SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 número19Presidentialism, conventionality control and democracy in Andean countriesA political approach on Pablo Escobar índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Co-herencia

versão impressa ISSN 1794-5887

Co-herencia vol.10 no.19 Medellín jul./dez. 2013

 

ARTÍCULOS/INVESTIGACIÓN

 

La ciencia política y sus métodos: Una comparación de los programas de ciencias sociales en Colombia*

 

Political science and its methods: a comparison among the programs of social sciences in colombia

 

 

Sergio Angel Baquero**

Fredy Andrés Barrero Escobar***

**Magíster en Estudios Políticos, Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Colombia.Profesor, Escuela de Política y Relaciones Internacionales, Universidad Sergio Arboleda, Bogotá, Colombia. Miembro del Grupo de Análisis Político, G.A.P. de la misma Universidad, y del grupo de Investigación Cultura Jurídico-política, instituciones y globalización de la Universidad Nacional de Colombia. sergio.angel@usa.edu.co

*** Estudiante de Maestría en Estudios Políticos, Pontificia Universidad Javeriana. Decano Adjunto, Escuela de Política y Relaciones Internacionales, Universidad Sergio Arboleda-Bogotá, Colombia. Miembro del Grupo de Análisis Político, G.A.P. de la misma Universidad. fredy.barrero@usa.edu.co

 

Recibido: 24 de julio de 2013. Aprobado: septiembre 26 de 2013

 


Resumen

La resolución 466 de 2007, promulgada por el Ministerio de Educación Nacional, representa un avatar sin precedentes en la institucionalización de la Ciencia Política en Colombia. Aunque avanza en la definición de las características específicas de calidad y desarrollo de los programas en materia de metodología, sin embargo no logra establecer una diferenciación clara entre los programas de ciencias sociales. Por esta razón, el presente artículo indaga por la especificidad disciplinar de la Ciencia Política, a partir de la revisión de los métodos de investigación, en los programas de pregrado de las universidades de Bogotá. Para este efecto, está dividido en dos partes: primero, una revisión de la discusión epistemológica sobre los métodos de la disciplina en Francia e Inglaterra; y segundo, una revisión de los contenidos y la bibliografía de los syllabus de metodología de los programas de ciencias sociales de las universidades de Bogotá. Al final, se espera demostrar que no existen métodos específicos de Ciencia Política sino métodos genéricos para las ciencias sociales.

Palabras clave: Resolución 466 de 2007, ciencias sociales, ciencia política, métodos cualitativos, métodos cuantitativos.


Abstract

Resolution 466 of 2007, issued by the Ministry of National Education, represents an unprecedented avatar institutionalization of political science in Colombia. However, although advances in defining the specific quality characteristics and development of programs regard to methodology, fails to establish a clear distinction between social science programs. For this reason, this paper aims to investigate the specificity of the political science discipline from a review of research methods in the undergraduate programs of universities in Bogota. To this effect, the paper is divided into two parts: First, a review of the epistemological discussion on methods of discipline in France and England; and second, a review of the contents and bibliography of the methodology syllabus of social science programs at universities in Bogota.Intheenditwillshowthattherearenospecificmethodsofpolitical science but rather generic methods for the social sciences.

Key words: Resolution 466 of 2007, social sciences, political science, qualitative methods, quantitative methods.


 

 

Introducción

A lo largo del Siglo XX se trató, más que nunca, de crear e institucionalizar el estudio de lo político como una ciencia. Hasta hace relativamente muy poco, no existía siquiera consenso respecto al nombre que se la daría a dichos estudios, de tal manera que se adoptaron, de diferentes disciplinas como la Historia y la Sociología, teorías, enfoques y métodos para la construcción del campo (Barrientos del monte, 2013, p. 106). En ese sentido, la Ciencia Política, en principio, recibió grandes influjos de las demás Ciencias Sociales. Sin embargo, a partir de los años cincuenta la evolución del estudio de lo político se consolido a partir de la llamada revolución Behaviorista que buscada romper con las corrientes dominantes de las primeras décadas del siglo XX. El Behaviorismo sostuvo que el objeto de estudio de la Ciencia Política no debería distanciarse de la observación y análisis del comportamiento de los individuos, puesto que este podría ser estudiado empíricamente (Harto de Vera, 2005, p. 30). A partir de lo anterior, como lo reseña Easton (1991), lo político adquiere líneas metodológicas mucho más claras debido a la rigurosidad que le imprime una metodología marcadamente cuantitativa.

A pesar de lo anterior, el desarrollo de la Ciencia Política en el mundo debe ser entendido de manera diferenciada puesto que gran parte de la literatura sólo se centra en las líneas hegemónicas. En América Latina, específicamente, la disciplina ha tenido sus propios dilemas caracterizados por los problemas en el apoyo institucional, y, además, por el contexto político imperante en la región (Barrientos del monte, 2013, p. 107). La cuestión diferenciada a la hora de abordar el tema de la Ciencia Política, obliga a tener una visión a la vez micro y macro del tema: por un lado, es necesaria una visión micro respecto a la institucionalización y el contexto en los diferentes países de América Latina, pues el desarrollo no es uniforme y, más bien, resulta heterogéneo; por otro lado, la visión macro es necesaria en tanto es innegable la influencia de las corrientes imperantes dentro de la Ciencia Política, entiéndase la corriente norteamericana, antes reseñada, y la corriente europea de corte mucho más tradicional.

En Colombia, el desarrollo de la Ciencia Política como una disciplina ha sido más bien diferenciado. El primer pregrado en Ciencia Política nace en 1968 en la Universidad de los Andes. Este primer pregrado es claramente influenciado por la escuela norteamericana de acercamiento a lo político. Por veinte años, este fue el único programa de Ciencia Política, creando las primeras generaciones de politólogos y los primeros estudios políticos (Bejarano & Wills, 2005, p. 112). Más adelante, se asiste a la creación de los demás programas dentro del país, destacando la creación del IEPRI (Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales) creado en el año 1982. Este último, se separó de la Ciencia Política de corte norteamericano, y se acercó, mucho más, a los Estudios Políticos (2005, p. 115). Es claro, entonces, que el desarrollo de las Ciencias Sociales, específicamente de la Ciencia Política, ha tenido un desarrollo definido dentro del contexto colombiano. En el 2007 se materializa un avatar sin precedentes dentro de la institucionalización de la Ciencia Política en Colombia1.

La Resolución 466 de 2007 es promulgada por el Ministerio de Educación Nacional en un intento claro de institucionalizar y, por ende, organizar los planes de estudio referentes a las Ciencias Sociales en Colombia. Mediante esta resolución, se busca definir parámetros de estudio y líneas de metodología claras para las Ciencias Sociales únicamente impartidas en el nivel profesional universitario.

