SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.9 número1El inventario de fobia social y ansiedad: primeros resultados de confiabilidad y validez estructural en adolescentes chilenosValidez factorial del "Cuestionario para la Evaluación del Síndrome de Quemarse por el Trabajo" (CESQT) en una muestra de médicos mexicanos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Universitas Psychologica

versión impresa ISSN 1657-9267

Univ. Psychol. v.9 n.1 Bogotá ene./abr. 2010

 

Adaptación y validación de la Escala de Orientación a la Dominancia Social (SDO) en una muestra chilena*

Adaptation and Validation of the Social Domination Orientation (SDO) Scale in a Chilean Sample.

MANUEL CÁRDENAS

PATRICIO MEZA

KAREN LAGUES

SUSAN YAÑEZ **

Universidad Católica del Norte, Antofagasta, Chile

*Artículo de investigación.

**Comunicación con los autores: Escuela de Psicología, Universidad Católica del Norte, Av. Angamos 0610, Antofagasta (Chile). Correos electrónicos: jocarde@ucn.cl ; pmeza@ucn.cl ; llagues@minvu. cl ; syanez@ucn.cl

Los autores declaran que no existen conflictos de interés respecto de algún aspecto del presente estudio que puedan incorporar sesgo en las conclusiones de este trabajo

Recibido: enero 10 de 2009 | Revisado: junio 9 de 2009 | Aceptado: junio 18 de 2009

Resumen

Presentamos una adaptación de la escala de Dominancia Social de la que se estudian sus propiedades psicométricas en una muestra chilena. Adicionalmente, se relaciona con otras medidas y variables psicosociales relevantes (autoritarismo, nacionalismo, patriotismo, etc.), toda vez que se busca dar cuenta del fenómeno de invarianza de género y establecer si la escala se comporta siguiendo un patrón unifactorial o multifactorial . La muestra quedó conformada por 304 participantes y los resultados indican que se trataría de un instrumento fiable y válido para detectar la variable dominancia, en nuestro entorno social. Los resultados muestran mayor compatibilidad con la estructura de dos factores que con la original de carácter unifactorial y la se ratifica la hipótesis de invarianza de género.

Palabras claves autores

Dominancia social, autoritarismo, bifactorialidad.

Palabras claves descriptor

Autoritarismo, variabilidad, psicometría, actitudes del papel del sexo.


Abstract

We present an adaptation of Social Dominance Scale in order to study its psychometric properties in a Chilean sample, and to relate it to other relevant measures and psychosocial variables (authoritarianism, nationalism, patriotism, etc.). Its goal is to explain the phenomenon of gender invariance and to see if the scale behaves according to a standard univariate or multivariate structure . The sample was made up of 304 participants and the results indicate that it would be a valid and reliable instrument for detecting the dominance in our social environment. The results show greater compatibility with the structure of two factors than with the original univariate model, and confirm the assumption of gender invariance.

Key words authors

Social Dominance, Authoritarianism, Bifactoriality.

Key words plus

Authoritarianism, Variability, Psychometrics, Sex Role Attitudes.


Introducción

La Escala de Orientación a la Dominancia Social (SDO) fue desarrollada para medir la predisposición de los individuos hacia el mantenimiento de relaciones intergrupales jerárquicas y no igualitarias (Pratto, Sidanius, Stallwarth &Malle, 1994). Tiene como objeto explicar el deseo de éstos por establecer y sostener las jerarquías sociales, así como la subordinación de unos grupos considerados inferiores a otros que se estiman superiores (Sidanius & Pratto, 2004). El grupo dominante poseería aquellos atributos sociales valorados positivamente, mientras que los grupos subalternos carecerían de aquellos o poseerían unos atributos negativamente evaluados.

La teoría de la Dominancia Social busca aclarar cuáles elementos originan y mantienen las jerarquías sociales y cómo estos elementos interaccionan entre sí. Sidanius y Pratto (1999), distinguen una triada de elementos que componen las estructuras jerárquicas y que corresponden a la edad, al sexo, y a un sistema de divisiones arbitrarias. Se asume la edad, en razón de reconocer que los adultos tendrían mayor poder sobre los jóvenes y los niños. Algo similar ocurre en relación con sexo/ género, jerarquía que ha tendido históricamente a favorecer a los hombres en detrimento de las mujeres, asignándoles mayores niveles de poder social y político. Por otra parte, existirían una serie de divisiones arbitrarias como son raza, etnia, cultura, nación, clase social, religión, orientación política, y todos aquellos elementos que puedan caracterizar las tensiones entre grupos al interior de una determinada sociedad (Del Prado & Bustillos, 2007; Pratto et al., 2000; Pratto, Stallworth & Sidanius, 1997; Sidanius, Levin, Liu & Pratto, 2000; Sidanius et al., 1994; Sidanius & Pratto, 1999; Sidanius, Pratto & Brief, 1995).

