SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 issue2First record of the genus Sapranthus (Annonaceae) and a new species for South AmericaChecklist of the vascular plants of Andean arid region of la Tatacoa (Huila, Colombia) author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Caldasia

Print version ISSN 0366-5232

Caldasia vol.29 no.2 Bogotá July/Dec. 2007

 

AMENAZAS A LA CONSERVACIÓN DE LAS ESPECIES DE MUSGOS Y LÍQUENES EN COLOMBIA
-UNA APROXIMACIÓN INICIAL-

Threats to conservation of mosses an lichens species from Colombia
-A preliminary approach-

JAIME AGUIRRE-C.

J. ORLANDO RANGEL-CH.

Instituto de Ciencias Naturales, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional de Colombia, Apartado 7495, Bogotá, D.C., Colombia. jaguirrec@unal.edu.co; jorangelc@unal.edu.co

RESUMEN

Las amenazas sobre las poblaciones naturales de musgos y líquenes se evaluaron con base en particularidades de sus rasgos corológicos, en la calidad del hábitat y en las posibilidades de transformación y aún de desaparición de porciones considerables del espacio físico en las regiones naturales de Colombia. En la categorización del riesgo-amenaza, se siguieron parcialmente los lineamientos metodológicos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) incluyendo las categorías en peligro crítico (CR), en alto riesgo de extinción (EN), vulnerable (VU) y casi amenazado (NT). Los resultados de esta aproximación inicial permitieron calificar bajo algún tipo de amenaza en sus poblaciones naturales a 388 especies de 145 géneros y 46 familias de musgos; Pottiaceae y Pilotrichaceae son las familias que tienen especies amenazadas en la mayoría de las regiones naturales y en los ramales cordilleranos. Según categorías de amenaza, en peligro crítico (CR) se calificaron a 125 especies; en peligro (EN) a 21, como vulnerables (VU) se calificaron a 173 especies y en la condición casi amenazado (NT) a 69 especies. Sphagnaceae, Pilotrichaceae, Orthotrichaceae y Pottiaceae presentaron especies en todas las categorías de amenaza. En la Amazonia hay 24 especies de musgos con algún tipo de amenazas y la categoría con mayor representación es vulnerable (VU) con doce especies; en el Chocó biogeográfico 15 especies sufren algún tipo de amenaza y la categoría con mayor significancia es vulnerable (VU) con siete especies. En la región Caribe, en el macizo montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta 15 especies figuraron como amenazadas y la condición más frecuente fue en estado crítico (CR) con ocho especies. En el sistema montañoso (gradiente cordillerano) se calificaron a 285 especies bajo algún tipo de amenaza; Pottiaceae, Pilotrichaceae, Sematophyllaceae e Hypnaceae presentaron especies amenazadas a lo largo del gradiente altitudinal. En Colombia bajo algún tipo de amenaza en sus poblaciones naturales se calificaron a 841 especies de líquenes de 201 géneros y 64 familias, Parmeliaceae es la única familia con especies amenazadas en la mayoría de las regiones naturales y en los ramales cordilleranos. Según categorías de amenazas se calificaron a 432 especies en peligro crítico (CR); en peligro (EN) a 180, como vulnerables (VU) a 159 especies y en la condición casi amenazado (NT) figuran 69 especies. Parmeliaceae, Graphidaceae, Physciaceae y Thelotremataceae presentaron especies en todas las categorías de amenazas. En la Amazonia se calificaron a 112 especies de líquenes bajo algún tipo de amenaza; en la categoría en peligro (EN) se encontraron a 41 especies; en el Chocó biogeográfico aparecen 44especies con algún tipo de amenaza y la categoría con mayor significancia es en peligro (EN) con 19 especies. En el Caribe en la zona de planicies se presentaron 15 especies amenazadas y en la Sierra Nevada de Santa Marta 14, la categoría con mayor significancia es crítico (CR) con 13 especies. En el sistema andino (gradiente cordillerano) se calificaron 541 especies bajo algún tipo de amenaza; las familias Parmeliaceae, Thelotremataceae, Pyrenulaceae, Lecideaceae y Lobariaceae tienen especies amenazadas a lo largo del gradiente altitudinal.

Palabras clave. Amenazas, Musgos, Líquenes, Biodiversidad, Conservación, flora de Colombia.