Lo primero que debe destacarse de la Resolución, es que en un primer momento integra y designa unos parámetros claros para las nueve ciencias sociales (Antropología, Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales, Lingüística, Filosofía, Historia, Literatura, Sociología y Trabajo Social) haciendo énfasis en el diseño de los programas y en los lineamientos metodológicos. En ese sentido, de entrada, la Resolución reconoce que puede dar lineamientos generales para las disciplinas ahí referenciadas.

Estos puntos comunes se evidencian desde lo curricular y desde la investigación y la creación de conocimiento. En un segundo momento, la resolución empieza a tratar individualmente a las nueve disciplinas reseñadas. De manera que, en relación con la Ciencia Política debe destacarse la diferenciación que se hace respecto a la disciplina de Gobierno y Relaciones Internacionales. Esta primera delimitación resulta interesante debido a la variedad de clasificaciones que se pueden encontrar, sobre todo, desde las diferentes organizaciones de Ciencia Política alrededor del mundo.

La resolución, entonces, trata la Ciencia Política desde una especificidad definida. Ordena, en un primer momento, que todos los programas de Ciencia Política deben tener un muy fuerte énfasis en: Teoría Política tanto clásica como contemporánea, análisis del contexto nacional, herramientas interdisciplinarias y las especialidades científicas propias de la Ciencia Política (Ministerio de Educación Nacional, 2007). No debe pasarse de largo la inclusión de herramientas interdisciplinarias dentro de todos los programas de Ciencia Política y la poca profundidad que propone la Resolución al poner de manifiesto determinadas herramientas ''científicas'' de la disciplina. En un segundo momento, la Resolución pone de manifiesto las especificidades metodológicas de la Ciencia Política, anotando que ''el conocimiento teórico y práctico de metodologías cuantitativas y cualitativas para el análisis social'' y ''El uso de los elementos técnico instrumentales mediante los cuales se aplican dichas metodologías''(Ministerio de Educación Nacional, 2007).

Estas aseveraciones definen el horizonte metodológico de la Ciencia Política en las carreras de pregrado dentro de las diferentes universidades. Es innegable reseñar una persistente falta de profundidad o exactitud dentro de los numerales de la Resolución. Al comparar estos lineamientos con los propuestos a la carrera de Gobierno y Relaciones Internacionales, no pueden encontrarse diferencias marcadas o, incluso, especificidades que puedan diferenciarlas. Aún más, es bastante complejo poner de manifiesto diferencias marcadas entre lo propuesto para la Ciencia Política y lo designado para otras carreras como Filosofía y Antropología.

Por todo lo anterior, resulta preciso preguntarse ¿Cuál es la especificidad de la Ciencia Política en términos metodológicos? Una mirada rápida a la Resolución deja ver que la especificidad de la Ciencia Política no está clara y aunque se da un avance en el reconocimiento de la disciplina como una más de las Ciencias Sociales, es ambigua la diferenciación que se da en relación con los métodos de investigación. Por esta razón, el presente artículo se propone indagar por los métodos utilizados en la Ciencia Política, en comparación con los métodos utilizados por las demás Ciencias Sociales.

Dicho lo anterior, este artículo se encuentra dividido en dos partes: primero, una síntesis de las principales discusiones epistemológicas sobre métodos de investigación en Ciencia Política, construida a partir de una revisión de la literatura en Francia e Inglaterra; y segundo, un análisis comparado de los syllabus de métodos de investigación en Ciencia Política con los syllabus de métodos de las demás Ciencias Sociales. De la primera parte, se podrá extraer una conclusión preliminar acerca del modo cómo se desarrolla la metodología en dos de las cunas de la disciplina; y de la segunda parte, se podrá identificar el modo como se desarrolló la disciplina en nuestro país tomando como caso de estudio la ciudad de Bogotá.

 

Metodología de la investigación en Francia e Inglaterra

Acercarse a la literatura sobre la metodología y los métodos de investigación utilizados en Europa durante el último decenio, requiere puntualizar sobre la gran diversidad de textos existentes. Knoblauch, Flicky Maeder (2005) mencionan, en su artículo ''Qualitative Methods in Europe: TheVariety of Social Research'' que se ha explorado en el Oeste de Europa mucho más la literatura sobre la investigación en ciencias sociales puesto que la tradición anglosajona es antigua, mientras que en otros países, en especial en los países excomunistas, el estudio de la Ciencia Política es mucho más reciente, pues surge luego de la caída del muro de Berlín en 1989. La problemática al analizar la metodología de investigación en Europa radica, según los autores, en que el peso y el recorrido de la tradición anglosajona como su demarcación de los demás países europeos dificultan el análisis comparativo, sin contar con la dificultad idiomática y las pocas traducciones de textos del Este europeo.

Mientras en el Reino Unido se han dado sendas discusiones sobre los métodos de investigación en Ciencia Política, en otros países apenas si se han escrito artículos al respecto (Knoblauch, Flick & Maeder, 2005). Por lo mismo, es pertinente hacer una revisión de la literatura en este país caracterizado por una tradición metodológica fuerte en ciencias sociales que en los últimos años ha tenido desarrollos y cambios significativos. Para tener un punto de comparación, se sugiere hacer una revisión de la literatura francesa al respecto, que, a pesar de estar enfocada, no en la ciencia política, sino en la sociología, permite tener una visión diferente de los métodos de investigación utilizados para el análisis de los fenómenos políticos.

 

Los métodos de investigación en la Ciencia Política inglesa

Como punto de partida, el artículo ''Qualitative Social Science in the UK: A Reflexive Commentary on the 'State of Art ''', de Henwood y Lang (2005), es más que ilustrativo respecto al debate que se ha dado, desde el gobierno del Reino Unido, sobre las metodologías de investigación en las ciencias sociales en general durante el último decenio. Los autores consideran las principales iniciativas estratégicas del gobierno, que tienen como objetivo, promover desarrollos en la metodología de las ciencias sociales. Parten de una revisión de los centros de investigación creados a principios del siglo XXI2, para reflexionar acerca del estado del arte de la investigación cualitativa según estas iniciativas. Primero, entre éstas se plantean cuestiones metodológicas de valor para los proyectos y se busca ampliar su alcance en términos de uso, relevancia o impacto. Segundo, se toman las metodologías existentes y se demuestra cómo pueden ser utilizadas y extendidas en la era digital. Tercero, se buscan aspectos en los cuales la investigación no está avanzada, tales como el diseño, la toma de decisiones y la expansión de los métodos. Por último, se lleva a cabo una sistematización, comparación y extensión de los desarrollos en el análisis cualitativo de datos que incluye contenido en medios y datos textuales.