En su formulación original, la escala SDO estaba compuesta por dos versiones de 14 y 16 ítems, respectivamente. La segunda de éstas (16 ítems) es la más utilizada en la actualidad y la que mejor propiedades psicométricas mostró en las 13 diferentes muestras en las que fue utilizada. Estas primeras versiones referían a la SDO como un constructo único que quedaba debidamente saturado por los reactivos de la escala. Posteriormente, otras investigaciones han señalado la existencia de una estructura bifactorial de la escala SDO, siendo estas dimensiones las de "Oposición a la igualdad social" y "Orientación a la Dominancia Grupal" (Jost & Thompson, 2000; Peña & Sidanius, 2002).

Múltiples investigaciones evidencian que la SDO correlaciona fuertemente con una serie de variables tales como el racismo clásico (Sidanius, Pratto & Bobo, 1996), elitismo cultural, prejuicio étnico (Bates & Heaven, 2001; Duriez & Van Hiel, 2002), conservadurismo político, nacionalismo, patriotismo, (Pratto, Stallworth & Sidanius, 1997), así como también con autoritarismo, principalmente con la escala RWA (Altemeyer, 1998; Duckitt, 2006; Witley, 1999;). Adicionalmente, Pratto y sus colaboradores (1994) demostraron que la escala SDO predecía actitudes negativas hacia los derechos de gays y lesbianas, derechos de las mujeres, iniciativas políticas raciales a favor de la población afroamericana, políticas antimestizaje, racismo y apoyo a políticas de acción afirmativa. En la misma línea, se han reportado correlaciones entre las bajas puntuaciones en la SDO y actitudes igualitarias entre hombres y mujeres (Lippa & Arad, 1999) y empoderamiento de inmigrantes (Jackson & Esses, 2000). Adicionalmente, se observa que los sujetos con altas puntuaciones en la escala SDO poseen actitudes negativas hacia las personas que pertenecen a grupos de bajo estatus o que poseen poco poder social (Duckitt, 2006).

Por otra parte, los estudios sobre la escala SDO han revelado de forma consistente el fenómeno denominado "invarianza de género" (Del Prado & Bustillos, 2007; Pratto et al., 2000; Pratto, Stallworth & Sidanius, 1997; Sidanius & Pratto, 1999), el cual consiste en que los hombres puntúan significativamente más alto que las mujeres, evidenciándose con ello la existencia de jerarquías comunes en todos los sistemas sociales y la particular posición de dominio de los hombres al interior de las mismas.

El objetivo central de este estudio fue adaptar y validar la escala de Orientación a la Dominancia Social (evaluando el constructo para conocer si su estructura se comporta de modo unifactorial o, si por el contrario, la escala incluye un segundo factor), y analizar las relaciones existentes entre ésta y una serie de variables psicosociales (autoritarismo, nacionalismo, patriotismo y confianza en las instituciones) y de tipo sociodemográfico (sexo, nivel socioeconómico, religiosidad, etc.).

Método

Muestra

La muestra quedó conformada por 304 participantes, 118 hombres (38.8%) y 186 mujeres (61.2%), todos ellos estudiantes de diversas carreras universitarias (Psicología, Economía, Ingeniería) y Técnicas, en la ciudad de Antofagasta. Sus edades fluctuaron entre los 18 y los 29 años (M= 19.95 y SD = 1.92).

Procedimiento

Los participantes fueron reclutados como voluntarios y contestaron el cuestionario, de lápiz y papel, de forma anónima en horario de clases y en sus respectivas aulas, no existiendo límite de tiempo para responder.

Instrumentos

El instrumento aplicado quedó compuesto por dos secciones. La primera incluía las preguntas referidas a las variables sociodemográficas (edad, sexo, credo, ingresos, nivel educativo, preferencia sexual y orientación política). En la segunda sección se incluyó la escala SDO y las medidas de autoritarismo de derecha (escala RWA), nacionalismo e involucramiento con el país (patriotismo) y de confianza en las instituciones.