ABSTRACT

Threats to natural populations of mosses and lichens from Colombia were measured on the basis of particularities of geographical distribution (chorology), habitat quality and, especially, the possibilities of land transformation and in some cases of missing of large surfaces of land in natural regions of Colombia. In the process to assignment a degree of threat the methodological approach from IUCN was followed, which included the categories: Critically endangered (CR), Endangered (EN), and Vulnerable (VU) and near threatened (NT). The preliminary evaluation shows the following results: Mosses: There are 388 species of 145 genera and 46 families under some kind of threat; Pottiaceae and Pilotrichaceae are the families with threatened species in almost all natural regions and also in the mountainous system. 125 species were qualified as Critically endangered (CR), 21 as Endangered (EN), 173 species as Vulnerable (VU) and 69 as Near threatened (NT). Families such as Sphagnaceae, Pilotrichaceae, Orthotrichaceae and Pottiaceae presented species in all categories of threat. In the Amazonian region, there were 24 species of mosses under some kind of threat, and the category with the higher value was Vulnerable (VU) with twelve species. In the Chocó biogeographical region of Colombia there were 15 species under some kind of threat, and the category with the higher value was Vulnerable (VU) with seven species. In the Caribbean region, specially in the massif of Sierra Nevada de Santa Marta, 15 species were qualified as threatened and the more common condition founded was Critically endangered (CR) with eight species. In the mountainous system, 285 species were qualified as threatened, the families Pottiaceae, Pilotrichaceae, Sematophyllaceae and Hypnaceae showed threatened species along the altitudinal (topographic) gradient. Lichens: There are 841 species of 201 genera and 64 families under some kind of threat in Colombia, only Parmeliaceae was the family with threatened species in almost all natural regions and also in the mountainous system. According the category of threat, 432 species were qualified as Critically endangered (CR), 180 as Endangered (EN), 159 species as Vulnerable (VU) and 69 as Near threatened (NT). Families such as Parmeliaceae, Graphidaceae, Physciaceae and Thelotremataceae presented species in all categories of threat. In the Amazonian region 112 species of lichens were under some kind of threat. In the category Endangered (EN) were qualified 41 species. In the Chocó biogeographical region of Colombia, there were 44 species under some kind of threat, and the category with the higher value was Endangered (EN) with 19 species. In the Caribbean lowlands, 15 threatened species were found and in the massif of Sierra Nevada of Santa Marta 14, the category with more species was Critically endangered (CR) with 13 species. In the mountainous system, 541 species were qualified as threatened, the families Parmeliaceae, Thelotremataceae, Pyrenulaceae, Lecideaceae and Lobariaceae showed threatened species along the altitudinal (topographic) gradient.

Key Words. Threats, mosses and lichens of Colombia, biodiversity, conservation, Colombian flora.

INTRODUCCIÓN

Los briófitos desempeñan un papel muy importante en los procesos funcionales de los ecosistemas boscosos; las especies que arraigan en el suelo participan activamente en el reciclaje de materia y energía, mientras que los briófitos epifíticos son protagonistas de primer orden en los procesos de regulación de la humedad, ya que porciones significativas del agua de la lluvia que se traslada por los troncos es retenida por formaciones compactas de briófitos que la guardan y en épocas de menor suministro hídrico la van liberando de acuerdo con los requerimientos de la comunidad biótica. En la región andina de Colombia (2100-3100 m), especialmente en zonas de la cordillera Central ubicadas entre el municipio de Santa Rosa (Risaralda) y el Nevado del Ruíz (Caldas y Tolima) son muy comunes en las copas de los árboles las agrupaciones densas y redondeadas a manera de montículos que forman diversas poblaciones de briófitos. Estas formaciones están involucradas directamente en el proceso de economía hídrica e igualmente, de manera indirecta participan en la renovación del dosel, ya que el peso excesivo que adquieren los bolsones de briófitos más sedimentos influye directamente en la caída de ramas y parte de las copas, con lo cual se facilitan procesos de la dinámica forestal al activar el reciclaje de materia orgánica. En estas áreas, los briófitos e igualmente los líquenes, favorecen la permanencia y la renovación de los bosques, fundamentales en la economía regional porque retienen y reintegran parte del agua que incide en el ambiente y actuan como factor de control en la conformación del dosel.

La conservación de los briófitos y de los líquenes está en estrecha relación con el grado de amenaza del esqueleto vegetal sobre el cual se establecen. Desafortunadamente en Colombia extensiones considerables de los ecosistemas naturales han sido sometidas a procesos de fragmentación y destrucción generalizada por parte del hombre, especialmente en áreas de la montaña (media y alta) donde crecen con mayor frecuencia las especies de los musgos. Aunque los líquenes pueden ocupar ambientes similares, toleran mejor la intervención antrópica y con ello, la exposición a la radiación solar, razón por la cual son frecuentes también en las áreas deforestadas e intervenidas.

