presentan elementos característicos de la vegetación de subpáramo como Espeletiopsis corymbosa Cuatrec. (Asteraceae) y varias especies de Hypericum (Hypericaceae), entre otros.

Muestreo. En cada uno de los afloramientos se realizaron cinco salidas de campo con una duración de dos días cada una, entre octubre de 2004 y abril de 2005. El acceso a las rocas se hizo mediante técnicas de escalada deportiva y clásica. Mediante la observación directa y el uso de binoculares se ubicaron las plantas y luego la ruta de acceso más cercana a ellas. Se recolectaron todas las plantas vasculares (angiospermas, helechos y plantas afines) que crecían sobre los afloramientos rocosos, desde cerca del nivel del suelo hasta la parte más alta de los mismos.

A cada uno de los especímenes recolectados se le registró: 1) el lugar de recolección (Valle de los Halcones, Farallones de Suesca o Los Monolitos); 2) el hábito de crecimiento, definido como: a) erecta, planta que se orienta hacia arriba o con gravitropismo negativo, b) colgante, planta que se orienta hacia abajo o con gravitropismo positivo, y c) paralela a la superficie; y 3) el tipo de superficie en la cual se encontraba, así: a) repisa, superficie con algún tipo de sustrato orgánico e inclinación entre 170 y 180°, o sea, casi o paralela a la superficie; b) placa, superficie con texturas suaves e inclinación entre 0° (techo) hasta 170°, pasando por 90° (pared vertical); y c) fisura, accidente en la superficie o discontinuidad en la misma, presente sólo en las placas.

Procesamiento de la información. Los especímenes testigos fueron procesados, determinados y catalogados en el Herbario Nacional Colombiano (COL). La información recolectada se tabuló en hojas de cálculo para facilitar su manipulación, generación de listados y análisis posterior. Se utilizaron índices de similitud de Jaccard y S rensen para determinar las afinidades florísticas entre los diferentes sitios de muestreo, teniendo en cuenta la presencia/ausencia de las especies.

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Riqueza general. Se encontraron 101 especies de plantas vasculares, correspondientes a 39 familias y 79 géneros, entre las cuales se incluyen 10 familias, 17 géneros y 28 especies de helechos y plantas afines (tabla 1). La familia más diversa fue Asteraceae (8 géneros y 9 especies), seguida por Orchidaceae (6 géneros y 9 especies), Poaceae (7 géneros y 8 especies), Polypodiaceae (3 géneros y 8 especies) y Bromeliaceae (3 géneros y 7 especies). Por otra parte, 21 familias presentaron sólo un género y una especie. Los géneros con mayor número de especies fueron Tillandsia (Bromeliaceae) y Polypodium (Polypodiaceae), cada uno con cinco especies, seguidos por Elaphoglossum (Lomariopsidaceae) y Epidendrum (Orchidaceae), cada uno con tres especies (anexo 1).

Tabla 1. Riqueza florística general de los afloramientos rocosos de Suesca (Cundinamarca), Colombia

De las 101 especies encontradas en los afloramientos rocosos de Suesca, 59 representan nuevos registros para la región y, de hecho, buena parte de las especies encontradas crecen exclusivamente en este tipo de ambientes. Así, 37 de las especies encontradas ya habían sido registradas para un enclave árido del Checua (Peñaloza, 2003) y 26 para la región del Checua en general (Groenendijk, 2005) (anexo 1). De estas últimas, hay 20 especies presentes en los matorrales altos y el bosque achaparrado de Condalia, las cuales se localizan cerca de los afloramientos rocosos de Suesca y, probablemente, logran colonizar las superficies de la roca más protegidas ubicadas a baja altura. La mayor parte de las especies compartidas se encontraron en las repisas de los afloramientos y podrían ser calificadas como 'oportunistas', por ser estas superficies las que presentan mayor cantidad de sustrato orgánico y acumulación de agua, condiciones mínimas para el establecimiento de las diásporas.

Por otra parte, observaciones realizadas en el campo muestran que las familias más dominantes en los afloramientos son Bromeliaceae y Ochidaceae, especialmente por la presencia de especies como Tillandsia suescana L. B. Sm., y Pleurothallis pulchella (Kunth) Lindley Las especies de estas familias, al igual que Cactaceae, presentan adaptaciones morfológicas especializadas para desarrollarse en este tipo de ambientes rocosos y secos. De hecho, la mayoría de las especies de pteridofitos, Bromeliaceae y Orchidaceae no se encuentran en los pastizales y estratos arbustivos del Checua.

A pesar de que Mammillaria colombiana Salm–Dyck (Cactaceae) se encuentra distribuida a lo largo del costado oriental de la Cordillera Oriental, este es el registro a mayor altitud obtenido para la especie. Por otra parte, Tillandsia suescana y T. chartacea L. B.Sm. son especies endémicas e 'indicadoras' de afloramientos rocosos, las cuales se convierten en objeto de conservación importantes al tener algún grado de amenaza. Así, según los criterios de la IUCN, T. chartacea ha sido categorizada como una especie en 'peligro critico' (CR), mientras que T. suescana como 'vulnerable' (V) (Betancur y García, 2006).