Clase social. Proposición con formato de respuesta tipo Likert de 7 puntos que variaron desde la opción "muy baja" (1) hasta la opción "muy alta" (7).

Orientación política. Proposición con formato de respuesta tipo Likert de 7 puntos, que variaron desde "Extrema Izquierda" (1) hasta "Extrema Derecha" (7).

Escala de Orientación a la Dominancia Social (Pratto et al., 1994): compuesta por 16 ítems con un formato de respuesta tipo Likert de 7 puntos, que variaron desde "totalmente en desacuerdo" (1) a "totalmente de acuerdo" (7). Puntuaciones altas darían cuenta de una mayor Orientación a la Dominancia Social.

Escala de nacionalismo (Terhune, 1964). Compuesta por 7 ítems con un formato de respuesta tipo Likert de 7 puntos, que variaron desde "totalmente en desacuerdo" (1) hasta "totalmente de acuerdo" (7). La puntuación total se obtuvo mediante la suma de cada uno de los enunciados. Puntuaciones altas apuntarían a mayor sentimiento de nacionalismo. La fiabilidad obtenida por esta escala para nuestra aplicación fue de .78 (coeficiente alpha de Cronbach).

Escala de Involucramiento con el país (Terhune, 1964). Compuesta por 9 ítems en formato de respuesta tipo Likert de 7 puntos, que variaron desde "totalmente en desacuerdo" (1) a "totalmente de acuerdo" (7). Evalúa el grado de involucramiento afectivo con los propósitos nacionales. Puntuaciones altas darían cuenta de un mayor sentido de patriotismo. La fiabilidad obtenida por esta escala corresponde a un a de Cronbach de .86.

Escala de Autoritarismo de derecha (Altemeyer, 1988). Compuesta por 21 ítems en formato de respuesta tipo Likert de 7 puntos, que variaron desde "totalmente en desacuerdo" (1) a "totalmente de acuerdo" (7). Puntuaciones altas darían cuenta de un mayor autoritarismo de derecha (altos niveles de convencionalismo, agresión y sumisión autoritaria). La fiabilidad obtenida por esta escala corresponde a un a de Cronbach de .84.

Escala de Religiosidad. Compuesta por 4 ítems en formato de respuesta tipo Likert, que evalúan la importancia concedida a las ideas religiosas en la propia vida. Las escala toma puntuaciones que van desde 1 ("nada de importantes") hasta 7 ("muy importantes"). La fiabilidad obtenida por esta escala corresponde a un a de Cronbach de .88.

Resultados

Adaptación de la escala

La escala SDO fue traducida del inglés al español por el equipo de investigación, utilizando la versión original de la escala realizada por Sidanius, Pratto, Stallworth y Malle (1994).

Confiabilidad

El análisis de consistencia interna de la escala de Orientación a la Dominancia Social mostró una fiabilidad de 0.86 (alpha de Cronbach). Adicionalmente, podemos corroborar que todos los reactivos obtienen adecuadas correlaciones con la escala, variando estos desde 0.31 hasta 0.67 (correlación ítem-total). Para el caso de las dos dimensiones de la SDO los índices de confiabilidad obtenidos son de 0.79 (Oposición a la Igualdad) y 0.88 (Orientación a la Dominancia).

Análisis factorial

Los análisis obtenidos por medio de un análisis factorial exploratorio (procedimiento de extracción de componentes principales con rotación VARIMAX) nos revelan la presencia de dos factores que explican el 48.67% de la varianza total (índices de adecuación muestral KMO = 0.86 y X2 = 1869.39; p <0.001). El primer factor explica el 28.16% de la varianza, y queda conformado por los ítems del 1 al 8 de la escala. Este factor es equivalente al denominado Oposición a la Igualdad. El segundo factor explica el 20.51% de la varianza, e incluye a los reactivos de 9 al 16. Esta dimensión sería equivalente a la denominado Dominancia Grupal (Tabla 1).

El paso siguiente ha sido testar el modelo de dos factores mediante un análisis factorial de tipo confirmatorio, toda vez que comparar sus índices de ajuste con los obtenidos por el modelo de un factor. La Tabla 2 presenta la información referida a los índices de ajuste obtenidas por ambos modelos.