 

 

En un segundo momento, Henwood y Lang (2005) analizan el ejercicio de los investigadores anglosajones, el cual se resume en la Figura 1. Son seis aspectos clave, de la investigación y la relación entre los investigadores, que se deben tener en cuenta: la infraestructura, los datos, las metodologías, los resúmenes de las investigaciones, los recursos tecnológicos y las personas; este último aspecto es clave en la creación de redes para dar a conocer las investigaciones.

Concluyen los autores de este análisis, con los siguientes resultados y recomendaciones: 1) el poco uso de archivos y datos cualitativos hace que se necesite más participación e interacción; 2) el diálogo con las políticas; 3) los comités de ética no son un recurso pues entran en malentendidos e inconsistencias con los investigadores; 4) la investigación cualitativa debe ser longitudinal; 5) la investigación de síntesis – researchsynthesis – hace parte de la agenda; se hace necesaria la claridad sobre estas opiniones para dar un paso adelante en este tipo de investigación; 6) una cuarta categoría de recursos surge aparte de los datos, los métodos y las tecnologías de la información, esto es, el trabajo en equipo y la colaboración; 7) la tecnología, la infraestructura y la innovación son otro recurso necesario; 8) el entrenamiento y el desarrollo(Henwood&Lang, 2005). Surgen iniciativas a partir de este informe que buscan promover el entendimiento y la expansión de nuevos e innovadores acercamientos para compartir datos cualitativos y archivos y que están en curso.

De este artículo podemos desprender con más detalle el debate sobre los métodos cualitativos y cuantitativos en el Reino Unido durante el último decenio, a través de algunas publicaciones citadas por Henwood y Lang (2005), complementadas con otras utilizadas en los programas de Ciencia Política de diferentes universidades, respecto del método a utilizar en las ciencias sociales en general y específicamente en la Ciencia Política.

Una de las referencias en metodología de la investigación en Ciencia Política es The Oxford Handbook of Political Methodology (Box-Steffensmeier, Brady &Collier, 2008). Un análisis completo de la metodología en Ciencia Política en el Reino Unido apoyado en estudios de Estados Unidos que parte del análisis causal de ésta como método de investigación. Este manual, tal y como está planteado en el primer capítulo ''Political Science Methodology'', describe las diferentes técnicas de investigación existentes en las ciencias sociales, con el objetivo de mostrar su utilidad para la recolección de datos, la medición, la conceptualización y un mejor entendimiento de las relaciones causales en la Ciencia Política. Asimismo, se enfoca en el pluralismo de los acercamientos a través de la descripción, el modelamiento, los estudios de caso, la estadística y la investigación cuantitativa y cualitativa.

Mediante una discusión entre los métodos constructivistas y los interpretativos, Mark Bevir, en el capítulo 3, se adentra en la meta-metodología, sugiriendo que hay nuevos corrientes filosóficas más allá del behaviorismo. En últimas, lo que se demuestra en este manual es que, para el análisis causal en Ciencia Política, los valores científicos y métodos, como el de regresión, promovido por el movimiento behaviorista3, no son suficientes y tienen sus límites, por lo que es necesario acudir a otros métodos cualitativos para así cortar los límites entre ellos. El manual, presenta entonces, acercamientos a las diferentes metodologías de investigación, teniendo en cuenta tres factores: su utilidad para entender la política, el pluralismo y el cierre de brechas entre las mismas.

En el libro Teoría y métodos de la Ciencia Política (Marsh&Stoker, 1997), Fiona Devine se ocupa en el Capítulo 7 de los métodos cualitativos argumentando que ''han contribuido al estudio del comportamiento político colectivo, intentando que se considere a los actores políticos como seres sociales conscientes que configuran el mundo de la política a la vez que son configurados por él'' (Marsh&Stoker, 1997, p. 145); es decir, rompiendo con la Ciencia Política tradicional que considera el Estado-nación como la unidad de análisis. La Ciencia Política se va a centrar en el comportamiento dentro de la arena política de los diferentes actores, entre ellos los mismos formuladores de política y los académicos. Sin embargo, la autora sugiere que hace falta que los académicos analicen las ventajas y desventajas para comprender el comportamiento político, a través de técnicas como la observación participante y las entrevistas en profundidad.

A su vez, en el Capítulo 8, Miller pasa revista a los métodos cuantitativos y a sus numerosas críticas, concluyendo que tanto los datos empíricos como los métodos cuantitativos deben ser utilizados en el análisis político en cuanto no se contradicen (1997, p.178). La importancia o relevancia de los métodos cuantitativos está en el objeto de investigación, se trata de que los métodos estén estrechamente asociados a fenómenos políticos de importancia. Miller no define estas problemáticas ni la importancia de las mismas, dejando abierto el campo a las numerosas críticas a los métodos cuantitativos.

Bryman (2008), en su extensa recopilación de la investigación cualitativa, plantea también, en el capítulo 3, el debate entre los métodos cualitativos y cuantitativos preguntándose por el valor del grado en el que los asuntos epistemológicos están en el centro de la oposición, o si es un asunto de diferentes maneras de recoger y analizar datos.

Para Bryman hay ocho puntos básicos que permiten hacer una comparación de los dos métodos (Ver Figura 2): el rol de la investigación cualitativa, que, para los investigadores en métodos cuantitativos, es exploratoria y no está estructurada; la relación entre el investigador y el sujeto, que es opuesta, en tanto en la investigación cualitativa la observación participante hace que el sujeto esté inmerso en su objeto de estudio; la relación de la teoría y los conceptos, en métodos cualitativos emerge de la investigación, mientras en los cuantitativos se confirma una hipótesis; la estrategia de investigación, estructurada para los métodos cuantitativos; el alcance de las constataciones, que es ideográfico en los métodos cualitativos; la imagen de la realidad social procesual y socialmente construida por el actor en los métodos cualitativos, mientras es estática y externa en los métodos cuantitativos; y la naturaleza de los datos que es más rica y profunda en los métodos cualitativos.

 

 

A pesar de esta oposición establecida clara y tradicionalmente en las ciencias sociales tal como lo muestra Bryman, ambos métodos, el cualitativo y el cuantitativo, pueden ser útiles según el propósito, la decisión sobre el método a emplear reside en el carácter técnico, es decir, en la técnica que escoge el investigador de acuerdo a la problemática. La competencia por una posición epistemológica es el centro de la discusión, y cada método tiene un acercamiento particular para la recolección de datos y la estrategia de investigación (2008, p. 63). En últimas, es el investigador el que tiene la libertad de escoger entre uno u otro método, de acuerdo con el objeto que vaya a estudiar.