La continua presión sobre los sistemas naturales se ha manifestado en la pérdida de la calidad del hábitat, fenómeno que motivó la preocupación de los biólogos, conservacionistas y comunidad interesada en la preservación de la vida silvestre. En los últimos 25 años, han surgido intereses de diversas entidades y personas por evaluar las amenazas que se ciernen sobre las poblaciones naturales, y con esto acercarse al conocimiento del estado de conservación de los ecosistemas bióticos y de sus componentes, valorar los riesgos y proponer medidas que, inicialmente mitiguen los efectos y a largo plazo generar estrategias para recuperar los hábitats transformados.

La deforestación es el factor de mayor incidencia en la destrucción de áreas extensas con variedad de hábitat para briófitos. Los bosques tropicales son continuamente invadidos por la expansión de las poblaciones humanas para vivienda o para su uso agrícola (Hallingbäck & Hodgetts, 1996), acción que se repite con bastante intensidad en Colombia (Rangel, 2000a; 2004).

En nuestro país, la fragmentación y la destrucción de los ecosistemas ha alcanzado niveles preocupantes y en algunos casos se está llegando al punto de “no retorno” a las condiciones originales, por ejemplo, en el Chocó biogeográfico y en los ramales andinos (Rangel, 2004). El fenómeno se evidencia de manera especial en el sistema cordillerano o andino en sentido amplio, principalmente en las regiones de vida andina y subandina con severos grados de afectación cada vez más intensos que exponen a un número creciente e indeterminado de especies a impactos que pueden ocasionar su desaparición (Linares & Uribe, 2002). Con la fragmentación de las áreas de distribución de las especies se alteran procesos vitales, en particular, los relacionados con la reproducción con lo cual se disminuye la capacidad de perpetuación de las especies (Rangel, 2000b).

En los bosques andinos, la agricultura, la deforestación con la ampliación de la frontera agrícola y la implementación de obras civiles (carreteras, represas) implican el aumento de los asentamientos humanos. En las partes altas de las cordilleras, las quemas periódicas han contribuido a la degradación de las zonas, particularmente en los páramos, para dar paso especialmente a los cultivos de papa.

En Colombia los inventarios florísticos de los briófitos y de los líquenes antes de 1960 tuvieron esencialmente una finalidad de tipo taxonómica. Posteriormente las aproximaciones metodológicas incorporaron lineamientos sobre condiciones de hábitat, parámetros de dominancia y aspectos ecológicos globales, razón por la cual se han facilitado nuevos giros en el estudio de estos grupos, como la valoración de amenazas a la permanencia y la propuesta de estrategias para la conservación de las poblaciones y de los hábitat naturales.

En esta contribución se presentan las amenazas detectadas contra la flora de los musgos y de los líquenes en Colombia, principalmente con base en la información sobre aspectos ecológicos y corológicos de los diferentes taxones en las regiones geográficas y en la calidad del hábitat para lo cual, se siguieron parcialmente parámetros de uso frecuente como los propuestos por la IUCN (Walter & Gillet, 1997).

METODOLOGÍA

Se consideraron las amenazas reales y potenciales sobre el hábitat a diferentes escalas (local, regional, global) sobre la base de la distribución geográfica de las especies (del número de registros y especificidad local o regional de los mismos); los rasgos ecológicos en casos conocidos-especialmente en musgos, dominancia y frecuencia de las especies en los tipos de vegetación de las áreas evaluadas, la permanencia de la calidad del hábitat y las posibilidades de transformación o de desaparición de porciones considerables del mismo. Las características corológicas (distribución de las especies) fueron decisivas al calificar los grados de amenaza, por ejemplo, sí solamente existía un registro de la especie para Colombia se le asignó la condición crítica, en el caso de dos registros pero en regiones naturales o en franjas altitudinales (en el sistema andino) diferentes, la categoría seleccionada fue en peligro. En el mismo sentido, se le confirió capital importante a la calificación de las amenazas a las especies con área de distribución restringida (endémicas).

