SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número21A Regional General Equilibrium Model for AntioquiaAnalysis of public enterprise development policies and innovation from the perspective of the new public management and governance: Barcelona active case - business incubator índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Perfil de Coyuntura Económica

versão On-line ISSN 1657-4214

Perf. de Coyunt. Econ.  no.21 Medellín jun. 2013

 

ARTÍCULOS

 

Mercado Laboral en las Subregiones del Departamento de Antioquia: Diagnóstico y Recomendaciones de Política para el Oriente y el Urabá*

 

Labor Market in the subregions of the Department of Antioquia: Diagnosis and Policy Recommendations for the East and Urabá

 

 

Mauricio López González*; Ramón Javier Mesa Callejas***; Elkin Darío Tabares Orozco****

 

**Profesor, Departamento de Economía Universidad de Antioquia. Investigador del Grupo de Macroeconomía aplicada y miembro del ORMET Antioquia. Dirección electrónica: malopez@economicas.udea.edu.co

***Profesor, Departamento de Economía Universidad de Antioquia. Docente de Cátedra, Escuela de Economía Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín. Dirección electrónica: rjmesa@economicas.udea.edu.co

****Economista, miembro de la RED ORMET Antioquia. Dirección electrónica: neenlo@gmail.com

 

-Introducción. - A. El oriente y el Urabá Antioqueños: Una breve reseña - B. Contexto Teórico y Metodológico - C. Comportamiento de la fuerza laboral en la Subregión del Altiplano del Oriente Antioqueño y en el Urabá - D. Educación Superior : Aproximaciones a partir de la percepción de los jóvenes de la región.- E. Conclusiones y Recomendaciones - Referencias Bibliográficas

 

Primera versión recibida el 19 febrero de 2013; versión final recibida el 24 de mayo de 2013

 


RESUMEN

Este artículo tiene como objetivo principal realizar un análisis comparativo del mercado laboral entre las subregiones del Oriente y del Urabá antioqueño. Para cumplir con dicho objetivo y dado que no existe información para el ámbito local, el Grupo de Macroeconomía Aplicada, de la Universidad de Antioquia se ha puesto en la tarea de recoger la información para dos subregiones del departamento: Oriente y Urabá. Esto ha sido posible gracias al apoyo de la Mesa de Educación del Oriente y a la RED ORMET. Los resultados indican que el desempleo en ambas subregiones es más alto que el promedio nacional y de Medellín, los jóvenes y las mujeres son dos grupos altamente vulnerables y se presenta en ambos casos desempleo estructural, siendo mucho mayor en el Urabá. A modo de recomendaciones se sugiere trabajar en programas de educación superior más pertinentes y de mayor calidad, en conectar las necesidades de oferentes y demandantes y trabajar en la consolidación de nuevas cadenas productivas.

Palabras clave: Empleo, desarrollo local, educación.


Abtract

The main objective of this paper is to perform a comparative analysis of the labor market between subregions of East and Urabá in Antioquia. To achieve this objective, and taking into account that there is not information for the local scope, the Applied Macroeconomic Group of Antioquia's University has collected information for two subregions of the department: East and Urabá. Results shows that unemployment in both subregions is higher than the national mean and that unemployment rate for Medellín, young and women are two highly vulnerable groups and in both cases there is structural unemployment, being much higher the case of Urabá. As recommendations authors suggest to work in programs of higher education more relevant and with higher quality, work to connect needs of suppliers and applicants and work in the consolidation of new productive chains

Keywords: Employment, local development, education.


RÉSUMÉ

L'objectif principal de cet article est de procéder à une analyse comparative du marché du travail entre les sous-régions de l'Est et de l'Uraba en Antioquia. Pour ce faire, et étant donné qu'il n'existe pas d'information au niveau local, le Groupe de Macroéconomie Appliquée de l'Université d' Antioquia s'est chargé de collecter les informations pour deux sous-régions du département: l'Est et Urabá. Les résultats indiquent que le chômage dans les deux régions est plus élevé que la moyenne nationale et qu'à Medellín, les jeunes et les femmes étant deux groupes très vulnérables. Par ailleurs, dans les deux cas le chômage structurel est présent, celui-ci étant beaucoup plus important en Urabá. En guise de recommandations, il est suggéré de travailler sur des programmes d'enseignement supérieur plus pertinents et de meilleure qualité, de connecter les besoins des offreurs et demandeurs ainsi que de travailler sur la consolidation de nouvelles chaînes de production

Mots-clés: Emploi, développement local, éducation

Clasificación JEL: J01, I21, R50,


 

 

Introducción

La Universidad de Antioquia, a través del Grupo de Macroeconomía Aplicada, conjuntamente con el SENA y la Cámara de Comercio del Oriente; y en general con el apoyo de la Mesa de Educación Superior del Oriente Antioqueño y con el respaldo de la RED ORMET (Red de Observatorios del Mercado de Trabajo), viene instrumentando el Observatorio del Mercado Laboral del Oriente y el Urabá Antioqueño. Este esfuerzo, que nació en el Municipio de Rionegro en el año 2006, ha logrado consolidarse en las dos subregiones, al punto que al día de hoy el Observatorio también realiza un análisis del lado de la demanda en el Valle de San Nicolás, Oriente de Antioquia.

Este artículo presenta los principales resultados del estudio del lado de la oferta en ambas subregiones, el cual logra compilar información básica del perfil de las personas ocupadas y desempleadas; al tiempo que se ha logrado recoger información sobre las preferencias de los jóvenes de las regiones, por algunos programas educativos. Así, esperamos que la información que aquí se presenta, sea de especial interés para los administradores públicos de los municipios de la región y otros del departamento de Antioquia, para los empresarios y empleadores y para el sector educativo.

Las subregiones elegidas en este estudio, responden a su grado de desarrollo y calidad. De vida. Al hablar de desarrollo económico en Antioquia, el Urabá se ha convertido en el centro de las miradas. La actual administración departamental así lo ha comprendido y en consecuencia ha diseñado toda una estrategia para la atención integral de esta subregión del departamento. Dicha intervención comprende tanto aspectos de índole social como económico y tiene como objeto mejorar la calidad de vida de sus habitantes para el 2014

En efecto, cuando se comparan las diferentes subregiones del departamento de Antioquia, las diferencias en materia de calidad de vida son notables. La subregión del Valle de Aburrá, que concentra el mayor número de personas y de producción, es a su vez la subregión con mejor nivel de vida, lo cual podría estar asociado al nivel de ingreso, prestación de servicios públicos, acceso a la información y oportunidades de empleo, entre otras; en tanto que el Urabá presenta los niveles más bajos.

 

El estudio se ha estructurado en cinco apartados, adicionales a esta introducción. El primero de ellos presenta una descripción general de los municipios que integran las dos zonas de estudio, la región del altiplano en el Oriente y el denominado corredor urbano en el Urabá. El segundo apartado describe los principales elementos con ceptuales y metodológicos en los cuales se enmarca la investigación. La tercera sección da cuenta de las principales características de la población que integra el mercado laboral en las regiones, tanto para quienes tienen un empleo como para aquellos que se encuentran en su búsqueda. El cuarto apartado presenta un análisis de los principales hallazgos en materia de educación, acorde con las preguntas realizadas en las encuestas y, finalmente, se presentan algunas conclusiones y recomendaciones de política.

 

A. El oriente y el Urabá Antioqueños: Una breve reseña1

El departamento de Antioquia cuenta en su división política y económica con nueve regiones, las cuales poseen una estructura productiva propia y diversas actividades económicas que convergen entre sí para favorecer el desarrollo de los mercados locales y del mercado nacional, incluso algunas de ellas aportan productos que sirven para abastecer el mercado mundial. Cada región produce un producto característico como plátano, flores, café, frutas, leche, haba, caña de azúcar, carne, madera entre otros, además, en todos estos puede encontrarse gran variedad de artesanías locales.

