SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 número2Psicobiología de la homosexualidad masculina: hallazgos recientesBienestar y trauma en personas adultas desplazadas por la violencia política índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Universitas Psychologica

versión impresa ISSN 1657-9267

Univ. Psychol. v.8 n.2 Bogotá mayo/ago. 2009

 

Sentido de la vida y desesperanza : un estudio empírico*

Purpose in Life and Hopelessness: an Empirical Study

JOAQUÍN GARCIA-ALANDETE
** Universidad Católica de Valencia, España

JOSÉ FRANCISCO GALLEGO-PÉREZ

ESTEBAN PÉREZ-DELGADO
*** Universitat de Valéncia-Estudi General, España

*Artículo de investigación

**Facultad de Psicología y Ciencias de la Salud. Universidad Católica de Valencia. Guillem de Castro, 94. 46003-Valencia, España. Correos electrónicos: ximo.garcia@ucv.es y francisco.gallego@ucv.es

***Blasco Ibáñez, 21. 46010-Valencia, España. Correo electrónico: Esteban.Perez@uv.es

Recibido: abril 8 de 2008 | Revisado: septiembre 8 de 2008 | Aceptado: septiembre 15 de 2008


RESUMEN

El objetivo de este trabajo es comprobar qué relación existe entre el sentido de la vida y la desesperanza en un grupo de 302 sujetos. La hipótesis de trabajo afirma una relación significativa, de signo negativo, entre ambas variables, de manera que a mayor logro de sentido se asocian inferiores niveles de desesperanza y, por el contrario, a vacío existencial se asocian niveles superiores de desesperanza. Los instrumentos empleados son el Purpose In Life Test (Test de Sentido de la Vida, PIL; Crumbaugh & Maholick, 1969) y la Hopelessness Scale (Escala de Desesperanza, HS; Beck, Weissman, Lester & Trexler, 1974). Los estadísticos usados son el coeficiente de correlación de Pearson y el coeficiente rho de Spearman (rs). Los resultados (r = -0.550, p= 0.000; rs= -0.502, p= 0.000) apoyan la hipótesis planteada: el logro de sentido se asocia a nivel nulo-mínimo de desesperanza, mientras que el vacío existencial se asocia a nivel moderado-alto de desesperanza, de manera estadísticamente significativa.

Palabras clave autores Sentido de la vida, desesperanza, riesgo suicida.

Palabras clave descriptores Esperanza de vida, suicidio-factores de riesgo, depresión-psicología.


ABSTRACT

The aim of this paper is to analyze the relationship between purpose in life and hopelessness in a sample of 302 subjects. Hypothesis declare that booth variables are significant, negative, associated. Purpose In Life Test (PIL; Crumbaugh & Maholick, 1969) and Hopelessness Scale (HS; Beck, Weissman, Lester & Trexler, 1974) are used. Statistical used are Pearson's correlation coefficient and Spearman's rho coefficient. Results (r= -0.550, p= 0.000; rs= -0.502, p= 0.000) support hypothesis: purpose in life is negatively associated to hopelessness. High level of purpose in life involve less hopelessness, and existential vacuum is associated to high level of hopelessness, statistically significant.

Key words authors Purpose in life, hopelessness, suicide risk.

Key words plus Life Expectancy, Suicide-Risk factors, Depression-Psychology.