Riqueza florística de cada sitio. Los sitios de muestreo con mayor riqueza de familias, géneros y especies fueron el Valle de los Halcones y los Farallones de Suesca, con valores muy similares (tabla 2). Las familias con más especies en el Valle de los Halcones fueron Asteraceae (9) y Orchidaceae (7), mientras que en los Farallones de Suesca fueron Asteraceae (8), Poaceae (7) y Bomeliaceae (6). Por su parte, en los Monolitos la familia más diversa fue Asteraceae, con 8 especies, seguida por Poaceae, con 5 especies (anexo 1).

 

Tabla 2. Riqueza florística de cada uno de los afloramiento rocosos de Suesca (Cundinamarca), Colombia

 

Riqueza de especies según la superficie de las rocas. La mayor parte de las especies se encontraron establecidas sobre placas (43) y repisas (40), mientras que en fisuras sólo se presentaron 18 especies. En las placas y fisuras la riqueza de especies de pteridófitos y angiospermas fue relativamente similar. Por el contrario, en las repisas la diferencia en la riqueza fue más marcada, puesto que sólo hubo tres especies de pteridófitos contra 37 de angiospermas (tabla 3). En el Valle de los Halcones y los Farallones de Suesca las placas fueron las superficies que presentaron mayor número de especies, mientras que en Los Monolitos fueron las repisas (tabla 4).

 

Tabla 3. Riqueza general de especies de acuerdo al tipo de superficie de la roca y al hábito de crecimiento de las plantas en los afloramientos rocosos de Suesca (Cundinamarca), Colombia 

 

Tabla 4. Riqueza de especies en cada uno de los afloramientos rocosos de Suesca (Cundinamarca), Colombia, de acuerdo al tipo de superficie de la roca y el hábito de crecimiento de las plantas.

 

Riqueza de especies respecto a los hábitos de crecimiento. La mayoría de las especies crecían como plantas erectas (56), seguidas por las que crecían paralelas a la superficie (26) y por las colgantes (19). Por otra parte, el número de especies de plantas colgantes y paralelas a la superficie fue relativamente similar en pteridófitos y angiospermas, mientras que sólo cinco especies de plantas erectas correspondieron a pteridófitos y 50 a angiospermas (tabla 3). En todos los sitios de muestreo las plantas erectas se presentaron en mayor proporción, mientras que las colgantes presentaron menor número de especies (tabla 4).

Similitud florística entre los afloramientos. Los tres sitios de muestreo son floristicamente similares entre sí, según se desprende de los índices de similitud de Jaccard y Sørensen. Sin embargo, la mayor similitud se presentó entre el Valle de Los Halcones y los Farallones de Suesca (tabla 5). La mayor proporción de especies exclusivas se presentó en los Farallones de Suesca (18), seguida por el Valle de los Halcones (14) y Los Monolitos (7) (anexo 1).

 

Tabla 5. Simitud florística entre los afloramientos rocosos de Suesca (Cundinamarca), Colombia, de acuerdo a los índices de similitud de Jaccard y Sørensen

 

Según McMillan y Larson (2002), en Canadá la escalada influye sobre la composición florística al propiciar la presencia de especies invasoras, puesto que incrementa los sitios que pueden ocupar dichas especies al introducir las diásporas de las mismas y reducir la densidad de las plantas propias de estos afloramientos. Sin embargo, teniendo en cuenta el número de especies compartidas con la vegetación presente en zonas cercanas, se puede concluir que la mayoría de las plantas presentes en los afloramientos rocosos de Suesca son propias de estas formaciones y que, por lo tanto, el efecto de las actividades de escalada sobre la vegetación aun no es tan preocupante.

Por su parte, Camp y Knight (1998) han sugerido que las actividades de escalada reducen el número de individuos y de especies en los afloramientos rocosos y que, además, cambia la composición de las comunidades vegetales al incrementar la presencia de arbustos y disminuir la de las gramíneas. En los afloramientos de Suesca está situación aún no es clara, para lo que sería necesario realizar estudios sobre la distribución y la abundancia de las especies y de las comunidades vegetales, particularmente en Los Farallones de Sueca y el Valle de los Halcones que son los sitios predilectos para la practica de la escalada. Por otra parte, para futuros estudios recomendamos tener en cuenta las comunidades de líquenes y briofitos puesto que hemos observado que pueden verse fuertemente afectadas por la práctica de este deporte.

 

AGRADECIMIENTOS

Al Instituto de Ciencias Naturales por facilitar el desarrollo de esta investigación, especialmente a los curadores del herbario COL. A los botánicos y especialistas que colaboraron con la determinación y/o confirmación de los especimenes, como Z. Cordero–P. (Melastomataceae), S. Díaz–Piedrahíta (Asteraceae), J. L. Fernández–Alonso (varios grupos), D. Forero (Grammitidaceae), D. Giraldo–Cañas (Poaceae), J. C. Murillo (Pteridophyta), N. Salinas (Ericaceae) y J. Sarmiento (Orchidaceae). A J. S. Arboleda, M. Avellaneda, J. Bogotá, R. Cancelado, P. Carranza, G. Carrillo, M. Díaz, C. Higuera y S. Pacheco, por su colaboración en el ascenso a las rocas y en la recolección del material botánico.