La región del Oriente, gracias a su condición hídrica, se caracteriza por su industria energética, no obstante se desarrollan en la subregión otras actividades importantes como la agroindustria, el cultivo de flores, la industria textil y el turismo. Su contribución a la producción departamental es superior al 7% y recoge más del 11% de la población antioqueña (cerca de 530.000 habitantes), convirtiéndose en la región más importante, antecedida por el Valle de Aburra.

El Oriente Antioqueño se divide en cuatro subregiones: Altiplano, Embalses, Bosques y Páramos; y cuenta con 23 municipios: Abejorral, Alejandría, Argelia, Carmen de Viboral, Cocorná, Concepción, El Peñol, El Retiro, El Santuario, Granada, Guarne, Guatapé, La Ceja, La Unión, Marinilla, Nariño, Rionegro, San Carlos, San Francisco, San Luis, San Rafael, San Vicente, y Sonsón.

Interesa a este estudio la subregión del Altiplano, que está conformada por los municipios de Rionegro, Marinilla, El Carmen de Viboral, El Retiro, El Santuario, Guarne, La Ceja, La Unión y San Vicente. Esta zona es el yacimiento de la mayor parte de los ríos que abastecen los embalses para la generación energética, además cuenta con aeropuerto internacional, zona franca y presenta la más alta tasa de densidad vial de Antioquia (362,6 m/Km2), con una proporción de vías pavimentadas equivalentes al 17,12% frente al 16,8 del departamento.

En los últimos años el Altiplano como subregión del Oriente Antioqueño, ha sufrido grandes transformaciones producto de una mayor industrialización, urbanización, instalación de fincas destinadas al recreo, ubicación de centros comerciales y centros de comercio en áreas que antes fueron de producción campesina; lo cual presupone una mayor absorción de mano de obra y una transformación del mercado laboral. Los municipios que componen esta subregión, en especial los que se encuentran cercanos al área metropolitana del Valle de Aburra, presentan un mejor desarrollo económico y social

El Urabá Antioqueño: Una breve descripción2

El Urabá Antioqueño es una de las regiones más extensas del departamento, cuenta con 11.664 km cuadrados de gran biodiversidad natural. Se destaca por ser una región costera que limita tanto con el Océano Atlántico como con el Océano Pacifico lo cual hace viable su interconexión y la posibilidad de una gran integración económica a través de las autopistas de la montaña, autopista de las Américas, vía panamericana y el sistema portuario.

Urabá hace parte de la Región del Darién, que está integrado por las provincias panameñas de San Blas y del Darién y de las regiones conocidas como el Urabá Chocoano, el Urabá Antioqueño y el Urabá Cordobés. Se destaca continentalmente por ser nodo conector del corredor ambiental de las Américas; ser geocentro del continente americano; poseer la única cordillera intertropical del mundo, contar con aguas marítimas considerables en el litoral Caribe; estar localizada en la zona tropical, de gran biodiversidad y potencial productivo; y formar parte de dos sistemas ambientales de importancia mundial: La Gran Cuenca Solar del Caribe (altos niveles de fotosíntesis) y el Chocó Biogeográfico3.

Todos estos elementos, favorecen la riqueza, biodiversidad y pluriculturalidad de esta región y la convierten en un potencial hídrico, forestal, de expansión de los mercados, además en un potencial cultural. Pese a lo anterior las estadísticas señalan a la población de Urabá como una de las de menor calidad de vida, con un índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) superior al 50%, siendo el segundo más alto entre las regiones de Antioquia, después de Bajo Cauca4. Adicional a esto, la región se enfrenta constantemente a problemas de violencia y desplazamiento, factores negativos que dificultan su desarrollo.

Los sectores económicos característicos de esta subregión son el turismo, la ganadería, la explotación de bosques, la agroindustria (plátano y llantén) y la pesca. La producción de plátano y llantén está dirigida principalmente a los mercados internacionales. Su contribución a la producción departamental es superior al 7% y allí se concentra más del 8,8% de la población antioqueña.

Geográfica y políticamente la región está dividida en tres subregiones: i) El Norte, con los municipios de San Juan de Urabá, Arboletes, Necoclí y San Pedro de Urabá; ii) El Centro, que incluye a Turbo, Apartadó, Carepa, Chigorodó y Mutatá, y iii) El Atrato Medio, con los municipios de Murindó, y Vigía del Fuerte.

B. Contexto Teórico y Metodológico5

1. Marco Teórico

Un estudio del mercado laboral, presupone el análisis de la fuerza de trabajo de una población, empleados, desempleados e inactivos, y un conjunto de indicadores que cuentan o describen las proporciones, tasas y distribución de dicha fuerza laboral. Entre los más importantes se encuentran: población total (PT), constituida por la población civil no institucional residente en hogares particulares; población en edad de trabajar (PET), conformada por personas de 12 años y más en la zona urbana y de diez años en adelante en la zona rural. La PET se divide a su vez en población económicamente activa (PEA) -personas que trabajan o buscan empleo-, y población económicamente inactiva (PEI) -personas que en la semana de referencia 6 no han realizado ninguna actividad porque no han podido o no están interesadas.

A su vez, la PEA se divide en: ocupados (O) -personas que en el período de referencia trabajaron por lo menos una hora remunerada, quienes aunque no trabajaron en la semana de referencia tenían un trabajo, y trabajadores familiares sin remuneración-; y desocupados (D) -individuos que en la semana de referencia se encontraban en desempleo abierto (sin empleo en la semana de referencia, hicieron diligencias en el último mes, que manifiestan estar disponibles)-, o en desempleo oculto (sin empleo en la semana de referencia, no hicieron diligencias en el último mes, pero sí en los últimos doce meses y tienen una razón válida7 de desaliento y se encuentran disponibles).8

Otros indicadores están relacionados con las condiciones de empleo de la población; aquí entran las clasificaciones de subempleo y empleo inadecuado. El primero se caracteriza por insuficiencia de horas (personas con jornadas inferiores a 48 horas semanales que desearían trabajar más); el segundo por condiciones inadecuadas (por competencias, por ingresos) y ocupados temporales, personas que ejercen un trabajo de forma esporádica o no continua, trabajando sólo por épocas, o con contratos de trabajo hasta por un año.

En este orden de ideas, para analizar el mercado laboral de una población se consideran las siguientes relaciones:

El porcentaje de PET: es la relación porcentual entre el número de personas que están en edad de trabajar con respecto a la población total. Esta es la base para la construcción de otros importantes indicadores y determina la fuerza laboral de una población.

La tasa global de participación (TGP): relaciona porcentualmente la PEA con la PET e indica la presión de la población sobre el mercado laboral, es decir, da cuenta de la oferta laboral existente en un país o región determinada y permite conocer la disposición de las personas para trabajar distinguiendo por sexo, nivel educativo, edad, entre otros.

• La tasa de desempleo (TD): es la relación porcentual entre las personas que buscan trabajo y la PEA.

• La tasa de ocupación (TO): relación porcentual entre las personas que están ocupadas en la PET.

• La tasa de subempleo: indica el cociente entre las personas subempleadas y la PEA.

Los tres últimos indicadores son de gran importancia para analizar las condiciones de pobreza y desarrollo económico de una región, aún más cuando su estudio incluye el cruce con otras variables, como: salarios, sexo, nivel educativo, edad, entre otras.

De otro lado, el crecimiento económico del país en los últimos años, ha estado impulsado de manera importante por la dinámica expansiva de sus principales variables macroeconómicas, como la inversión y el consumo. Este crecimiento ha dado un estatus importante al país mejorando sus calificaciones de riesgo, atrayendo una gran cantidad de capitales extranjeros e impulsando los créditos y la creación de nuevas empresas, lo cual se ha visto traducido en una reducción de los índices de pobreza y la tasa de desempleo.