Introducción

El constructo «sentido de la vida» fue desarrollado por el psiquiatra y neurólogo vienes Viktor Emil Frankl [1905-1997] -mundialmente conocido por su libro El hombre en busca de sentido- como núcleo de la teoría motivacional de la logoterapia, escuela de psicoterapia por él fundada y enmarcable en la denominada «psicoterapia existencial». El experimentar que la vida propia tiene sentido es, para este autor, la fuerza motivacional fundamental del ser humano y condición de la autorrealización personal (Frankl, 1994). El logro de sentido se asocia positivamente a percepción y vivencia de libertad; responsabilidad y autodeterminación; cumplimiento de metas vitales; visión positiva de la vida, del futuro y de sí mismo; y autorrealización. Cuando no se alcanza el logro existencial se origina una frustración que se asociaría a la desesperanza caracterizada por la duda sobre el sentido de la vida; por un vacío existencial que se manifestaría en un estado de tedio, percepción de falta de control sobre la propia vida y ausencia de metas vitales. La desesperanza por causa existencial puede comportar riesgo suicida más en sujetos cuyas condiciones personales de salud física, social y económica son favorables, que cuando tales condiciones no son tan buenas pero que sí se experimenta el logro mismo de sentido (Frankl, 1997, 2001).

Ahondando en estas ideas, Lukas (2001) afirma que la falta de sentido de la vida da lugar a una frustración existencial en la que se desespera. Entre el vacío existencial y la desesperanza, por tanto, existiría una relación estrecha; ambas remiten a un estado de ánimo y motivación, y de sentimientos y de expectativas sobre el futuro caracterizados por la apatía, el cansancio, la falta de ilusión, la sensación de inutilidad de la vida, el fatalismo y la desorientación existencial, pudiendo llevar a la comisión de suicidio. El riesgo de cometer suicidio se incrementa notablemente cuando se experimenta vacío existencial, tanto más cuanto más sin sentido resulta la propia existencia. En relación con ello, Yalom (1980) halló que el vacío existencial se asociaba con la psicopatología, mientras que el logro de sentido de la vida se relacionaba con la dedicación personal a una causa, a valores y a metas vitales personales claras y definidas. En la misma línea, Ryff y Keyes (1995) sugirieron que un componente crítico de la salud mental incluye la convicción y el sentimiento personales de que la vida tiene sentido.

Los resultados de otros estudios apuntan en la misma línea. Así, Edwards y Holden (2003), en un estudio en el que esperaban encontrar las relaciones entre el sentido de la vida y las estrategias de afrontamiento como predictores de suicidio, hallaron que aquel opera parcialmente a modo de amortiguador entre el estilo de afrontamiento y las manifestaciones suicidas. Por su parte, Hunter y O'Connor (2003) encontraron que las expectativas sobre el futuro condicionan el parasuicidio; las expectativas positivas acerca del futuro discriminaban a sujetos parasuicidas de sujetos control en mayor medida que otras variables. Soria, Otamendi, Berrocal, Caño y Rodríguez (2004) observaron que la atribución de los acontecimientos vitales negativos a causas incontrolables se asociaba de manera notable a la generación de expectativas de desesperanza. Gallego-Pérez y García-Alandete (2004) hallaron una relación negativa significativa entre sentido de la vida y desesperanza, de modo que al vacío existencial se asociaba mayor nivel de desesperanza (riesgo de suicidio), al contrario que con el logro de sentido de la vida. Esta relación significativa entre desesperanza y riesgo suicida también ha sido reportada por Guibert y Del Cueto (2003). Los resultados de las investigaciones reseñadas confirman lo que señala E. Lukas: «Cuando se pone en duda lo indispensable que resulta el sentido en la propia existencia, (...) cuando se desvanece la vivencia de un sentido, se hipoteca el terreno afectivo» (Lukas, 2001, p. 105).

La desesperanza, por su parte, está relacionada en el modelo desarrollado por A. T. Beck y sus colaboradores, con sentimientos y cogniciones negativas acerca de uno mismo, del mundo y del futuro, correlacionando significativamente con ideaciones y tendencias suicidas: a mayor nivel de desesperanza, mayor frecuencia e intensidad de ideaciones suicidas y mayor probabilidad, por tanto, de materializar una conducta suicida (Beck, Brown, Berchick, Stewart & Steer, 1990; Beck, Rush, Shaw & Emery, 1984; Quintanilla, Haro, Flores, Celis & Valencia, 2003). La desesperanza operaría a modo de variable moduladora entre la depresión y la conducta suicida, por cuanto forma parte de las distorsiones cognitivas características de personas con depresión y con ideaciones suicidas.