Se puede observar que el ajuste es mejor para todos los índices obtenidos en el modelo de dos factores (aunque en ambos son bastante buenos). En este sentido, los índices CFI (Comparative Fit Index), NFI (Normal Fit Index) y RFI (Relative Fit Index) muestran valores por encima de 0.90, los cuales son considerados como muy Buenos (Bentler & Dudgeon, 1996). Algo similar ocurre con el índice RMSEA (Root Mean Square Error of Approximation) que resulta significativo con valores inferiores a 0.08 (Brown&Kudeck, 1993).

En conjunto, los resultados obtenidos por medio del análisis factorial (exploratorio y confirmatorio) replican los hallazgos obtenidos por Jost y Thompson (2000), así como los resultados encontrados por Del Prado y Bustillos (2007) en la adaptación española de la escala SDO.

Indicaciones de Validez

Con el fin de estudiar la relación entre las variables medidas por las diferentes escalas incorporadas en el instrumento, hemos realizado una serie de procedimientos de correlaciones. De este modo, la correlación entre las dos dimensiones de la escala SDO fue de 0.42 (p < 0.001), lo que indicaría una moderada relación entre las dimensiones "Oposición a la Igualdad" y "Orientación a la Dominancia" lo que corroboraría que se trata de dimensiones diferenciadas que coadyuvan para saturar la variable medida por la escala SDO.

Por otra parte, se observó una correlación moderada con la escala de autoritarismo de derecha (r = 0.34) y nacionalismo (r = 0.16), ambas significativas (p < 0.05). Los resultados anteriores apuntan a reforzar la idea de la relación entre los constructor señalados con la escala SDO. Para el caso de la escala de Involucramiento con el país (patriotismo) se obtiene una débil correlación (R = 0.084), esto se podría explicar por el hecho que el constructo patriotismo no implicaría necesariamente el deseo de exclusión de ningún tipo de grupo (como en el nacionalismo), sino que simplemente da cuenta de una cercanía e identificación positiva del sujeto con su propio país.

Con la finalidad de dar cuenta sobre las relaciones existentes entre la SDO y preferencia política se realizó un procedimiento de comparación de medias (ANOVA de un factor). Como era esperable se constataron diferencias significativas entre los sujetos de izquierda, centro y derecha en sus puntuaciones en la escala SDO (F (2,281) = 11.058; p < 0.05). Lo anterior nos indicaría que las personas de izquierda puntúan significativamente más bajo en la escala que aquellas de centro y derecha. Los resultados anteriores son coherentes con los obtenidos al correlacionar la escala SDO con la WRA.

Adicionalmente, se constata que estas diferencias se reproducen para cada una de las dimensiones de la escala F (2,280) =5,432; p < 0.005 y F (2,281) = 11.71; p < 0.001, respectivamente).

Si a continuación nos centramos en la variable clase social (nivel socioeconómico percibido), podemos observar la existencia de diferencias significativas para la puntuación total de la escala SDO (F (2,293) = 5.50; p < 0.005), así como para las dimensiones de Oposición a la Igualdad (F (2,292) = 3.37; p < 0.05) y Dominancia Social (F (2,293) = 4.51; p < 0.05). Los resultados nos indicarían que las personas que se perciben como perteneciendo a los niveles socioeconómicos más bajos son los que obtienen menor puntuación. Por el contrario, las personas de nivel socioeconómico alto serían las más proclives a mantener las jerarquías sociales. Lo anterior resulta concordante con la teoría.

Al comparar los grupos formados por la variable religiosidad observamos que ésta no resulta relevante para explicar diferencias en la SDO. Es decir, no se encontraron diferencias significativas entre los sujetos religiosos y no religiosos, como tampoco entre aquellos moderadamente religiosos y los muy religiosos.

Finalmente, hemos comparado las puntuaciones de los hombres y mujeres en la escala SDO. Los resultados obtenidos nos confirman la validez de la hipótesis sobre la invarianza de género (Sidanius et al., 1994). Es decir, las mujeres puntúan significativamente más bajo que los hombres en la SDO (t (302) = 3 . 02; p < 0.005). Adicionalmente, podemos agregar que estas diferencias se repiten en las puntuaciones de una de las dimensiones, dominancia grupal (t (301) = 3.66; p < 0.001). Para la segunda dimensión (oposición a la igualdad) las diferencias no fueron significativas estadísticamente.

Discusión

Los resultados obtenidos en el proceso de adaptación y validación de la escala SDO para la población chilena, nos indican que se trata de un instrumento fiable para medir la Orientación a la Dominancia Social en nuestro contexto.