Así, en Colombia, la generación neta de puestos de trabajo ha sido tradicionalmente una variable procíclica, esto es, en periodos de expansión o crecimiento económico acelerado, el empleo aumenta, lo contrario ocurre en periodos de recesión o crisis. Los estudios de la Oficina Internacional del Trabajo (1999) y López (2000), hablan de una elasticidad empleo-producto aproximada a 0,8%, indicando que frente a un crecimiento del 5% en la economía, el empleo debería crecer al 4%.

No obstante, la falta de un sector industrial fortalecido y un mayor nivel de inversión en aspectos fundamentales como lo son Investigación y Desarrollo, evidencian que el país y sus regiones no absorben de manera eficiente la oferta de mano de obra calificada, generando tasas de desempleo altas y aumentos en la informalidad.

Las cifras sobre la evolución de indicadores sobre el mercado laboral en los diferentes departamentos y ciudades capitales son recogidas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en la denominada Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH). Esta encuesta -resultado de la integración, en 2006, de las encuestas Continua de Hogares, Ingresos y Gastos y Calidad de Vida- busca recolectar información sobre las condiciones de empleo de las personas, en relación con el lugar donde laboran, la actividad económica, el nivel de ingresos que perciben, su afiliación a los diferentes regímenes de pensión y salud, entre otras; además de analizar otras variables agregadas sobre las características de la población, como el sexo, el nivel educativo y la edad. La información es clasificada por zonas rurales y urbanas, departamentos, ciudades capitales y el país en general.

2. Metodología utilizada

Para la realización de este estudio se utilizó como referente el trabajo realizado por Mesa et al.(2008), en el que se propone una encuesta con cinco apartados básicos, distribuidos de la siguiente forma: i) aspectos generales, los cuales comprenden algunas características de la vivienda como ubicación y estrato socio-económico; ii) personas ocupadas (corresponde al módulo A y se refiere a las personas que trabajan actualmente); iii) personas desocupadas (corresponde al módulo B y se refiere a las personas que no trabajan, pero que se encuentran buscando trabajo); iv) población inactiva (módulo C, son aquellas personas que no trabajan y no están buscando trabajo), y v) módulo temático.

En este último modulo, se buscó evaluar la percepción de los jóvenes en materia de educación, sus posibilidades, preferencias educativas y cómo aprecian la calidad de la educación en su municipio. A su vez, se realizan preguntas que permitieran establecer un pequeño diagnóstico sobre las condiciones de ofertas educativas para el trabajo y la absorción de la demanda.

La encuesta para la subregión del Oriente fue realizada el mes de octubre de 2012, mientras que para la subregión del Urabá se realizó en febrero de 2013, en ambos casos entre las personas mayores de doce años que residían las zonas urbanas y para las mayores de diez años residentes de las zonas rurales. Por último, se estableció como objeto territorial del estudio, los nueve municipios de la subregión del Altiplano del Oriente Antioqueño, mencionados anteriormente, de igual forma para la subregión del Urabá se realizaron las encuestas en los municipios de Apartadó, Carepa, Chigorodó Necoclí y Turbo.

El diseño de la encuesta y la toma de la muestra se basaron en la Gran Encuesta Integrada de Hogares -GEIH- realizada mensualmente por el DANE y las proyecciones de población que se tienen después del censo de 2005. Con el fin de que la muestra fuera representativa, se tomaron los datos de población de la Encuesta del Sisbén -que tiene una cobertura del 83%-, de estos se seleccionó la población mayor de catorce años9 y posteriormente se realizó un muestreo estratificado con el método de afijación proporcional, debido a que la población es una variable dicotómica. Así, el tamaño de la muestra se calculó como:

Siendo

N:tamaño de la población (mayores de 12 años)

z:es una constante que depende del nivel de confianza que asignemos. El nivel de confianza indica la probabilidad de que los resultados de nuestra investigación sean ciertos: un 95,5 % de confianza es lo mismo que decir que nos podemos equivocar con una probabilidad del 4,5%.

p:es la proporción de individuos que poseen en la población la característica de estudio. Este dato es generalmente desconocido y se suele suponer que p=q=0.5 que es la opción más segura.

q:es la proporción de individuos que no poseen esa característica, es decir, es 1-p.

e:es el error muestral deseado. El error muestral es la diferencia que puede haber entre el resultado que obtenemos preguntando a una muestra de la población y el que obtendríamos si preguntáramos al total de ella.

n:es el tamaño de la muestra (número de encuestas que vamos a hacer).

Donde los niveles de confianza fueron establecidos en alrededor de un 98%, con un error máximo permitido del 2,3% y un tamaño poblacional de 60.187 personas mayores de doce años. De manera agregada, se obtuvo que el tamaño óptimo de la muestra fueran 3.860 encuestas, de las cuales el 62% se realizaron en zona urbana y el porcentaje restante en la zona rural. Tal y como fue analizado en Mesa et al. (2008), se observa que el número de encuestas aplicadas es significativo en relación con la población encuestada por medio de otros instrumentos oficiales, en especial la GEIH, lo cual brinda un marco confiable para definir las características y el perfil del mercado laboral de la subregión del Altiplano del Oriente Antioqueño, en los ámbitos urbano y rural.

La muestra ejecutada en este trabajo fue 3.860 encuestas para la subregión de oriente, mientras que para la subregión del Urabá se realizaron 1765, esto se traduce en un importante elemento de confiabilidad de la información, ya que comparada con el número de encuestas utilizadas por el DANE en la GEIH, ésta es muy significativa. La distribución de la muestra por municipios se observa en la Tabla 2.

 

El instrumento empleado en la investigación tiene como soporte la GEIH, aunque también guarda diferencias sustanciales con dicha encuesta. Estas divergencias se encuentran, básicamente, en la concepción misma de ambos instrumentos, en el caso de la GEIH se privilegia la situación de los ocupados, de modo tal que en principio las preguntas buscan identificar a las personas que han desarrollado algún tipo de actividad laboral10. Así, al final del cuestionario se han identificado las personas que no trabajan, para quienes también se tienen algunas preguntas, con lo cual finalmente podrán ser clasificados como desempleados.

El instrumento diseñado y aplicado en esta investigación privilegia la percepción del encuestado en relación a su estado laboral. Dicho de otra forma, antes de aplicar una batería de preguntas que definan el estado laboral de un individuo, como lo hace la GEIH, en esta encuesta se pregunta directa y abiertamente si la persona se encuentra trabajando o si por el contrario está buscando un empleo. Para cada una de ambas situaciones se aplican un conjunto de preguntas que contribuyen a definir y ajustar dicho estado. Lo anterior podría sesgar los resultados de este trabajo hacia tasas de desempleo más altas, una vez que serán catalogados como desempleados personas que estén buscando empleo y que se encuentren estudiando o que estén en el denominado ''rebusque''.

 

C. Comportamiento de la fuerza laboral en la Subregión del Altiplano del Oriente Antioqueño y en el Urabá

Gracias a la aplicación de la encuesta en nueve municipios del Altiplano del Oriente Antioqueño y cinco municipios del Urabá, es posible establecer un perfil de la situación del mercado laboral en dichas regiones, a través de la lectura de indicadores como la tasa global de participación, la tasa de desempleo, la tasa de ocupación, entre otros. Adicional a lo anterior, se realiza una descripción detallada del comportamiento de los indicadores de acuerdo con criterios específicos la edad, el nivel educativo y en algunos casos nivel de ingresos.