Partiendo de la misma oposición clásica entre los métodos cualitativos y cuantitativos, Bryman, Shapiro, Smith y Masoud en su libro Problems and Methods in thestudy of Politics (2004) retoman la pregunta esencial de la investigación en Ciencia Política: ¿Qué deberían los politólogos escoger primero, un problema o un método? Por un lado, están quienes afirman que el trabajo debe orientarse hacia un problema, y luego, encontrar el método más adecuado para estudiar el objeto. Por el otro, están quienes creen que se deben desarrollar métodos más rigurosos, restringiendo el terreno en el que los métodos pueden ser correctamente aplicados. Para los autores, un problema puede ser abordado desde diferentes perspectivas, por lo que se concluye que el pluralismo es deseable por la imposibilidad de dar una descripción completa de cualquier fenómeno (p. 14), el investigador debe acudir a todas las razones posibles para explicarlo.

En el Capítulo 2, Shapiro se pregunta por lo que está mal en la Ciencia Política y trata de dar una respuesta a esta problemática partiendo de una crítica fundamental: que la Ciencia Política contemporánea está guiada por métodos y no suficientemente por problemas (2004, p.19). Al defender un punto de vista empírico, Shapiro argumenta que el acercamiento de la investigación metodológica lleva a construcciones de los problemas sin tener en cuenta toda la información disponible. El rol del científico de la política es dilucidar el problema, analizar todas las variables y no guiarse por un solo método, en lo que concuerdan la mayoría de académicos como se verá en el siguiente apartado.

 

Los métodos de investigación en la Ciencia Política francesa

Preguntarse por los métodos de investigación franceses requiere irse a la sociología clásica, pasando por el análisis del discurso, la etnografía y los métodos cuantitativos utilizados desde la post segunda guerra mundial en el análisis político. En el último decenio, los avances han sido pocos en términos de nueva bibliografía de metodología de la investigación en este país, puesto que la bibliografía para estudiar los fenómenos políticos sigue siendo la de la sociología. En efecto, la investigación se basa en la metodología de la sociología: tanto la socio-historia como la sociología de lo político, son metodologías para el estudio de los fenómenos políticos y, dentro de las metodologías, el estudio de la opinión pública es ampliamente utilizado.

Tomando el texto de Angermüller (2005) como punto de partida del debate sobre el método en las ciencias sociales en Francia. Este autor escribía en 2005 en su artículo ''Qualitative'' Methods of Social Research in France: Reconstructing the Actor, Deconstructing the Subject'' sobre los métodos no estandarizados utilizados en la sociología. Se refiere a métodos cualitativos y los que llama cuasi-cualitativos, entre los que se encuentra el análisis del discurso. En cuanto a los métodos cualitativos, el análisis se centra en la etnografía, la documentación biográfica, la sociología interpretativa y el análisis textual, que son los tradicionales; argumenta que el diálogo no es suficiente entre estos dos tipos de métodos, lo cual constituye uno de los principales límites de la investigación social cualitativa en general en Francia. Se han desarrollado nuevos métodos que aún no dialogan con los métodos tradicionales ya mencionados.

A partir de esta conclusión, cabe preguntar ¿Cuáles son los métodos utilizados en Francia para el análisis político? Los métodos son los mismos utilizados en las ciencias sociales, en especial en la sociología y en la historia. Blanchet, Ghiglione, Massonat y Tognon (1989) recapitulan las técnicas de investigación en ciencias sociales en un libro, haciendo énfasis en la observación, las entrevistas y las encuestas; este es solo un ejemplo de los múltiples manuales de investigación en ciencias sociales que existen en Francia4.

Se puede tomar como ejemplo el más reciente manual de Bréchon (2011) sobre los métodos cualitativos y cuantitativos que pretende estar en constante actualización a través de una página web5. Éste presenta primero los métodos cualitativos y se centraliza en la entrevista, luego, se centra en los métodos cuantitativos, en especial en las encuestas. Su objetivo es presentar la manera de investigar de manera simple, y que los estudiantes puedan comprender con ejemplos y ejercicios prácticos.

Cada uno de los métodos de investigación, en especial los cualitativos, ha sido analizado por diferentes autores. Por ejemplo, Kauffman (2008) en su libro sobre el método de las entrevistas, recalca que la metodología no puede transmitirse como cualquier otro saber, pues es desde la experiencia que se puede afinar el método. La entrevista comprehensiva que propone se acerca al método anteriormente explicado y teorizado de Blanchet y Gotman (2005), pero le da un giro en torno al análisis que ya no es temático o entrevista por entrevista, sino estructural, en el que se ubican las relaciones entre los diferentes elementos del discurso y se hace un análisis exhaustivo y plural, novedad de los años noventa para este método de investigación.

Dicho lo anterior, la sociología política es una especificidad de la sociología en cuanto se refiere a una categoría distintiva de actividades sociales propiamente políticas. En Francia, la sociología de lo político –sociologie du politique– es el eje de la investigación en ciencia política, tal y como lo constata Frognier en un discurso pronunciado en el congreso de Lille de la Asociación Francesa de Ciencia Política en 2002, tras analizar brevemente la historia de la disciplina en este país. Frognier considera que, en términos de metodología, la Ciencia Política francesa está lejos de la Ciencia Política estadounidense, puesto que se ha limitado en gran medida a la sociología política, esto es, los análisis electorales sobre las actitudes y comportamientos de los votantes. En un segundo plano, en Francia se recurre a la metodología de la historia, en específico a la socio-historia que busca hacer análisis comparados marcados por ''el peso de la historia y las especificidades culturales'' (2002, p. 646).

Déloye es un autor recurrente en el debate de la socio-historia de lo político en Francia. Junto con Voutat, recopilan en el año 2002 textos de varios autores6 que se han adentrado en los debates sobre si la Ciencia Política debe estar del lado de la historia o del lado de la sociología. Con este libro, Déloye y Voutat (2002) pretenden que los autores den a conocer sus métodos y teorías a través de casos concretos pero subrayando el aspecto metodológico y epistemológico para responder a la pregunta sobre cómo las ciencias sociales pueden analizar la política. En ultimas, los autores constatan que la Ciencia Política es una hibridación entre la historia y la sociología; así, consideran que encuentra ''sus fundamentos en las críticas epistemológicas hechas por los políticos a la aplicación de un enfoque sociológico 'constructivista' a los hechos políticos'' (2002, p.16). Sin embargo, consideran que la Ciencia Política francesa carece de una apertura hacia otras disciplinas.