 

 

REFERENCIAS

1. Albesiano S, Rangel–Ch JO, Cadena A. 2003. La vegetación del río Chicamocha. Santander–Colombia. Caldasia, 25(1):73–99.         [ Links ]

2. Albesiano S, Fernández–A JL. 2006. Catálogo comentado de la flora vascular de la franja tropical (200–1.200 m) del cañón del río Chicamocha (Boyacá–Santander, Colombia). Primera parte. Caldasia, 28(1):23–44.        [ Links ]

3. Albesiano S, Rangel–Ch JO. 2006. Estructura de la a vegetación del cañón del río Chicamocha, 500–1.200 m; Santander–Colombia: una herramienta para la conservación. Caldasia, 28(2):307–325.        [ Links ]

4. Arcila PA, Vera RE. 2003. Caracterización facial y petrofísica de la formación arenisca tierna en un sector de los Farallones de Suesca, Cundinamarca. Trabajo de grado. Departamento de Geología, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, Colombia.        [ Links ]

5. Ariza NC. 1999. Estudio de la diversidad florística del enclave árido del río Patía (Colombia). Trabajo de grado. Departamento de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

6. Bernal RE, Jaramillo M. 1992. Estudio geológico y evaluación geotécnica en los alrededores de Suesca, Cundinamarca. Trabajo de grado. Departamento de Geología, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

7. Betancur J, García N. 2006. Las bromelias. Pp. 51–384. En: García N, Galeano G (eds). Libro rojo de plantas de Colombia. Volumen 3: Las bromelias, las labiadas y las pasifloras. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Instituto Alexander von Humboldt – Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia – Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

8. Camp R, Knight R. 1998. Effects of rock climbing on cliff plant communities at Joshua Tree National Park, California. Conservation Biology, 12(6):1302–1306.        [ Links ]

9. Chaves ME, Arango N. 1997. Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad. Tomos I y II. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, PNUMA y Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

10. Cortes D. 2001. Diversidad, distribución y abundancia de los líquenes y briofitos de una región semiárida de Suesca, Cundinamarca. Trabajo de grado. Departamento de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

11. Fernández–Alonso JL. 1997. Una nueva especie de Condalia (Rhamnaceae) y notas sobre los géneros de la familia en la flora de Colombia. Caldasia, 19(1–2):101–108.        [ Links ]

12. Groenendijk J. 2005. Towards recovery of native dry forest in the Colombian Andes, a plantation experiment for ecological restoration. Ph. D. Thesis, Universiteit van Amsterdam/IBED, Amsterdam.        [ Links ]

13. Jørgensen PM, Ulloa–Ulloa C, Madsen JE, Valencia–R R. 1995. A floristic analysis of the high Andes of Ecuador. Pp 221–237. En: Churchill SP, Balslev H, Forero E, Luteyn JL (eds.). Biodiversity and conservation of Neotropical Forests. The New York Botanical Garden. Nueva York.        [ Links ]

14. McMillan M, Larson D. 2002. Effects of rock climbing on the vegetation of the Niagara escarpment in southern Ontario, Canada. Conservation Biology, 16(2):389–398.        [ Links ]

15. Montoya G. 2002. Escaladas en Suesca. Rutas y caminos. Editorial Ingeos Ltda., Bogotá.        [ Links ]

16. Peñalosa G. 2003. Flórula del enclave árido de la región del Checua (Suesca, Cundinamarca). Trabajo de grado. Departamento de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia.        [ Links ]

17. Rangel–Ch. JO. 1995. La diversidad florística en el espacio andino de Colombia. Pp. 187–205. En: Churchill SP, Balslev H, Forero E, Luteyn JL (eds.). Biodiversity and conservation of Neotropical Forests. The New York Botanical Garden, Nueva York.        [ Links ]

18. van der Hammen T. 1997. El bosque de Condalia. Caldasia, 19(1–2):355–359.        [ Links ]

19. van der Hammen T. 1998. Plan ambiental de la cuenca alta del río Bogotá. Análisis y orientaciones para el ordenamiento territorial. Corporación Autónoma Regional (CAR). Bogotá, Colombia.        [ Links ]

 

 

Recibido: agosto 2007; aceptado: noviembre 2007.

 

 

Anexo 1. Lista anotada de las plantas vasculares presentes en los afloramientos rocosos de Suesca (Cundinamarca), Colombia [CA = serie de numeración de Carolina Avellaneda–Cadena; JB = serie de numeración de Julio Betancur; 1 especie citada en Peñaloza (2001); 2 especie citada en Groenendijk (2005)]  

 

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License