La Tabla 3 resume los principales indicadores del Mercado Laboral. Respecto a la Tasa de Desempleo (TD) la subregión del Oriente reporta un nivel de 12,87%, lo cual se explica en cierto grado dado el alto grado de la tasa global de participación, recuérdese que este indicador mide la presión sobre el mercado de trabajo, ante lo cual podría decirse que en la región existe un amplio grupo poblacional participando en actividades laborales, bien sea porque tienen un empleo o porque se encuentran en su búsqueda. Si lo comparamos con la subregión del Urabá apreciamos que esta última presenta una tasa del 27, 63%, siendo un grave problema para el desarrollo de la zona y un punto a tener en cuenta en los planes de desarrollo. Adicionalmente, para caso de las zonas rurales en Urabá es aún más grave, pues la tasa de ocupación es mucho más baja que en las zonas urbanas, con lo cual el desempleo es más elevado. Vale la pena destacar el hecho de que estas tasas de ocupación son mucho más bajas que el promedio nacional para zonas urbanas y rurales, el cual se ubica en niveles del orden del 57,5% y 54,8%; respectivamente, para el trimestre móvil dic-feb; de acuerdo con la GEIH del mes de febrero de 2013.

 

A continuación un análisis detallado de cada indicador.

1. Tasa Global de Participación (TGP)

Los resultados indican que en el mes de octubre de 2012, la Tasa Global de Participación (TGP) para el total de los municipios analizados en la subregión oriente, fue 65,85%; en la zona urbana esta tasa representó un 66,69% y en la zona rural fue inferior, 64,49% Este nivel de la Tasa Global de Participación es muy similar al presentado en el mismo mes (octubre) por el promedio nacional, el cual fue de 65.76% 11. Dicho nivel nacional, representó el valor más alto en el año 2013 y lo corrido del año 2013, lo cual se explica en cierto grado, por la desaceleración que sufrió la producción nacional en el último trimestre del año. Para el caso del Urabá, En el mes de febrero de 2013, los resultados indican que la tasa global de participación (TGP) en los municipios analizados fue de 57,62%, en la zona urbana fue del 58,68% y la zona rural 52,53% Este nivel de la tasa global de participación está por debajo del promedio nacional que se ubicó en 64%12 para el mes de febrero de 2013. En esencia, lo que ocurre es que respecto al promedio nacional, en el Urabá Antioqueño hay más personas en edad de trabajar que no hacen parte de la Población Económicamente Activa (PEA).

Por género, se tiene que en el Oriente, la TGP es mayor en los hombres, como era de esperar, 87,11%, en tanto que en las mujeres fue del 60.10%. Igual resultado se registra en el Urabá; mayor participación de los hombres (76.32%) en el mercado laboral y las mujeres registran una participación del 51.08%.

 

2. Características principales de la población ocupada

a. Población ocupada por sexo.

En octubre de 2012 se encontró que del total de la población ocupada, 61,42% eran hombres, mientras que el 38,58% restante eran mujeres (Gráfico 2). Desagregado por municipios (Gráfico 3) se observó que el municipio con mayor ocupación masculina fue la Unión, (71,67%), seguido por San Vicente (66,50%) y Santuario (62,18%); los demás municipios presentaron una composición muy pareja de hombres y mujeres ocupados, destacándose de la población ocupada, el sexo masculino (superior al 50% en todos los casos).

 

 

Esta relación conserva la misma tendencia nacional. En efecto, cuando se analiza la GEIH por sexo, los porcentajes que se observan siguen esta misma línea de un mayor porcentaje de hombres ocupados, en relación con las mujeres13

Para el Urabá,En febrero de 2013 se encontró que del total de la población ocupada,51,10% eran hombres,mientras que el 49,90% restantes eran mujeres (Gráfico 2). Esta es una relación bastante pareja, lo cual no es necsariamente lo más usual a nivel nacional. En efecto, de acuerdo con la gran encuesta integrada de hogares por sexo, correspondiente al mes de febrero, para el triestre móvil, diciembre (2012-)-febrero (2013); para el agregado nacional, los hombres representan el 59% de los ocupados, en tanto que las mujeres tenÍan el 41% restante

La ampila población femenina podría verse como algo positivo, aunque esta premisa resulta un poco apresurada, pues como vemos más adelante, es importante considerar los aspectos relacionados con el desempleo y las condiciones de trabajo de cada uno de los grupos. Lo que sÍ puede afirmarse es que la participación femenina en el mercado laboral encuentra una positiva respuesta de los empleadores.

En general, estos resultados también siguen los promedios departamental(Antioquia) y del área metropolitana de MedellÍn: estas diferencias no pueden ser entendidas como discriminación, el echo de que exista un mayor porcentaje de hombres ocupados, en relación conn las mujeres, responde también al hecho de que la participación de los hombres en el mercadod de trabajo es mayor a la que representan las mujeres, situación que también se evidencia a nivel nacional. Más adelante presentaremos un corto análisis de los ingresos percibidos tanto por mujeres como por hombres, lo cual nos ayuda a entender la situación de las primeras en el mercado de trabajo.

b. Población ocupada por edad

El análisis de la población ocupada según los rangos de edad mostró una clara concentración de adultos ocupados tanto a nivel municipal como de forma agregada; así, 73,55% del total de ocupados fueron adultos, 15,33% eran jóvenes, y 11,12% adultos mayores (Gráfico 4). Recordemos también que la participación de estos grupos poblacionales en el mercado de trabajo presentó el mismo comportamiento, es decir, los adultos participan en mayor medida en el mercado laboral, seguidos por los jóvenes y los adultos mayores. De allí que, como podría esperarse, los mayores niveles de ocupación en términos absolutos también se concentran en las personas adultas. Para el caso del Urabá, la tendencia es diferente, ya que allí se presenta una mayor ocupación de los adultos (52,5%), seguido por los adultos mayores (43,6%) y finalmente los jóvenes con solo una ocupación de 11,1%. Dichas estimaciones ponen en manifiesto las faltas de oportunidades de la población juvenil a la hora de obtener un puesto de trabajo.

 

El análisis por municipio para el Oriente(Gráfico 5), hace evidente la concentración de adultos al interior de la población ocupada, esto es, en los nueve municipios de estudio la población ocupada son principalmente adultos (70,71% en el Carmen de Viboral; 70,43% en Guarne; 71,01% en la Ceja; 77,33% en La Unión; 75,17% en Marinilla; 67,97% en El Retiro; 76,16% en Rionegro; 77,34% en San Vicente; y 72,02% en El Santuario) seguido de los jóvenes y por último en una menor proporción los adultos mayores.

 

c. Población ocupada por nivel educativo

De forma global, se halló que el 44,62% de la población ocupada de la subregión del Altiplano de oriente Antioqueño había cursado secundaria y el 28,92% básica primaria; 8,80% realizaron sus estudios universitarios; 8,56% una media técnica; 5,44%; una tecnología; y tan solo 1,30% realizaron estudios de posgrados. (Gráfico 6)

 

Para el Urabá, se halló que un porcentaje alto de la población ocupada del Urabá Antioqueño (42,03%) había realizado estudios de secundaria completa. Luego, 22,3% tenían como nivel de estudio la primaria; 11,8% estudios técnicos y tecnológicos; y así para los demás niveles de formación (Gráfico 7). Dicho de otra forma, los niveles de educación de la población ocupada son bajos.

Si bien se destaca que los mayores porcentajes de ocupados poseen bajos niveles de educación, también es cierto que los ocupados con formación técnica, tecnológica y profesional; no son nada despreciables 14. Lo anterior gracias a la presencia de entidades educativas como el SENA y la Universidad de Antioqia. Esto nos lleva a pensar que con los niveles de estudio de estas personas, se podrían impulsar el desarrollo de la región, siempre y cuando pueda ser absorbida esta mano de obra y todo su potencial productivo.

d. Población ocupada por nivel de ingresos

Como se observa en el Gráfico 8, la mayor parte de la población ocupada de la Subregión del Altiplano del Oriente Antioqueño (54,12%) devengaba en octubre de 2012, ingresos entre $566.700 y $1.133.400, es decir entre uno y dos salarios mínimos legales vigentes (SMLV) en ese año. No obstante, una proporción importante de esta población (35,78%) devengaba menos de un salario mínimo y una parte muy reducida ganaba más de dos salarios mínimos (5,92% entre dos y tres SMLV; 2,47% entre tres y cuatro SMLV; y 1,70% más de cuatro SMLV) (Gráfico 8).