 

La metodología de investigación en los programas de Ciencias Sociales en Bogotá

Para entender de forma más clara el tema en cuestión, se han utilizado los syllabus de las materias de investigación de algunos de los programas de Ciencias Sociales impartidos en la ciudad de Bogotá. Los Syllabus o programa de las materias, contienen los objetivos, la metodología, la estructura temática y la bibliografía. El uso de los Syllabus tiene dos ventajas como son; uso de la herramienta explicativa, por un lado, en donde los programas de las clases son directamente compartidos con los estudiantes dispuestos a emprender un curso de metodología, lo cual hace que el Syllabus capte realmente cómo es el desarrollo de la clase y a qué contenidos y textos deben enfrentarse los alumnos, por otro lado, permite realizar comparaciones de manera mucho más sencilla pues el contraste entre los contenidos y la bibliografía está presente en todos los programas en cuestión.

En un primer momento se recolectaron los Syllabus de las materias de metodología de las carreras de Antropología, Filosofía, Historia, Sociología, Trabajo Social y Ciencia Política. Para tal efecto nueve universidades de la ciudad de Bogotá fueron susceptibles de la revisión establecida; ocho de ellas privadas y una sola de orden público, las universidades fueron las siguientes: Universidad de los Andes, Universidad Autónoma, Universidad De La Salle, Universidad del Rosario, Universidad Javeriana, Universidad Minuto de Dios, Universidad Nacional de Colombia, Universidad Santo Tomás y Universidad Sergio Arboleda. En total se recolectaron 70 syllabus cuya repartición dentro de las diferentes carreras se muestra en la Tabla 1.

 

Como se puede ver, Sociología y Ciencia Política son las carreras con mayor número de Syllabus encontrados. Para Ciencia Política se tienen en cuenta cinco programas, mientras que para Filosofía se tienen en cuenta cuatro7, por lo que se puede afirmar que para ambas carreras existe un énfasis bastante marcado en el desarrollo metodológico incluyendo más materias dentro del Plan de Estudios del programa de pregrado. Para estos Syllabus, el horario promedio de las clases a la semana es de 3, por lo que los estudiantes dentro de dichas carreras ven aproximadamente tres horas semanales de metodología, variando según la cantidad de materias y disposiciones organizativas dentro de cada Universidad.

Ahora bien, un debate que ha sido bastante claro dentro de la discusión metodológica de las Ciencias Sociales, ha sido el referente al uso de metodologías de tipo Cualitativo y Cuantitativo. Dentro de la Ciencia Política, como se dijo anteriormente, la revolución Behaviorista dio un especial peso a la metodología de tipo cuantitativo. Sin embargo, lo que se reconocería como la revolución post-behaviorista modificó estos fundamentos y logró revivir muchas de las metodologías de tipo cualitativo (Harto de Vera, 2005). A partir de esto, los fundamentos de la metodología para las Ciencias Sociales han estado en disputa, desbordado, incluso, lo meramente formal (Vromen, 2010).

En este sentido, teniendo en cuenta este debate al interior de las Ciencias Sociales, a continuación se presenta una clasificación de los Syllabus en tres categorías. En la primera, se agrupan los Syllabus de tipo cualitativo, es decir, aquellos que hacen mayor referencia al análisis de textos, realización de entrevistas, etnografías y demás contenidos relacionados con la aplicación de técnicas cualitativas de investigación dentro de las Ciencias Sociales; en un segundo grupo, se dispone de los Syllabus de corte cuantitativo que se fundamentan en la sistematización de Bases de Datos, modelos estadísticos, modelos de tendencia, ecuaciones multivariables y demás metodologías con pretensión de objetividad, y, un tercer grupo, se hace referencia a las generalidades de la metodología, entendiendo estas como la enseñanza de los principales debates teóricos, la organización formal de la investigación y los parámetros metodológicos generales de la investigación. En la gráfica 1 se muestra la clasificación de los syllabus en los tres grupos propuestos en términos porcentuales.

 

La gráfica 1 muestra la agrupación de las carreras antes descritas sin contar Ciencia Política, como se ve, existe un predominio de las materias referentes a las generalidades en la investigación sobre las materias de corte cualitativo y cuantitativo. En ese sentido, se puede ver que, por un lado, existe una mayor preponderancia de las materias de metodología de orden cualitativo, sobre las de orden cuantitativo; y por otro lado, es importante destacar que al ser las materias concernientes a las generalidades de la investigación las más numerosas, se entiende que dentro de las carreras propuestas se da un especial énfasis a los debates teóricos y conceptuales que se dan dentro de las ciencias sociales en general. Es claro entonces, que dentro de las carreras estudiadas la metodología de tipo cualitativo es imperante, pero es prudente preguntarse cuál puede ser la tendencia de la misma clasificación pero vista desde la Ciencia Política. La visión de ambas tendencias logrará dilucidar dos aspectos; primero, cuáles son las diferencias de corte metodológico que pueden existir respecto a las carreras propuestas; y segundo, permitirá determinar qué tanto se tratan las generalidades de la investigación, es decir que se lograra especificar qué tanto se están dando los debates metodológicos al interior de la Ciencia Política respecto a las demás carreras. En la gráfica 2 se muestra la clasificación propuesta aplicada sólo para los syllabus de Ciencia Política.

 

 

La gráfica 2 es mucho más clara respecto a lo propuesto anteriormente. Como se puede ver, las materias de metodología de corte cuantitativo son mucho mayores que las materias de metodología de tipo cualitativo. Esto marca, definitivamente, los criterios que ha tenido la Ciencia Política en materia de enseñanza en Colombia. Se da, en ese sentido, un claro contraste con la Gráfica 1, en la medida que la Grafica 2 deja ver una preponderancia de las materias de metodología de tipo cuantitativo. La diferencia se hace mucho más evidente si entendemos que las materias de corte cuantitativo son mayores que aquellas que hablan de las generalidades de la investigación. El cambio encontrado de una gráfica a otra es, entonces, evidente. Las materias referentes a las generalidades de la investigación tienen altos porcentajes en ambas gráficas, pero tienen una mayor preponderancia en la Gráfica 1, por lo que los principales debates teóricos y conceptuales de la metodología y la investigación en general tienen mayor cabida en las carreras que primero se analizaron. Lo anterior lleva a preguntarse si la Ciencia Política en realidad tiene una especificidad en términos metodológicos o, por el contrario, ostenta los mismos métodos de todas las Ciencias Sociales.

Los interrogantes hechos anteriormente son centrales y preponderantes a la hora de entender la problemática planteada. Sin embargo, como se dijo anteriormente, es necesario llegar a lo micro, a la minucia de la investigación. Para especificar los hallazgos encontrados en el análisis anterior, es necesario determinar cuáles son las metodologías más usadas dentro de lo expuesto por los syllabus. Esto quiere decir que se quiere llegar a comparar cuáles son efectivamente las metodologías enseñadas tanto en las carreras de Ciencias Sociales en general, como en la Ciencia Política en particular.