La categorización de la amenaza se hizo con base en los lineamientos generales de la IUCN (1997), complementados con el conocimiento sobre condiciones del hábitat natural por parte de los autores y por otros colegas del Instituto de Ciencias Naturales (ICN). Se utilizaron cuatro categorías: CR: en peligro crítico, cuando una población enfrenta riesgo extremadamente alto de extinción en estado silvestre, por ejemplo cuando el registro (uno) proviene de un sitio destruido o totalmente transformado; EN: en peligro o alto riesgo de extinción o deterioro poblacional en estado silvestre en el futuro cercano, por ejemplo cuando los registros (dos o tres) provienen de sitios destruidos, transformados o se refieren solamente a áreas protegidas; VU: vulnerable cuando las evidencias disponibles señalan un riesgo moderado de extinción o deterioro poblacional a mediano plazo y NT: casi amenazado (Rangel, 2004). Se detectaron numerosas especies cuyos testimonios datan del siglo XIX y de las cuales no se tiene información en recolecciones recientes; solamente existen las citas originales en donde se les mencionaron y se ubican en zonas geográficas de las cuales se tiene información fidedigna y confiable sobre la severa alteración del medio natural por la acción antrópica; en estos casos, las categorías asignadas a las especies en cuestión fueron las de mayor gravedad (CR y EN).

El grado de endemismo o de distribución restringida, también se utiliza para estimar condiciones de amenaza para la conservación. El endemismo es relativamente bajo en musgos (Churchill, 1989) y en los líquenes la situación puede ser similar. Una condición que se utiliza en nuestro enfoque es la denominación de “especies de distribución restringida” que tiene mayor fundamento en condiciones ecológicas y geográficas. La información de especies de musgos y de líquenes previamente calificadas en categorías de amenaza en contribuciones como las de Linares & Uribe (2002) y Rangel (2000b), también se tuvo en cuenta.

En líquenes se presentaron particularidades en el proceso de asignar categorías en la condición en peligro crítico (CR); así, por ejemplo, en la región amazónica solamente se asignó esta calificación (CR) a las colecciones referidas a poblaciones únicas y con fecha de colección antigua y que en las exploraciones de campo recientes no fueron reseñadas. Debido a estas consideraciones, las colecciones recientes realizadas, por H. Sipman (véase el anexo 2) que provienen de una localidad única no se incluyeron en la categoría CR; a manera de reforzamiento del proceder también se tomó en cuenta el estado de conservación satisfactorio de los bosques y las selvas de la región amazónica de Colombia (deforestación menor del 10%, Rangel, 2004), por lo cual es bastante probable que con mayor intensidad de muestreo en otras localidades amazónicas se encuentren poblaciones complementarias de las especies mencionadas por Sipman (véase anexo 2). En el Chocó biogeográfico, por el contrario, en razón a la tasa muy elevada de deforestación (mayor del 40%, Rangel, 2004) y al avance incontrolado de procesos agrícolas de muy alto impacto como las plantaciones de palma aceitera, las colecciones únicas ubicadas en el área de influencia de estas perturbaciones, se catalogaron como críticamente amenazadas. Aunque en la presentación del enfoque metodológico empleado se han mencionado aspectos que limitan el alcance de la contribución, se reitera el carácter preliminar de esta aproximación, ya que el inventario de musgos y líquenes aún está incompleto en el país.

RESULTADOS-DISCUSIÓN

Musgos

Distribución de las categorías de amenaza. En peligro crítico (CR) se calificaron a 125 especies de 69 géneros y 29 familias; en peligro (EN) a 21 especies de 19 géneros y 13 familias; como vulnerables (VU) a 173 especies de 82 géneros y 37 familias y en la categoría casi amenazadas (NT) a 69 especies de 55 géneros y 28 familias (Tabla 1). Las familias Sphagnaceae, Pilotrichaceae, Orthotrichaceae y Pottiaceae presentaron especies en todas las categorías de amenaza.

Tabla 1. Familias de musgos con mayor número de especies con algún tipo de amenaza en Colombia.

 

El patrón detectado según tipo de amenaza muestra las siguientes particularidades:

a. Hay nueve familias con especies amenazadas en todas las categorías consideradas, en total reúnen a 225 especies, que representan el 57%; en el resto de familias hay 167 especies que representan el 47% del total de especies amenazadas. Este patrón se repite cuando se analiza la representación específica según tipo de amenazas, desde 81% en la categoría EN, hasta el 53% en la categoría crítica (Tabla 1).

b. Hay familias como Entodontaceae, Andreaceae y Bruchiaceae, cuyas especies amenazadas están en condición crítica; Phyllogoniaceae en peligro (EN), Fabroniaceae y Ptychomitriaceae casi amenazada (NT) y Eucalyptaceae, Ephemeraceae, Hedwigiaceae, Hydropogonaceae y Plagiotheciaceae con poblaciones vulnerables (VU).

Según regiones naturales, se presenta la siguiente situación (Tabla 2):

Tabla 2. Distribución de las categorías de amenazas sobre las especies de musgos en las regiones naturales de Colombia.