 

Para el caso del Urabá, el Gráfico 9 señala que 48,35% de la población ocupada del Urabá Antioqueño devengaba, en febrero de 2013, ingresos menores a $588.500, es decir menos de un salario mínimo legal vigente (SMLV); 42,99% devengaban ingresos entre $588.500 y $1.179.000, es decir entre uno y dos SMLV; y tan solo cerca del 9% ganaban más de dos SMLV (Gráfico 9). Estos resultados pueden correlacionarse con los niveles de formación. Ciertamente, dado que los niveles de formación son bajos, es de esperar que los salarios también lo sean, no obstante parece ser que el nivel de los salarios es demasiado bajo, aun con bajos niveles educativos, pues como se puede ver más del 90% de los ocupados reciben por salario menos de dos salarios mínimos legales vigentes. En general, esta hipótesis se sustenta en el hecho de que la mayor educación debería traducirse o generar mayores niveles de ingreso, lo cual no está ocurriendo en la región y podría estar reflejando un problema estructural, una vez que un gran número de técnicos, tecnólogos y profesionales se encuentran ocupados en actividades informales.

 

Los Gráficos 10 y 11 evidencia que las mujeres son las más perjudicadas. Ciertamente, sólo para los salarios inferiores a un SMLV las mujeres están por encima de los hombres, a partir de allí, es decir, en la medida en que el ingreso aumenta, siempre son más los hombres que las mujeres. Dicho de otra forma, los hombres ganan más que las mujeres. Al realizar este mismo ejercicio en la rama de actividad correspondiente a los empleados o trabajadores particulares, se encuentra que las mujeres están por debajo de los hombres en todos los rangos salariales, con el agravante de que en la medida en que el ingreso aumenta, la diferencia entre unos y otros, también lo hace.

 

 

e. Población ocupada por sector económico

La tabla 4 muestra que en el Altiplano del Oriente Antioqueño, el sector que absorbió un mayor número de ocupados fue el sector de servicios (26,17%); seguido del sector de la agricultura (15,21%) y del sector de Comercio, restaurantes y hoteles (15,13%). La industria a su vez, mostró ser importante, representado un 14,32% al igual que el sector de la construcción y el sector floricultor que emplearon el 7,59% y el 5,88% de los ocupados, respectivamente. En su orden se encuentran otros sectores (6,82%); el sector pecuario (3,61%); el sector financiero (1,74%); el sector educativo (1,58%); el sector de la salud (0,77%); la silvicultura (0,41%); la minería (0,37%) y el turismo (0,20%).

 

La información anterior coincide con la encontrada por Mesa et al. (2008), donde los sectores más importantes en cuanto a la ocupación de la población en el municipio de Rionegro eran, en noviembre de 2008, servicios (55,62%); comercio, restaurantes y hoteles (12,52%); la industria (12,34%), y el sector primario (11,23%). Destacando que para este estudio la agricultura se ubica por encima del sector industrial y la importancia del sector primario en general que, como se observa en la tabla 4, exhibe cifras no despreciables del porcentaje de personas que absorbe.

En cuanto a los sectores económicos del Urabá, los resultados arrojados permiten cierto grado de aproximación al perfil productivo de la región. Si bien estos municipios conforman el denominado corredor urbano, también es cierto que en ellos se concentra la mayor producción de plátano y banano de la región. En tal sentido, esperábamos obtener resultados consistentes con esta lógica o dinámica económica. Pues bien, los resultados dan cuenta de una participación importante del sector agrícola, pero a su vez también reflejan la importancia de actividades comerciales y de servicios

Un resultado llamativo es el referente al encontrado en el sector de pesca, pues 0.1% de la población ocupada labora en dicha actividad. Este resultado resulta ser muy particular puesto que dos de los municipios considerados poseen costa sobre el océano, Turbo y Necoclí, con lo cual no resultaba descabellado pensar en encontrar un mayor porcentaje de pescadores. En tal sentido, el hecho de que esta actividad, tradicional en la región, se encuentre tan disminuida, da cuenta de la precaria situación de los pescadores tradicionales, de la falta de políticas claras de apoyo al sector y del desestimulo de los jóvenes por participar en esta actividad. En efecto, al revisar la información de los ocupados en el sector, resulta ser que los pocos que laboran allí, en su totalidad son personas adultas, mayores de 50 años No obstante es necesario tener presente que tan sólo se encuestaron algunas personas en algunas de las zonas costeras de ambos municipios

3. Tasa de desempleo

La tasa de desempleo (TD), entendida como la proporción de las personas que no tienen empleo y en efecto lo están buscando, entre la Población Económicamente Activa (PEA), es un indicador social que da muestra del desarrollo económico de una región o entidad territorial. Esto es, los niveles altos de desempleo pueden estar reflejando un problema social de pobreza, falta de oportunidades, falta de industria, o falta de política pública para absorber la fuerza laboral; por el contrario, una tasa de desempleo decreciente exhibe el esfuerzo de los gobernantes por hacer una política inclusiva que logre mejorar los niveles de vida de sus habitantes.

En la Subregión del Altiplano del Oriente Antioqueño se encontró que en octubre de 2012 la tasa de desempleo era 12,87%, relativamente alta si se compara con la tasa de desempleo Nacional, que para el mismo periodo fue 8,9%. Respecto a Medellín y el Valle de Aburrá, que en el trimestre móvil agosto-octubre de 2012 presentó una tasa de 11,7%, la TD del Altiplano del Oriente Antioqueño también se considera alta (Tabla 3).

Los resultaron evidenciaron, a su vez, que la TD urbana fue mayor (12,93%) que la TD rural (12,76%), aunque con un pequeño margen de diferencia , lo cual es consistente con los resultados nacionales, en los cuales el desempleo es mayor en las zonas urbanas en comparación con las zonas rurales.

Este nivel de desempleo también llama la atención una vez que la dinámica económica en la región se ha potencializado sustancialmente en los últimos años, con lo cual se esperaría que el empleo también hubiese presentado el mismo ritmo y en consecuencia el desempleo se redujese. El hecho de que esto no ocurra podría estar señalando o reflejando algunos problemas de carácter estructural, uno de ellos podría ser el hecho de que pese al mayor número de empresas en la región, los empleados de éstas no son necesariamente del Oriente 15.

Otra posible dificultad tiene que ver con la posibilidad de que se esté presentando un desempleo estructural, es decir, que exista un desajuste entre la oferta y la demanda de empleo, de modo tal que las empresas requieren de cierto personal, pero el mercado de trabajo ofrece personas con características diferentes. Generalmente, esta situación puede corregirse parciamente con programas educativos que logren dar respuesta a las demandas de las empresas, lo cual no solo es difícil de concretar, sino que también puede tardar mucho tiempo en desarrollarse.

Por otro lado, en la Subregión del Urabá Antioqueño se encontró que en febrero de 2013 la tasa de desempleo era 27,63%; una cifra bastante alta si se compara con la tasa de desempleo Nacional, que para el mismo periodo fue de 11,8%. Respecto a Medellín y el Valle de Aburrá, esta cifra también es sustancialmente superior, pues en el trimestre móvil dic-feb de 2013 el desempleo en dicha área metropolitana fue del 13%.