Para el caso de la carrera de Antropología, llama la atención el hecho de que las metodologías usadas no son enteramente enfocadas en la etnografía, entendiendo que de los ocho syllabus encontrados, sólo dos hacen referencia explícita a la explicación y práctica de esta metodología. Dentro de los syllabus puede encontrarse también el uso continuo de la estadística y, sobre todo, de la búsqueda documental, entendiendo ésta como el arqueo bibliográfico y la búsqueda de documentos testimoniales. Para el caso de la Filosofía, sólo los syllabus de una Universidad se centran en la enseñanza de metodología estrictamente filosófica como la enseñanza de la Epistemología y la lógica. En general, los syllabus de metodología para la carrera de Filosofía se centran en las generalidades de la investigación entendiéndose esta categoría como la construcción de Estados del arte, de hipótesis, etc. En el caso de los syllabus de la carrera de Historia, estos se centran en el método historiográfico que mezcla la búsqueda de archivo junto con el análisis de contexto. Además, muchos syllabus hacen referencia al uso de metodologías cuantitativas, como el análisis de historia económica, o el uso de metodologías cualitativas, como el análisis de la historia oral.

El caso de la Sociología es menos claro, pues todos los syllabus hacen referencia a las generalidades de la investigación y al uso de métodos cuantitativos en general, destacando los métodos estadísticos. Hay que decir, además, que cuatro de los syllabus encontrados hacen referencia al uso de la etnografía. Para la carrera de Trabajo Social los syllabus sólo conducen a la instrucción de generalidades de la investigación enfocada en la construcción de encuestas, y a la construcción de hipótesis y demás. Es clara entonces, la preponderancia que reciben las metodologías enfocadas al análisis y construcción estadística, las técnicas de búsqueda documental y la etnología. La tabla 2 pone de manifiesto lo anteriormente dicho.

 

 

Si se tienen entonces las constantes metodológicas encontradas para los Syllabus de las carreras ya vistas debe destacarse el hecho de que la mayoría de metodologías consignadas como las más utilizadas, son de orden cualitativo, sin dejar de lado el hecho de que tres de las cinco carreras propuestas usan métodos estadísticos. Además, dos de las cinco áreas del conocimiento, usan etnografías como método de investigación. Esto implica que ni siquiera la Antropología tiene un método específico de investigación.

En el caso de la Ciencia Política lo que se hace es la revisión de los Syllabus correspondientes poniendo énfasis específico en los contenidos de la materia. En ese sentido se busca metodologías constantes en los diferentes programas, por lo que se cuentan la cantidad de veces que se repite una misma metodología en los cada uno de estos. Cabe anotar además, que en muchos de los Syllabus se nombran varías metodologías diferentes, es decir, que dentro de un mismo syllabus se pueden encontrar reseñadas varias metodologías. La tabla 3 muestra los resultados de esta búsqueda reseñada.

 

 

Lo primero que debe decirse es que la información plasmada en la tabla 2 y en la tabla 3 es congruente con los hallazgos de la gráfica 1 y la gráfica 2, que demuestra una preponderancia de lo cualitativo para las carreras tratadas y un predominio de lo cuantitativo en términos de la Ciencia Política.

Ahora bien, es claro que el método estadístico es el imperante en la revisión de los 15 syllabus de Ciencia Política encontrados. Esta metodología es seguida por la enseñanza de las generalidades de la investigación y de muchos métodos cualitativos, como las etnografías y la revisión documental. Tal vez una metodología que no es tratada por otras de las carreras y sí es usada por la Ciencia Política, es el análisis del discurso, que se encuentra referenciada en la tabla 3. El grupo focal, aunque no aparezca en la tabla 2, sí es usado transversalmente por los syllabus de las carreras primero analizadas. Se puede decir entonces, que la metodología usada dentro de la Ciencia Política y las demás carreras dentro de las Ciencias Sociales, no difiere de manera absoluta, más bien, son muchas más las similitudes en materia metodológica entre todas ellas. La única diferencia marcada es que, en realidad, la Ciencia Política usa las mismas metodologías, pero da una mayor preponderancia a las de tipo cuantitativo, como los métodos estadísticos. Sin duda alguna, decir que la Ciencia Política tiene una especificidad marcada frente a sus homólogas dentro de las Ciencias Sociales resulta apresurado y, como se ha visto, algo sesgado frente a la evidencia empírica presentada.

Otro punto que resulta interesante dentro de los Syllabus analizados dentro de los programas de Ciencia Política, es que no se hace referencia al método comparado. Una de las explicaciones que se le puede dar a la ausencia de este importante método es el hecho de que muchas veces esta metodología tiene una clase completa. Claro ejemplo de esto es la cátedra de ''Sistemas Políticos Comparados'' en la Universidad Sergio Arboleda y la cátedra de ''Política Comparada'' de la Pontificia Universidad Javeriana.

Finalmente, dentro de la revisión de los Syllabus correspondientes se hará una comparación de la bibliografía puesta dentro de los programas. Lo primero que hay que decir es que la revisión hecha muestra una dispersión de textos entre syllabus y carreras. Es decir, no se pueden encontrar grandes tendencias a citar los mismos textos, existe una variedad considerable respecto a cada Syllabus. Por lo mismo, se mostrarán los autores más citados tanto para el grupo de Ciencias Sociales trabajado, como para la Ciencia Política, todo esto buscando no sólo autores comunes sino, también, temáticas comunes. En total, para el primer grupo de carreras, se encontraron 886 referencias bibliográficas. En la tabla 4 se representan los autores más citados.

Como se puede apreciar, el número de repeticiones comparado con el número de citas bibliográficas, es bastante poco. Lo primero que hay que decir es que a la hora de organizar los textos para crear los syllabus, no existe una uniformidad o un núcleo común. Más bien, se denota claramente una dispersión dentro de los textos usados, por lo que encontrar una uniformidad bibliográfica es poco probable.

Hay que decir, además, que los textos citados son claramente una consecuencia de las herramientas metodológicas explicadas. Es decir, existe una correspondencia entre los hallazgos anteriores y estos nuevos insumos empíricos. Para la Ciencia Política se realiza una revisión idéntica en busca de similitudes con los hallazgos ya presentados. Se encontraron en total 95 citas bibliográficas en los syllabus reseñados. La tabla 5 muestra los autores más citados dentro de los syllabus de Ciencia Política.