 

En la Amazonía la categoría con mayor significancia fue vulnerable (VU) con doce especies, seguida por estado crítico (CR) con nueve. En el Chocó biogeográfico igualmente las categorías con mayores valores fueron vulnerable (VU) con siete especies y estado crítico (CR) con cinco. En el Caribe, en el macizo montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta, la categoría con mayor significancia fue estado crítico (CR) con ocho especies, seguida por vulnerable (VU) con seis.

En los ramales cordilleranos se presentó la siguiente situación (Tabla 2):

En la cordillera Oriental, la categoría con mayor representación fue vulnerable (VU) con 86 especies, seguidas por estado crítico (CR) con 74. En la Central igualmente la categoría con mayor número de especies es vulnerable (VU) con 27, le sigue estado crítico (CR) con 16. En la Occidental la mayor significancia se presentó en vulnerable (VU) con ocho (8) especies y en el Macizo Colombiano se calificaron a seis especies en estado crítico (CR).

Según regiones naturales. En Colombia existen registros sobre algún tipo de amenaza en sus poblaciones naturales de 388 especies de 145 géneros y 46 familias (Anexo 1). Hay familias como Pottiaceae y Pilotrichaceae que tienen especies amenazadas en la mayoría de las regiones naturales y en los ramales cordilleranos incluidos (Tabla 3).

Tabla 3. Familias de musgos con mayor número de especies con algún tipo de amenaza en las regiones naturales y en las regiones cordilleranas.

En las regiones extrandinas se presentó la siguiente segregación (Tabla 3):

En la Amazonia (Ama) hay 24 especies amenazadas que corresponden a once (11) géneros y a ocho (8) familias, Pilotrichiaceae, Fissidentaceae y Calymperaceae congregaron el mayor número de especies amenazadas. En el Chocó biogeográfico (Ch) aparecen 15 especies de 13 géneros pertenecientes a ocho (8) familias con algún tipo de amenaza; Pilotrichiaceae y Calymperaceae presentaron el mayor número de especies amenazadas. En la región Caribe en la zona de las planicies no se encontraron registros sobre especies amenazadas. En el macizo de la Sierra Nevada de Santa Marta aparecen 15 especies de 12 géneros pertenecientes a 11 familias con algún tipo de amenaza y las familias con el mayor número de especies amenazadas fueron Bartramiaceae, Fissidentaceae y Thuidiaceae.

En los ramales cordilleranos se presentó la siguiente situación (Tabla 3):

Cordillera Oriental (COr) hay 188 especies de 93 géneros pertenecientes a 37 familias con algún tipo de amenaza; Pottiaceae, Dicranaceae y Bryaceae presentaron el mayor número de especies amenazadas.
En la cordillera Central (CC) hay 56 especies de 39 géneros pertenecientes a 22 familias con algún tipo de amenaza; las familias con el mayor número de especies amenazadas fueron Pilotrichaceae y Orthotrichaceae.
En la cordillera Occidental (COcc) hay 12 especies de 12 géneros pertenecientes a ocho (8) familias con algún tipo de amenaza; el mayor número de especies amenazadas se presentó en Pilotrichaceae. En el Macizo Colombiano se encontraron seis especies amenazadas.

Sistema montañoso (gradiente cordillerano).

Se encontraron 285 especies de 174 géneros y 42 familias con algún tipo de amenaza. Pottiaceae, Pilotrichaceae, Sematophyllaceae e Hypnaceae tienen especies amenazadas a lo largo del gradiente. Otras familias como Orthotrichaceae, Dicranaceae, Sphagnaceae y Bartramiaceae presentan mayor número de especies con algún tipo de amenaza en las franjas altas (andina y páramo) mientras que en familias como Grimmiaceae, Splachnaceae y Encalyptaceae sus especies amenazadas están restringidas al páramo (Tabla 4).

Tabla 4. Número de especies de musgos amenazadas según familia en las regiones de vida del sistema cordillerano (Tro: Tropical, Sub: Subandina, And: Andina, Pmo: Páramo).

 

Las variaciones a lo largo del gradiente altitudinal muestran las siguientes particu­laridades (Tabla 4):

Región de vida tropical: Hay 18 especies de 14 géneros y nueve (9) familias entre las cuales Fissidentaceae y Pilotrichaceae presentaron mayor número de especies bajo algún tipo de amenaza.

Región subandina: Se encontraron 64 especies de 41 géneros y 19 familias, de las cuales presentaron mayor número de especies con algún tipo de amenaza Pilotrichaceae, Brachytheciaceae y Sphagnaceae.