Adicionalmente, y en consonancia con los estudios internacionales, hemos podido corroborar que la estructura factorial de la SDO es válida. Eso sí, la evidencia encontrada sobre el constructo nos indica que se trataría de una variable compuesta por dos dimensiones (bifactorialidad de la escala): Dominancia grupal y Oposición a la igualdad.

Otros elementos contrastados vienen a proporcionarnos indicaciones sobre la validez de la escala. Entre estos podemos mencionar la verificación de la denominada "invarianza de género", que revelaría que los hombres tienden a puntuar más alto que las mujeres en la escala SDO. Lo anterior es coherente con los postulados teóricos de la teoría de la dominancia social, ya que como hemos afirmado en la introducción a este trabajo, el sexo/ género es una de los tres sistemas de divisiones que componen las estructuras sociales jerárquicas (Del Prado &Bustillos, 2007; Pratto et. al., 2000; Pratto, Stallworth & Sidanius, 1997; Sidanius, Levin, Liu & Pratto, 2000; Sidanius et. al., 1994; Sidanius &Pratto, 1999; Sidanius, Pratto &Brief, 1995). Lo anterior sería aún más evidente en sociedades como la nuestra, que mantienen rasgos fuertemente patriarcales y autoritarios, lo cuales permiten el dominio tanto público como privado de los hombres sobre las mujeres, permitiendo sostener relaciones desiguales y el mantenimiento de prácticas coercitivas.

Otra variable que resultó significativa al analizar la escala SDO, es el nivel socioeconómico de los sujetos. Estos datos deben ser utilizados con mucha cautela, ya que es evidente que se requiere una definición más apropiada y una medida más acabada de dicha variable. En todo caso, los datos que tenemos nos permiten afirmar que esta variable puede estar jugando un lugar relevante en el deseo de mantener el dominio y las jerarquías sociales, siendo esto absolutamente coherente desde el punto de vista de aquellos que más poseen al interior de una sociedad. En este sentido puede ser relevante en futuros estudios centrarse en la relación que existe entre dominancia social y los sistemas de justificación ideológicos de la desigualdad.

En relación con lo anterior, otra variable que resulta interesante es la auto-denominación política de los sujetos, ya que pudimos observar que existen diferencias significativas en los niveles de dominancia para los distintos grupos de categorización (izquierda, centro y derecha). Los sujetos de derecha serían quienes más deseo expresan por mantener la desigualdad y las jerarquías sociales. En buena medida este último aspecto nos permite inferir la relación entre pensamiento político de derecha y autoritarismo. Los datos recabados nos informan de la relación entre estas tres variables. En nuestra opinión, el autoritarismo y la dominancia configurarían un complejo que podríamos denominar conservadurismo político.

Sobre la base de lo anterior, no resulta extraño que este complejo se exprese en la relación de la SDO con otras medidas que hemos incorporado, particularmente con la referida a nacionalismo. Para el caso particular de la medida de nacionalismo que hemos incorporado, este concepto es entendido como una la necesidad de estatus y prestigio que implica posicionarse por sobre otros, ejerciendo de esta forma control sobre ciertos grupos, toda vez que generando la exclusión de aquellos que se consideran como ajenos al endogrupo. La medida de patriotismo y su insignificante relación con la dominancia confirma esta idea, ya que de la simple identificación y la vinculación afectiva con un territorio y una tradición no se deriva necesariamente discriminación hacia los exogrupos.

La relación entre dominancia y religiosidad resulta llamativa, ya que se diferencia de lo que es habitual en este tipo de estudios. Es decir, cuando la religiosidad es conceptualizada como grado de identificación con una comunidad de creencias y grado de importancia asignada a las propias creencias en la vida cotidiana, entonces esta variable ya no aparece asociada a un deseo de dominancia. La mayor parte de los estudios que utilizan esta variable la han operacionalizado por medio de la asistencia a servicios religiosos. En este sentido, sería la introducción del sujeto en determinadas estructuras de creencia la que jugaría un rol relevante en términos de dominancia social.