 

 

 

Como puede observarse existe un texto que se repite en ambas revisiones, el escrito por Elssy Bonilla y Penélope Rodríguez llamado ''Más allá del dilema de los métodos. La investigación en ciencias sociales'', además hay que decir que se encontró una cita del texto ''La multidisciplinariedad del análisis crítico del discurso: un alegato en favor de la diversidad'' de Teun Van Dijk, también reconocido en la revisión anterior. Se puede decir entonces, que sí se encontraron similitudes entre las dos revisiones propuestas, además, los textos (en términos temáticos) no difieren unos de los otros. La particularidad que se puede encontrar en los textos encontrados para Ciencia Política, es que tienen un corte mucho más cuantitativo y de influencia americana, como puede notarse con el texto de Marsh y Stoker. Además, se puede decir que predominan textos que pueden clasificarse como de generalidades de la investigación, haciendo énfasis en los debates y ''diversidad'' en torno a la enseñanza de la metodología.

 

Conclusión

Disociar las ciencias sociales de la Ciencia Política es un paso que aún no se ha dado en Europa: mientras en Inglaterra se ha intentado esclarecer las diferencias entre los métodos cualitativos y cuantitativos, así como su posible complementariedad, en Francia, permanece la tradición de la sociología como disciplina para llegar al estudio de los fenómenos políticos. Por lo tanto, afirmar que la metodología en Francia o en Inglaterra es específica de la Ciencia Política, es desconocer la discusión en torno a la metodología en las ciencias sociales en general.

Tras un repaso de los debates actuales en Inglaterra, se constató que hay avances significativos en términos de las técnicas de investigación más apropiadas para el análisis político pero que, en últimas, el pluralismo se lleva el primer lugar en métodos implementados en esta disciplina. En la academia, no siempre se enseña desde el principio el pluralismo, en las universidades inglesas predomina la enseñanza de los métodos cualitativos y cuantitativos por separado, con lo que se pretende que el estudiante tenga un conocimiento básico de las técnicas y pueda posicionarse de acuerdo a la teoría. No obstante, las diferencias en la enseñanza de los métodos son amplias entre cada programa, no hay una tendencia en las enseñanza de los métodos cualitativos o cuantitativos.

En Francia, el debate de los métodos en Ciencia Política gira en torno a la sociología y la historia como disciplinas que incluyen el estudio de los fenómenos políticos; así, el debate sobre la opinión pública y su rol en la política, planteado desde los años setenta, está aún sobre la mesa. Las técnicas de investigación tanto de los métodos cualitativos como de los cuantitativos, siguen siendo tradicionales, mientras se adaptan a paso lento a las transformaciones de los objetos de investigación que no recaen únicamente sobre los Estados-nación. La enseñanza de estos métodos y técnicas de la historia y de la sociología para el análisis de lo político es también tradicional y acude a un repaso de la epistemología en las ciencias sociales. Si bien esta tendencia se encuentra tanto en los Institutos de Estudios Políticos como en las Universidades, la enseñanza es diferente en estas instituciones pues no se dedican exclusivamente al estudio de la Ciencia Política sino que se une a otras disciplinas como la historia o el derecho.

En cuanto a la revisión realizada a los Syllabus de metodología de los programas de Ciencias Sociales en Bogotá, se pueden destacar dos hallazgos: por un lado, es clara la tendencia que ha tenido la Ciencia Política enseñada en Bogotá hacia la metodología de tipo cuantitativo, alejándose de la tendencia de las demás Ciencias Sociales que hacen mucho más énfasis en las generalidades de la investigación y en el tipo de metodología cualitativo. Sin embargo, no por esto se puede afirmar que existe una especificidad de la Ciencia Política. La revisión detallada de la metodología usada en cada una de las Ciencias Sociales estudiadas, demuestra que no existe una distancia considerable entre los otros programas de Ciencias Sociales y la Ciencia Política, metodologías como la etnografía y la revisión documental resultan transversales en muchas de las carreras, además, hay que decir que la metodología estadística heredera de los métodos cuantitativos, es un punto común para varios de los programas, sobre todo, para la Ciencia Política. No es clara la delimitación en materia metodológica de la Ciencia Política frente a las demás Ciencias Sociales, por lo que afirmar una especificidad resulta apresurado y poco apegado al material empírico recolectado.

Por otro lado, la comparación realizada en términos bibliográficos de los Syllabus, muestra cierta familiaridad de los textos y hasta puntos de encuentro. Los textos y los autores más citados en los syllabus de Ciencia Política tienen cierta tendencia a favorecer métodos cuantitativos y estar influenciados, directa o indirectamente, con la escuela norteamericana. Sin embargo, los textos y los autores son más bien cercanos y no se puede decir que haya un rompimiento entre ambas partes. Es necesario, ahora, realizar un arqueo bibliográfico buscando estudios similares con diferentes casos y sustento teórico para lo analizado anteriormente.


 

Notas al pie

* Producto preliminar del proyecto de investigación Caracterización de la especificidad disciplinar de la Ciencia Política en Colombia: Una revisión de la resolución 466 de 2007 del Ministerio de Educación Nacional, adelantado con la Universidad Sergio Arboleda durante el año 2012 y 2013 con apoyo financiero del Ministerio de Educación Nacional de Colombia. Contó con la colaboración, en calidad de asistentes de investigación, de Andrés Ramírez y María del Rosario Amaya. Se agradece especialmente la colaboración de Stephanie López en la recolección y sistematización de información sobre la metodología en Francia e Inglaterra y Andrea Angel por su revisión y comentarios al documento final.

1 Debe decirse que la Resolución no sólo enfatiza en la Ciencia Política, sino que resulta en un intento por organizar e institucionalizar las Ciencias Sociales como conjunto.

2 National Centre for Research Methods (NCRM) y National Centre for e-Social Science (NCeSS).

3 El movimiento del behaviorismo surge en los años treinta en Estados Unidos en Ciencia Política; este propone explicar el comportamiento político a través de diferentes métodos cuantitativos, derivados y adaptados de las ciencias naturales.

4 Por ejemplo el de Quivy y Campenhoudt (2001)

5 Ver: http://enquetesqualiquanti.fr/

6 Estos autores son: AurélieBillebault, JeremiasBlaser, LoïcBlondiaux, VincentDubois, Pierre Favre, PhilippeGottraux, Jean Joana, PhilippeHamman, Marc Lazar, Guillaume Marrel, Michel Offerlé, RenaudPayre, Pierre-AntoineSchorderet y Georges Ubbiali.