Región andina: Se encontraron 106 especies de 58 géneros y 27 familias, de las cuales tenían mayor número de especies con algún tipo de amenaza Pottiaceae, Orthotrichaceae y Dicranaceae.

Región del páramo: Hay 97 especies de 61 géneros y 29 familias; Orthotrichaceae, Dicranaceae y Pottiaceae presentaron el mayor número de especies con algún tipo de amenaza.

Líquenes

Distribución de las categorías de amenaza. En Colombia se calificaron a 841 especies de líquenes bajo algún tipo de amenaza. En peligro crítico (CR) se calificaron a 432 especies de 135 géneros y 57 familias; en peligro (EN) a 180 especies de 95 géneros y 36 familias; como vulnerable (VU) 159 especies de 89 géneros y 38 familias y casi amenazado (NT) 69 especies de 46 géneros y 25 familias (Tabla 5). Parmeliaceae, Graphidaceae, Physciaceae y Thelotremataceae presentaron especies en todas las categorías de amenaza.

Tabla 5. Familias de líquenes con mayor número de especies con algún tipo de amenaza.



El patrón detectado según tipo de amenaza muestra las siguientes particularidades:

a. En las 16 familias con número de especies bajo algun tipo de amenaza en todas las categorias empleadas hay 556 especies que representan el 66% en el resto de familias hay 284 especies que representan el 34%. Este patrón se repite cuando se analiza la representación específica según tipo de amenazas, desde 86% en la categoría NT hasta el 74% en la categorías EN y el 59% en CR (Tabla 5).

b. En Parmeliaceae aparecen especies en todas las categorías de amenazas.

Según regiones naturales se presentó la siguiente situación (Tabla 6):

Tabla 6. Distribución de las amenazas de líquenes en las regiones naturales y ramales andinos de Colombia.


En la Amazonia, la categoría con mayor significancia es en peligro (EN) con 41 especies, seguida por vulnerable (VU) con 31. En el Chocó biogeográfico, la categoría con mayor representación es en peligro (EN) con 19 especies, seguida por estado crítico (CR) con 13. En el Caribe, zona de las planicies se calificaron cinco especies en estado crítico (CR) y a diez en peligro (EN). En el sistema montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta la categoría con mayor significancia fue estado crítico (CR) con 13 especies.

En los ramales cordilleranos, se presentó la siguiente situación (Tabla 6):

En la cordillera Oriental la categoría con mayor significancia es estado crítico (CR) con 280 especies, seguida por vulnerable (VU) con 57 especies.
En la cordillera Central, la categoría más representada es crítico (CR) con 58 especies, seguidas por en peligro (EN) con 46 especies.
En la cordillera Occidental, la categoría más representada es en peligro (EN) con tres especies.
En el Macizo Colombiano la categoría en peligro (EN) presentó el mayor número de especies con doce (12).

Según regiones naturales. En Colombia existen registros que permiten calificar bajo algún tipo de amenaza en sus poblaciones naturales a 743 especies de 328 géneros y 59 familias de líquenes (Anexo 2). Esta cifra difiere del total general ya que en este caso solamente se incluyeron los registros con localidades precisas. La única familia que tiene especies amenazadas en todas las regiones naturales y en los ramales cordilleranos es Parmeliaceae (Tabla 7).

Tabla 7. Familias de líquenes con mayor número de especies con algún tipo de amenaza en las regiones naturales y en los ramales cordilleranos.

 

En las regiones extrandinas, se presentó la siguiente segregación (Tabla 7):

En la Amazonia (Ama) hay 112 especies de 54 géneros pertenecientes a 24 familias con algún tipo de amenaza; Thelotremataceae, Trypetheliaceae y Gomphillaceae tienen el mayor número de especies amenazadas. En el Chocó biogeográfico (Ch) aparecen 44 especies de 28 géneros pertenecientes a 18 familias con algún tipo de amenaza; la familia con mayor número de especies amenazadas es Thelotremataceae. En el Caribe en la zona de planicies, tierras bajas hay 15 especies de once géneros y nueve familias, Physciaceae presentó el mayor número de especies amenazadas. En la misma región en el macizo montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM), se calificaron bajo algún tipo de amenaza 14 especies de 12 géneros pertenecientes a nueve familias.

En los ramales cordilleranos, se presenta la siguiente situación (Tabla 7):

Cordillera Oriental (COr) hay 396 especies de 123 géneros pertenecientes a 49 familias con algún tipo de amenaza; las familias con mayor número de especies amenazadas son Parmeliaceae, Graphidaceae y Arthoniaceae.