El alto desempleo en la región, también ha sido registrado con anterioridad por otras instituciones. Ciertamente, la Dirección de Planeación Departamental de Antioquia, da cuenta de cómo para el año 2007, por cierto período de muy buen crecimiento de la economía nacional, el desempleo en el Urabá Antioqueño alcanzó niveles del 16%16. Si bien esta tasa de desempleo es inferior a la registrada en la presente investigación, es necesario tener en cuenta que en el año 2007 la economía venía creciendo a tasas cercanas al 7%, situación muy diferente a lo ocurrido en el mes de febrero de 2013, período para el cual no se cuenta aún con datos de crecimiento económico, pero para el cual ya se sabe de una fuerte contracción en sectores tradicionales como la industria y la agricultura.

Si comparamos los Gráficos 13 y 14, se puede observar que los cinco municipios utilizados para caracterizar el Urabá poseen mayores altas tasas de desempleo que los nueve del Oriente, lo que sugiere prestar una atención especial hacia la subregión del Urabá.

 

 

a. Tasa de desempleo por sexo

La tasa de desempleo por sexo, en correspondencia con el comportamiento de los ocupados y de la TD global del Altiplano del Oriente Antioqueño, mostró que son las mujeres quienes presentan para todos los municipios la mayor TD. Esta situación se agudiza en municipios como La Unión, Marinilla y Santuario, donde la proporción de mujeres que busca trabajo es mayor que la de los hombres en la misma situación. Igual tendencia se presenta para el Urabá, donde igualmente el genere femenino es mayor que la masculina, a su vez ambas tasas de desocupación en dicha subregión son mayores que en el Oriente.

 

D. Educación Superior: Aproximaciones a partir de la percepción de los jóvenes de la región.

Como se mencionó anteriormente, en el módulo cuarto de la encuesta, se interrogaron los jóvenes de los diferentes hogares acerca de sus deseos de estudiar, las áreas de estudio e instituciones de su preferencia, las posibilidades de emplearse como profesionales en cada uno de sus municipios, entre otras. De esta forma se obtuvo la siguiente información que permite evaluar, a grosso modo, los perfiles ocupacionales de la fuerza de trabajo futura, ayudando a establecer un proceder por parte de la Administración para absorber dicho mercado.

Inicialmente, en el gráfico 16 se observa que en general en el Altiplano del Oriente Antioqueño, los jóvenes se interesan por Otro tipo de actividades (18,1%), que incluye diseño, mecánica, gastronomía, peluquería, carreras militares y de policía, y secretariados, etc. Un 17,9% se inclina por las áreas de la salud; 14,9% por las ciencias económicas y administrativas; 11,7% por las ingenierías; 8,5% por las ciencias agrarias; 6,4% por la educación; y 5,3% por las ciencias sociales; entre otras.

 

Ahora bien, sobre las preferencias profesionales descritas anteriormente, se encontró que un 82,20% de los jóvenes del Altiplano piensan que efectivamente encontrarían un trabajo, de acuerdo a su perfil y en su municipio. Esta cifra da cuenta de cierto optimismo y una buena percepción del mercado laboral en esta subregión. Esta situación se presenta en todos los municipios del estudio, siendo El Retiro el municipio donde los jóvenes creen que encontrarían mayores posibilidades de trabajar (89,19%); y Santuario el municipio con un cifra menor (75,00%), aunque sigue siendo una alta percepción (Gráfico 17).

 

En suma, se observa que los jóvenes del Altiplano del Oriente Antioqueño tienen una buena percepción sobre el Mercado laboral de su región dado que perciben que allí pueden realizar sus estudios y posteriormente encontrar un puesto de trabajo en el cual puedan desempeñarse de acuerdo a su perfil profesional, además que ven a las empresas, es decir a la demanda de trabajo, como partes activas del mercado.

Para el caso del Urabá, aunque la encuesta no logra precisar en qué áreas, se preguntó qué tipo de educación es necesaria para el empleo, los resultados sugieren que los cursos cortos y los programas técnicos son muy apreciados ya que alcanzan un 70,8% de las respuestas.

Gráfico 18.

 

 

Preocupados por la situación de estos grupos poblacionales, y con algunas hipótesis sobre el grado de pertinecia de los programas, el estudio también indagó sobre algunos elementos propios dels ector educativo, los cuales guardan relación con el mercado de trabajo y con las expectativas de los jóvenes frente a su información profecional y las oportunidades de engancharse laboralmente en la región.

En cuanto al deseo de continuar sus estudios, el instrumento aplicado indagó específicamente por el área o programa en el cual los jóvenes desean formarse. En tal sentido, los resultados resultan llamativos, en la medida en que los jóvenes en gran medida desean formarme en programas tradicionales como los relacionados con la salud, medicina y odontología principalmente, las ingenierías y los programas administrativos y económicos. No obstante, un porcentaje nada despreciable, 25.6%, desea formarse en programas técnicos, tecnológicos o cursos específicos.

Nótese la enorme y sustancial diferencia con lo ocurrido con las expectativas de los desempleados, quienes en gran medida lo que buscan en una formación específica para el trabajo. Dicho de otra forma, quienes ya tenían un empleo desean formarse en campos o áreas específicas, en tanto que quienes aún no se han enfrentado al mercado de trabajo, como es el caso de gran parte de los jóvenes, pretenden formarse en carreras profesionales como las mencionadas anteriormente, algunas de las cuales se ofertan en la región, como es el caso del programa de administración de empresas.

 

E. Conclusiones y Recomendaciones

Para el Oriente Antioqueño:

El Oriente Antioqueño ha sido una de las regiones más prosperas del departamento de Antioquia en los últimos años. En sus municipios convergen un grupo importante de empresas, vinculadas a todos los sectores económicos, que han visto en el Oriente la oportunidad perfecta para crecer, aumentar la producción, reducir costos y proyectarse a nuevos mercados, en especial los internacionales gracias a la estrategia nacional de firma de tratados de libre comercio y a la cercanía con el aeropuerto José María Córdova, ubicado en el municipio de Rionegro.

De las nueve subregiones del departamento, al descontar la correspondiente al área metropolitana del Valle de Aburra, el Oriente posee el menor porcentaje de necesidades básicas por satisfacer. Dicho de otra forma, es una de las subregiones con mayor calidad de vida del departamento de Antioquia. Lo anterior, sumado al hecho de contar con grandes proyectos de infraestructura y al asentamiento de importantes empresas nacionales, le brinda relevancia a un estudio del mercado de trabajo.

En tal sentido, este trabajo analiza los principales factores que inciden en la oferta de trabajo en la Subregión del Altiplano del Oriente Antioqueño, al tiempo que se caracterizan los perfiles de las personas ocupadas y de aquellos que buscan empleo, todo esto con el fin de generar un marco conceptual y analítico que permita el diseño, ejecución y evaluación de políticas de empleo en la región, tanto para su creación como para su formalización.

En este orden de ideas, las encuestas realizadas permiten observar que los empleos de la región se concentran en personas con bajos niveles educativos, cerca del 74% de los ocupados alcanzan estudios de primaria y secundaria. Lo anterior configura un escenario complejo para los profesionales, quienes en gran medida deben desplazarse a la ciudad de Medellín para obtener un empleo acorde con su nivel educativo. No obstante, de acuerdo con los resultados arrojados por las encuestas aplicadas, la perspectiva de los jóvenes es positiva, en el sentido que desean continuar con estudios superiores en la región y esperan que las empresas les demanden como profesionales.

Una primera recomendación surge de estos resultados, dirigida a las instituciones educativas que ofrecen servicios de educación superior en la región. La propuesta consiste en articular la oferta educativa, en especial la de nuevos programas, a necesidades latentes y otras que no aparecen en forma explícitas en las empresas. Si bien esto podría resultar evidente, los resultados indican que no existe dicha coherencia, de allí que el dialogo permanente entre estos actores resulta fundamental.