7 Se excluyen los programas en los cuales sólo se tiene en cuenta la filosofía analítica.


 

 

Referencias

Alvesson, M. – Sköldberg, K. (2000). Reflexive Methodology: New Vistas for Qualitative Research. London: Sage.         [ Links ]

Angermüller, J. (2005). ''''Qualitative'' Methods of Social Research in France: Reconstructing the Actor, Deconstructing the Subject'', en: Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 6(3), Art. 19. Tomado de: http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0503194.         [ Links ]

Blanchet, A. – Ghiglione, R. – Massonnat, J. – Trognon, A., (1989). Técnicas de Investigación en Ciencias Sociales. Madrid: Narcea, S.A. de ediciones.         [ Links ]

Blanchet A. – Gotman A., (2005). L'entretien: L'enquête et ses méthodes. Paris: Armand Colin.         [ Links ]

Barrientos del monte, F. (2013). ''La Ciencia Política en América Latina. Una breve introducción histórica'', en: Convergencia. Revista de Ciencias Sociales, Vol 20 (Núm 61), 105–133.         [ Links ]

Bejarano, A. M., – Wills, M. E. (2005). ''La Ciencia Política en Colombia: de vocación a disciplina'', en: Revista de Ciencia Política, Vol. 25, No. 1, pp. 111–123.         [ Links ]

Blondiaux, L. (1998). La fabrique de l'opinion, une histoire sociale des sondages. Paris: Seuil.         [ Links ]

Bourdieu, P. (janvier 1973). ''L'opinion publique n'existe pas'', en: Les Temps modernes, No. 318, pp. 1292-1309.         [ Links ]

Box-Steffensmeier, J. – Brady, H. E. – Collier, D. ''Political Science Methodology'', en: Box-Steffensmeier, J. – Brady, E. – Collier, D. (eds.) (2008). The Oxford Handbook of Political Methodology. Oxford University Press.         [ Links ]

Box-Steffensmeier, J. – Brady, E. – Collier, D. (eds.) (2008). The Oxford Handbook of Political Methodology. Oxford University Press.         [ Links ]

Brady, H. E. – Collier, D. (eds.) (2004). Rethinking Social Inquiry: diverse tools, shared standards. USA: Rowman& Littlefield Publishers, Inc.         [ Links ]

Braud, Ph. (1982). La Science politique. Paris: PUF, Que sais-je?        [ Links ]

Bréchon, P. (Dir.) (2011). Enquêtes qualitatives, enquêtes quantitatives. PUG, coll. Politique en plus.         [ Links ]

Bryman, A. ''The debate about quantitative and qualitative research'', en: Bryman, A. – (2008). Social Research Methods, 3rd Edition, Oxford University Press.         [ Links ]

Bryman, A. – Burges. (1999). Qualitative research.London: Sage.         [ Links ]

Burnham, P. – Gilland, K. – Grant, W. – Layton-Henry, Z. (2008). Research Methods in Politics. 2nd edition, Palgrave Macmillan.         [ Links ]

Champagne, P. (mars 1988). ''Le cerclepolitique, usagessociaux des sondages et nouvelespacepolitique'', en: Actes de la recherche en sciences sociales, No. 71-73, pp. 71-98.         [ Links ]

Della Porta, D. – Keating, M. (2008). Approaches and methodologies in the Social Sciences: a pluralist perspective. Cambridge University Press.         [ Links ]

Déloye, Y. – Voutat, B. (dir.). (2002). Faire de la science politique. Pour uneanalyse socio-historique du politique. Paris: Belin.         [ Links ]

Diamond I. – Jefferies, J. (2001). Beginning Statistics: An Introduction for Social Scientists. London: Sage.         [ Links ]

Djurkovic, H. – Harris, L. – Hickson, K. – McDonagh, S. Study Politics. A short guide to studying politics at university in the UK. Political Studies Association of the UK.         [ Links ]

Dorling, D. – Simpson, S. (1999). Statistics in society: the arithmetic of politics. London; New York: Arnold – New York : Oxford University Press.         [ Links ]

Easton, D. (1991). ''Political Science in the United States: past and present'', en: The Development of Political Science.Londres, Inglaterra: Routledge.         [ Links ]

Elliott, J. (2005). Using Narrative InSocial Research: Qualitative and Quantitative Approaches. London: Sage.         [ Links ]

Field, A. (2009). Discovering Statistics Using SPSS (3rd edition). London: Sage.         [ Links ]

Fielding, J. – Gilbert, N. (2006).Understanding social statistics. London: Sage.         [ Links ]

Frognier, A-P. (2002). ''Une vue européenne sur la science politique française'', en: Revue française de science politique, 52e année, Nos. 5-6, pp. 641-648.         [ Links ]

Gerring, J. (2007). Case Study Research. Principles and Practices. New York: Cambridge University Press.         [ Links ]

Hammersley, M. ''Deconstructing the qualitative-quantitative divide'', en: Bryman, A. (2008). Social Research Methods, 3rd Edition, Oxford University Press.         [ Links ]

Harto de Vera, F. (2005). Ciencia Política y Teoría Política Contemporánea: una relación problemática (Primera Edición.). Madrid: Trotta.         [ Links ]

Harrison, L. (2001), Political research: an introduction. London: Routledge.         [ Links ]

Henwood, K. – Lang, I. (2005). ''Qualitative Social Science in the UK: A Reflexive Commentary on the ''State of the Art'''', en: Forum Qualitative Sozialforschung Forum: Qualitative Social Research, 6(3), Art. 48. Tomado de: http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0503486.         [ Links ]

Kaufmann, J.-C. (1996). L'entretien compréhensif. Paris: Nathan.         [ Links ]

King, G. – Keohane, R.O. –Verba, S. (1994). Designing Social Inquiry: scientific inference in qualitative research. Princeton University Press.         [ Links ]

Knoblauch, H. – Flick, U. – Maeder, C. (2005). ''Qualitative Methods in Europe: The Variety of Social Research'', en: Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, Vol. 6, No. 3, Art. 34. Tomado de: http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0503342.         [ Links ]

Marsh, D. – Stoker, S. (1997). Teoría y métodos de la ciencia política. Madrid: Alianza Editorial.         [ Links ]

Mason, J. (2006). Qualitative Researching. (2nd ed.). London: Sage.         [ Links ]

May, T., (2001). Social Research. Issues, methods and process. Buckingham: Open University Press.         [ Links ]

Ministerio de Educación Nacional. (2007). Resolución 466 de 2007.         [ Links ]

Pennings, P. –Keman, H. – Kleinnijenhuis, J. (1999). Doing Research in Political Science: An Introduction to Comparative Methods and Statistics. London: Sage.         [ Links ]

Pudal, B. (1994). ''Science Politique: des objets canoniques revisités'', en: Sociétés Contemporaines No. 20 (pp. 5-10).         [ Links ]

Quivy, R. – Van Campenhoudt, L. (2001). Manualde Investigación en Ciencias Sociales. Mexico D.F.: Limusa.         [ Links ]

Shapiro, I. – Smith, R. – Masoud, T. (eds.) (2004). Problems and Methods in the study of Politics. Cambridge University Press.         [ Links ]

Vromen, A. (2010). ''Debating Methods: Rediscovering Qualitative Aproaches'', en: Theory and Methods in Political Science (pp. 249–267). Nueva York: Palgrave Macmillan.         [ Links ]