En la cordillera Central (CC) hay 138 especies de 81 géneros pertenecientes a 38 familias con algún tipo de amenaza; el mayor número de especies amenazadas se presentó en Parmeliaceae y Physciaceae.

En la cordillera Occidental (COcc) hay siete (7) especies de seis (6) géneros pertenecientes a seis (6) familias con algún tipo de amenaza; la familia con mayor número de especies amenazadas es Thelotremataceae.

En el Macizo Colombiano se encontraron 17 especies de 13 géneros bajo algún tipo de amenaza; la familia con mayor número de especies amenazadas fue Parmeliaceae.

Sistema montañoso (gradiente cordillerano).

Se encontraron 512 especies con algún tipo de amenaza. Parmeliaceae, Thelotremataceae, Pyrenulaceae, Lecideaceae y Lobariaceae tienen especies amenazadas a lo largo del gradiente. Parmeliaceae y Physciaceae presentaron el mayor número de especies con algún tipo de amenazas en las franjas altas (andina y páramo) mientras que las especies amenazadas de Trapeliaceae y Arthorhaphidaceae están restringidas al páramo (Tabla 8).

Tabla 8. Familias de líquenes con mayor núme­ro de especies y géneros amenazados según cordilleras y regiones de vida (Tro: Tropical, Sub: Subandina, And: Andina, Pmo: Páramo).

A lo largo del gradiente altitudinal se presentan las siguientes particularidades (Tabla 8):

Región de vida tropical: Hay 46 especies bajo amenaza, cuyo mayor número se encuentra en las familias Graphidaceae y Parmeliaceae.

Región subandina: Se encontraron a 170 especies amenazadas; Parmeliaceae, Graphida­ceae y Arthoniaceae presentaron el mayor número de especies amenazadas.

Región andina: Se encontraron 218 especies de las cuales Parmeliaceae, Physciaceae y Graphida­ceae fueron las familias con mayor número de especies con algún tipo de amenaza.

Región del páramo: Hay 78 especies, el mayor número de especies bajo algún tipo de amenaza se concentra en las familias Parmeliaceae, Cladoniaceae y Lobariaceae.

CONSIDERACIONES FINALES

En la Tabla 9 se consigna la información sobre las amenazas a las especies de musgos y de líquenes y a manera de comparación se incluyen los registros de otras contribuciones.

Tabla 9. Amenazas a los musgos y a los líquenes en Colombia según varios autores.


Respecto a la lista de Linares & Uribe (2002), en nuestro estudio no se consideran bajo ningún tipo de amenaza a Racomitrium dychelimoides y a Streptopogon lindigii; existen poblaciones en diversos hábitats con buen estado de conservación.

Las siguientes especies (15) calificadas por Rangel (2000b) como amenazadas, no presentan riesgo alguno debido a que la afectación del hábitat no es crítica en las localidades en que se encuentran: Campylopus oblongus, Campylopus surinamensis, Daltonia fenestrellata, Fontinalis bogotensis, Macromitrium podocarpi, Macromitrium scoparium, Oreoweisia laxiretis, Papillaria imponderosa, Philonotis glaucescens, Philonotis sphaerocarpa, Sematophyllum tequendamense, Syrrhopodon gaudichaudii y Zygodon setulosus.

De acuerdo con la revisión efectuada en esta contribución, no amenaza para las siguientes especies de líquenes incluidas por Rangel (2000b) en la categoría de especies amenazadas en la región de vida paramuna: Cladonia chondrotypa, C. granulosa, C. strepsilis, Leptogium marginellum, Tapellaria epiphylla, Sticta andreana, S. orizabana, Pannaria moigii, Hypotrachyna osteoleuca, Rimelia cetrata, Usnea jelskii, Heterodermia barbifera, Physcia sorediosa, Stereocaulon microcarpum, S. tomentosum, Strigula smaragdula y Porina rufula.

Aunque las consideraciones sobre amenazas a las especies se basan en el inventario aún incompleto en algunos sectores del país, hay relaciones directas entre concentración de la riqueza y el aumento de los riesgos o amenazas como se muestra claramente en el gradiente cordillerano donde la mayor riqueza de musgos y de líquenes se presenta en la región andina entre 2300 y 3500 m (Aguirre-C., 2006) e igualmente el mayor número de especies amenazadas se concentra en esta región. Situación similar se presenta cuando la comparación se hace entre las tres cordilleras; la cordillera Oriental (Aguirre-C., 2006) es la más rica pero igualmente presenta el mayor número de especies amenazadas. Este patrón muestra tendencia similar al de las plantas con flores mencionado por Rangel (2000b, 2005/2006).