Referencias

Altemeyer, B. (1998). The authoritarian specter. Cambridge, MA: Harvard University Press.        [ Links ]

Bates, C. & Heaven, R C. (2001). Attitudes to women in society: The role of social dominance orientation and social values. Journal of Community and Applied Social Psychology, 11, 43-49.        [ Links ]

Bentler, M. P. & Dudgeon, P. (1996). Covariance structure analysis: Statistical practice, theory and directions. Annual Review of Psychology, 47, 563-592        [ Links ]

Browne, M. W. & Kudeck, R. (1993). Alternative ways of assessing model fit. In K. A. Bollen & J. S. Long (Eds.), Testing structural equation models (pp. 136162). Newbury Park, CA: Sage.        [ Links ]

Del Prado, M. & Bustillos, A., (2007). Adaptación de la Escala de Orientación a la Dominancia Social al castellano: validación de la Dominancia Grupal y la Oposición a la igualdad como factores subyacentes. Revista Psicología Social, 22(1), 3-16.        [ Links ]

Duckitt, J. (2006). Differential effects of right wing authoritarianism and social dominance orientation on outgroup attitudes and their mediation by threat from and competitiveness to outgroups. Personality and Social Psychology Bulletin, 32, 684-696.        [ Links ]

Duriez, B. & Van Hiel, A. (2002). The march of modern fascism. A comparison of social dominance orientation and authoritarianism. Personality and Individual Differences, 32, 1199-1213.        [ Links ]

Jackson, L. M. & Esses, V. M. (2000). Effects of perceived economic competition on people's willingness to help empower immigrants. Group Processes and Intergroup Relations, 3(4), 419-435.        [ Links ]

Jost, J. & Thompson, E. (2000). Group-based dominance and opposition to equality as independent predictors of self-esteem, ethnocentrism, and social policy attitudes among African Americans and European Americans. Journal of Experimental Social Psychology, 36, 209-232.        [ Links ]

Lippa, R. &Arad, S. (1999). Gender, personality, and prejudice: The display of authoritarianism and social dominance in interviews with college men and women. Journal of Research in Personality, 33, 463-493.        [ Links ]

Pena, Y. & Sidanius, J. (2002). U.S. patriotism and ideologies of group dominance: A tales for asymmetry. The Journal of Social Psychology, 142(6), 782-790.        [ Links ]

Pratto, F., Liu, J., Levin, S., Sidanius, J., Shih, M., Bachrach, H. & Hegarty, R (2000). Social dominance orientation and the legitimization of inequality across cultures.Journol of Cross-Cultural Psychology, 31, 369-409.        [ Links ]

Pratto, E, Sidanius, J., Stallworth, L. &Malle, B. (1994). Social dominance orientation: A personality variable predicting social and political attitudes. Journal of Personality and social Psychology, 67, 741-763.        [ Links ]

Pratto, E, Stallworth, L. M. & Sidanius, J. (1997). The gender gap: Differences in political attitudes and social dominance orientation. British Journal of Social Psychology, 36, 49-68.        [ Links ]

Sidanius, J., Levin, S., Liu, J. H. & Pratto, F. (2000). Social dominance orientation and the political psychology of gender: An extension and cross-cultural replication. European Journal of Social Psychology, 30, 41-67.        [ Links ]

Sidanius, J., Liu, J., Pratto, F. & Shaw, J. (1994). Social dominance orientation, hierarchy-attenuators and hierarchyenhancers: Social theory and the criminal justice system. Journal of Applied Social Psychology, 24, 338-366.        [ Links ]

Sidanius, J. & Pratto, F. (1999). Social Dominance: An intergroup theory of social hierarchy and oppression. Cambridge: University Press.        [ Links ]

Sidanius, J. & Pratto, F. (2004). Social dominance theory: A new synthesis. In J. Jost & J. Sidanius (Eds.), Political Psychology (pp. 315-332). Nueva York: Psychology Press.        [ Links ]

Sidanius, J., Pratto, F. & Bobo, L. (1996). Racism, conservatism, affirmative action and intellectual sophistication: A matter of principled conservatism or group dominance? Journal of Personality and Social Psychology, 70, 476-490.        [ Links ]

Sidanius, J., Pratto, F. & Brief, D. (1995). Group dominance and the political, psychology, of gender: A cross-cultural comparison. Political Psychology, 16, 381-396.        [ Links ]

Terhune, M. (1964). Nationalism among foreign and American students: An exploratory study. Journal of Conflict Resolution, 8, 256-270.        [ Links ]

Whitley, B. E. (1999). Right-wing authoritarianism, social dominance orientation, and prejudice. Journal of Personality and Social Psychology, 77, 126-134.        [ Links ]