En tal sentido, vale la pena recordar que este Observatorio lo integran diferentes instituciones de educación superior, articuladas en la Mesa de Educación del Oriente Antioqueño; pero a su vez también hacen parte de él instituciones como la Cámara de Comercio del Oriente; con lo cual lograr dicha articulación entre oferentes de educación y sector productivo, se hace mucho más expedita. De otro lado, el SENA se encuentra realizando el análisis del lado de la demanda, de forma tal que se espera contar con nuevos elementos, esta vez desde el sector productivo, que provean información valiosa en relación a la demanda de profesionales en la región.

Adicionalmente, otro factor importante en esta relación tiene que ver con el autoempleo y las oportunidades para generar empresa. Si bien en el Oriente operan varios programas que promueven y apoyan el emprendimiento, tanto desde instituciones públicas como privadas, existe una gran oportunidad para que desde la región se suplan necesidades de las empresas instaladas, se creen nuevas empresas innovadoras que puedan mejorar procesos, generar patentes y, en general, contribuir al desarrollo productivo de la región.

Dado lo anterior, se presenta una oportunidad para despertar en los pobladores de la región, en las instituciones educativas y en las mismas empresas, un espíritu innovador que trascienda la idea de la creación de empresas y promueva mejoras en la competitividad y la productividad de las ya existentes. Las condiciones están dadas para mejorar la eficiencia, crear nuevas cadenas productivas o incorporar nuevas empresas en las cadenas que ahora se encuentran en pleno funcionamiento.

En materia de ingresos laborales, los resultados del estudio indican que las mujeres ganan menos que los hombres. En efecto, solo en el caso de los ingresos que se encuentran por debajo del salario mínimo, las mujeres superan a los hombres. No obstante, en la medida en que el ingreso comienza a incrementarse, las mujeres siempre están por debajo de los hombres. Dicho de otra forma, solo para el rango de salario más bajo, las condiciones entre hombres y mujeres favorecen a estas últimas, pero de allí en adelante, no es así. A lo anterior se suma el hecho de que el 49% de las personas que laboran, lo hacen sin un contrato y, al interior de este grupo, las mujeres representan el 35%.

En cuanto a los sectores económicos, y relacionado con las remuneraciones anteriores, se evidenció que las principales actividades económicas están relacionadas con los servicios y el comercio, seguidas por la agricultura. Nótese que éstos son sectores donde tradicionalmente se presentan o concentran empleos informales, dejando de lado el sector formal, que en gran medida se asocia a la industria, donde se reúne tan sólo el 14.3% de la población ocupada. Esta situación también se convierte en una oportunidad, pues la cercanía del Oriente con el Valle de Aburra, le convierte en un proveedor excepcional. Dicho de otra forma, están dadas las condiciones para que se pueda proveer al Valle de Aburra, por ejemplo de alimentos, dada la cercanía, la vocación de la región y el hecho de que el departamento provee tan sólo el 29% de las necesidades de Medellín y su área metropolitana17.

Un resultado que llama la atención tiene que ver con el alto grado de ocupados que se encuentran como cuenta propia. En efecto, el 42.3% de los ocupados manifestaron estar en dicha posición ocupacional, lo cual podría analizarse de dos formas. En primer lugar, cuando se compara con el promedio nacional, este no es un porcentaje que se aislé de la media nacional, la cual se encuentra en 43.21% para el trimestre móvil dic-feb de 2013. De otro lado, otros estudios dan cuenta de que dicho porcentaje era del 25% para el Municipio de Rionegro 18; ante lo cual el crecimiento resulta sustancialmente alto.

A modo de hipótesis, el deterioro de actividades tradicionales en la región, como lo es la floricultura, podría estar generando un desplazamiento de mano de obra hacia actividades relacionadas con los servicios y el comercio; en las cuales se presenta un elevado autoempleo e informalidad. Como respaldo a dicha suposición se tiene la evolución del empleo en diferentes ramas o actividades económicas, en las cuales se evidencia un aumento de los ocupados en los sectores de servicios y comercio.

En el caso de los jóvenes, dado que el nivel de desempleo resulta tan elevado; se recomienda diseñar una estrategia inclusiva en varios frentes:

Apoyos para continuar con sus estudios, no solo profesionales sino también en carreras técnicas y tecnológicas; ya existe una experiencia positiva en el municipio de Rionegro; en el cual los jóvenes recibían un apoyo económico, empleado para sus traslados y demás; el cual tenía como fin respaldarlos para continuar con sus estudios.

Articular los esfuerzos de las instituciones educativas, el sector privado y el sector público, para ampliar y mejorar la oferta educativa en la región.

Diseñar estrategias, desde el sector público, orientadas a las empresas para que contraten a los jóvenes de la región y otorguen los contratos de aprendizaje a jóvenes de la región.

Finalmente, en el caso del Oriente, resulta evidente que las alianzas público-privadas podrían generar sustanciales ganancias en términos de empleabilidad y mejoramiento de las condiciones laborales. En este caso, este Observatorio provee valiosa información a empresas e instituciones de educación, a través de la cual es posible dar inicio a dicho trabajo articulado. El Observatorio pretende recibir valiosa información de las empresas, en relación a las necesidades futuras de trabajo, lo cual podrá ser atendido por las instituciones educativas y, adicionalmente, se podrá buscar apoyo en otras instituciones como el Ministerio de Trabajo, para la formación y capacitación específica, en caso de que así se necesite.

Para el Urabá Antioqueño:

El Urabá Antioqueño es la región más pobre del departamento de Antioquia, en esta subregión se presentan los niveles de vida más bajos y es a su vez la que mayores necesidades básicas por satisfacer posee. Esta situación le ha merecido una atención especial en los últimos años, aunque vale la pena decir que dicha mirada no ha logrado traducirse en políticas públicas que mejoren la calidad de vida de sus habitantes, quienes a su vez también han sido altamente golpeados por la violencia.

Muchos factores confluyen en el Urabá Antioqueño, adicionales a los ya mencionados. Por ejemplo, se tiene un interés particular de la administración gubernamental por intervenir la región, consolidar la construcción del golfo, reformar las vías y mejorar los indicadores de calidad de vida. Pero también la región presenta algunas particularidades en cuanto a su producción, la cual en los últimos años ha dejado de ser monocultivos, asociados a dos productos básicos (plátano y banano) y hoy se presenta la posibilidad de contar con nuevos productos.

Este panorama justifica un activo análisis del mercado de trabajo, en el cual se logren consolidar las principales características de las personas que laboran y de aquellos que buscan un empleo. En tal sentido, este trabajo permite identificar un problema estructural de la región: altas tasas de desempleo, asociadas a una elevada participación laboral que no encuentra correspondencia con la demanda que realizan las empresas de la región, tanto las nuevas que se crean como los grandes grupos consolidados.

El panorama se complica aún más, debido a dos razones fundamentales: en primer lugar una muy mala situación de las mujeres y, en segunda instancia, una amplia oferta educativa cuyos resultados ya son evidentes en cuanto al número de personas formadas pero no en cuanto al mejoramiento de los ingresos. Este es otro de los problemas estructurales, pues permite intuir que en la región se presenta un desajuste entre la oferta y la demanda, desempleo estructural, lo cual podría verificarse con un análisis de la demanda de trabajo. Al respecto vale la pena recordar que este estudio analiza el mercado solo desde el componente de la oferta, quedando pendiente el análisis de la demanda de trabajo que realizan las empresas.

Ante este panorama, las recomendaciones de este estudio apuntan a la corrección de dicho desempleo estructural, para lo cual es necesario:

Mejorar la oferta educativa de las instituciones de educación superior, algunas instituciones como laUniversidad de Antioquia han comenzado a ofrecer programas nuevos, como ingeniería oceanográfica, con los cuales se espera articular mejor las necesidades futuras de la región con los nuevos profesionales; pero es necesario con las demás instituciones realicen ejercicios similares.