Las amenazas sobre las especies según regiones naturales, muestra que en la Andina se presenta el mayor número de especies con algún grado de amenaza. Para la Amazonía y el Chocó los resultados se relacionan directamente con el nivel bajo de exploración. Para el Caribe, el número de especies de musgos y líquenes realmente es bajo, debido a las condiciones climáticas de la región, como ha sido puntualizado por Rangel (2007) (Tabla 10).

Tabla 10. Riqueza vegetal y superficie deforestada en las regiones naturales de Colombia (Fuente: Rangel 2005/2006 a excepción de la información sobre musgos y líquenes).

En musgos las 392 especies bajo algún tipo de amenaza representan el 40% del total de musgos colombianos. En líquenes, las 841 especies con algún tipo de amenaza representan el 58% del total, cifras que en conjunto son verdaderamente alarmantes. Aunque como se mencionó al comienzo del aparte sobre líquenes, la falta de información detallada sobre distribución actual de las especies en Colombia puede estar influyendo en el resultado.

AGRADECIMIENTOS

Al Doctor H. Sipman (Berlín) por la detallada y crítica revisión de la versión inicial y por las recomendaciones finales. A Thomas van der Hammen y José Luis Fernández por la revisión y sugerencias.

LITERATURA CITADA

1. Aguirre-C., J. 2006. Diversidad de los musgos (Bryophita) y líquenes de Colombia-Una evaluación con propósitos de conservación. Tesis de Doctor. Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias, Instituto de Ciencias Naturales. 542 pp. Bogotá, D.C.

2. Aguirre-C., J., M. Pulido, M. Henao, L. G. Restrepo, J. Murillo, E. Linares & S. Churchill. 2000. La Flora amenazada: criptógamas. Perez-Arbelaezia (11): 47-67.        [ Links ]

3. Churchill, S.P. 1989. Bryologia Novo Granatensis. Estudios de los musgos de Colombia IV. Catálogo nuevo de los musgos de Colombia. Trop. Bryol. 1: 95–132.         [ Links ]

4. Hallingbäck, T. & N. G. Hodgetts. 1996. A corollary from the IUCN/IAB workshop: Endagered bryophytes World-wide. Anales Inst. Biol. Univ. Nac. Autón. México, Ser. Bot. 67(1): 223-226.        [ Links ]

5. IUCN. 2001. IUCN Red List Categories: Versión 3.1 Prepared by the IUCN Species Survival Comisión. IUCN, Gland, Cambridge.        [ Links ]

6. Linares, E.L. & J. Uribe-M. 2002. Libro rojo de Briofitas de Colombia. Libros rojos de especies amenazadas de Colombia. Instituto de Ciencias Naturales-Universidad Nacional de Colombia. Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, D.C.        [ Links ]

7. Rangel-Ch., J.O. 2000a. La Megadiversidad biológica de Colombia: ¿Realidad o Ilusión?. En: J. Aguirre (ed.) Memorias del Primer Congreso Colombiano de Botánica (Versión en CD-Rom) Bogotá, D.C.        [ Links ]

8. Rangel-Ch., J.O. 2000b. Flora y vegetación amenazada. Pp. 785-813. En: J.O. Rangel-Ch. (ed.). Colombia Diversidad Biótica III: La Región de vida Paramuna. Instituto de Ciencias Naturales. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, D.C.         [ Links ]

9. Rangel-Ch., J.O. 2004. Amenazas a la biota y a los ecosistemas del Chocó biogeográfico. En: J.O. Rangel-Ch. (ed.). Colombia Diversidad Biótica IV. El Chocó biogeográfico/Costa Pacífica: 841-866. Instituto de Ciencias Naturales. Bogotá, D.C.        [ Links ]

10. Rangel-Ch., J.O. 2005/2006. La biodiversidad de Colombia. Palimpsestos 5: 292-304.         [ Links ]

11. Rangel-Ch., J.O. 2007 (ed.). Caracterización y planes de manejo de los humedales de los ríos San Jorge y Sinú en el departamento de Córdoba. Informe final convenio de Cooperación científica Universidad Nacional de Colombia-Corporación autónoma regional de los Valles de los ríos Sinú y San Jorge (CVS). Documento interno.         [ Links ]

12. Walter, K.S. & H.J. Guillet. 1997 (eds). IUCN Red List of Threatened Plants. Compiled by the World Conservation Monitoring Centre. IUCN-The World Conservation Union, Gland, Switzerland and Cambridge, U.K.         [ Links ]

Recibido: 05/03/2007
Aceptado: 25/09/2007

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License