Esta relación directa entre desesperanza e ideación y tendencias suicidas es afirmada en numerosos trabajos empíricos, así como la relación inversa entre desesperanza y sentido en la vida. Así, según Beck, Steer, Beck y Newman (1993) y Beck, Steer y Brown (1993), la desesperanza es más importante que la depresión misma a la hora de explicar ideaciones suicidas, y ambas son las dos variables más importantes, junto con el historial de intentos de suicidio al momento de identificar ideaciones suicidas. McLeod, Pankhania, Lee y Mitchell (1997) encontraron que un grupo de sujetos parasuicidas mostraban dificultades en su habilidad para generar pensamientos positivos sobre el futuro, comparados con un grupo control; dificultades que no se mostraban cuando la depresión era controlada. Esta relación mediadora de la desesperanza entre la depresión y la conducta suicida ha sido encontrada en otros estudios (O'Connor, Connery & Cheyne, 2000; O'Connor & Sheehy, 2000). Clarke y Kissane (2002) hallaron que la desesperanza se asocia, de manera significativa, a ideaciones suicidas y deseos de morir, así como con consecuencias negativas sobre la enfermedad física y mental. En un estudio realizado con adolescentes Esposito, Spirito, Boergers y Donaldson (2003) encontraron que aquellos que tenían en su haber múltiples intentos de suicidio mostraban puntuaciones superiores en desesperanza que los que lo habían intentado en una sola ocasión. Por su parte, Noffsinger y Knoll (2003) indican que las personas que padecen desórdenes depresivos, entre otros trastornos y factores, muestran un riesgo particularmente elevado de suicidio. Para Viñas, Villar, Caparrós, Juan, Cornellá y Pérez (2004), el sentimiento de desesperanza es uno de los más importantes factores de riesgo de conductas suicidas, así como síntoma clínico de la depresión y etiológicamente relevante con respecto a ésta; estos autores hallaron en un grupo de estudiantes adolescentes una clara relación entre desesperanza e ideación suicida: a mayores niveles de desesperanza, mayor presencia de tal tipo de pensamientos. A tenor de estos resultados, pues, la desesperanza correlaciona de manera directa y significativa con ideaciones y tendencias suicidas, de tal modo que a mayor grado de desesperanza, mayor riesgo de suicidio.

En relación con lo expuesto, el objetivo de este trabajo consiste en comprobar las relaciones entre el sentido existencial y la desesperanza. La hipótesis por contrastar mantiene que sentido de la vida y desesperanza están significativamente asociadas de manera negativa, de tal manera que al logro de sentido se asocian niveles inferiores de desesperanza y, por el contrario, al vacío existencial se asocian niveles superiores de desesperanza.

Método

Sujetos

En este estudio participaron un total de 302 sujetos, de los cuales 99 son varones (32,78%) y 203 son mujeres (67,22%), con una edad media de 21,58 años. La Tabla 1 muestra la distribución de los participantes considerando las variables sexo y edad conjuntamente.

Instrumentos de evaluación

Purpose In Life-PIL (Crumbaugh & Maholick, 1969). Esta escala, que alcanza un alto coeficiente de fiabilidad (0.84) (Guttman, 1996) y consistencia interna (a= 0.88) (Noblejas de la Flor, 2000), permite obtener una medida del nivel de logro del sentido de la vida. En este estudio se ha utilizado la parte A del PIL, una escala tipo Lickert de 20 items, en la que para hallar la puntuación total se suman los valores numéricos seleccionados por el sujeto. Las puntuaciones pueden oscilar entre 20 y 140 puntos, pudiendo distinguirse varios niveles: inferiores a 90 indican nivel de vacío existencial, entre 90 y 105 indican nivel de indefinición con respecto al sentido de la vida, y superiores a 105 indican nivel de logro de sentido.

Hopelessness Scale-HS (Beck, Weissman, Lester & Trexler, 1974). Evalúa la desesperanza como constructo relacionado con el denominado «síndrome de suicidio» (Ahrens, Linden, Záske & Berzewski, 2000). Está diseñada para la evaluación de las expectativas negativas sobre el futuro y el bienestar personal, y las habilidades personales para resolver las dificultades y alcanzar el éxito. Es una escala predictora de suicidio muy utilizada en trabajos que relacionan la desesperanza con la depresión y la ideación suicida (Beck, Kovacs & Weissman, 1975; Beck, Steer & Kovacs, 1985; Brown & Beck, 1989) con alta consistencia interna (a= 0.93) y estabilidad temporal (Beck & Steer, 1993). En un estudio realizado con población universitaria española se halló una alta validez interna (a= 0.79) (Viñas et al., 2004). Consta de 20 items de respuesta dicotómica V/F, de cuya suma se obtiene la puntuación total, que puede oscilar entre 0 y 20 puntos. Los rangos de puntuaciones indicadores del nivel de desesperanza son los siguientes: 0-3 puntos, nivel nulo-mínimo; 4-8 puntos, nivel leve; 9-14, nivel moderado y 15-20 nivel alto.

Procedimiento

Se facilitó a los sujetos un protocolo que contenía los ítems biográficos sexo y edad y las escalas PIL y HS, a cumplimentar bajo la supervisión de una persona instruida para el efecto. El tiempo promedio de cumplimentación del protocolo fue de 45 minutos. Los protocolos fueron revisados y se desecharon aquellos que presentaban errores u omisiones.

Análisis estadísticos

Los datos de los protocolos válidos fueron introducidos en una hoja de cálculo del programa informático SPSS 15.0 para Windows. Se utilizaron el coeficiente de correlación de Pearson (r) y el coeficiente rho de Spearman (rs) para comprobar la asociación de los niveles de sentido de la vida y de desesperanza. Como es sabido, estas pruebas miden la dirección y fuerza de la asociación de dos variables ordinales basándose en la diferencia entre rangos, con lo que resultan adecuadas para el objetivo de este estudio. Los valores de estas pruebas pueden oscilar entre -1 y +1 indicando asociaciones negativas o positivas respectivamente, significando el valor cero no asociación.

Preliminarmente se analiza el posible influjo de las variables edad y sexo sobre el sentido de la vida y la desesperanza, aplicándose a tal fin un análisis de varianza (ANOVA).

Resultados

Las medias (M) y las desviaciones estándar (DS) de los sujetos en el PIL (M= 109.08; DS= 14.41) y en la HS (M= 3.28; DS= 2.75) son similares a los hallados en otras investigaciones (Alloy & Clements, 1998; Crumbaugh, 1968; Edwards & Holden, 2001; Noblejas de la Flor, 1994; Preble, 1986; Velting, 1999; Viñas et al., 2004). Con respecto al PIL, la mayoría de los sujetos (n= 195; 64,57%) alcanzan puntuaciones propias de logro de sentido, seguidos por un subgrupo (n= 77; 25,50%) en situación de indefinición con respecto al sentido de la vida y por un subgrupo menor (n= 30; 9,93%) en situación de vacío existencial. En cuanto a la HS, la mayoría (n= 182; 60,30%) muestran un nivel nulo o mínimo de desesperanza, seguidos por un subgrupo (n= 105; 34,77%) que muestran un nivel leve, un subgrupo (n= 13; 4,30%) que muestran un nivel moderado y un subgrupo (n= 2; 0,66%) que muestra un nivel alto.

Por otra parte, sexo y edad no dan lugar a diferencias estadísticamente significativas en las puntuaciones totales de las escalas de sentido de la vida y desesperanza (Tabla 2), siendo estos resultados consistentes con los de otras investigaciones con muestras similares (Gallego-Pérez & García-Alandete, 2004; Noblejas de la Flor, 1994; Viñas et al., 2004).

La distribución de los sujetos, considerando conjuntamente los niveles de sentido de la vida y de desesperanza se muestra en la Tabla 3.

De los datos expuestos en esta tabla pueden realizarse las siguientes observaciones descriptivas:

1. La mayoría de sujetos que se encuentran en un nivel nulo-mínimo de desesperanza son aquellos que, a su vez, se hallan en situación de logro de sentido (49,34% del total).

2. La mayoría de sujetos que se encuentran en un nivel leve de desesperanza son aquellos que, a su vez, se hallan en situación de logro-indefinición respecto al sentido de la vida (28,81% del total).

3. La mayoría de sujetos que se encuentran en un nivel moderado de desesperanza son aquellos que, a su vez, se hallan en situación de vacío existencial (2,65% del total).

4. La totalidad de sujetos que se encuentran en un nivel alto de desesperanza se hallan en situación de vacío existencial (0,66% del total).

Tanto el coeficiente de correlación de Pearson como el coeficiente rho de Spearman muestran que la ordenación de los sujetos en los niveles de ambas variables no es aleatoria, ya que se alcanza la significatividad estadística (Tabla 4).

Estos resultados permiten afirmar que existe una asociación significativa entre sentido de la vida y desesperanza, en los siguientes términos: el nivel de desesperanza nulo-mínimo se asocia al logro de sentido, el nivel leve al logro-indefinición de sentido y los niveles moderado y alto, al vacío existencial. Vacío existencial y desesperanza mantienen entre sí una asociación de signo positivo, de manera estadísticamente significativa.

Discusión

Los resultados obtenidos (r= -0.550, p= 0.000; rs= -0.052, p= 0.000) apoyan la hipótesis planteada en este estudio: sentido de la vida y desesperanza mantienen una asociación significativa de tipo negativo, de manera que a mayor logro de sentido de la vida, niveles inferiores de desesperanza, y al contrario. El vacío existencial se asocia significativamente a niveles superiores de desesperanza. De manera más concreta, el logro de sentido se asocia a niveles nulo-mínimo (en mayor medida) y leve (en menor medida) de desesperanza, mientras que vacío existencial se asocia mayormente a niveles moderado y alto de desesperanza. En el caso de los dos últimos niveles de desesperanza (moderado y alto), la asociación con la situación de indefinición del sentido de la vida es también significativa. Estos hallazgos coinciden con los de otras investigaciones con muestras similares (Edwards & Holden, 2003; Gallego-Pérez & García-Alandete, 2004; Hunter & O'Connor, 2003).

Considerando el contenido de los ítems del PIL, puede decirse que la desesperanza se asocia negativamente en términos generales a captación de razones y motivos para vivir la vida y valoración positiva de la misma; percepción de la vida cotidiana como plena de cosas buenas, su valor y sentido; metas definidas y percepción-expectativas de logro de las mismas; capacidad para encontrar el sentido de la propia vida, percibir y experimentar que la vida está bajo control personal, que se es libre y autodeterminativo.

Teniendo en cuenta que la desesperanza es un potente indicador del riesgo suicida, los resultados obtenidos en este estudio pueden apuntar a que el vacío existencial, por su significativa relación con la desesperanza, podría ser considerado un indicador significativo del riesgo moderado-alto de suicidio; por el contrario, el logro de sentido de la vida es un indicador de riesgo nulo-mínimo o, en todo caso y en menor grado, leve. Tanto por su relevancia teórico-conceptual como por sus implicaciones clínicas avaladas empíricamente, debería profundizarse en la investigación del constructo «sentido de la vida» en su relación con otros constructos relevantes.

Referencias

Ahrens, B., Linden, M., Záske, H. & Berzewski, H. (2000). Suicidal behavior-Sympton or disorder? Comprehensive Psychiatry, 41 (1), 116-121.        [ Links ]

Alloy, L. B. & Clements, C. M. (1998). Hopelessness theory of depression: Test of the symptom component. Cognitive Therapy and Research, 22, 303-335.        [ Links ]

Beck, A. T, Brown, G., Berchick, R. J., Stewart, B. L. & Steer, R. A. (1990). Relationships between hopelessness and ultimate suicide: A replication with psychiatry outpatients. American Journal of Psychiatry, 147, 190-195.        [ Links ]

Beck, A. T, Kovacs, M. & Weissman, A. (1975). Hopelessness and suicidal behaviour: An overview. Journal of the American Medical Association, 47, 1146-1149.        [ Links ]

Beck, A. T, Rush, A. J., Shaw, B. F. & Emery, G. (1984). Terapia cognitiva de la depresión. Bilbao: Diari De Balears.        [ Links ]

Beck, A. T & Steer, R. A. (1993). Hopelessnes Scale Manual. San Antonio: Harcourt Brace.        [ Links ]

Beck, A. T., Steer, R. A., Beck, J. S. & Newman, C. F. (1993). Hopelessness, depression, suicidal ideation and clinical diagnosis of depression. Suicide and Life- Threatening Behavior, 23(4), 139-145.        [ Links ]

Beck, A. T., Steer, R. A. & Brown, G. (1993). Dysfunctional attitudes and suicidal ideation in psychiatric outpatients. Suicide Life-Threatening Behavior, 23(4), 11-20.        [ Links ]

Beck, A. T., Steer, R. A. & Kovacs, M. (1985). Hopelessness and eventual suicide: A 10 year prospective study on patients hospitalized with suicidal ideation. American Journal of Psychiatry, 142, 559-563.        [ Links ]

Beck, A. T., Weissman, A., Lester, D. & Trexler, L. (1974). The measurement of pessimism: The hopelessness scale. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 42, 861-865.        [ Links ]

Brown, G. B. & Beck, A. T. (1989). The role of imperatives in psychopathology: A reply to Ellis. Cognitive Therapy and Research, 13, 315-321.        [ Links ]

Clarke, D. M. & Kissane, D. W. (2002). Demoralization: Its phenomenology and importance. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry, 36(6), 733742.        [ Links ]

Crumbaugh, J. C. (1968). Cross-validation of Purpose-In-Life test based on Frankl's concepts. Journal of Individual Psychology, 24, 74-81.        [ Links ]

Crumbaugh, J. C. & Maholick, L. T. (1969). Manual of instructions for the Purpose in Life Test. Saratoga: Viktor Frankl Institute of Logotherapy.        [ Links ]

Edwards, M. J. & Holden, R. R. (2001). Coping, meaning in life, and suicidal manifestations: Examining gender differences. Journal of Clinic Psychology, 57, 1517-1534.        [ Links ]

Edwards, M. J. & Holden, R. R. (2003). Coping, meaning in life, and suicidal manifestations: Examining gender differences. Journal of Clinical Psychology, 59(10), 1133-1150.        [ Links ]

Esposito, Ch., Spirito, A., Boergers, J. & Donaldson, D. (2003). Affective, behavioral, and cognitive functioning in adolescents with multiple suicide attempts. Suicide and Life-Threatening Behavior, 33(4), 389-399.        [ Links ]

Frankl, V. E. (1994). La voluntad de sentido. Conferencias escogidas sobre logoterapia. Barcelona: Herder.        [ Links ]

Frankl, V. E. (1997). Teoría y terapia de las neurosis. Iniciación a la logoterapia y al análisis existencial. Barcelona: Herder.        [ Links ]

Frankl, V. E. (2001). Psicoterapia y existencialismo. Escritos selectos sobre logoterapia. Barcelona: Herder.        [ Links ]

Gallego-Pérez, J. F. & García-Alandete, J. (2004). Sentido en la vida y desesperanza en un grupo de estudiantes universitarios. NOUS. Boletín de Logoterapia y Análisis Existencial, 8, 49-64.        [ Links ]

Guibert, W. & Del Cueto, E. R. (2003). Factores psicosociales de riesgo de la conducta suicida [Versión electrónica]. Revista Cubana de Medicina General Integral. Recuperado el 9 de mayo, 2005, de http://bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol19_5_03/mgi04503.htm        [ Links ]

Guttman, D. (1996). Logotherapy for the helping profesional: Meaningful social work. New York: Springer Publishing. Recuperado el 9 de mayo, 2005, de http://www.cucs.udg.mx/invsalud/agosto2003/desesperanza.html        [ Links ]

Hunter, E. C. & O'Connor, R. C. (2003). Hopelessness and future thinking in parasuicide: The role of perfectionism. BritishJournal of Clinical Psychology, 42(4), 355-365.        [ Links ]

Lukas, E. (2001). Paz vital, plenitud y placer de vivir. Los valores de la logoterapia, Barcelona: Paidós.        [ Links ]

McLeod, A. K., Pankhania, B., Lee, M. & Mitchell, D. (1997). Parasuicide, depression, and the anticipation of positive and negative future experiences. Psychological Medicine, 27(4), 973-977.        [ Links ]

Noblejas de la Flor, M. A. (1994). Logoterapia: Fundamentos, principios y aplicación. Una experiencia de evaluación del «logro interior de sentido». Tesis Doctoral no publicada. Universidad Complutense de Madrid, España.        [ Links ]

Noblejas de la Flor, M. A. (2000). Fiabilidad de los tests PIL y Logotest. NOUS. Boletín de Logoterapia y Análisis Existencial, 4, 81-90.        [ Links ]

Noffsinger, S. G., Knoll, J. L. (2003). Assessing the Risk of Suicide and Attempted Suicide. Drug Benefit Trends, 15(6), 25-31.        [ Links ]

O'Connor, R. C. & Sheehy, N. P. (2000). Undestanding suicidal behavior. Leicester: BPS Books.        [ Links ]

O'Connor, R. C., Connery, H. & Cheyne, W. M. (2000). Hopelessness: The role of depression, future directed thinking and cognitive vulnerability. Psychology, Health and Medicine, 5(2), 155-161.        [ Links ]

Preble, J. (1986). The LOGO-test: first North American norms. En F. H. Jones & J. Jones (Eds.), Proceedings of the Fifth World Congress of Logotherapy (pp. 196217). Berkeley: Institute of Logotherapy Press.        [ Links ]

Quintanilla, R., Haro, L. P, Flores, M. E., Celis, A. & Valencia, S. (2003). Desesperanza y tentativa suicida. Investigación en Salud, agosto. Recuperado el 12 de mayo, 2005, de http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=14250206        [ Links ]

Ryff, C. D. & Keyes, C. L. M. (1995). The structure of psychological wellbeing revisited. Journal of Personal and Social Psychology, 69, 719-727.        [ Links ]

Soria, M., Otamendi, A., Berrocal, C., Caño, A. & Rodríguez, C. (2004). Las atribuciones de incontrolabilidad en el origen de las expectativas de desesperanza en adolescentes. Psicothema, 16(3), 476-480.        [ Links ]

Velting, D. M. (1999). Personality and negative expectancies: Trait structure of the Beck Hopelessness Scale. Personality and Individual Differences, 26, 913-921.        [ Links ]

Vinas, F., Villar, E., Caparros, B., Juan, J., Cornella, M. & Perez, I. (2004). Feelings of hopelessness in a Spanish university population: Descriptive analysis and its relationship to adapting university, depressive symptomatology and suicidal ideation. Social Psychiatry and Psychiatrical Epidemiology, 39(4), 326-334.        [ Links ]

Yalom, I. E. (1980). Existential psychotherapy. New York: Basic Books.        [ Links ]