Trabajar en la consolidación de nuevas cadenas productivas, para lo cual la Gobernación de Antioquia ya ha iniciado algunos trabajos. Esto resulta crucial, una vez que los productos que tradicionalmente se cultivan en la región se han visto altamente afectados por la revaluación, ante lo cual están surgiendo nuevos productos.

Instruir a los pobladores de la región para que se usen mejor los potenciales que se poseen, como es el caso de las posibilidades que ofrece el mar, por ejemplo en materia de pesca, las cuales hoy son sub aprovechadas.

 


Notas

* Este artículo es producto de la línea de investigación en Análisis de la Coyuntura y la Política Económica Nacional y Mundial del Grupo de investigación en Macroeconomía Aplicada de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia .

1 Información tomada de la Gobernación de Antioquia y de la Cámara de Comercio del Oriente Antioqueño.

2 Información tomada de la Gobernación de Antioquia y de la Cámara de Comercio del Oriente Antioqueño.

3 Departamento de Antioquia (2012).

4 ídem.

5 Definiciones tomadas de la Gran Encuesta Integrada de Hogares del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

6 Según el DANE, para el análisis del mercado laboral, se considera la semana inmediatamente anterior a aquella en la que se realiza la encuesta.

7Razones válidas: no hay trabajo disponible en la ciudad, está esperando que lo llamen, no sabe cómo buscar trabajo, está cansado de buscar trabajo, no encuentra trabajo apropiado en su oficio o profesión, está esperando la temporada alta, carece de experiencia necesaria, no tiene recursos para instalar negocio, los empleadores lo consideran muy joven o muy viejo. Razones no válidas: se considera muy joven o muy viejo, actualmente no desea conseguir trabajo, responsabilidades familiares, problemas de salud, está estudiando, otra razón.

8 Ibídem 1.

9 Los datos de la encuesta del Sisbén están divididos por rangos de edad (0-14, 15-29, 30-44, 45-59, 60-74, 75-89 y 90-104), así se tomó el rango de mayores de catorce, con el fin de lograr la mayor cobertura posible, sin contar con la población menor de doce años.

10 De este grupo, hace parte una persona que: trabajó por lo menos una hora remunerada en dinero o en especie en la semana de referencia; no trabajo en la semana de referencia, pero tenían un trabajo y, los trabajadores familiares sin remuneración que trabajaron en la semana de referencia por lo menos 1 hora.

11 Al respecto véanse las estadísticas de la GEIH correspondientes al mes de octubre, las cuales se encuentran disponibles en: http://www.dane.gov.co/index.php?option=com_contentview=articleid=121Itemid=67

12 Véanse las estadísticas de la GEIH correspondientes al mes de febrero, las cuales se encuentran disponibles en: http://www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/ech/ech/bol_ech_feb13.pdf

13 Al respecto véase la GEIH por sexo, mes de febrero, allí se destaca que para el trimesre móvil sep-nov de 2012, los ocupados hombres correspondían al 54.94%, en tanto que las mujeres representaban el 45.06% restante.

14 El análisis de las tasas de ocupación por niveles educativos, permite observar como en la medida en que se cuenta con mayor información, la ocupación ciertamente también aumenta. Esta premisa también se encuentra relacionada con el nivel de ingreso, dicho de otra forma, en la medida en que se mejora el nivel de educación, la probabilidad de encontrar un empleo, mejor remunerado, crece. en el caso de las tasas de ocupación, los resultados para los diferentes niveles de formación fueron: Ninguno 32,6%; Primaria: 41%; Secundaria: 36, 4%; Técnico/Tecnológico: 47,1%; Universidad 57,1% y Posgrado: 91,7%.

15 Este interrogante podrá ser resuelto cuando se analice el mercado laboral en la región desde el lado de la demanda, es decir, al evaluar el comportamiento de las empresas y determinar de dónde proceden sus trabajadores. En esta investigación se logró determinar que el 8,15% de empleados, laboran en municipios diferentes a los del Antioqueño.

16 El informe completo puede verse en: http://antioquia.gov.co/antioquia-v1/organismos/planeacion/descargas/perfiles/Perfil_Subregional_Uraba.pdf

17Al respecto véase el colombiano, abril 7 de 2013: Al Aburrá merca solo el 29% de los alimentos en Antioquia. Disponible en: http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/E/el_aburra_merca_solo_29_de_los_alimentos_en_antioquia/el_aburra_merca_solo_29_de_los_alimentos_en_antioquia.asp

18 Al respecto véase el trabajo de Mesa et al; 2008.


 

Referencias Bibliográficas

CÁMARA DE COMERCIO DEL ORIENTE ANTIOQUEÑO (2013). ''El Oriente Antioqueño'', disponible en: http://www.ccoa.org.co/contenidos/categorias/oriente_antioquenio.php, fecha de acceso: 20 de marzo de 2013.         [ Links ]

DEPARTAMENTO DE ANTIOQUIA (2012). ''Línea estratégica - proyecto integral regional para el desarrollo de Urabá. - Urabá: un mar de oportunidades''. Acceso desde internet, disponible en: http://www.antioquia.gov.co/Plan_de_desarrollo_2012_2015/PDD_FINAL/PDD_FINAL/10_Linea_6.pdf.         [ Links ]

DEPARTAMENTO DE ANTIOQUIA (2013). Paginas oficiales de los diferentes municipios. Acceso desde internet.         [ Links ]

DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO NACIONAL DE ESTADÍSTICA –DANE– (2005). ''Censo General 2005, proyecciones de población'', disponible en: http://www.dane.gov.co/daneweb_V09/index.php?option=com_contentview=articleid=7Itemid=72, fecha de acceso: marzo de 2013.         [ Links ]

DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO NACIONAL DE ESTADÍSTICA –DANE– (2012).''Gran Encuesta Integrada de Hogares'', disponible en: http://www.dane.gov.co/daneweb_V09/index.php?option=com_contentview=articleid=121Itemid=67, fecha de acceso: 26 de marzo de 2013.         [ Links ]

DEPARTAMENTO DE ANTIOQUIA (2012). ''Línea estratégica - proyecto integral regional para el desarrollo de Urabá. - Urabá: un mar de oportunidades''. Acceso desde internet, disponible en: http://www.antioquia.gov.co/Plan_de_desarrollo_2012_2015/PDD_FINAL/PDD_FINAL/10_Linea_6.pdf        [ Links ]

DEPARTAMENTO DE ANTIOQUIA (2013). Paginas oficiales de los diferentes municipios. Acceso desde internet.         [ Links ]

GOBERNACIÓN DE ANTIOQUIA (2013).''Un recorrido por Antioquia, la más educada''. Acceso desde Internet, disponible en: http://www.antioquia.gov.co/index.php/sobre-antioquia/unrecorrido-por-antioquia-la-mas-educada, fecha de acceso: marzo de 2013.         [ Links ]

LÓPEZ, HUGO (2000), ''Características y determinantes de la oferta laboral colombiana y su relación con la dinámica y el empleo''. Disponible en: www.banrep.gov.co/economia/semin_empleo_econo/ponen_lopez.pdf.         [ Links ]

MESA, RAMÓN JAVIER ET AL. (2008). Medición y características del Mercado laboral del municipio de Rionegro; Antioquia. Centro de Investigaciones y Consultorías; Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Antioquia.         [ Links ]

MESA, RAMÓN JAVIER ET AL. (2006). Caracterización Económica del Municipio de Rionegro; Antioquia, 2004-2006. Centro de Investigaciones y Consultorías; Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Antioquia.         [ Links ]

OFICINA INTERNACIONAL DEL TRABAJO (OIT) (1999).''Empleo: un desafío para Colombia'', Oficina de área y Equipo Técnico Multidisciplinario para los países Andinos Bolivia-Colombia-Ecuador, Perú, Venezuela, Lima.         [ Links ]

 

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons